Fecha actual 17 Oct 2018 05:19




Responder al tema  [ 45 mensajes ]  Ir a página 1, 2  Siguiente
 La primera mujer que sirvió en los Batallones de Marina 
Autor Mensaje
Capitán de Navío
Capitán de Navío
Avatar de Usuario

Registrado: 15 Nov 2006 19:41
Mensajes: 157
Nuevo mensaje La primera mujer que sirvió en los Batallones de Marina
Ana María de Soto

Ana María de Soto, militar español, nacida en Aguilar, Córdoba, fue la primera mujer que sirvió en los Batallones de Marina (Infantería de Marina).

Con 16 años, el 26 de junio de 1793, haciéndose pasar por varón, con el nombre de Antonio María de Soto, se alista en los Batallones de Marina.

Embarca en la fragata Mercedes el 4 de enero de 1794.

Durante su vida militar, sirviendo como soldado en la sexta compañía del 11 batallón de marina, participa en el ataque a Bañuls , en Cataluña y en la defensa y abandono de Rosas, así como en la Batalla del Cabo de San Vicente y en las lanchas cañoneras de la defensa de Cádiz.

Desembarca de la fragata Matilde el 7 de julio de 1798, y se le concede la licencia absoluta el 1 de agosto de 1798 al descubrirse que es mujer.

En atención a la heroicidad demostrada y a su acrisolada conducta S.M. El Rey la concede, el 24 de julio de 1798 sueldo y grado de sargento, para que pueda atender a sus padres. El sueldo era de dos reales de vellón diarios, y se le autoriza a emplear los colores de los batallones de marina y los divisas de sargento de los mismos en sus ropas de mujer.


06 May 2007 13:18
Perfil
Teniente Coronel R. C. I. M.
Teniente Coronel R. C. I. M.
Avatar de Usuario

Registrado: 14 Mar 2007 00:58
Mensajes: 435
Ubicación: Isla de León
Nuevo mensaje Ana María de Soto
'
Verdaderamente fue un hecho increible que no fuera descubierta durante tanto tiempo, ya que las necesidades fisiológicas del personal a bordo se hacián practicamente a la vista de todos.

Su condición de mujer fue descubierta a causa de un reconocimiento médico debido a unas fiebres que padecía, a saber cuanto tiempo hubiera durado su odisea si no hubiese existido este contratiempo.


09 May 2007 19:05
Perfil Email
Aspirante 2º
Aspirante 2º

Registrado: 18 Abr 2007 14:32
Mensajes: 145
Ubicación: Pontevedra, aunque vizcaíno de nacimiento y corazón
Nuevo mensaje 
La verdad que debió ser francamente dificil pasar tanto tiempo sin que se descubriera.

Al menos, es una alegría que se reconociera su valor y su contribución.

_________________
Imagen 24/X/2008
Alférez de fragata, a bordo del crucero: Vizcaya R. O. del 17 de enero de 2008.
Honor, Valor, Disciplina, Lealtad


25 Jun 2007 19:33
Perfil WWW
Capitán de Navío
Capitán de Navío
Avatar de Usuario

Registrado: 18 Feb 2007 22:07
Mensajes: 471
Nuevo mensaje 
Es cierto,aunque yo creo que habrá otras mujeres que no se les ha reconocido y que tampoco lo sabemos si han echo mella en la historia o no.

_________________
ImagenEstado Mayor.
Comandante de la nao: Santa María R. O. del 30 de julio de 2007.


25 Jun 2007 21:48
Perfil WWW
Almirante General Médico
Almirante General Médico
Avatar de Usuario

Registrado: 07 Ago 2006 14:16
Mensajes: 7952
Nuevo mensaje 
Bueno, el hecho de que no se la reconociese durante tanto tiempo ya nos dice mucho....


Imaginadla faenando empleando la fuerza y el vozarrón entre sus teóricamente iguales.
Si no se la reconocía es porque no desentonaba.
Y si no desentonaba, no era por fingimiento, sino por naturaleza.

Probablemente, muy probablemente el caso se debía a una mujer biológica, pero psicológicamente varón. A un caso de inversión sexual. Incluso con virilización.
Por lo que su real aspecto, su voz, maneras y conducta, era mas de hombre, y se debería sentir realmente hombre.

Solo un examen minucioso, (efectuado probablemente en condiciones de obnubilación del personaje) podían dar la clave. Pero salvo ese pequeño detalle, y a todos los demás efectos, tal personaje histórico era un varón.

