Fecha actual 23 Sep 2019 18:23




Responder al tema  [ 8 mensajes ] 
 La Guerra de lanchas en los Canales del Norte 
Autor Mensaje
Capitán General
Capitán General
Avatar de Usuario

Registrado: 14 Nov 2009 17:42
Mensajes: 13696
Ubicación: Al Corso contra el Inglés, el gabacho, el yankee y el berberisco
Nuevo mensaje La Guerra de lanchas en los Canales del Norte
La Guerra de lanchas en los Canales del Norte

Imagen

Zona de conflicto


Al comenzar en Europa la guerra el número de lanchas rápidas disponibles por ambos bandos contendientes era prácticamente igual; los británicos tenían veintidós y los alemanes veinticuatro. Todos desconocían aún cuál sería su campo de participación en la contienda.

La única flotilla británica en estado totalmente operativo estaba en Malta, mientras que las embarcaciones alemanas tenían su base en Wilhelmshaven y su actividad se limitaba, en el invierno de 1939-1940, a realizar patrullas ocasionales en las proximidades de la costa Norte de Alemania.

En noviembre de 1939 se ordenó el traslado de la 1.a Flotilla de MTB desde el Mediterráneo al Canal de la Mancha. Después de un viaje espectacular a través del Ródano, por los canales franceses hasta París, y por el Sena abajo hasta el Canal, llegaron a Portsmouth el 8 de diciembre.

Una de las lanchas se perdió a consecuencia de un temporal en las cercanías de Cerdeña; era la primera MTB perdida en la guerra.

En Portsmouth se estaba constituyendo la 4.a Flotilla con las nuevas embarcaciones Vosper de 21 metros.

Las viejas de 18 metros de la 1.a Flotilla fueron puestas a punto y se enviaron a Felixstowe, en la costa Oriental de Inglaterra, que se convirtió en enero de 1940 en la primera base operativa de las MTB. Pero existían pocas oportunidades para actuar.

Los submarinos enemigos, de los que se esperaba que operaran en aguas costeras, eran mantenidos alejados por las patrullas aéreas y los alemanes los usaban para atacar masivamente los convoyes del Atlántico. En esta situación las MTB se emplearon en una gran variedad de cometidos, tales como salvamento de aviadores abatidos sobre el mar, traslado de mensajes, y transporte de repuestos entre los buques de la Flota Metropolitana.

En este período existía una desesperada escasez de buques adecuados para escoltar la enorme flota mercante británica.

Todos los días, convoyes de unos cuarenta buques, formaban filas de diez millas de longitud, navegando a lo largo de las derrotas de la costa Oriental, escoltados por una pareja de destructores, cuando era posible echar mano de ellos, y unas cuantas lanchas

Por su parte, los alemanes se enfrentaban con una situación diferente. Disponían de mayor número de buques de escolta que de buques mercantes; incluyendo en aquellos los destructores, lanchas torpederas, pesqueros armados y lanchas "S" (Schnell-boot, lancha rápida) y "R" (Raumboot, lancha costera).
Un convoy alemán de dos o tres buques mercantes era normalmente protegido por seis o más buques de escolta. Estas eran las condiciones en que se desarrollaría la lucha por el dominio de los "mares de los estrechos" durante los tres años siguientes.

Los alemanes, no solamente podían atacar mayor número de objetivos británicos, sino que podían emplear sus lanchas rápidas "S" con mayor agresividad para sus fines sin disminuir las fuerzas necesarias para la protección de sus convoyes.


Y así sucedió que en la noche del 9 de mayo, cuando por vez primera una patrulla de cuatro lanchas "S" efectuó la larga travesía desde Wilhelmshaven al Canal de la Mancha, lograron los alemanes su primer éxito con el torpedeamiento del destructor británico Kelly.

Los atacantes fueron dirigidos por el teniente de navio Rudolph Petersen, que más tarde se convertiría en el as de las lanchas rápidas alemanas y finalmente tomaría el mando de todas las flotillas de lanchas "S".

El Kelly resultó seriamente averiado y no se hundió gracias al esfuerzo de su dotación que pudo llevarlo a puerto después de una labor de remolque de noventa horas.

Este ejemplo de lo que podía hacer una pequeña lancha torpedera cayó como un rayo en el Almirantazgo británico, y cuando, al día siguiente, los alemanes invadieron Holanda y Bélgica y parecía inminente la caída de Francia, se comprobó que las lanchas "S" alemanas se aposentarían en el umbral de la Gran Bretaña.

Ya no tendrían que hacer viajes de ida y vuelta de 400 millas partiendo de Wilhelmshaven. Dispondrían de bases en toda la costa Occidental de Europa, desde las cuales el ataque contra el tráfico costero británico significaría una simple escapada.

Fue en este momento cuando por primera vez se prestó seria atención a la amenaza de las lanchas rápidas alemanas. Las embarcaciones que se construyeron para hacer frente a la amenaza submarina, las MA/SB (Motor An-tisubmarine Boat) se transformaron rápidamente en lanchas cañoneras, para combatir a las "S" alemanas. También se dieron órdenes para la construcción de lanchas cañoneras específicamente proyectadas para operar como tales, pero pasarían dieciocho meses antes de que entraran en servicio. Mientras, el cometido caería sobre las espaldas de las pocas MTB y MA/SB transformadas, muchas de las cuales estaban armadas solamente con ametralladoras de 7,7 mm para enfrentarse contra los cañones de 20 mm de las lanchas alemanas.



