Fecha actual 27 Jun 2019 14:29




Responder al tema  [ 13 mensajes ] 
 Antonio Eulate y Fery 
Autor Mensaje
Intendente General
Intendente General

Registrado: 26 Jul 2006 19:05
Mensajes: 29295
Ubicación: A la vista del Mar Mediterráneo. De guardia en el Alcázar y vigilando la escala Real.
Nuevo mensaje Antonio Eulate y Fery
'

Biografía de don Antonio Eulate y Fery


Adjunto:
AntEul1.jpg


Vicealmirante de la Real Armada Española.



No sabemos la fecha exacta de su nacimiento, pero sí que fue bautizado en la parroquia castrense de Ferrol, el día seis de junio del año de 1845, siendo sus padres, don Antonio Eulate y Evia, y de su esposa, doña María Manuela Fery del Casal.
.


No tiene los permisos requeridos para ver los archivos adjuntos a este mensaje.

_________________
Si ignoras lo que pasó antes de que nacieras, siempre serás un niño. Marco Tulio Cicerón.

Sorpresa y Concentración.
Imagen


10 Ago 2011 11:17
Perfil Email WWW
Intendente General
Intendente General

Registrado: 26 Jul 2006 19:05
Mensajes: 29295
Ubicación: A la vista del Mar Mediterráneo. De guardia en el Alcázar y vigilando la escala Real.
Nuevo mensaje Re: Antonio Eulate y Fery
'


Ingresó en la Escuela Naval Militar el día veintiuno de enero del año de 1858, contando con tan solo doce años, ya que en el año de 1860 con quince ostentaba el grado de Guardiamarina, estando en aguas de las islas Filipinas combatiendo a los piratas de la isla de Joló. Expediente. N.º 4.442.


En el año de 1868 se encontraba en la isla de Cuba, cuando comenzó la Guerra Grande en el mes de octubre, siendo destinado a la lucha contra los contrabandistas, que en su gran mayoría era de procedencia norteamericana, consiguiendo apresar a una goleta, la Mary Lowe con bandera del Reino Unido.


Por sus buenas acciones en la lucha, se le ascendió al grado de teniente de navío de 2ª, siendo destinado a la Península al Arsenal del Ferrol, estando presente cuando en el año de 1872, tuvo lugar la sublevación en él, donde otra vez demostró su valor interviniendo decisivamente en su sofocación, pero en uno de los último enfrentamientos cayó en manos de los sublevados.


Al conseguir ser aplastada la rebelión, fue puesto en libertad, lo que le permitió regresar a su puesto.
.

_________________
Si ignoras lo que pasó antes de que nacieras, siempre serás un niño. Marco Tulio Cicerón.

Sorpresa y Concentración.
Imagen


10 Ago 2011 11:18
Perfil Email WWW
Intendente General
Intendente General

Registrado: 26 Jul 2006 19:05
Mensajes: 29295
Ubicación: A la vista del Mar Mediterráneo. De guardia en el Alcázar y vigilando la escala Real.
Nuevo mensaje Re: Antonio Eulate y Fery
'


Ese mismo año se encontraba en La Carraca como segundo comandante del Ciudad de Cádiz, teniendo lugar otra sublevación en este Arsenal, volvió a batirse con honor, participando en la total pacificación de la rebelión.


Al año siguiente de 1873, estuvo a las órdenes de los almirantes Lobo y Chicharro, participando en casi todas las ocasiones, contra los cantonalistas de la ciudad de Cartagena.


Al declararse la guerra civil, las llamadas Carlistas, participó en ella casi desde el principio, una de sus acciones, fue la de desembarcar al frente de sus hombres en la población de Portugalete, para ello debió de romper la cadena que impedía el paso a ella por mar.


En el mes de noviembre del año de 1874 se le destinó, como jefe del apostadero de Fuenterrabía en el río Bidasoa, en el que junto a sus hombres volvió a demostrar su valor, en cuantas acciones tuvieron lugar en esta población, que por ser fronteriza tenía un gran valor estratégico.
.

_________________
Si ignoras lo que pasó antes de que nacieras, siempre serás un niño. Marco Tulio Cicerón.

Sorpresa y Concentración.
Imagen


10 Ago 2011 11:19
Perfil Email WWW
Intendente General
Intendente General

Registrado: 26 Jul 2006 19:05
Mensajes: 29295
Ubicación: A la vista del Mar Mediterráneo. De guardia en el Alcázar y vigilando la escala Real.
Nuevo mensaje Re: Antonio Eulate y Fery
'


Permaneció en este destino hasta el día dieciséis de noviembre del año de 1875; siendo ascendido por sus méritos a teniente de navío de 1ª y teniente coronel graduado, pasando a tomar el mando del aviso Fernando el Católico, permaneciendo en las fuerzas navales del Norte, realizando misiones de apoyo al ejército, tanto trasladando heridos a puntos más seguros, como abasteciendo de víveres y municiones a las tropas del ejército, como transportando a éstas desde sus lugares de acantonamiento a donde eran necesarias.


Misión que en esta guerra tenía gran importancia, ya que las líneas se movían constantemente, tanto en avances como en retrocesos lo que obligaba a hacer un tráfico marítimo de alto valor táctico y siempre con el riesgo de ser batido desde tierra, ya que todas las misiones se hacían muy cerca de ella.


Permaneció al mando del aviso hasta el día uno de enero del año de 1876, por ser de nuevo destinado como comandante del apostadero de Fuenterrabía, en el que permaneció hasta el final de la guerra.


Un tiempo más tarde, se le encargó la construcción de un puente, consiguiendo con esta acción, que quedaran unidas las comunicaciones entre Navarra y Guipúzcoa.
.

_________________
Si ignoras lo que pasó antes de que nacieras, siempre serás un niño. Marco Tulio Cicerón.

Sorpresa y Concentración.
Imagen


10 Ago 2011 11:20
Perfil Email WWW
Intendente General
Intendente General

Registrado: 26 Jul 2006 19:05
Mensajes: 29295
Ubicación: A la vista del Mar Mediterráneo. De guardia en el Alcázar y vigilando la escala Real.
Nuevo mensaje Re: Antonio Eulate y Fery
'


En el año de 1879, se le ascendió al grado de capitán de fragata, siendo de nuevo destinado a la isla de Cuba, como comandante del Arsenal de la Habana, a su llegada se declaro una nueva guerra separatista en esta isla.


No es muy explicable, pero se pierden solo dieciocho años de su vida, hasta que ya lo encontramos de nuevo en el año de 1897, con el grado de capitán de navío cuando regresa de la isla de Cuba arribando a la Península, donde se le dio el mando del crucero Vizcaya, como éste se encontraba en Mahón se trasladó a la base y tomó el mando.


Con el crucero representó a España en la revista naval de Spithead, regresando al arsenal del Ferrol, cuando llegó la noticia de que el acorazado Maine había hecho una visita de cortesía a la ciudad de la Habana, a pesar de estar esperando dique para limpiar fondos, se le envío urgentemente a devolver la visita, cruzando el océano y arribando a la ciudad de Nueva York.
.

_________________
Si ignoras lo que pasó antes de que nacieras, siempre serás un niño. Marco Tulio Cicerón.

Sorpresa y Concentración.
Imagen


10 Ago 2011 11:22
Perfil Email WWW
Intendente General
Intendente General

Registrado: 26 Jul 2006 19:05
Mensajes: 29295
Ubicación: A la vista del Mar Mediterráneo. De guardia en el Alcázar y vigilando la escala Real.
Nuevo mensaje Re: Antonio Eulate y Fery
'


Ya desde el principio notó algo raro, pues el práctico no le llevaba al muelle acostumbrado, siendo atracado en uno más apartado y vigilado por la policía, lo cual no dejó de llamarle la atención, pero cuando subieron a bordo las autoridades y le explicaron la dudosa voladura del acorazado americano Maine en la Habana lo comprendió todo.