_________________
ImagenImagen
Secretario General del Foro.
Capitán de la Nao: Victoria por R.O. del 26 de octubre de 2007.
Primus Circumdedisteti me


"Me faltó valor para rendirme y decidí que se continuara la defensa"


25 Jun 2007 22:16
Perfil
Capitán de Navío
Capitán de Navío
Avatar de Usuario

Registrado: 18 Feb 2007 22:07
Mensajes: 471
Nuevo mensaje 
Sí te doy la razón espaldar, pues a veces la naturaleza juega malas pasadas con los sexos.

_________________
ImagenEstado Mayor.
Comandante de la nao: Santa María R. O. del 30 de julio de 2007.


26 Jun 2007 14:08
Perfil WWW
Grumete
Grumete
Nuevo mensaje 
Precisamente la descubrieron porque había enfermado. No estoy seguro de si tenía esa naturaleza que decís, el hecho es que la descubrieron al quitarle la camisa y quitarle las vendas que le oprimían el pecho. O al menos eso leí hace ya algún tiempo sobre ese personaje. El que sí tenía esas características era la Monja Alférez.


26 Jun 2007 19:43
Capitán de Navío
Capitán de Navío
Avatar de Usuario

Registrado: 18 Feb 2007 22:07
Mensajes: 471
Nuevo mensaje 
Recuerdo haber visto una pelicula sobre esto, aunque yo creo que era una mujer que estaba harta del dominio del hombre , no la describo como un hombre con cuerpo de mujer sino que quiero creer en una mujer luchadora como las que consiguieron el voto

_________________
ImagenEstado Mayor.
Comandante de la nao: Santa María R. O. del 30 de julio de 2007.


26 Jun 2007 22:00
Perfil WWW
Grumete
Grumete
Nuevo mensaje 
Estás en lo cierto ladyhalcón. El caso de esta mujer no fue el único en nuestra Real Armada y antes que ella hubo otros casos de mujeres valerosas (y desconocidas) que en estos momentos estoy investigando.

El libro de Rudolf Dekker y Lotte van de Pol, titulado "La doncella que quiso ser marinero", Siglo XXI (2006), relata muy bien varios casos de mujeres que por diferentes motivos llevaron vida de hombre (no incluye ningún caso español por desconocimiento). A partir de los registros de tribunales de justicia de media Europa entre los años 1550 y 1839. Describen 119 casos reales y señalan que la mayoría de las mujeres que se travistieron venían de las clases bajas de la sociedad y de casas destruidas, o por causa de muerte o riñas familiares. En muchas de las fuentes consultadas se pone de manifiesto que el travestismo femenino lo debemos entender como un medio para acceder al derecho de elegir una forma de vida negada para las mujeres.

La forma de vestir, de vivir, las actitudes, el cambio de nombre, la vida cotidiana, la profesión... simbolizan el rompimiento con su pasado femenino y su negación a aceptar el orden masculino establecido. En este sentido, la mujer travestida se transformaba en hombre, y así prestaba servicio como tal, con el objetivo de escapar a su destino social y quizás también biológico: el matrimonio, la maternidad, el enclaustramiento cotidiano..., como tradicionalmente se esperaba de cualquier mujer de su época. Fray Antonio de Arbiol y Díez en su "Familia regulada" insistía en el deber de obediencia femenina y de la mujer casada: "calladas, sufridas y pacientes" (ARBIOL y DÍEZ, 1715: p. 511).

Es casi obvio anotar que el travestismo es un fenómeno anormal que incomoda a la sociedad y la interpela desde sus márgenes y por ello comete delito "el que turba la tranquilidad pública, el que no obedece las leyes, esto es, las condiciones en que los hombres se soportan, debe ser excluido y desterrado de la sociedad", tal y como lo recoge el Marqués de Beccaria en su obra clásica "De los delitos y las penas" de 1764. Beccaria solo admite la disuasión para aquellos individuos que libremente acepten su adhesión a la ley o a los principios morales y la prevención más que el castigo como finalidad de la pena. En este sentido, el travestido es inscrito en el mundo del delito, construido como un estado que amenaza la cohesión y el orden mismo de la sociedad.