Fuentes, Armadas de Trafalgar a nuestros días Vol III, Ediciones Delta. Lanchas Rápidas, Editorial San Martin de Bryan Cooper. La Guerra Naval en el Atlántico, Editorial Juventud, por Luis de la Sierra.

_________________
Secretario Justicia del Foro.
Insignia en el crucero acorazado: Emperador Carlos V R. O. del 21 de febrero de 2015.
Nunc Mínerva, postea palas (Primero la sabiduría, después la guerra),
Lema del Arma de Ingenieros del ET Español


30 Mar 2010 23:42
Perfil Email
Capitán General
Capitán General
Avatar de Usuario

Registrado: 14 Nov 2009 17:42
Mensajes: 13696
Ubicación: Al Corso contra el Inglés, el gabacho, el yankee y el berberisco
Nuevo mensaje Re: La Guerra de lanchas en los Canales del Norte
La evacuación de Dunkerque, a fines de mayo, ofreció a los buques pequeños la primera oportunidad para entrar en acción. Para tomar parte en esta evacuación se reclamaron todas las embarcaciones útiles en Gran Bretaña y entre ellas se incluían siete MTB, tres MA/SB, una ML y una vieja CMB (Coastal Motor Boat). Su cometido principal consistía en patrullar el flanco Oriental de la cabeza de playa para mantener alejadas a las lanchas rápidas alemanas que merodeaban por las proximidades.

Algunos de los comandantes presentes eran hombres cuyos nombres se harían legendarios en la guerra entre los buques pequeños, como Stewart Gpuld, Christopher Dreyer, Bill Everitt, Hillary Gamble y Harpy Lloyd. Uno de ellos, John Cameron, fue el ultimo en abandonar Dunkerque en una lancha MTB de 12 metros una de las embarcaciones más pequeñas que participaron en la operación.

Pero sus fuerzas eran pocas y mal equipadas para mantener permanentemente a raya a las lanchas "S" alemanas. Entre otros buques, lograron éstas hundir dos destructores británicos, el Wakeful y el Grafton.

Una de las "S" estaba mandada por Siefried Wuppermann, otro as alemán que sería muy conocido por sus éxitos en el Mediterráneo.

Después de Dunkerque, las lanchas “S" alemanas se estacionaron rápidamente en Boulogne, El Havre, Ijmuiden, Ostende y Rotterdam.

En Gran Bretaña, mientras, se extendieron también las bases a Harwich, Dover, Fort William, Portland y Fowey.

Los buques pequeños se enfrentaban en las aguas del Canal de la Mancha, los estrechos de Dover y en el Mar del Norte, zonas que en algunos lugares no ofrecían distancias mayores de treinta millas. La lucha por el Canal de la Mancha estaba a punto de iniciarse activamente.

Se ha de advertir que no existía ninguna técnica de combate establecida para las lanchas rápidas tanto en la Royal Navy como en la Kriegsmarine.

Los comandantes y sus dotaciones, que en su mayor parte eran voluntarios y, tenían que aprender por sí mismos y con su experiencia propia.

Aunque aumentaba el número de lanchas rápidas que entraban en servicio, a medida que alemanes y británicos desarrollaban sus programas bélicos de construcción, no existían organismos que coordinaran el adiestramiento y la provisión de hombres a las embarcaciones.

En Gran Bretaña, las flotillas estaban bajo la autoridad de sus respectivos comandantes que las empleaban de la forma que creían más conveniente y solamente cuando en noviembre de 1940 se organizaron las Fuerzas Costeras, al mando del contralmirante Piers Kekewich, se consiguió cierto grado de control en su empleo.

En Alemania las flotillas de lanchas se pusieron bajo las órdenes del contralmirante Bütow, comandante de las lanchas torpederas, hasta que en abril de 1942 se estableció un mando «distinto para las lanchas rápidas "S" al mando del comodoro Rudolph Petersen.

Las patrullas llevadas a cabo a principios de año por las MTB resultaron prácticamente infructuosas, pero el 8 de septiembre de 1940, lograron su primer ataque torpedero con éxito.

Lo realizaron dos MTB basadas en Felixstowe contra un gran convoy alemán fondeado frente a Ostende: la MTB 15 (teniente de navío de la Real Reserva Naval de Voluntarios J. A. Eardley-Wilmol;) y la MTB 17 (teniente de navío de la misma procedencia R. I. T. Faulkner).

Dado que la RAF bombardeó el convoy al mismo tiempo es difícil precisar el número de buques que recibieron impacto de torpedos, pero las MTB hundieron al menos un buque de municiones y otro de aprovisionamiento.

Ataques posteriores efectuados durante los tres meses siguientes contra buques alemanes fondeados en puertos holandeses dieron como resultado el hundimiento de dos pesqueros armados, un gran buque de aprovisionamiento, un buque antiaéreo y originaron averías en otro de aprovisionamiento.

Después de esta experiencia los alemanes tuvieron más preocupación en no fondear buques mercantes en posiciones que les exponían al ataque de lanchas y hubo de transcurrir otro año antes de la siguiente acción de las MTB, en septiembre de 1941.