Se puso en contacto con sus jefes en España y le recomendaron estar unos días, pero que la situación diplomática no era favorable y debía de reunirse en la isla de Cabo Verde con la escuadra del contralmirante don Pascual Cervera.


Por ello aligeró los compromisos sociales y con el permiso de las autoridades zarpó con rumbo al lugar señalado, para cumplir las órdenes recibidas, así se unió a la escuadra del mando de don Pascual Cervera y Topete, la cual corrió una serie de suertes varias, hasta que pudo arribar a Santiago de Cuba. Pero lo importante de este viaje del contralmirante, es que consiguió burlar el bloqueo de la isla al que lo tenía sometido la marina norteamericana.
.

_________________
Si ignoras lo que pasó antes de que nacieras, siempre serás un niño. Marco Tulio Cicerón.

Sorpresa y Concentración.
Imagen


10 Ago 2011 11:24
Perfil Email WWW
Intendente General
Intendente General

Registrado: 26 Jul 2006 19:05
Mensajes: 29295
Ubicación: A la vista del Mar Mediterráneo. De guardia en el Alcázar y vigilando la escala Real.
Nuevo mensaje Re: Antonio Eulate y Fery
'


Zarpó la escuadra del puerto de Santiago de Cuba el día tres de julio del año de 1898, el Vizcaya detrás del buque insignia de don Pascual Cervera, fue el que más tiempo sostuvo combate a excepción del Colón, siendo al final pasto de la llamas y con algún impacto de grueso calibre de los acorazados norteamericanos.


Fue herido en la cabeza y en la espalda, con tanta pérdida de sangre que cayó derrumbado, fue trasladado a la enfermería y curado, regresando a su puesto, viendo que el buque ya no tenía salvación y que su orden era tajante, de impedir cayera en manos de los enemigos, siendo estos en ese momento el Brooklyn por babor, Oregon por la aleta de la misma banda, el Iowa por popa y el New York por la aleta de estribor, tomó la decisión de embarrancarlo en los bajos del Aserradero, para lo que viró casi 90º a estribor y a lo máximo que daban las máquinas, así se abrieron por completo sus bajos, al mismo tiempo que casi lo sujetaban, dando tiempo a que la gente que estaba en condiciones, intentará a parte de ayudar a otros compañeros ponerse a salvo en tierra.


Lo cual se realizó con la ayuda de los americanos, ya que algunos marineros alcanzaron tierra y fueron asesinados por los insurgentes, como no podía ser menos, también algunos tiburones tuvieron su festín, pero se esperó a ser el último en abandonar a su crucero, a pesar de que prácticamente todo él estaba envuelto en un hoguera, cuando vio acercarse al bote americano en su último viaje, comentó con su segundo y varios oficiales que le acompañaban; en parte lo hemos conseguido, no hemos arriado la bandera y ningún enemigo a posado su pie sobre su cubierta.
.

_________________
Si ignoras lo que pasó antes de que nacieras, siempre serás un niño. Marco Tulio Cicerón.

Sorpresa y Concentración.
Imagen


10 Ago 2011 11:27
Perfil Email WWW
Intendente General
Intendente General

Registrado: 26 Jul 2006 19:05
Mensajes: 29295
Ubicación: A la vista del Mar Mediterráneo. De guardia en el Alcázar y vigilando la escala Real.
Nuevo mensaje Re: Antonio Eulate y Fery
'


Pasamos al parte de Evans para tener la versión distintas: « Para terminar aquella faena llegó el último bote conduciendo al capitán del ‹ Vizcaya › señor Eulate, para quien se llevó una silla, pues evidentemente estaba herido. Todos sus oficiales y marineros al verlo llegar se apresuraron á darle la bienvenida, cuadrándose y presentando armas luego que se desató de la silla de la carrucha, el capitán Eulate, poco á poco se puso en pie, me saludo con grave dignidad, desprendió su espada (el único que no la había tirado para no entregarla) del cinto llevó su guarnición á la altura de sus labios, la besó reverentemente y con los ojos brotando lágrimas me la entregó.


Aquel hermoso acto quedará indeleble para siempre en mi memoria. Saludé al valiente español y no acepté su espada. Un sonoro y prolongado ¡hurra! salió de la tripulación del Iowa. Luego tomaron mis oficiales al capitán Eulate en silla de manos y lo condujeron á un camarote ya dispuesto, para que el médico le reconociera las heridas: ya que íbamos a bajar de la cubierta una formidable explosión, que hizo vibrar las capas del aire á varias millas en rededor, anunciaba el fin del Vizcaya. El capitán Eulate volvió la cara y extendiendo los brazos hacía aquel lugar donde se produjera la detonación gritó ¡Adiós Vizcaya. . . .ya. . . .! y los sollozos ahogaron sus palabras.

.

_________________
Si ignoras lo que pasó antes de que nacieras, siempre serás un niño. Marco Tulio Cicerón.

Sorpresa y Concentración.
Imagen


10 Ago 2011 11:29
Perfil Email WWW
Intendente General
Intendente General

Registrado: 26 Jul 2006 19:05
Mensajes: 29295
Ubicación: A la vista del Mar Mediterráneo. De guardia en el Alcázar y vigilando la escala Real.
Nuevo mensaje Re: Antonio Eulate y Fery
'


Bajando las escalas y ya en la cubierta inferior, Evans le ofreció un puro de Cayo Hueso, dándole excusas por no tener algo mejor, Eulate le agradeció el gesto, se llevó la mano al bolsillo superior de donde sacó un habano Corona mojado como su uniforme y se lo entregó a Evans diciéndole ‹ Mi querido señor capitán, yo deje 15.000 de estos detrás de mí en el Vizcaya › Fue bien atendido, primero le revisaron las heridas y se las volvieron a vendar, después lo llevaron al camarote de Evans, quien le entrego ropa de su propio vestuario, con lo que se pudo cambiar para estar más seco y fue llevado al camarote que tenían dispuesto para él »


Del acorazado trasbordaron al mercante armado Harvard, con el que arribaron a la Academia Naval de Annapolis capital del estado de Maryland, estando situada en sus afueras y muy cerca de Washington, desembarcando el día veinte de julio, siendo alojados en los mismos dormitorios de los cadetes, por ser verano y éstos estar de vacaciones.


Esto viene a colación por que se da la circunstancia de ver las dos caras de la moneda, por una parte hemos visto a un comandante firme en sus convicciones, valeroso y cumplidor del deber hasta sus últimos extremos, ahora veremos la parte humana de ese mismo hombre y de la que muy pocos son capaces de escapar.
.

_________________
Si ignoras lo que pasó antes de que nacieras, siempre serás un niño. Marco Tulio Cicerón.

Sorpresa y Concentración.
Imagen


10 Ago 2011 11:30
Perfil Email WWW
Intendente General
Intendente General

Registrado: 26 Jul 2006 19:05
Mensajes: 29295
Ubicación: A la vista del Mar Mediterráneo. De guardia en el Alcázar y vigilando la escala Real.
Nuevo mensaje Re: Antonio Eulate y Fery
'


Eulate solía dar unos largos paseos por la tarde, en los que al parecer su cabeza le llevaba al recuerdo de haber dejado en San Juan de Puerto Rico a su esposa e hijos, sabedor de que esta ciudad había sido bombardeada por la escuadra americana en varias ocasiones, no tenía noticias de ellos, esto le llevó aun fatal estado anímico, que quedó demostrado, por que en sus paseos llego un momento que ya no saludaba a nadie, ni jefes ni compañeros, así como a ningún oficial americano que le saludara, llegando al extremo de pensar que alguien le quería envenenar y para evitarlo, algún compañero tenía primero que probar la comida, pasando después a un estado en el que ya dejó de ingerir alimentos, convirtiéndose en una persona intratable.