Y sobre el cambio de nombre por uno varón, debemos tener en cuenta que como elementos necesarios del nombre Pliner menciona al prenombre y al apellido y como accesorios o circunstanciales al sobrenombre, apodo, "alias", títulos de nobleza, nombre de religión y seudónimo. El seudónimo posee una función similar al nombre que es la de identificar a estas mujeres como sujetos en la sociedad. Pliner expresa que el seudónimo no es siempre una forma de ocultar la personalidad, sino más bien de escindirla (PLINER, 1989: 47-49).

Por todas estas razones ocultaban su aspecto, para no ser descubiertas y salir de la pobreza.

Bibliografía

ARBIOL y DÍEZ, A. de (1715): La familia regulada con doctrina de la Sagrada Escpitura y Santos Padres de la Iglesia Católica, para todos los que regularmente componen una Casa Seglar, a fin de que cada uno en su estado y en su grado sirva a Dios Nuestro Señor con toda perfección, y salve su Alma. 597 págs. Herederos de Manuel Román. Zaragoza.

DEKKER, R. M. & VAN DE POL, L. 2006. La doncella quiso ser marinero: travestismo femenino en Europa (siglos XVII-XVIII). 186 págs. Siglo XXI de España Editores. Madrid. ISBN: 84-323-1246-0 / 14 €

BECCARIA, Cesare, 1764. De los delitos y las penas, traducción al castellano de José Antonio de las Casas, edición moderna con introducción, apéndice y notas de Juan Antonio Deval, ed. Alianza, Madrid, 1986 (1997), págs. 71 y ss.

PLINER, Adolfo, 1989. El nombre de las personas, Bs. As., Astrea, 47-49.


17 Sep 2007 22:16
Grumete
Grumete
Nuevo mensaje 
Se me olvidaba comentar como una curiosidad no resuelta por los propios investigadores holandeses DEKKER Y VAN DE POL (Opus cit.), ya que no lo menciona o explica ninguna de las mujeres estudiadas, cómo ocultaron el hecho biológico de la menstruación. En esa época no había compresas y la ropa de los marineros y soldados era francamente escasa.

Se admiten sugerencias por parte de nuestras féminas de a bordo. Perdón por la indiscrección y por supuesto no quisira faltarle a ningún superior. Un saludo y presto en mi puesto.


17 Sep 2007 22:31
Almirante General Médico
Almirante General Médico
Avatar de Usuario

Registrado: 07 Ago 2006 14:16
Mensajes: 7952
Nuevo mensaje 
Carlos González Luque escribió:
Se me olvidaba comentar como una curiosidad no resuelta por los propios investigadores holandeses DEKKER Y VAN DE POL (Opus cit.), ya que no lo menciona o explica ninguna de las mujeres estudiadas, cómo ocultaron el hecho biológico de la menstruación. En esa época no había compresas y la ropa de los marineros y soldados era francamente escasa.

Se admiten sugerencias por parte de nuestras féminas de abordo. Perdón por la indiscrección y por supuesto no quisira faltarle a ningún superior. Un saludo y presto en mi puesto.



Me parece que has dado en el clavo con una pregunta, cuyas posibles respuestas nos van a aclarar unas cuantas cuestiones.

Redefiniendo la situación, en medio de un sollado de marinería, en un barco con un exceso de personas por metro cúbico de habitabilidad, siendo pues inherente al medio una total ausencia de intimidad, siendo corriente acudir al beque a efectuar excretas prácticamente a vista de cualquiera, ¿cómo se puede disimular unas formas exteriores, una voz aguda, la uretra corta y la presencia periódica de la menstruación?

_________________
ImagenImagen
Secretario General del Foro.
Capitán de la Nao: Victoria por R.O. del 26 de octubre de 2007.
Primus Circumdedisteti me


"Me faltó valor para rendirme y decidí que se continuara la defensa"


19 Sep 2007 15:57
Perfil
Grumete
Grumete
Nuevo mensaje 
Citando a los mismos investigadores holandeses, el aspecto físico de estas mujeres pasaba desapercibido al vestir como hombres y aparentar su constitución bajo la ropa: se ponían miembros viriles postizos (en ocasiones de hueso o madera) mediante un correaje, los pechos eran disimulados con simples mortajas o dándose un ungüento especial que hacía secar los senos si eran grandes (según la edad), tomaban algún tipo de planta (hormonas naturales) que hacía crecer algo el vello facial, etc. Si añadimos el ejercicio físico y rudo de los trabajos cotidianos a bordo, a la vez que imitaban las constumbres de los hombres... tenemos una mujer de aspecto fuerte y varonil (travestida).