Fuentes, Armadas de Trafalgar a nuestros días Vol III, Ediciones Delta. Lanchas Rápidas, Editorial San Martin de Bryan Cooper. La Guerra Naval en el Atlántico, Editorial Juventud, por Luis de la Sierra.
Imágenes, de las fuentes citadas anteriormente, Bundersarchiv, Wikipedia

_________________
Secretario Justicia del Foro.
Insignia en el crucero acorazado: Emperador Carlos V R. O. del 21 de febrero de 2015.
Nunc Mínerva, postea palas (Primero la sabiduría, después la guerra),
Lema del Arma de Ingenieros del ET Español


31 Mar 2010 20:35
Perfil Email
Capitán General
Capitán General
Avatar de Usuario

Registrado: 14 Nov 2009 17:42
Mensajes: 13696
Ubicación: Al Corso contra el Inglés, el gabacho, el yankee y el berberisco
Nuevo mensaje Re: La Guerra de lanchas en los Canales del Norte
Los alemanes no perdieron el tiempo en explotar sus primeros éxitos. Pero fue a finales del verano de 1941 cuando iniciaron seriamente sus ataques contra los convoyes de la costa británica Oriental; durante 1940 hundieron por lo menos veintitrés buques mercantes.

Imagen

Lancha S de las primeras series, obsérvese, los TLT, no integrados en el casco


Y más peligrosas resultaron las minas que fondeaban en las costas del Este y Sur de Gran Bretaña que provocaron el hundimiento de unas 50.000 toneladas de buques mercantes.

Las operaciones de las lanchas alemanas y británicas durante esta época revelaron claramente la falta de adiestramiento y comprensión de las tácticas que se requerían.

Los torpedos se lanzaban a distancias demasiado alejadas de sus blancos para tener probabilidades aceptables de lograr impacto.

Las embarcaciones colisionaban algunas veces en la mar. Y como generalmente operaban de noche, para evitar las patrullas aéreas y el reconocimiento no siempre era fácil, sucedía que en muchas ocasiones combatían entre sí embarcaciones del mismo bando.

Imagen

MGB


Pero las dotaciones aprendían con estos errores.

Se dieron cuenta, por ejemplo, de que la aproximación a un blanco por su popa podía representar una ventaja dado que el enemigo no situaba, normalmente, serviolas para vigilar en esa dirección, en cuyo caso la posición ideal para hacer fuego era a partir de un determinado ángulo por la proa del enemigo.

Atacar a éste temiéndole de través ofrecía el máximo margen de error porque disponía de gran espacio para efectuar cambios de rumbo y podía fácilmente evitar la acción.

El ángulo de fuego efectivo dependía, naturalmente, de gran número de factores, entre los que habían de tenerse en cuenta las velocidades del torpedo y del blanco y la carrera de aquél. Esto significaba que el torpedo debía ser apuntado a cierta distancia por delante del blanco.

El conseguir esta posición ideal de fuego era otra cuestión. Si una lancha rápida navegaba a toda velocidad podía ser detectada a cierta distancia, bien, por el ruido de sus motores o por la estela que producía la velocidad.

El buque mercante enemigo podía separarse mientras los escoltas intervenían entablando con las MTB un combate artillero para el cual estaban mal equipadas.

Se vio que era mucho más adecuado aproximarse poco a poco, silenciosamente, navegando con los motores auxiliares, preferentemente desde la zona oscura del horizonte de modo que la luna, si brillaba en el firmamento, pudiese alumbrar al paso del enemigo.

De este modo se lograban acercar a unas centenas de metros sin ser vistos. Una vez lanzados los torpedos entraban en acción los motores principales para tratar de romper el contacto, acaso lanzando una cortina de humo para cubrir la retirada.

La aproximación silenciosa se convirtió en la técnica más efectiva en las operaciones de las MTB. Para eliminar el siempre peligroso momento en que se desembragaban los motores auxiliares y se ponían en funcionamiento los principales, los últimos tipos de lanchas fueron provistos de silenciadores acoplados a los motores principales.

De esta forma se podía efectuar una aproximación silenciosa con el motor central en funcionamiento que hacía girar las tres hélices de la lancha. Cuando se precisaba hacer uso de mayor velocidad, se aceleraba dicho motor y los laterales arrancaban en un tiempo menor que si se hubiese hecho uso de los auxiliares.

Otra técnica favorable era dividir la fuerza atacante en dos unidades separadas. Una se aproximaba a toda velocidad desde una posición opuesta sin tratar de ocultarse para atraer el fuego del enemigo, mientras, la segunda se acercaba silenciosamente para efectuar el ataque torpedero real. Si la segunda embarcación era avistada, se invertían los papeles según un plan preestablecido y ésta aumentaba su velocidad y entablaba combate artillero con el enemigo para crear la mayor confusión posible, mientras la primera disminuía velocidad y se aproximaba en silencio.

Otro método consistía en esperar, con los motores al ralentí, en los lugares por los que se esperaba el paso de un convoy hasta que los buques enemigos ofrecían buena posición de lanzamiento.

Pero existía el peligro de que las lanchas se convirtieran en blancos estacionarios situados en medio de un grupo de escoltas e incapaces de arrancar sus motores y alejarse antes de ser atacadas.

Este procedimiento requería el conocimiento de la zona por donde debía pasar el convoy. No era fácil tomar contacto con el enemigo, especialmente en las noches en que la visibilidad no era buena.