Un día en uno de sus paseos, se cruzó con una señora y su bebe de un oficial americano, Eulate se abalanzó sobre el cochecito en el que iba la criatura, la sacó y comenzó, a besarle y abrazarle, la madre se quedó atónita y profirió gritos de auxilio, por lo que acudieron varios oficiales de las dos naciones, pero como ya era conocido su estado, con calma se le habló y él contestó; que no quería hacerle ningún mal al bebe, solo que necesitaba hacer lo que había hecho, abrazarlo y besarlo, ya que echaba mucho de menos a los suyos. Poco tiempo después, por fin tuvo noticias de su familia confirmándole que estaban todos bien, esto le devolvió la tranquilidad de espíritu retornando su carácter a su estado natural.


Al ser repatriado con el resto de hombres de la escuadra y llegar a la Península se le dio un tiempo de descanso y pasar por el consiguiente Consejo de Guerra, del que salió totalmente libre de culpa, por lo que regresó al servicio activo y se le entregó el mando de la fragata Numancia.
.

_________________
Si ignoras lo que pasó antes de que nacieras, siempre serás un niño. Marco Tulio Cicerón.

Sorpresa y Concentración.
Imagen


10 Ago 2011 11:31
Perfil Email WWW
Intendente General
Intendente General

Registrado: 26 Jul 2006 19:05
Mensajes: 29295
Ubicación: A la vista del Mar Mediterráneo. De guardia en el Alcázar y vigilando la escala Real.
Nuevo mensaje Re: Antonio Eulate y Fery
'


Pasando posteriormente al ocupar el cargo de jefe de Estado Mayor de la Escuadra de Instrucción.


Se le ascendió a contralmirante con el cargo de Jefe de Estado Mayor del Departamento Naval de Cartagena y pasado un tiempo el mismo, pero en el Departamento de Cádiz y unos años después, como comandante de Marina de la ciudad de Sevilla.


Fue ascendido a vicealmirante, pasando a ocupar un cargo civil, como Gobernador de las islas Canarias, lugar en el que le llegó la edad de su pase a la reserva, siendo el día siete de junio del año de 1911.


Al estar ya libre de responsabilidades, decidió fijar su residencia en la ciudad Condal, donde le sobrevino el óbito el día veinte de febrero de año de 1932, contaba con ochenta y siete años de edad.


Citar:
Bibliografía:

Baamonde y Ortega, Manuel.: Memoria de los Servicios Prestados por la Marina Militar en la Campaña del Norte. Imprenta de Miguel Ginesta. Madrid 1878.

Cervera Pery, José.: La Guerra Naval del 98. Editorial San Martín. Madrid 1998.

Enciclopedia General del Mar. Garriga. 1957. Compilada por el contralmirante don Carlos Martínez –Valverde y Martínez.

Gómez y Amador, Luis.: La Odisea del Almirante Cervera y su escuadra. Biblioteca Nueva. Madrid 2001.

Mendoza y Vizcaino, Enrique.: Historia de la Guerra Hispano-Americana. A Barral y Compañía Editores. México 1898.

Válgoma, Dalmiro de la. y Finestrat, Barón de.: Real Compañía de Guardia Marinas y Colegio Naval. Catálogo de pruebas de Caballeros aspirantes. Instituto Histórico de Marina. Madrid, 1944 a 1956. 7 Tomos.

Compilada por Todoavante ©

.

_________________
Si ignoras lo que pasó antes de que nacieras, siempre serás un niño. Marco Tulio Cicerón.

Sorpresa y Concentración.
Imagen


10 Ago 2011 11:44
Perfil Email WWW
Capitán de Navío
Capitán de Navío

Registrado: 05 Ene 2010 11:43
Mensajes: 738
Nuevo mensaje Re: Antonio Eulate y Fery
¡Hola muy buenas noches!

Cuando días atrás mandé los listados de los marinos que cayeron cautivos en el combate de Santiago de Cuba el 3 de julio de 1898, y que pertenecían a la Escuadra del Almirante D. Pascual Cervera Topete, hubo un apellido ya que sólo figuraba este, que me llamó la atención, Eulate, comandante del "Vizcaya", así que me puse a buscar y hallando retazos de su vida, he podido componer esta biografía sobre este valiente marino que sirvió durante 65 años en la Armada española, D. Antonio Eulate Fery.

Vicealmirante D. Antonio Eulate Fery. (*1845 - +1932).

Para buscar calificativos para este heroico y prestigioso marino gallego, basta con leer “La Vanguardia” de Barcelona de los días 21 y 25 de febrero de 1932. Gallego de nacimiento, despertaba simpatía y afecto por doquier, de corazón bondadoso, con afán de favorecer a todo el mundo, leal, esclavo siempre de los dictados de la amistad, cosa que indica nobleza, religioso y creyente, hombre de trato fino y caballeroso, habiendo quien lo definiera como “un hidalgo español forrado de “gentelman” británico, (20), (21), de hecho, en la Escuadra de Cervera, cada uno de los comandantes de los buques con su carácter militar representaba algo, siendo Eulate y Lazaga el prototipo de la caballerosa tradición española (28), pulcro en el vestir, valiente, patriota, hombre de temperamento y que con el tiempo, dada su dilatada carrera en el mar, se había convertido en un “archivo viviente de historias y anécdotas”, el cual, jamás quisó inmiscuirse en política y de haberlo hecho, hubiera sido Ministro de Marina. Todos estos calificativos, nos dicen mucho de este marino de prestigiosa historia y de su larga trayectoria profesional. (20), (21).

Nacido en Ferrol el 5 de junio de 1845. Ingresó como guardiamarina en la Escuela naval a los 15 años. Participó activamente en el océano Índico contra la piratería, de la Isla de Joló. (28).

Viaje a Méjico y acompañamiento del Rey Amadeo I de Saboya.

Siendo muy joven, pero distinguiéndose ya como marino, acompañó al general D. Juan Prim y Prats, conde de Reus, marqués de los Castillejos y vizconde del Bruch, a Méjico tras derrotar Benito Juárez al gobierno de Marimón y proponer posteriormente Napoleón III al Archiduque Maximiliano como emperador de dicho país. (29),(30). Años después, ya con el empleo de Teniente de Navío de 2ª, acompañaría en su viaje a España en 1871, desde Italia a España al ser proclamado rey. Posteriormente, ya embarcado, partiría desde el puerto de La Habana a Caracas, para notificar al gobierno de este último, el nuevo advenimiento al trono de España. (29).

La I República Española. (1873-74).

Al ser proclamada la primera República española (11 de febrero de 1873), reconoció al gobierno legalmente constituído, el cual, le encargó diferentes misiones (21). Más tarde, durante la sublevación del cantón de Cartagena (desde el 12 de julio de 1873 hasta el 13 de enero de 1874) y bajo las órdenes del almirante Lobo, operó contra los sublevados en el citado cantón. A finales de 1873, bajo las órdenes esta vez del almirante Chicharro, dio caza a la fragata “Numancia”, la cual se refugió en el puerto de “Mers el Kevir” de donde tuvo que ser recuperada por los españoles.

Tercera guerra carlista.