Además, hay que tener en cuenta la edad de estas mujeres, muy jóvenes, entre 15 y 25 años. Todos sabemos que era frecuente incluir niños y jóvenes entre la marinería, especialmente por sus manos delicadas para ciertos trabajos a bordo (también faltaban marineros varones). Mismamente los cadetes y aspirantes a oficiales eran muy jóvenes. Y una mujer travestida, incluso teniendo 25 años, para aquella época, aparentaba tener menor edad que un hombre. Cuestión de piel y cutis. ¡Y no hablamos de mujeres tipo MARYLYN MONROE!.

Siempre iban por parejas y los casos de mujeres solas son raros. Con esto quiero decir que eran compañeras para todo y compartían cama o litera, ropa, comida, etc. Así nadie sospechaba pues era la norma a bordo el compartir las cosas y tener al lado un compañero.

Pero la cuestión biológica de la mestruación es otro tema. Hasta ahora nadie sabe como fue posible disimularlo a bordo. No se conoce ningún caso en que fueran descubiertas o denunciadas, a no ser que fueran heridas en batalla que entonces el médico podía descubrirla. Aunque tampoco fue la regla. Se conocen casos de mujeres heridas en batalla y curadas por el médico que no las denunció, a petición de ellas y sin favores a cambio. También era común cuando se licenciaban el volver a enrolarse otra vez, pues como está dicho, era una manera de obtener su libertad y quizás ganarse, por lo servicios prestados, una pensión digna.


19 Sep 2007 20:34
Vicealmirante Especialista
Vicealmirante Especialista
Avatar de Usuario

Registrado: 15 Sep 2007 21:10
Mensajes: 1721
Ubicación: Málaga
Nuevo mensaje 
Podria ser que esas mujeres sufrieran la retirada de la menstruación debido al ejercicio diario y a los duros trabajos que realizaban, junto a una no muy buena alimentación. Hoy día algunas mujereres deportistas de elite, con duros entrenamientos diarios dejan de mestruar. Seria un motivo posible.


19 Sep 2007 23:06
Perfil
Almirante General Médico
Almirante General Médico
Avatar de Usuario

Registrado: 07 Ago 2006 14:16
Mensajes: 7952
Nuevo mensaje 
Vayamos por secuencias:

El aspecto físico de una mujer pasa desapercibido en el sentido de parecerse a un hombre, solamente en el caso de que se parezca a un hombre. Intentad meter una modelo del pintor rubens en una casaca marinera....

Debe coincidir un morfotipo varonil, cuestión que ya nos va dando un perfil y una pista.

Sobre ungüentos atrofiantes y hierbas crecepelo, pienso que sólo existen en la imaginación de esos autores, pero no en la naturaleza ni en la farmacopea de esos siglos (ni aún de estos; sigue sin haber crecepelos exitosos, ni eso que llaman anticelulíticos milagrosos, aunque venderse si que se vendan)

Por lo que ya tenenmos más pistas. Esas mujeres emboscadas, poseían ausencia de senos y sufrian de hirsutismo. Pero fijaos bien que estas son dos características que coinciden con casos de virilización patológica, es decir, con enfermedades que producen virilización.

Los camuflajes de cartón piedra solo sirven de noche y de lejos, pero me parecen dudosos en el seno de un barco.

Por otra parte Kalea apunta un buen dato, con buena perspicacia de razonamiento.

La ausencia de manifestación de sangre es probablemente debida a la falta de esta, pues nada hay más escandaloso que la hemoglobina, incluso en muy pequeñas cantidades.

Y la menstruación podía faltar en tres circunstancias...
Una.- edad “joven” de la mujer. No tengo datos de la aparición de la menarquia en Europa en esos años, pero por factores nutricionales y ambientales, esta se podía retrasar probablemente hasta los 19 años en algunas mujeres, particularmente en latitudes norteñas (por la cuestión de la insolación que regula dicho proceso)

Dos.- Si falta determinada proporción de grasa corporal, la menstruación cesa de forma natural. En situaciones de carencia alimenticia extrema, (como en campos de concentración o hambrunas, o las dietas agresivas modernas de gimnastas o ciertas modelos delgadas) la naturaleza parece tan sabia que suprime la posibilidad de un descendiente inviable. Dadas las carencias alimentarias de aquellas épocas, es muy posible que la ausencia de menstruación no fuese ni mucho menos un hecho excepcional.