Las patrullas se sucedían noche tras noche, durante meses, en una infructuosa búsqueda de blancos enemigos. Las lanchas podían pasar de noche a unos centenares de metros unas de otras sin verse.

En este aspecto, sin embargo, Gran Bretaña logró una gran ventaja cuando comenzó a utilizar el radar.

En el Canal de la Mancha se estableció un eficaz sistema de detección radiogoniometría que permitió a los mandos navales el conocimiento de la posición de los convoyes enemigos cuando intentaban pasar a través del estrecho de Dover.

De este modo las MTB de la 6.a Flotilla basada en Dover logró, el mayor éxito de las Fuerzas Costeras en la noche del 8 de septiembre de 1941.



Un ejemplo teórico de operación nocturna de lanchas MTB (torpederas) y MGB (cañoneras) contra un convoy. Al avistar al enemigo las MTB se destacaban silenciosamente hasta situarse por la banda opuesta del convoy. Cuando se calcula que las MTB han ocupado su posición, las MGB (cuya eficacia en el ataque a buques grandes es prácticamente nula) llevan a cabo un ataque de diversión a toda velocidad con todas sus armas para producir el mayor ruido posible, atraer el fuego del enemigo y a los buques de escolta de convoy.


Si las MTB no son detectadas, pueden alcanzar la posición de lanzamiento de sus torpedos a corta distancia sin verse obligadas a maniobrar para evitar el contraataque del enemigo.

Cuando los torpedos estallan contra el blanco elegido, las MTB arrancan inmediatamente sus motores principales y se retiran a toda velocidad.

Si el ataque es efectuado por MTB, sin colaboración de la MGB, se dividen igualmente en dos grupos, pero ambos se aproximan silenciosamente y el primer grupo que es detectado lleva a cabo el ataque de engaño y lanzan sus torpedos si se presenta oportunidad de hacerlo.[/size][/b][/center]
Fuentes, Armadas de Trafalgar a nuestros días Vol III, Ediciones Delta. Lanchas Rápidas, Editorial San Martin de Bryan Cooper. La Guerra Naval en el Atlántico, Editorial Juventud, por Luis de la Sierra.
Imágenes, de las fuentes citadas anteriormente, Bundersarchiv, Wikipedia

_________________
Secretario Justicia del Foro.
Insignia en el crucero acorazado: Emperador Carlos V R. O. del 21 de febrero de 2015.
Nunc Mínerva, postea palas (Primero la sabiduría, después la guerra),
Lema del Arma de Ingenieros del ET Español


31 Mar 2010 20:53
Perfil Email
Capitán General
Capitán General
Avatar de Usuario

Registrado: 14 Nov 2009 17:42
Mensajes: 13696
Ubicación: Al Corso contra el Inglés, el gabacho, el yankee y el berberisco
Nuevo mensaje Re: La Guerra de lanchas en los Canales del Norte
A primeras horas del atardecer, el Mando de Dover recibió informes de la detección, mediante radiogoniómetro, de un convoy alemán salido de Boulogne con rumbo Norte para pasar por el estrecho de Dover.

En aquel momento solamente estaban operativas tres lanchas MTB: la MTB 35, mandada por el capitán de corbeta de la Reserva Naval Edward N. Pumphrey, que era también el jefe de la flotilla; la MTB 218, cuyo comandante era el teniente de navio de la Real Reserva Naval Canadiense de Voluntarios C. E. "Chuck" Bonnell; y la MTB 54, bajo el mando del teniente de navio de la Marina Real Noruega Per Danielsen.

Salieron de Dover y poco después de las 23,30 horas conducidos por los informes radiogoniométricos de la base, se situaron a la espera sobre la derrota en que se aproximaba el convoy.

Cuando los buques enemigos se distinguieron en la oscuridad se comprobó que se trataba de dos grandes mercantes escoltados por dos pesqueros armados y ocho lanchas rápidas-S, por lo menos.

En el primer ataque torpedero fue hundido uno de los mercantes, casi antes de que el enemigo se diese cuenta de la presencia de las MTB.

Más tarde éstas se unieron a dos MGB procedentes de Ramsgate mandadas por el teniente de navío de la Reserva Naval Stewart Gould, que se empeñaron en un combate artillero con las lanchas S alemanas mientras las MTB hundían al otro buque mercante y a uno de los pesqueros armados. Las embarcaciones británicas resultaron ligeramente dañadas.

Esta operación determinó la forma de conducta para las futuras operaciones de las MTB en el Canal.

No todos los ataques tuvieron tanto éxito, pero obligaron a los alemanes a ser más precavidos con la navegación de sus buques en esta zona y los convoyes que pasaron por él hubieron de hacerlo fuertemente escoltados.

Sin embargo, en el Mar del Norte, las lanchas S germanas tenían la iniciativa.

Principalmente se emplearon en misiones de minado en la costa Oriental de Inglaterra.

Pero también llevaron a cabo ataques torpederos contra los convoyes británicos cuando se presentaba la oportunidad y en 1941 hundieron una docena de buques.

Para oponérseles solamente existían unas flotillas de lanchas MA/SB transformadas que, realmente, no eran adecuadas para cumplir su cometido.

Estas embarcaciones pudieron haberse usado como escoltas de convoyes, pero existía el peligro de que fuesen confundidas con lanchas alemanas y atacadas por fuerzas propias.