Durante la última guerra carlista, estuvo al mando del apostadero de Fuenterrabía. Tomó parte en las operaciones para la entrada en Portugalete (en manos carlistas), el 1 de mayo de 1874, siendo de los primeros en desembarcar para cortar las cadenas, (21), dejando libre el camino para liberar Bilbao también en manos carlistas. Una vez finalizada la guerra, marchó de nuevo a ultramar. (21).

En Cuba.

Durante la insurrección cubana, previa a la guerra, frenó cargamentos ingleses, destinados a los rebeldes. (3), estaba en La Habana, cuando en Yara se dio el grito de insurrección contra los españoles, de hecho, en esta población, el 11 de enero de 1868, fue el escenario del primer combate por la independencia, quedó completamente arrasado por las llamas rebeldes el 29 de septiembre de 1871 y el 24 de febrero de 1895 fuerzas mambises, atacaron a la guarnición española (23), que debía de ser en el momento en que el entonces Capitán de Fragata D. Antonio Eulate Fery, estaba como se ha comentado en La Habana. Posteriormente a estos hechos, Eulate fue enviado a Nueva Orleans y a otros cruceros por aguas cubanas. (21).

Los hechos de la Guayra en Venezuela. 1892. (29).

Al mando del crucero “Jorge Juan”, protegió desembarcando una dotación de Infantería de Marina, para dar protección en la localidad de la Guayra (Venezuela), con motivo de los problemas internos existentes (2).

Sobre estos hechos que tuvieron lugar en el año 1892, el entonces Capitán de Fragata D. Antonio Eulate Fery, siendo comandante del “Jorge Juan”, vió que dicha ciudad iba a caer en manos del ejército indio que se preparaba para saquearla sin consultar con el gobierno español y cortando la comunicación con el Cónsul en Caracas, el cual, era de opinión contraria a dicha acción. Eulate, desembarcó en la población e hizo izar la bandera de España en todos y cada uno de los edificios públicos, poniendo guardia compuesta por marineros a sus órdenes. Llamó a todos los notables del país que se le sumasen y tuvo el campamento indio bajo el radio de acción del cañón del “Jorge Juan”. En el puerto, había buques de otros países, los comandantes de los cuales se negaron a cooperar. Eulate, para justificar su acción, alegó que aquella gente clamaba misericordia en castellano. El desembarco, no pudo ser más acertado. La Guayra fue salvada del saqueo. El gobierno francés, destituyó al comandante del navío “Magón” que era uno de los que se hallaban en el puerto. Por esta acción, Eulate recibió como distinción del gobierno galo, la Legión de Honor francesa.

En 1895, estaba al frente de la Comandancia de Marina de Mayaguez en Cuba. (28).

1898, visita al puerto de Nueva York.

Visitó, por disposición del entonces presidente del gobierno español, D. Mateo Práxedes Sagasta, el puerto de Nueva York al mando del “Vizcaya”, el 18 de febrero de 1898, ignorando que el “Maine”, había literalmente “volado por los aires en el puerto de La Habana, tres días antes, el 15 de febrero (20) levando anclas con destino a la Habana, el 25 de ese mismo mes, en correspondencia a la visita del crucero protegido “Maine” al puerto de la Habana. Dichas visitas de cortesía, respondían a limar las ya fuertes asperezas existentes entre los gobiernos español y norteamericano, las relaciones entre los cuales, cada día eran más tensas y que la prensa se encargaba de avivar. (0). Sobre la visita del “Vizcaya” a Nueva York, el diario madrileño “La Correspondencia Militar” del 28 de enero de 1898, publicó lo siguiente (textual) (26):

“…Ha quedado definitivamente acordado como ayer dijimos, que el crucero Vizcaya vaya a Nueva York para corresponder a la demostración amistosa del Gobierno yankee. Lo manda el capitán de navío D. Antonio Eulate, uno de los jefes de la Armada de mayor prestigio. Este barco puede desarrollar un andar de 18 millas, siendo uno de los buques mejores de nuestra Marina de guerra. Las instrucciones que se han de dar al jefe del crucero han sido convenidas ya por el jefe del Gobierno y los ministros de Estado, Marina, Guerra y Ultramar. Del domingo al lunes zarpará el Vizcaya para los Estados Unidos…”

Pérdida de Cuba: La batalla de Santiago de Cuba, 3 de julio de 1898.

Participó en la batalla de Santiago de Cuba el 3 de julio de 1898, al mando del crucero “Vizcaya”, un buque de madera que debía de salir del puerto al igual que el “María Teresa”, el “Cristóbal Colón”, el “Almirante Oquendo”, el “Furor” y el “Plutón”, para desbaratar el bloqueo al que estaba sometiendo la marina norteamericana el puerto ya citado. Debían de salir de uno en uno y fuera, en el mar, les esperaba la escuadra estadounidense. Dispuestos en abanico, les aguardaban el “Indiana”, el “New York”, el “Oregón”, el “Iowa”, el “Brooklyn”, el “Gloucester”, el “Texas” y el “Vixen”, una escuadra de barcos de acero contra los barcos de madera españoles, los cuales, a pesar de no tener nada que hacer, presentaron batalla valientemente.

Un disparo del “Iowa”, desarboló por completo al “Vizcaya”, el cual, incendiado fue a embarrancar en unos bajos arenosos. El “Iowa”, se dirigió a recoger a los supervivientes, entre ellos, al capitán D. Antonio Eulate Fery, gravemente herido, el cual, tras besar con lágrimas en los ojos su sable, se lo entregó al comandante americano. Este, lleno de impresión por el heroísmo español, rechazó el mismo y envíó un informe destacando la bravura con la que combatieron los marinos españoles.

Santiago de Cuba : El “Vizcaya” en el combate naval del 3 de julio de 1898.(20).

Sobre la participación del “Vizcaya” en la batalla naval del 3 de julio de 1898, cabe decir, que se había unido a la Escuadra del Almirante D. Pascual Cervera Topete en aguas de Cabo Verde y junto a ella, partió hacia Cuba. Hacia un año que no limpiaba fondos, hecho que le hacía disminuir la velocidad y le restaba eficacia en el combate.

Para narrar la participación del “Vizcaya” en el mentado combate, el rotativo catalán “La Vanguardia” de Barcelona del 25 de febrero de 1932, recurría a un párrafo dedicado a tal encuentro naval por el historiador naval británico, H.W. Wilson, el cual era tildado de “prestigioso e imparcial”. Dicho autor, describió el combate de la forma siguiente (textual):

“…El “Vizcaya”, segundo navío de la línea española, abandonó el puerto de Santiago a bastante distancia del primero que era el buque insignia de Cervera, “Infanta María Teresa”. De momento quedaba el “Vizcaya” a cubierto del fuego enemigo (la escuadra norteamericana, aguardaba fuera del puerto desplegada en abanico, compuesta por los buques anteriormente citados), por el desorden que en la formación causó la audaz maniobra del primer crucero español. Pero una vez entrado en combate, a bordo del “Vizcaya” empezaron a experimentarse las deficiencias que aquejaban a su armamento y defensa. Sus cañones y municiones, tan mediocres unos como otras, hacían ineficaz su fuego. En una pieza de 140 mm, se ensayaron siete cartuchos antes de que uno se inflamara. Los cierres de los cañones no ajustaban, uno de ellos falló ocho veces seguidas; los proyectiles se deformaban y los percutores no funcionaban.
Atacaron al “Vizcaya” cuatro buques enemigos más poderosos que él, con artillería de mayor alcance que les permitía situarse a distancia que convertía en inofensivo el fuego del crucero español, a bordo del caul los incendios estallaban con horrible frecuencia.