Tres.- En caso de enfermedades virilizantes la menstruación puede desaparecer. Hay una extensa gama de estas, desde trastornos genéticos a hormonales.


Hay que tomar en cuarentena la frase dicha a mi juicio un poco alegremente de que la mujer quisiera huir de una sociedad tiránica ¡enrolándose como marinero! Sería como ir de Guatemala a Guatepeor...

Pero para alguien que se siente varón, pasar por tal, incluso bajo penas de azotes y plagas de parásitos, si que puede ser una mejoría.....

_________________
ImagenImagen
Secretario General del Foro.
Capitán de la Nao: Victoria por R.O. del 26 de octubre de 2007.
Primus Circumdedisteti me


"Me faltó valor para rendirme y decidí que se continuara la defensa"


19 Sep 2007 23:56
Perfil
Grumete
Grumete
Nuevo mensaje 
Los motivos que llevaron a estas mujeres a travestirse son muchos y variados, por lo que deberíamos analizarlos uno a uno y por separado. No podemos generalizar y explicar los motivos del travestismo femenino, como dices Espaldar, por causas psicopatológicas. Estoy contigo que las hubo, sin lugar a dudas, pero no es la regla (119 testimonios son muchos casos).

En concreto, las mujeres (con 15, 20 años) que decidían tomar la vida marinera y militar no eran en absoluto el tipo de mujeres que empleaba como modelo el pintor Rubens, tal y como señalas Espaldar. En los casos estudiados por los investigadores holandeses se publican algunos dibujos y retratos de la época, y no eran muy agraciadas que digamos. Además, las mujeres travestidas, concretamente las que elegían la profesión de marinero (hay que tener en cuenta que iban como grumetes y no sabían nada de la mar... ¡No tenían formación!..., y muchas veces ni siquiera sabían leer ni escribir), venían de las clases bajas de la sociedad y de casas destruidas, o por causa de destierro, muerte o riñas familiares (ejemplo de una esposa -si faltaba el marido-, o una hija -si faltaba la figura paterna-). Por tanto, repito, no hablamos de mujeres tipo ¡MARYLYN MONROE! o ¡MODELOS DEL PINTOR RUBENS!. Resultaría obvio nada más verlas... serían mujeres disfrazadas y no travestidas. Son dos conceptos distintos y no hay que confundirlos (no eran tontas y sabían perfectamente lo que hacían y dónde se metían).

Perdona Espaldar, pero algunas de estas mujeres no querían "sentirse varón" como dices, sino disfrutar de los privilegios del varón, que es muy distinto. ¡No lo digo yo!. Lo confiesan ellas en los tribunales de justicia de media Europa (119 testimonios son muchos casos).

Para entender a estas (o algunas de estas) mujeres travestidas hay que conocer en profundidad cómo era la sociedad represiva del siglo XVIII. Las leyes civiles y eclesiásticas no permitían a las mujeres (sobre todo en la sociedad católica, apostólica y romana... y con la Inquisición detrás: no veía con buenos ojos el travestismo, sobre todo el masculino) ejercer una profesión, entre otras muchas cosas.

Una mujer desahuciada, como muchos de los casos estudiados por los investigadores holandeses (y que yo corroboro con los casos que estoy estudiando), solo tenían un camino para sobrevivir en aquella época: la prostitución o el recurso del robo. Así lo recoge Cesare Bonesana, marqués de Beccaria (1738-1794) en su obra clásica de 1764, cuando intenta explicarnos que distingue, a su vez, a la mujer del hombre delincuente al señalar que "la forma natural de regresión en la mujer es la prostitución, no el crimen. La prostitución sería un fenómeno atávico específico de la mujer, sucedáneo y sustitutivo de la criminalidad". Los estigmas desfigurativos del delincuente nato se encontrarían con mayor facilidad en las prostitutas que en el resto de la población femenina. Por ello la mujer delinque menos, concluye.

¡Menudo plan! ¿no?. En fin, las opciones no eran muchas. Y por supuesto Espaldar estas mujeres eran conscientes que iban de "Guatemala" a "Guatepeor". Pero creo yo que morir en batalla sería más digno que morir de hambre, de sífilis o en la cárcel. ¡Claro que era arriesgado!. Pero podían elegir y algunas lograron su premio a tanto valor y vivir con algunos de los privilegios del varón (tener un sueldo, por ejemplo), a la vez que sentirse p-e-r-s-o-n-a (que no era poco), como fue el caso de Ana María de Soto (otros 119 testimonios lo corroboran).