Se las enviaba a patrullar sobre una línea situada a seis millas de las derrotas de los convoyes con la esperanza de interceptar a las lanchas S alemanas. Pero la mayor velocidad de éstas les permitía generalmente introducirse entre las MA/SB.

Las MGB pocas veces pudieron tomar contacto con el enemigo y cuando lo lograban, las lanchas S alemanas, cuyos comandantes tenían órdenes de evitar la acción con las embarcaciones británicas, invariablemente se alejaban.

En la noche del 19 al 20 de noviembre, después de varios meses de frustraciones, las MGB lograron su primera victoria decisiva sobre las lanchas S alemanas avanzando un paso en la reconquista del dominio de las aguas costeras en el Mar del Norte.
Esta acción hizo popular a un hombre que sería el más conocido de todos los que sirvieron en las Fuerzas Costeras: el Capitán de Corbeta de la Real Reserva Naval de Voluntarios Robert P. Hichens.

Hichens había ya logrado su primera Cruz de Servicios Distinguidos (DSC, Distinguished Service Cross) por su actuación en las playas de Dunkerque durante la evacuación del Ejército británico, en cuya época prestaba servicios en un dragaminas.

En la noche que ahora nos ocupa era comandante de la 6.a Flotilla de MTB basada en Felixstowe y estaba en puerto cuando llegó la noticia del avistamiento de varias lanchas S alemanas en las proximidades de las derrotas que utilizaban los convoyes en su navegación por la costa Oriental de Gran Bretaña.

Salió inmediatamente con su lancha, la MGB 64, con las MGB 67 y MGB 63 de los tenientes de navío de la Real Reserva Naval de Voluntarios L. G. R. Campbell y G. E. Bailey, respectivamente.


Fuentes, Armadas de Trafalgar a nuestros días Vol III, Ediciones Delta. Lanchas Rápidas, Editorial San Martin de Bryan Cooper. La Guerra Naval en el Atlántico, Editorial Juventud, por Luis de la Sierra.
Imágenes, de las fuentes citadas anteriormente, Bundersarchiv, Wikipedia

_________________
Secretario Justicia del Foro.
Insignia en el crucero acorazado: Emperador Carlos V R. O. del 21 de febrero de 2015.
Nunc Mínerva, postea palas (Primero la sabiduría, después la guerra),
Lema del Arma de Ingenieros del ET Español


01 Abr 2010 08:35
Perfil Email
Capitán General
Capitán General
Avatar de Usuario

Registrado: 14 Nov 2009 17:42
Mensajes: 13696
Ubicación: Al Corso contra el Inglés, el gabacho, el yankee y el berberisco
Nuevo mensaje Re: La Guerra de lanchas en los Canales del Norte
Había que entrar en contacto con el enemigo lo más rápidamente posible. Pero la lancha de Bailey tuvo que regresar debido a una avería en sus motores y otro de los de la de Hichens quedó fuera de servicio, lo que le limitaba la máxima velocidad a dieciocho nudos.

No existía oportunidad de alcanzar al enemigo, en vista de lo cual Hichens condujo a las dos lanchas a un punto por el que creía que deberían pasar las enemigas para regresar a su base de Holanda

A las 04,45 del día 20, después de permanecer a la espera durante más de dos horas, se oyeron los motores de las lanchas S alemanas. Aparecieron cinco de ellas navegando despacio porque llegaban al lugar de reunión establecido después de su misión nocturna.

Esto ofreció a las MGB la oportunidad que esperaban. En circunstancias normales los cuarenta nudos de las lanchas S germanas eran una velocidad muy grande para las lanchas británicas; además la velocidad de la lancha de Hichens estaba reducida a menos de la mitad a causa de la avería en el motor.

Antes de que los alemanes se dieran cuenta de lo que sucedía surgieron entre sus lanchas las dos MGB británicas. Eran dos contra cinco y su inferioridad artillera y de porte eran notorias. Pero tenían la ventaja de la sorpresa y la total determinación de Hichens de aprovechar esta oportunidad después de un año de buscar a un enemigo que trataba siempre de eludir el combate.

Las lanchas S cayeron bajo el fuego de las británicas a una distancia de cincuenta metros; su réplica fue desordenada y el fuego pasaba sobre las MGB.

Recuperados de su sorpresa los alemanes se dispersaron en todas direcciones, pero recibieron daños considerables. Al cabo de una hora, aproximadamente, las MGB que se dirigieron hacia la costa holandesa con la esperanza de encontrar de nuevo al enemigo, se cruzaron con una lancha alemana que quedó abandonada. Recibió daños de tal importancia que se hundió después de haber sido recogida su dotación por las otras lanchas.

Hichens intentó mantenerla a flote para remolcarla hacia Gran Bretaña, pero estaba demasiado lejos. De mala gana tuvo que abandonarla y observar su hundimiento.

Este encuentro demostró que se podía competir con éxito con las lanchas S alemanas en combate a corta distancia y elevó la moral a las Fuerzas Costeras.