A las diez de la mañana ya no podía contestar con las salvas de su artillería. Eulate decidió lanzarse al abordaje contra el “Brooklyn”, que apercibido de la maniobra, la evitó. Los americanos continuaron su fuego contra el buque desmantelado y Eulate hubo de abandonar el puente de su barco gravemente herido, y desangrándose.

A las 11.15 el “Vizcaya” era un montón informe de metales candentes, regados por la sangre de sus tripulantes. Así acabó el “Vizcaya”, tras un heroico combate.

Al bajar Eulate a la enfermería para curarle sus graves heridas en la cabeza y en la espalda, hubieron de luchar a brazo partido con él. Le dijeron allí que el segundo comandante, don Manuel Roldán, viendo que el buque ya no podía hacer fuego, había ordenado estrellarlo contra las rocas. Eulate reunió en la enfermería a sus oficiales y les ordenó: “Respóndanme con franqueza, ¿se puede hacer algo más por el honor de España, ya que no es posible nada en defensa del barco?”. “No se puede más”, contestaron únanimes a quellos bravos marinos. “Entonces ¡proa a la playa!”, exclamó Eulate.

No fue tarea fácil el salvamento de los náufragos. Dejemos hablar a un testigo de mayor excepción, el almirante norteamericano Evans, que entonces mandaba el barco insignia “Iowa”: “Llegó al “Iowa” el último bote conduciendo al comandante del “Vizcaya”, capitán de navío Eulate, que estaba malherido. Lo subieron en una silla de la que se incorporó al verme, saludándome con dignidad; y acto seguido se desciñó la espada, besó su empuñadura y me la entregó, con lágrimas en los ojos. Aquellos solemnes instantes no se borrarán jamás de mi memoria. Estrechó la mano del valeroso jefe español y no aceptó su espada, que le autoricé a conservar, mereciendo mi decisión un prolongado ¡hurra! de toda la tripulación del “Iowa”. Varios de mis oficiales tomaron en silla de manos al comandante Eulate para conducirle al camarote que le dispuse para que el médico atendiese sus heridas, y hallándose aún sobre cubierta, una formidable explosión que hizo vibrar el aire en varias millas alrededor, acusó el fin del “Vizcaya”. Eulate se incorporó como pudo, y volviéndose de cara a la playa, extendió los brazos excalamando “¡Adios, mi “Vizcaya”, adiós!”, y los sollozos ahogaron sus palabras.

El almirante Cervera, en el parte oficial del combate, redactado en las horas de angustia que siguieron a la consumación del desastre y que comenzaron el cautiverio de los supervivientes, hizo mención del hecho con elocuente laconismo, diciendo sencillamente: “Al comandante del “Vizcaya le dejaron la espada”, palabras que siginfican un homenaje, que es a la vez la ejecutoria de la conducta en el combate, del fervoroso patriota, del heroico marino y ejemplar caballero que se llamó don Antonio Eulate Fery. B. Robert…”

La copia del Parte Oficial firmado por el mismo Capitán de Navío D. Antonio Eulate Fery, comandante del “Vizcaya”, estando ya cautivo a bordo del “St. Louis”, del combate habido en aguas de Santiago de Cuba el 3 de julio de 1898, se conserva en la Real Academia Gallega, a la cual fue donado por la hija del vicealmirante al fallecimiento de este en Barcelona el 21 de febrero de 1932. (29).(a).

Se conserva un escapulario de la Virgen del Carmen, teñido de la sangre derramada por Eulate durante el combate, el cual según el que con el tiempo sería vicealmirante, llevaba puesto y que al donarlo en vida junto a un retrato de él, dedicado a la Real Academia gallega, dijo de él “…el escapulario que llevé puesto el 3 de julio de 1898 al ser herido, y que con el honor y la vida salvé aquel día…” (d).

Este acto de heroísmo, fue recordado por Winston Churchill durante la segunda guerra mundial ante el bloqueo a que sometió la armada británica al acorazado de bolsillo alemán “Graff Spee”, hundido por su capitán (Hans Langsdorf) en el puerto de Montevídeo evitando así que cayera en manos inglesas.

Quedaría tan impresionado el capitán Evans, de la bravura de los marinos españoles durante el combate y en especial del comportamiento del entonces capitán de navío D. Antonio Eulate Fery, que en una carta escrita años después a la Real Academia Gallega, dirigida al señor D. Narciso Correal, miembro de la misma, escrita por doña Carmela Eulate, en la que le informaba de las visitas que recibía su padre. El párrafo de esta carta que hace referencia a lo citado, decía (textual) (29):

“…En estos meses ha recibido (el Sr. Eulate) testimonios de lo que representó su actuación personal en Santiago de Cuba, pues hemos tenido en Barcelona una escuadra americana, y el Almirante Mr. Wells, vino a visitarle, y con grandísimo afecto también vino el comandante del acorazado Pittsburg, que es el hijo del Almirante Evans, el que sobre la cubierta del Yowa, devolvió a mi padre su espada. Posteriormente Mr. Evans remitió a mi padre los libros del suyo, en los que relata el combate del 3 de Julio, y rinde homenaje al valor de los marinos españoles y especialmente al de mi padre…”

Ascensos:

1860. Guardiamarina 2º (22).
1863. Guardiamarina 1ª (22).
1865. Alférez de navío. (22).
1870. Teniente de navío de 2ª. (22).
1878. Teniente de navío de 1ª. (22).
1887. Capitán de fragata. (22).
1896. Capitán de navío. (22).
15/08/1903. Ascendía a Capitán de Navío de 1ª clase, con antigüedad de 12 de agosto del mismo año. (10).
24/02/1910. Ascendía a Contra-almirante, para cubrir la vacante reglamentaria producida por el ascenso a vicealmirante del contra-almirante D. Juan Bautista Viniegra y Mendoza, Conde de Villamar. (11).
9/06/1911. Pase a la reserva como en el empleo de Contra-almirante.
Entre el 9 de junio de 1911 y el 19 de septiembre de 1913, ascendía a Vicealmirante.

Cargos:

18 de agosto de 1903, de acuerdo con el Consejo de Ministros, y a propuesta del Consejo de Ministros, S.M, el Rey D. Alfonso XIII, cesaba en el cargo de Jefe del Estado Mayor de la Escuadra de Instrucción al entonces Capitán de Navío de 1ª clase, D. Antonio Eulate Fery. (13).

El 30 de diciembre de 1903, D. Antonio Eulate Fery, cesaba como Jefe del Estado Mayor de la Capitanía General de Marina del departamento de Cartagena, siendo ese mismo día a propuesta del Ministro de Marina D. José Ferrandiz, y de acuerdo con el Consejo de Ministros, nombrado Jefe del Estado Mayor del departamento de Cádiz, por el Rey, D. Alfonso XIII (14), cargo del que cesaría siendo Ministro de Marina D. Víctor María Concas, mediante Real Decreto, el 16 de marzo de 1906, para ser elegido a continuación (el mismo día), para desempeñar el de Comandante de la provincia marítima de Sevilla. (15)., cargo del que cesaría el jueves 16 de enero de 1908, quedando en situación de cuartel. (27)

El 24 de febrero de 1910, era nombrado Comandante General del Apostadero de Cartagena, en sustitución del Vicealmirante D. Joaquín María de Cincunegui y Marco (11), cargo del que cesó mediante Real Decreto, el jueves 4 de agosto de 1910, (fue sustituído por el Contra-almirante de la Armada D. Félix Bastarreche y Herrera), y declarado en situación de cuartel (16), siendo Ministro de Marina D. Diego Arias de Miranda. En fecha 31 de enero de 1911, continuaba en esta situación, declarado mientras desempeñaba la función de Gobernador Civil de Canarias, especificando “…continúe en situación de cuartel, en la forma y a los efectos establecidos en la mencionada soberana disposición…” (17).