Y si hay que tomar en cuarentena alguna frase, ninguna tan desafortunada como la que dices Espaldar: "pasar... incluso bajo penas de azotes". Sería indigno para un caballero y oficial atreverse azotar a una mujer. Además, mira tu por donde no existe ningún caso en la bibliografía que mencione tal suceso y si al contrario. Hubo cortesía y respeto ante todo cuando eran descubiertas a bordo. Después eran desembarcadas, como era norma, en alguno de los puertos conocidos y cobrando su paga íntegra por los servicios prestados.

Sobre los objetos fálicos al uso, para no ser detectadas y mejorar el "disfraz de hombre" (un modo ingenioso pues podían orinar de pie), están publicados por los mencionados autores y ocupan las vitrinas de algunos museos europeos.

Espaldar, puedes decir todo lo que quiereas sobre "los camuflajes de cartón piedra solo sirven de noche y de lejos... me parecen dudosos en el seno de un barco", pero el hecho es que había mujeres a bordo, se licenciaban con honores después de un tiempo (bastantes años sin ser descubiertas) y ascendían de puesto (grumete, marinero, gaviero mayor...). Hay una extensa bibliografía al respecto como el caso que estudio: una mujer que estuvo al menos 10 años en activo dentro de la Real Armada de Felipe V. Fue descubierta en dos ocasiones; herida otras tantas (los médicos no denunciaron el caso; es un dato importante); participó en batallas muy trascendentales para la época... Todos estos datos y muchos más existen en los cientos, miles de legajos del Archivo General de Simancas (Valladolid) que por supuesto hay que mirarse para poder hablar.

Agradezco las explicaciones dadas sobre la mala alimentación y sus efectos fisiológicos en la mujer (imagino que sería frecuente los casos de anemia ferropénica). Parece lógico pensarlo, ya que las guerras habían disparado los precios y el hambre y las enfermedades se extendían entre la población. Trataré estos temas con algunos colegas médicos. Gracias.


20 Sep 2007 02:44
Almirante General Médico
Almirante General Médico
Avatar de Usuario

Registrado: 07 Ago 2006 14:16
Mensajes: 7952
Nuevo mensaje 
Has logrado picar mi curiosidad en el libro que citas, e intentaré conseguirlo.

Supongo que en el estudio habría que distinguir entre los hechos y las interpretaciones. Las interpretaciones de aquellos tiempos y las modernas, por otra parte, interpretaciones que siempre adolecen de la carga costumbrista de los tiempos, y que no se libran en absoluto los autores modernos, que en general pecan de aplicar criterios estereotipados de un mundo masculino opresor contra un mundo femenino oprimido, como un absoluto.

Probablemente, en el devenir de la historia, hasta bien entrada la revolución industrial, el número de ciudadanos “oprimidos” por mil y distintas causas, eran la norma de la sociedad y lo contrario la excepción, y muy probablemente estaba más “oprimido” un zapatero que la mujer de un coronel. No era una mera asociación de sexo, como corrientemente razonan hoy en día muchos a mi modo de ver de una forma particularmente simplista cuando no intencionadamente tendenciosa. Creo sinceramente que todos estos estereotipos deben someterse a revisión.

El siglo XVIII fue mucho más abierto y tolerante que otros muchos siglos, y particularmente que el XIX, sujeto más al falso puritanismo. En los barcos, hemos aprendido y ha sido objeto de más entradas, había mujeres, de una forma generalizada, admitida tácitamente (aunque aparentemente prohibida) y muchas veces abierta. En pleno combate de Aboukir, un cirujano inglés sudaba tinta en su enfermería ¡con los trastos de alumbrar, en medio de un parto! Los oficiales compartían cámara con señoras, y entre la dotación había buen número de mujeres. No es nuevo cuando nos adentramos un poco en la historia naval. Magallanes hubo de hacer un minucioso registro a bordo de sus naves antes de partir para echar a todas las mujeres, embarcadas, pese a la normativa en su contra.

Pero esas mujeres no renunciaban a su abierta condición y sexo. El caso que nos ocupa, el travestismo, es una especial connotación que marca una diferencia, una importante diferencia.

Al estudiar este aspecto, fascinante por supuesto, hemos de tener en consideración el hecho recientemente abordado de cómo se lograba esta ocultación, aspecto nada fácil en un ambiente como el marino, y otro las posibles motivaciones de todo tipo que conducían a ello. Considerar que únicamente era un escapismo de los papeles de sumisión típicos de la mujer me parece que peca de una excesiva simplicidad y conformismo de los autores actuales.

