Fecha actual 16 Sep 2019 22:14




Responder al tema  [ 1 mensaje ] 
 Actuaciones inglesas en Benidorm -II 
Autor Mensaje
Grumete
Grumete
Nuevo mensaje Actuaciones inglesas en Benidorm -II
Actuaciones inglesas en Benidorm -II

Desembarco de Ingleses en Benidorm y Galante actuación del General Francés.

La Gaceta de Londres y la revista literaria de las bellas letras, las artes, ciencias, etc

H. Colburn, 1829


La siguiente es una anécdota sorprendente de hasta qué punto nuestros marinos se arriesgaron durante la última guerra.


“El Capitán Peyton fue asignado al “Minitrel” de veinte cañones, 26 de septiembre 1811, desde este período aparece como operativo en las costas de Valencia y Cataluña hasta casi el final de la guerra. El 10 de agosto 1812, el Capitán Peyton observó tres corsarios franceses al abrigo de la poderosa fortaleza de Benidorme, entre Alicante y Cabo San Martín. Viendo (los corsarios franceses) que su lugar de encuentro había sido descubierto, dos de ellos fueron llevados a tierra, desembarcando seis de sus cañones, y levantada una batería en la playa, que estuvo a cargo conjuntamente de las tres tripulaciones, que eran en total ochenta hombres, principalmente genoveses: en estas circunstancias, no podía hacer nada más que prevenir su huida. En la noche del 12 de Agosto, un cortador fue enviado a hacer guardia cerca de la orilla, bajo el mando de Mr. Michael Dwyer, un caballero que había sido hecho Lugarteniente casi cinco meses antes, pero que ignoraba aún su promoción. Este joven oficial consideró, que si pudiera tomar la batería de los corsarios, podría capturar y llevarse el bajel, que aún seguía a flote. Con esta jugarreta pondría en duda a algunos españoles que vinieron de la ciudad, y todos estuvieron de acuerdo en afirmar que el enemigo se había retirado, dejando sólo treinta hombres en la batería, y veinte en el castillo. Tan grandes como la fuerza de la batería, se pusieron de acuerdo, excediendo su ego, él (Mr. Michael Dwyer) confió en el coraje y en la firmeza de su tripulación, sólo siete en total, determinados en el intento, y en consecuencia desembarcaron, a las 9h 30m P.M., unas tres millas al Oeste de la ciudad. En el momento en que su pequeña y gallarda banda comenzó a avanzar, fueron descubiertos por un centinela Francés: Mr. Dwyer respondió en español, que eran campesinos, y continuaron su marcha hasta que alcanzaron la batería, que fue atacada de inmediato, y, después de un fugaz escaramuza, transportada, a pesar de que la totalidad de los corsarios estaban allí para defenderla. Sólo pasaron unos pocos minutos antes de que los tripulantes Británicos se vieran rodeados por 200 soldados franceses, contra los que se defendieron, hasta que uno de los héroes fue muerto, otro gravemente herido, y el propio Sr. Dwyer herido en el hombro: aun así, la poca intención que tenían de rendirse podrá recogerse en la siguiente anécdota: - «El hombre que había sido herido, el que había perdido su ojo derecho, cuando se recobró un poco, deliberadamente cogió el pañuelo de su cuello, y atándolo sobre la herida, dijo: "A pesar de que he perdido un ojo, me queda el otro izquierdo, y voy a luchar hasta que pierda ese también. Espero, Mr. Dwyer, que usted nunca se rendirá". Pero su munición estaba ahora agotada, y el enemigo, envalentonado por el cese de su fuego, se precipitó sobre ellos con sus bayonetas. Mr. Dwyer estaba demasiado débil, por la pérdida de sangre, para sostener una lucha mano a mano; él y sus hombres fueron atacados por un número tan abrumador (de hombres), y los enemigos no tardaron en tener la posesión sin resistencia de la batería. En este asalto Mr.Dwyer recibió no menos de diecisiete heridas de bayoneta, y todos sus hombres, excepto uno, fueron asimismo heridos de gravedad. La admiración del enemigo por su coraje invencible fue sin medida; el tratamiento que de ellos tuvieron fue más bien la de los hombres agradecidos a los benefactores que han sufrido por causa de ellos, que la de los enemigos a los que han caído en su poder. Cuando fueron conducidos al cuartel general del general Francés, Mons. Goudin, la misma benevolencia y solicitud, en reconocimiento a su bravura, fue mostrada a ellos por ese oficial y su comitiva. Todo se olvidó, en esta ocasión, en el que los hombres capturados en la guerra son prisioneros: se les dió permiso para regresar a su barco, y el general envió una invitación al Capitán Peyton para visitarlo en tierra, para que él en persona pudiera recuperarlos, y felicitarse por tener tan bravos hombres bajo su mando. La invitación se dio con franqueza, y acogida con confianza. El Capitán Peyton cenó con el General Goudin, y permaneció en tierra durante varias horas".


"Lo cortés no quita lo valiente."


07 Ene 2011 18:53
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Responder al tema   [ 1 mensaje ] 

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Saltar a:  
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group.
Designed by STSoftware for PTF.
Licencia de Creative Commons
foro.todoavante.es by Todoavante is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 3.0 Unported License.
Based on a work at foro.todoavante.es.
Permissions beyond the scope of this license may be available at creativecommons.org.

Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com