Gobernador de Canarias.

Siendo Capitán de Navío de 1ª, desempeñó el cargo de gobernador civil de Canarias, para el que había sido nombrado en sustitución de D. Joaquín Santos Ecay, mediante Real Decreto, publicado en la Gaceta de Madrid del martes 23 de noviembre de 1909 (8) y, siendo nombrado por el Consejo de Ministros el 29 de julio de 1910 (12), del cual presentó la dimisión siendo aceptada por el Rey D. Alfonso XIII, el 18 de marzo de 1913, (6), siendo sustituido por el diputado a Cortes D. Tomás Torres Guerrero. (18).

El retiro.

Por Real Decreto, publicado en “La Gaceta de Madrid”, el 9 de junio de 1911, el entonces Contra-almirante D. Antonio Eulate Fery, pasaba a la situación de reserva. (7).

Había navegado en 71 buques de la Armada española, mandando 7 de ellos. (21).

Estaba casado con doña Julia Fernández Sanjurjo y Vidal, matrimonio del cual el 30 de agosto de 1871, nacería una hija, en San Juan de Puerto Rico, Carmen la cual, con el paso de los años, fue traductora, escritora, poeta, conferenciante y feminista. (4).Tras retirarse de la Armada, D. Antonio Eulate Fery, se retiró a Barcelona, residiendo en la calle Córcega núm. 431, donde falleció el 21 de febrero de 1932. (1). Tenía 86 años. (24). Al parecer, cuando D. Antonio Eulate y Fery se retiró a vivir a la ciudad de Barcelona, en ella, residían algunos oficiales que combatieron junto a él en Cuba, entre otros, el Condestable señor Ojales, el cual tuvo comportamiento heroico al recoger de cubierta en aquellos días una granada la cual, lanzó al mar antes de explotar. (25).

Condecoraciones y recompensas.

Españolas.

Medalla de Alfonso XII, con el pasador de Cantabria, concedida con diploma acreditativo expedido por S.M el Rey en Palacio (a) el 19 de agosto de 1879 por los méritos contraídos en la guerra civil. (29).

Cruz de 2ª clase del Mérito Naval con distintivo blanco concedida con diploma acreditativo expedido por S.M. la Reina Regente en Aranjuez, (a) el 14 de junio de 1887, por el distinguido mando del aviso “Fernando el Católico”. (29).

Nombrado Caballero de la Real Orden de Carlos III, el 22 de agosto de 1898 por S.M. la Reina Regente, mediante comunicado del Ministro de Estado, el Duque de Almodóvar y fechado en Palacio. (29), (a).

Cruz del Mérito Naval de 3ª clase con distintivo blanco, con diploma acreditativo (a), firmado por el Rey S.M. D. Alfonso XIII, en San Sebastián el 17 de agosto de 1903, en recompensa a los servicios especiales prestados. (29).

Siendo Capitán de Navío de 1ª clase, le fue concedida la Gran Cruz de la Orden de San Hermenegildo, el 9 de diciembre de 1903, con antigüedad de 12 de agosto de ese mismo año. (9).

Gran Placa de Honor y Mérito de la Cruz Roja española, mediante diploma acreditativo, expedido por el Presidente de la Asamblea Suprema de dicha institución, marqués de Polavieja, dado en Madrid el 30 de mayo de 1912, en premio a los eminentes servicios prestados a la misma. (29), (a). Mediante Real Orden de 8 de julio de 1912, se autorizó a D. Antonio Eulate a hacer uso de la misma. (a).

Siendo Vicealmirante en situación de reserva, el Rey Alfonso XIII, le concedió por Real Decreto, la Gran Cruz del Mérito Naval con distintivo blanco, el 18 de septiembre de 1913. (5).

Medalla de Santiago de Cuba y Cavite para los supervivientes, impuesta por el Rey D. Alfonso XIII sobre el 10 de noviembre de 1923. ©.

Otros diplomas españoles:

Real Orden simple de 7 de diciembre de 1892, aprobando la conducta de D. Antonio Eulate, comandante del crucero “Jorge Juan”, por haber dado asilo a bordo y conducido al lazareto de Curaçao a un ministro y dos generales venezolanos del gobierno derrotado. (29), (a).

Real Orden simple de 7 de diciembre de 1892, aprobando el desembarco de fuerzas de D. Antonio Eulate, comandante del crucero “Jorge Juan”, en La Guayra para restablecer el órden alterado con motivo de la derrota de las tropas del gobierno venezolano. (29), (a).

Real Orden simple de 7 de diciembre de 1892, aprobando la conducta de D. Antonio Eulate al disponer que el médico del crucero “Jorge Juan”, bajase a tierra para asistir a los heridos de los ejércitos venezolanos. (29), (a).

Real Orden simple, de 7 de diciembre de 1892, disponiendo sea expresado a D. Antonio Eulate, comandante del crucero “Jorge Juan”, el agrado con que ha sido visto los auxilios prestados a los comerciantes de Caracas y de La Guayra durante la azarosa situación política que ha atravesado Venezuela durante 5 meses. (29), (a).

Extranjeras. (29).

Placa de Gran Oficial de la Orden de Avis. Portugal. Otorgada en 1897 hallándose el Capitán de Navío D. Antonio Eulate en Lisboa (Portugal). (a).

Placa de Gran Oficial de la Orden de Cristo, concedida en idénticas circunstancias que la anterior, (a).

Cruz de Caballero de la Legión de Honor francesa. Concedida e impuesta por el presidente del país galo, Mr. Loubet, en Argel, a bordo del acorazado “Pelayo”, siendo Eulate jefe de Estado Mayor de la Escuadra Española, la cual se hallaba bajo el mando del Almirante Viniegra. , (a).

Otra Cruz de Caballero de la Legión de Honor francesa, de superior categoría a la anterior, la cual se perdió al hundirse el “Vizcaya” el 3 de julio de 1898.

Medalla del “Jubileo de la Reina Victoria”, concedida e impuesta por el Príncipe de Gales, que con el tiempo sería Eduardo VII. Dicha condecoración fue otorgada a todos los Almirantes y Comandantes de Bandera extranjera que asistieron a la Revista Naval de Spilhead, con mitivo del jubileo de la Reina Victoria. D. Antonio Eulate, asistió al mando del “Vizcaya” y a las órdenes de la comisión naval liderada por el Almirante Cámara. (a).

Cruz de la Orden de Santa Ana. Rusia. Le fue concedida con motivo de la revista pasada por Mr. Loubet a las escuadras que convergieron en Argel. (a).

Placa de San Estanislao, concedida en 1897. Rusia. Perdida al hundirse el “Vizcaya” el 3 de julio de 1898. (a).

Insignias de la Orden de Simón Bolívar. Le fue concedida esta alta y honrosa distinción, al viajar a Caracas (Venezuela), en calidad de embajador del Rey D. Amadeo I de Saboya, para notificar al gobierno Venezolano, el advenimiento al trono de España. (a).

Placa blanca concedida en recompensa a los servicios prestados, siendo Gobernador Civil de las Islas Canarias, al gobierno Venezolano, con motivo de la estancia en las islas del ex presidente Cipriano de Castro. (a).

Condecoración venezolana por los hechos de La Guayra en 1892. (Venezuela). Perdidas con el hundimiento del “Vizcaya” el 3 de julio de 1898.