Hemos de aclarar que si una mujer ocultaba con éxito su condición femenina y pasaba como marinero, a todos los efectos era un marinero, pudiendo ser castigada y golpeada “por error” sin menoscabo a la caballerosidad imperante.

Pero una cuestión importante, es si todos esos casos de travestismo se daban en mujeres que se sentían mujeres, pero se ocultaban, o en mujeres que se consideraban a sí mismas hombres, y solo volvían a su femenina condición en caso de ser descubiertas. Lógicamente, debió de haber de ambos, pero tengo la impresión, por diversas razones, que mucho más de las segundas que de las primeras. Entre otras cosas, el aspecto de estas mujeres, viril, y otras muchas cuestiones analizadas, señala ya unas pistas dignas de ser recorridas.

A modo de anécdota, en la primera mitad del siglo XX un inglés asesinó y descuartizó a su esposa, fugándose a América en barco con su amante. Cuando llegó a puerto fue detenido al estar esperándole la policía, pero la clave de la detención es que había disfrazado a su amante de chico, y pese a no compartir camarote, todo el mundo a bordo se dio cuenta de que era un pasajero claramente travestido, por modales, andares, tono de voz y formas bajo una levita masculina, y como tal proceder les pareció sospechoso, telegrafiaron.

La moraleja es que no se trasviste quien quiere, sino quien puede, y ese poder o no poder, en esta cuestión, lo marca la naturaleza, no la voluntad.

Para que la naturaleza pueda ser trampeada, en este caso, tienen que aparecer circunstancias favorecedoras, circunstancias, que nos dan la clave de muchas otras cosas, si somos capaces de verlas....

Un saludo

PD La anemia ferropénica en aquellos tiempos se llamaba clorosis, y hacía estragos entre la población femenina

_________________
ImagenImagen
Secretario General del Foro.
Capitán de la Nao: Victoria por R.O. del 26 de octubre de 2007.
Primus Circumdedisteti me


"Me faltó valor para rendirme y decidí que se continuara la defensa"


20 Sep 2007 15:49
Perfil
Grumete
Grumete
Nuevo mensaje 
No puedo estar más de acuerdo. Pero para mi lo realmente importante del asunto del travestismo femenino (en el siglo XVIII se refieren al travestismo masculino como una desviación sexual, pero no era visto de la misma manera en el caso de la mujer) no es si lo hacían sintiéndose psicológicamente varones o mujeres. Lo importante es su firmeza ante la vida para sentirse PERSONA.

P.D.

El siglo XVIII fue muy represivo en el Reino de España (gracias a la iglesia -católica, apostólica y romana-) y solo a finales de este siglo la Inquisición estaba en franca decadencia. Una iglesia que necesita "encubrir su mediocridad e ineptitud, compensando así profundos sentimientos de inadecuación mediante la aniquilación de otras personas, culturas, religiones..., utilizadas en beneficio propio como chivos expiatorios. Si los muertos hablaran. Muchas PERSONAS (hombres, mujeres, travestis, locos, pobres, esquizofrénicos, brujas, herejes...) fueron utilizados en beneficio propio como "chivos expiatorios". Para quien no sepa de este interesante concepto, más vigente que nunca en nuestra sociedad, recomiendo entre otros muchos, el libro de César Vidal "Mentiras de la historia... de uso común", de la Editorial La Esfera de los Libros (2006); y también el libro de René Girard "El chivo expiatorio", Traducción de Joaquín Jordá, Ed. Anagrama, Barcelona (1986) y buscando una explicación más científica, el libro de Boris Cyrulnik "La maravilla del dolor. El sentido de la resiliencia", Ed. Granica, Barcelona (2001).

Bibliografía
Juan Carlos Galende Díaz: El Santo Oficio y los primeros Borbones (1700-1759). Hispania: Revista española de historia, ISSN 0018-2141, Vol. 48, Nº 169, 1988, pags. 553-598.
Juan Carlos Galende Díaz: El Santo Oficio durante la Guerra de Sucesión. Cuadernos de investigación histórica, ISSN 0210-6272, Nº 11, 1987, pags. 153-162.