Las MGB comenzaron a incrementar los contactos con el enemigo, particularmente cuando en 1942 entraron en servicio las nuevas, más rápidas y mejor armadas lanchas cañoneras. Hichens continuó prestando servicio y distinguiéndose en sus acciones, no solamente como conductor de flotilla, sino también como creador de gran parte de la teoría táctica que se desarrolló con el empleo de las lanchas cañoneras. Se le recompensó dos veces con la Orden de Servicios Distinguidos (DSO, Distinguished Service Order), tres con la Cruz de Servicios Distinguidos (DSC) y otras tres fue mencionado en la orden del día.

Se le ofreció ocupar un puesto de mando en tierra, pero prefirió continuar en situación de actividad con las lanchas que tanto le complacían y sobre las que escribió lo siguiente:

"Creo que una de las más bonitas vistas que jamás he contemplado es una unidad de lanchas cañoneras navegando a toda velocidad a la luz de la luna, con los blancos penachos de sus estelas, las rompientes aguas levantadas por sus proas, los macizos y oscuros trazos de los cañones recortado en la oscuridad, las figuras quietas de los artilleros en sus puestos como si estuviesen tallados en piedra negra, todo destacándose sobre el maravilloso reflejo de la luna sobre el agua."
Hichens murió en las primeras horas del 13 de abril de 1943 por el último disparo del enemigo finalizando un encuentro sin importancia. Tomó parte en 148 operaciones de las que catorce tuvieron lugar frente al enemigo.

Fuentes, Armadas de Trafalgar a nuestros días Vol III, Ediciones Delta. Lanchas Rápidas, Editorial San Martin de Bryan Cooper. La Guerra Naval en el Atlántico,

_________________
Secretario Justicia del Foro.
Insignia en el crucero acorazado: Emperador Carlos V R. O. del 21 de febrero de 2015.
Nunc Mínerva, postea palas (Primero la sabiduría, después la guerra),
Lema del Arma de Ingenieros del ET Español


01 Abr 2010 08:36
Perfil Email
Capitán General
Capitán General
Avatar de Usuario

Registrado: 14 Nov 2009 17:42
Mensajes: 13696
Ubicación: Al Corso contra el Inglés, el gabacho, el yankee y el berberisco
Nuevo mensaje Re: La Guerra de lanchas en los Canales del Norte
El verano y el otoño de 1942 vieron llegar a su cumbre los combates entre buques pequeños en el Mar del Norte y en el Canal de la Mancha, con una sucesión de encuentros que se producían casi todas las noches.

El año comenzó con ventaja para las lanchas S alemanas. Pero la balanza se equilibró y hacia el final del año comenzó a inclinarse en favor de los británicos.

En esta época existían catorce flotillas de lanchas torpederas, MTB, y trece de cañoneras, MGB, formadas por ocho embarcaciones cada una, que operaban desde veinte bases que las Fuerzas Costeras tenían en las costas Sur y Este de Gran Bretaña; por entonces comenzaron a entrar en servicio las grandes lanchas "D" del tipo Fairmile.

Frente a estas fuerzas los alemanes alineaban un número similar de lanchas "S" y que la mayor parte del tiempo se dedicaron a fondear minas en las derrotas del tráfico marítimo británico.

Solamente en los primeros seis meses del año fondearon 260 minas magnéticas y acústicas en la costa Oriental de Gran Bretaña, las cuales produjeron el hundimiento de más de treinta mercantes aliados y del destructor de escolta Vimiera.
Mientras, las MTB en el Canal de la Mancha, operando a menudo con las MGB, llevaban a cabo sus ataques contra los convoyes alemanes.

Para el enemigo se hizo una empresa aventurada intentar el paso a través del estrecho de Dover.

El 12 de mayo un rápido buque mercante alemán, escoltado por cuatro lanchas torpederas, ocho dragaminas y varias embarcaciones más pequeñas, fue atacado por las MTB que lograron hundir a dos lanchas torpederas germanas, a cambio de la pérdida de una MTB.

A finales del mismo año el mercante Corsario Komet fue hundido por la MTB 236, del alférez de navio de la Real Reserva de Voluntarios R. Q. Drayson, cuando intentaba efectuar la misma travesía.

Estos éxitos compensaron en parte en el fracaso de detener, en enero, a los cruceros de batalla Scharnhorst y Gneisenau y el crucero pesado Prinz Eugen en su viaje hacia el Norte desde Brest. Las MTB hicieron lo que pudieron, pero fueron mantenidas alejadas por una gran escolta de destructores, lanchas torpederas y lanchas "S".

Ante la formidable oposición con que comenzaron a encontrase las lanchas "S" enemigas, que eran regularmente interceptadas por las patrulleras MGB, los alemanes siguieron la táctica de cambiar constantemente las zonas donde realizaban sus ataques principales.

En junio comenzó a operar desde Cherburgo una flotilla de lanchas "S", lo cual tomó de sorpresa a los británicos y el 7 de julio atacaron un convoy en Lyme Bay donde torpedearon y hundieron seis buques sin ninguna pérdida por su parte.

En esta época Hichens fue temporalmente trasladado con la nueva 8.a Flotilla de MGB para operar desde Dartmouth.

En agosto, después de varias acciones realizadas con éxito contra los buques mercantes enemigos, logró una señalada victoria sobre las lanchas "S" enemigas hundiendo a dos y averiando otras dos en un combate de doce minutos, frente a Cherburgo. Inmediatamente después de esta acción los alemanes trasladaron el campo de sus actividades al Mar del Norte y Hichens regresó con su flotilla a Felixstowe en septiembre.