Cruz de la Legión de Honor francesa, por los hechos de La Guayra en 1892.

Gran Placa de la Cruz Roja Internacional, la cual fue otorgada con motivo de los servicios efectuados cuando la formidable erupción del Teide. Dichos servicios, fueron calificados de importantísimos. (a).

Nombrado por el Rey de Portugal, el 27 de abril de 1903. Comendador de la Real Orden de Nuestro Señor Jesucristo, con diploma acreditativo firmado por el monarca luso en dicha fecha en el Paço das Necesidades.(a).

Gran Cruz de la Orden Militar de San Benito de Avis, el 28 de abril de 1903. Portugal. (a).(b).

Encomienda de San Benito de Avis, el 28 de abril de 1903. Portugal. (a).(b).

Encomienda con Placa e insignia de la Orden de Cristo, el 28 de abril de 1903. (a). (b), por la visita que el acorazado “Pelayo” hizo a aguas del Tajo en Portugal. El oficio comunicando la concesión de las mismas, fue comunicado mediante oficio dirigido al Almirante Viniegra en Mahón (Baleares) el 15 de mayo de 1903. (a).

Oficial de la Legión de Honor francesa. Francia. 28 de agosto de 1903.

Caballero de 2ª clase de la Imperial y Real Orden de Santa Ana. (Rusia). 29 de abril de 1904. Insignias y diploma, le fueron conferidas el 10 de diciembre de 1904. (a).

Busto del Libertador de segunda clase. 17 de abril de 1912. Venezuela, en atención a los grandes servicios prestados a la nación. (a). Mediante Real Orden dada en Madrid, el 18 de junio de 1912, se autorizó a que D. Antonio Eulate pudiera hacer uso de la misma. (a).

Diplomas. (29).

Diploma expedido por el Gran Canciller de la Orden Nacional de la Legión de Honor, dado en París (Francia) el 28 de agosto de 1903, certificando que el Presidente de la República francesa, había conferido a D. Antonio Eulate la condecoración de Oficial de la citada orden. (a).

Diploma expedido por el Zar Nicolás II Emperador y Autocráta de todas las Rusias, dado en San Petersburgo (Rusia), el 29 de abril de 1904, nombrando a D. Antonio Eulate Caballero de segunda clase de la Imperial y Real Orden de Santa Ana. (a).

“In memoriam”

Con motivo del traslado de sus restos al Panteón de Marinos Ilustres desde el cementerio de Montjuich en Barcelona, el rotativo madrileño “ABC” del 10 de marzo de 1940, bajo el título “…Eulate, el comandante del “Vizcaya”, traslado de los restos al Panteón de Marinos Ilustres…”, era recordado en la forma siguiente (textual) (19):

“…Vigo 9. 11 noche. Con motivo de cumplirse dentro de unos días el octavo aniversario de la muerte del heroico almirante ferrolano D. Antonio Eulate Fery, las autoridades locales y diversas entidades de la región iniciaron algunas gestiones para para conseguir el traslado de los restos mortales del ilustre marino al Pantón de San Fernando.

El ministro de Marina, contraalmirante Moreno, acogió la idea con simpatía, y muy en breve quedarán ultimados los detalles del traslado desde el cementerio de Montjuich en Barcelona al Panteón de marinos ilustres, de San Fernando, de los restos mortales del almirante Eulate, hijo preclaro del pueblo ferrolano.

En estos días se cumple el octavo aniversario de la muerte del glorioso marino español D. Antonio Eulate y Fery, heroico comandante del “Vizcaya”, que hace cuarenta y dos años, en el memorable combate de Santiago de Cuba, conmovió al mundo con las proezas inverosímiles de su exaltado patriotismo y el temple de su espíritu admirable, que los mismos yanquis reconocieron desde el primer momento, como lo atestigua el gesto del jefe norteamericano del “Iowa”, devolviendo al comandante del “Vizcaya” su espada, al tiempo que le rendían honores.

Eulate fue el ídolo de las juventudes españolas de entonces, enardecidas en amor a la Patria y sus gestos gallardos –recuérdese cuando el “Vizcaya” hizo su entrada en aguas de Nueva York para devolver la visita del Maine- informaron la literatura de la época y fueron nervio y guión de novelas y obras teatrales- “Los semidioses” de Federico Oliver- y llegaron a las lindes de la leyenda como en los tiempos legendarios. Tenía el almirante Eulate, bien pronunciadas, todas las características de las grandes figuras de la España imperial. Era un hombre modelado para la historia, y como los conquistadores del siglo XV y los famosos capitanes de nuestras gestas, sobrio, callado, indiferente a su propia obra. Ese hacer la historia inadvertidamente, sin propósito deliberado, que es, precisamente la nota específica de los grandes constructores de la historia. De vivir en estos días luminosos del renacer de la España que él tanto amara, el almirante Eulate hubiera sido valiosísimo auxiliar del Caudillo, del que fue precusor en los días tristes y sombríos de la decadencia; pero ya que no él, llamado a la presencia de Dios unos años antes, los catorce hombres de esta dinastía de héroes españoles, lucharon con Franco, batiéndose gloriosamente, como el teniente de navío D. José Luís Ortiz de Eulate, y encontrando varios de ellos la muerte, gloriosa también, en los combates de la Cruzada.

ABC se suma con toda devoción a este merecido tributo de homenaje al almirante Eulate y renueva en estos días de tristes recuerdos a la familia del gran marino español y muy especialmente a su hija la ilustre escritora Carmela Eulate, su pésame sentidísimo…”
El 21 de febrero de 1932, cerró la dilatada vida de este hombre de mar que fue D. Antonio Eulate Fery, que tras servir 65 años en la Armada española y pasar de todo ese tiempo sólo seis meses de licencia por enfermedad y cuatro por otros motivos, pasó el resto de sus días en el mar. Atrás quedó la carrera naval de este gran marino, al cual, recogieron el testigo dos nietos que eligieron el mismo camino de su abuelo como marinos de guerra en nuestra Armada.

Notas.

(a). Las condecoraciones señaladas y diplomas, se conservan en la Real Academia Gallega, a la cual fueron donadas por Carmela Eulate Sanjurjo, a la muerte de su padre el vicealmirante D. Antonio Eulate Fery, acaecida en Barcelona el 21 de febrero de 1932. (29).

(b). Dicha concesión de condecoraciones, fueron notificadas a D. Antonio Eulate Fery, mediante oficio recibido a bordo del acorazado “Pelayo” en Mahón (Baleares), dirigido al Almirante Viniegra para darle traslado al primero comunicándole las recompensas que recibía del rey portugués.

©. Sobre la imposición de la Medalla de Santiago de Cuba y Cavite para los supervivientes, el diario ABC del sábado 10 de noviembre de 1923, describía el acto de la siguiente forma (textual), recordando al cabo de cañón D. Damián Niebla, destinado a bordo del “Vizcaya”, el cual perdió un brazo. La noticia, decía lo siguiente: (31).

“…La Misa de campaña y el desfile de supervivientes.