Sus operaciones en la parte Occidental del Canal demostraron que ésta era una zona fértil de caza para las MTB.

Como el peligro de las minas era menor, debido a la mayor profundidad de las aguas, los destructores podían operar en combinación con las pequeñas embarcaciones, como ya se había percibido desde un principio. Se organizaron fuertes agrupaciones de fuerzas formadas por lanchas del tipo MTB y MGB y destructores de la clase Hunt, basados en Dartmouth, Plymouth y Portsmouth, que llevaron a cabo con éxito gran número de acciones entre las islas del Canal y entre Cherburgo y Ushant hasta que, finalmente, el Canal quedó limpio de buques enemigos después de los desembarcos de Normandía.

Al reanudar las operaciones principales en el Mar del Norte, las lanchas "S" alemanas encontraron que la situación había cambiado sustancialmente.


Armadas de Trafalgar a nuestros días Vol III, Ediciones Delta. Lanchas Rápidas, Editorial San Martin de Bryan Cooper. La Guerra Naval en el Atlántico, Editorial Juventud, por Luis de la Sierra.

_________________
Secretario Justicia del Foro.
Insignia en el crucero acorazado: Emperador Carlos V R. O. del 21 de febrero de 2015.
Nunc Mínerva, postea palas (Primero la sabiduría, después la guerra),
Lema del Arma de Ingenieros del ET Español


04 Abr 2010 10:38
Perfil Email
Capitán General
Capitán General
Avatar de Usuario

Registrado: 14 Nov 2009 17:42
Mensajes: 13696
Ubicación: Al Corso contra el Inglés, el gabacho, el yankee y el berberisco
Nuevo mensaje Re: La Guerra de lanchas en los Canales del Norte
Las Fuerzas Costeras no solamente eran más rápidas y estaban mejor armadas, sino que toda la zona costera estaba cubierta por instalaciones de radar. Las lanchas enemigas podían ser detectadas y determinada su posición y movimiento a veinte millas de la costa, de modo que las MGB podían ser enviadas a interceptarlas antes de que pudiesen alcanzar las derrotas de los convoyes que navegaban por las costas orientales de Gran Bretaña. Ahora era difícil que las lanchas "S" alemanas se introdujesen entre las líneas de patrulla.

Al mismo tiempo, las MTB lograron éxitos progresivos en sus ataques contra los convoyes alemanes que navegaban por las costas occidentales de Europa.
Las Fuerzas Costeras no solamente eran más rápidas y estaban mejor armadas, sino que toda la zona costera estaba cubierta por instalaciones de radar.

Las lanchas enemigas podían ser detectadas y determinada su posición y movimiento a veinte millas de la costa, de modo que las MGB podían ser enviadas a interceptarlas antes de que pudiesen alcanzar las derrotas de los convoyes que navegaban por las costas orientales de Gran Bretaña. Ahora era difícil que las lanchas "S" alemanas se introdujesen entre las líneas de patrulla.

Al mismo tiempo, las MTB lograron éxitos progresivos en sus ataques contra los convoyes alemanes que navegaban por las costas occidentales de Europa.

Algunas de las tácticas de mayor éxito empleadas en la guerra por las MTB fueron ideadas por el comandante de la 21ª Flotilla de Felixtowe, el capitán de corbeta de la Real Reserva Naval Peter Dickens (galardonado con la Orden de Servicios Distinguidos, DSO; Miembro de la Orden del Imperio, MBE; y poseedor de la Cruz de Servicios Distinguidos, DSC).

Abordaba el problema como un cazador que sigue el rastro de su presa, para lo cual el mejor sistema no es el ciego e impetuoso impulso, sino aquél en que prevalece el cálculo deliberado.

Su primer éxito de importancia se produjo ante un convoy enemigo en la noche del 10 de septiembre. Mientras tres MGB, bajo el mando del teniente de navío de la Real Reserva Naval de Voluntarios E. D. VV. Leaf (poseedor de la Cruz de Servicios Distinguidos), se enfrentaba con los buques de escolta, según un plan preestablecido, Dickens condujo silenciosamente dos MTB por la otra banda y hundió un buque mercante y un pesquero armado sin recibir por su parte ningún daño.
Al aparecer las MTB mayores del tipo "D", capaces de combatir a mayor distancia y más aptas para soportar la mar gruesa, se abrió un nuevo campo de acción contra el tráfico enemigo en los fiordos de las costas de Noruega. Operaban las MTB desde las islas Shetland y la primera flotilla que se formó, la 30.a, estaba dotada con oficiales y hombres de la Marina Real Noruega bajo el mando del capitán de corbeta R. A. Tamber.

Posteriormente fue reforzada por una flotilla británica cuyo comandante era el capitán de corbeta de la Real Reserva Naval de Voluntarios K. Gemmel. El primer éxito llegó el 27 de noviembre de 1942, con el hundimiento de dos grandes buques mercantes enemigos en el fiordo de Skjaergaard. Las operaciones desde las Shetland continuaron hasta los últimos días de la guerra, y abarcaban no solamente ataques torpederos, sino también incursiones contra las instalaciones costeras enemigas.
El empleo de las Fuerzas Costeras en incursiones realizadas por los Comandos no era nueva. De hecho, fue en esta clase de operaciones en que las pequeñas embarcaciones demostraron ser de gran utilidad en la Primera Guerra Mundial, con las incursiones sobre Ostende y Zeebrugge. Similares a éstas fueron las dos grandes incursiones de los Comandos realizadas en 1942 contra St. Nazaire, en marzo, y sobre Dieppe, en agosto.

La incursión de St. Nazaire en la noche del 27 de marzo fue la pieza maestra del planeamiento de las operaciones combinadas. Su principal propósito era la destrucción del gran dique, construido originalmente para el trasatlántico francés Normandie, y que era el único capaz de ubicar al nuevo acorazado alemán Tirpitz fuera de Alemania. La presencia de este buque de guerra en la zona podía significar una gran amenaza para los convoyes del Atlántico.

Los bombardeos aéreos realizados por la RAF sobre el puerto de Brest ya habían obligado a los cruceros Scharnhorst, Gneisenau y Prinz Eugen a dirigirse hacia las aguas más seguras de las costas de Noruega; ésta fue la razón de su fugaz viaje a través de las aguas del Canal de la Mancha dos meses antes. Pero el dique de St. Nazaire era de construcción demasiado sólida y estaba muy fuertemente defendido para que pudiera ser destruido mediante la acción de los bombardeos aéreos. Se requería otra clase de ataques.

Finalmente se decidió la incursión de un Comando en la que un viejo destructor, el Campbeltown, se utilizaría como ariete lanzado contra la enorme compuerta que cerraba la entrada del dique y la destruiría mediante una carga de explosivos, situada en la proa del destructor, con retardo para que diese tiempo a que escapasen los componentes de la incursión.

Dieciséis lanchas ML, una MTB y una MGB, escoltadas en su viaje desde Falmouth por dos destructores, participaron en la operación.

Como era esencial la sorpresa, la RAF llevaría a cabo un bombardeo de diversión contra el puerto para crear confusión momentos antes del ataque y ocultar el ruido de las lanchas en su aproximación. Desafortunadamente, cuando llegaban los aviones la zona estaba cubierta por una nube baja.

Las tripulaciones aéreas tenían órdenes expresas en aquella época de no efectuar bombardeos indiscriminados sobre la Francia no ocupada por los alemanes, a menos que los blancos fuesen identificados con claridad. No tuvieron otra alternativa que regresar a sus bases sin lanzar siquiera una bomba.

Esto no solamente significó que los objetivos de la incursión aérea quedaron sin cumplir, sino que el intento resultó contraproducente porque produjo la alarma y puso a los alemanes en sus puestos de guardia.

Estaban preparados para enfrentarse con la fuerza naval cuando llegó y se perdió el pretendido factor sorpresa.

Se sucedieron varias horas de duro combate en el que casi los dos tercios de la fuerza atacante, de 630 hombres entre Comandos y marinos, resultaron muertos o hechos prisioneros.

Solamente regresaron tres ML y casi todos los hombres que tomaron parte fueron heridos. Pero aunque no se consiguieron todos los objetivos, como la destrucción de los refugios para los submarinos, el fin principal de la incursión se logró con éxito brillante cuando a la mañana siguiente estalló el destructor Campeltown que, incrustado en la compuerta del dique, lo dejó fuera de servicio durante el resto de la guerra.

El año 1942, que comenzó desastrosamente para los aliados, finalizó al menos con el logro, por parte de las Fuerzas Costeras, de cierto grado de control sobre los "mares de los estrechos" que separan Europa de Gran Bretaña.

Se encontró un medio para combatir la amenaza de las lanchas "S" alemanas y las MTB incrementaron su ofensiva contra los convoyes costeros enemigos. Pero los pequeños buques luchaban en aquellos momentos en otros teatros. Y en el Pacífico, las lanchas PT norteamericanas también entraron en acción por primera vez.

El desembarco de Normandía, es estudio de otro artículo aparte.

Fuentes, Armadas de Trafalgar a nuestros días Vol III, Ediciones Delta. Lanchas Rápidas, Editorial San Martin de Bryan Cooper. La Guerra Naval en el Atlántico, Editorial Juventud, por Luis de la Sierra.

_________________
Secretario Justicia del Foro.
Insignia en el crucero acorazado: Emperador Carlos V R. O. del 21 de febrero de 2015.
Nunc Mínerva, postea palas (Primero la sabiduría, después la guerra),
Lema del Arma de Ingenieros del ET Español


04 Abr 2010 10:43
Perfil Email
Capitán de Fragata
Capitán de Fragata

Registrado: 07 Nov 2006 19:52
Mensajes: 521
Nuevo mensaje Re: La Guerra de lanchas en los Canales del Norte
Muy buena síntesis. Hacía tiempo que no releía estos temas (desde que hace más de veinte años leí el libro de "Lanchas rápidas" de San Martín sólo había leído un artículo sobre las lanchas a vapor de la Royal Navy, una de las cuales se hundió en su primer combate).
Saludos
Rioplatense

_________________
Comandante de la goleta: Río de la Plata R. O. del 10 de mayo de 2010.


06 Abr 2010 04:38
Perfil
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Responder al tema   [ 8 mensajes ] 

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Saltar a:  
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group.
Designed by STSoftware for PTF.
Licencia de Creative Commons
foro.todoavante.es by Todoavante is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 3.0 Unported License.
Based on a work at foro.todoavante.es.
Permissions beyond the scope of this license may be available at creativecommons.org.

Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com