Acto seguido se dijo misa de campaña, oficiando el capellán superviviente de la escuadra de Cervera, D. José Riera. Después el secretario de la Comisión nacional del Monumento D. Francisco Anaya, leyó el decreto creando la medalla de Santiago de Cuba y Cavite para los supervivientes y D. Alfonso XIII procedió a la imposición de la misma, haciéndolo primero al vicealmirante Eulate que mandaba el crucero “Vizcaya”, y que llevaba en el acto de hoy la espada que ceñía durante el combate de Santiago. El desfile de supervivientes resultó altamente conmovedor. El Rey, mientras imponía las insignias, les dirigía diversas preguntas, y luego les estrechaba las manos. Los supervivientes besaban la mano de la Reina con gran emoción. Uno de ellos, ciego, al llegar a la presencia regia, se conmovió tan profundamente, que el Monarca tuvo que sostenerle en sus brazos para que no cayera. Al llegar al cabo de cañón del Vizcaya Damián Niebla, natural de El Ferrol, a quien una granada enemiga le arrancó el brazo izquierdo, y que, desangrándose recogió la espada del Sr. Eulate, que acababa de caer herido a su lado el propio señor Eulate hizo su presentación al Rey refiriendo al Monarca el glorioso episodio, siendo este momento de gran emoción. El Monarca estrechó repetidamente la mano al cabo Niebla. Después de condecorarle le anunció que ingresaba en el Cuerpo de Inválidos con la antigüedad del día que resultó herido. El Sr. Eulate y el cabo se abrazaron llorosos. El público enronquecía en sus ovaciones. Terminada la imposición los Reyes volvieron a la tribuna regia, desde la que presenciaron el desfile de las tropas de mar y tierra en columna de honor. El desfile fue brillantísimo…”

(d). Sobre la donación hecha en vida por el vicealmirante D. Antonio Eulate Fery a la Real Academia Gallega de objetos personales solicitados por D. Narciso Correal de la citada institución, existe una carta firmada por D. Antonio, la cual dice (textual): (29).

“…Barcelona 18 de mayo de 1926.

Sr. D. Narciso Correal.

Distinguido amigo: Contestando su atenta carta en la que me pide algún objeto personal que figure en el museo de recuerdos de la Academia Gallega, sólo puedo remitir a usted este retrato hecho en el Vizcaya, en La Habana, y el escapulario que llevé puesto el 3 de Julio de 1898 al ser herido, y que con el honor y la vida salvé aquel día. Tengo dos nietos marinos de guerra entusiastas por su carrera y que aprenden de mí el amor a la patria. Queda de usted afectuosamente amigo y paisano.

Antonio Eulate…”

Fuentes:

Fotografías obtenidas a través del buscador de imágenes de Google, en Internet.
(0). “1898. Intervencionismo militar de los EEUU sobre Puerto Rico y Cuba”, de Raúl Martín Berrio. Universidad Complutense.
(1). “Blog Callejero”, “Almirante Eulate: Un héroe de la guerra de Cuba”, en Internet.
(2). “Héroes españoles”, en Internet.
(3). “Enciclopedia de la Nación Española”, categoría “Biografías de marinos”, en Internet.
(4). “Enciclopedia de Puerto Rico”, “Lengua y literatura”, en internet.
(5). “La Gaceta de Madrid”, núm. 262, pág. 665, de 19 de septiembre de 1913.
(6). “La Gaceta de Madrid”, núm. 78, pág. 726, de 19 de marzo de 1913.
(7). “LaGaceta de Madrid”, núm 160, pág. 769, de viernes 9 de junio de 1911.
(8). ”La Gaceta de Madrid”, núm.327, pág.377, Madrid, martes 23 de noviembre de 1909.
(9). “La Gaceta de Madrid”, núm. 344 pág. 918, Madrid, martes 10 de diciembre de 1903.
(10). “La Gaceta de Madrid”, núm.230, pág. Pág.1.969, Tomo III. Madrid, martes 18 de agosto de 1903.
(11). “La Gaceta de Madrid”, núm. 57,p pág. 414, Madrid 26 de febrero de 1.910.
(12). “La Gaceta de Madrid, núm. 212, pág. 437, Madrid, domingo 31 de julio de 1910.
(13). “La Gaceta de Madrid”, núm. 234, pág. 2.021, Tomo III, Madrid, 22 de agosto de 1903.
(14). “La Gaceta de Madrid”, núm.365, pág. 1.138, Madrid, 31 de diciembre de 1903.
(15). “La Gaceta de Madrid”, núm. Núm.77, pág.1.076, Madrid a 18 de marzo de 1906.
(16). “La Gaceta de Madrid”, núm. 216, págs. 493 y 494, Madrid jueves 4 de agosto de 1910.
(17). “La Gaceta de Madrid núm.33, pág.302, Madrid a 2 de febrero de 1911.
(18). “La Gaceta de Madrid núm.78, pág. 796, Madrid a 19 de marzo de 1913.
(19). “ABC”, edición de la mañana, página 15, Madrid domingo 10 de marzo de 1940.
(20). “La Vanguardia”, Barcelona, págs.. 5 y 6 del jueves 25 de febrero de 1932, del artículo titulado “Recordando a Eulate” de B. Robert.
(21). “La Vanguardia”, Barcelona, pág.10, del domingo 21 de febrero de 1932, del artículo “Los que mueren, el vicealmirante Eulate”.
(22). Blog “Vida Marítima”, del trabajo publicado “Los cruceros acorazados de la clase “Vizcaya”, martes
5 de febrero de 2008, en Internet.
(23). Búsqueda de “Yara” en Vikipedia, enciclopedia libre en Internet.
(24). “LaVanguardia”, Barcelona, pág. 2, domingo 21 de febrero de 1932.
(25). “La Vanguardia”, Barcelona, pág. 19, miércoles 24 de febrero de 1932.
(26). “La Correspondencia Militar” ,núm. 6.093, pág. 2, Madrid, 28 de enero de 1898,
(27). “La Correspondencia Militar” núm. 9.169, pág.2, Madrid, jueves 16 de enero de 1908.
(28). “La Marina ante el 98. Antcedentes de un conflicto”, Instituto de Historia y cultura naval. V Jornadas de Historia Marítima. Ciclo de conferencias, abril de 1990. Cuadernos monográficos del Instituto de Historia y cultura naval nº 8, Madrid 1990.
(29). “Boletines de la Academia Gallega, núms,184 del año 1926 y 243, de 1932.
(30). Búsqueda de Juan Prim i Prats, en “Vikipedia”, enciclopedia libre en Internet.
(31). “ABC”, Edición de la mañana, pág. 9, Madrid, sábado 10 de noviembre de 1923.

¡Un cordial saludo!

Hannes Hunger.

_________________
Imagen
Comandante del acorazado: Pelayo R. O. del 28 de febrero de 2011


20 Nov 2015 10:55
Perfil Email
Almirante General
Almirante General
Avatar de Usuario

Registrado: 02 Dic 2007 14:18
Mensajes: 5108
Ubicación: Gerona. Cataluña. ESPAÑA
Nuevo mensaje Re: Antonio Eulate y Fery
¡Bravo hannes hunger!. Un magnífico trabajo. Sí señor, un trabajo de altura. No se merece menos D. Antonio Eulate, no se merece menos el viejo Vizcaya.

Un saludo.

_________________
ImagenImagen
Comandante escuadra Apostadero de Filipinas. Insignia en el crucero Reina Cristina R. O. del 20 de abril de 2011

¡Yo no di más que un brazo a la Patria, si lo volviese a necesitar no le negaría vuestras vidas!. Cabo de cañón del Crucero Acorazado Vizcaya, Damián Niebla, a sus hijos, poco antes de morir.

Tu Regere Imperio Fluctus Hispane Memento


20 Nov 2015 10:57
Perfil Email
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Responder al tema   [ 13 mensajes ] 

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Saltar a:  
cron
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group.
Designed by STSoftware for PTF.
Licencia de Creative Commons
foro.todoavante.es by Todoavante is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 3.0 Unported License.
Based on a work at foro.todoavante.es.
Permissions beyond the scope of this license may be available at creativecommons.org.

Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com