20 Sep 2007 17:28
Almirante General Médico
Almirante General Médico
Avatar de Usuario

Registrado: 07 Ago 2006 14:16
Mensajes: 7952
Nuevo mensaje 
Interesante análisis.

En lo referente a los casos que analizamos, no cuenta para nada la posible represión del siglo XVIII español, pues los más del centenar de casos que señalabas, decían corresponder a países extranjeros, y más concretamente (y paradójicamente a tenor de tu perorata)de religión no católica.

En el siglo XVIII español hubo de todo, y también sus luces. En Occidente, lo que puede aplicarse a una religión, puede aplicarse en general a todas, pues el hombre occidental es en todas sus manifestaciones de cierta peculiaridad intransigente o inquisitorial. En muchas vertientes, no solo en la religiosa institución, muchas personas fueron utilizadas de muy diversas formas en beneficio de otros. Aunque quizá nos estamos saliendo del interesante tema que manteníamos y esto último, por lo demás muy obvio, entraría más en otros apartados.

Un saludo

_________________
ImagenImagen
Secretario General del Foro.
Capitán de la Nao: Victoria por R.O. del 26 de octubre de 2007.
Primus Circumdedisteti me


"Me faltó valor para rendirme y decidí que se continuara la defensa"


20 Sep 2007 21:22
Perfil
Grumete
Grumete
Nuevo mensaje 
Veamos un poco de historia que estamos un poco flojos. Todo está relacionado según leamos entre líneas y revisemos la documentación histórica publicada (depositada mayormente en el Archivo General de Simancas y otros muchos archivos) en las revistas y libros de historia de estudiosos y profesores de universidad. Sobre lo citados autores h-o-l-a-n-d-e-s-e-s cetran su estudio en paises de media Europa.... casualmente muchos de ellos formaban parte del reino de España (reinado de Felipe V). Eran llamados los Paises Bajos.

La guerra de Asiento contra los ingleses es de sobra conocida (los motivos fueron principal y muy resumidamente de tipo económico por los derechos de venta y libre distribución de mercancias y por el asiento de negros). Durante esa guerra y de otras de la época (Sucesión...) menciono sólo el apoyo a la Casa de Estuardo en dos momentos distintos del siglo XVIII: entre los años 1710-1714, y muy especialmente, entre los años 1745-1746 (con el príncipe Carlos Estuardo). Como todo el mundo sabe los Estuardo fueron reyes de Gran Bretaña (Inglaterra y Escocia) e Irlanda hasta 1714... y de religión CATÓLICA.

Durante todo el siglo XVIII las monarquías de España y Francia (de religión CATÓLICA) intentaron reinstaurar una y otra vez la Casa de Estuardo en Gran Bretaña e Irlanda, pero sin éxito (las pérdidas de vidas humanas, navíos de guerra y de dinero fueron descomunales para ambos países). La misión era destronar al rey intruso de religión PROTESTANTE (monarca alemán que por razones que no vienen al caso gobernaría Gran Bretaña: Jacobo II Estuardo fue cesado para ser reemplazado por Guillermo III de Orange; al fallecer sin decendencia directa le sucedió su pariente lejano Jorge I, instalándose así la Casa de Hannover).

Todos sabemos dónde están los Países Bajos y a quién pertenecían en esa época (hasta 1713). Y también dónde iban los dineros de América para no perder dichos territorios... y así seguir manteniéndolos a toda costa CATÓLICOS, mientras la población en España se moría de hambre y enfermedad (una época, en efecto, de muchas luces). El poder económico que adquirió la sociedad protestante en la Europa del Norte era abrumadora y se temía también el poder militar con Inglaterra a la cabeza (da igual el país o nación, Estado e Iglesia siempre han ido juntos de la mano).

Tantos años duró la guerra que en nuestro ejército hubo que contratar mercenarios... todos CATÓLICOS, principalmente de Irlanda (de hecho mucha de la nobleza irlandesa ocuparían puestos relevantes en la España de Felipe V, por los servicios prestados a la corona). Y nuestros amigos escoceses siempre dispuestos a ayudarnos ¿nunca formaron parte de nuestro ejército?... Pues no... por ser PROTESTANTES.

El príncipe Carlos Estuardo, conocido como el Joven Pretendiente, que intentó recuperar el trono británico para la familia Estuardo gracias al apoyo de Francia y España, finalmente perdió la última batalla en 1746 y tuvo que salir de Escocia travestido de mujer.


20 Sep 2007 23:08
Almirante General Médico
Almirante General Médico
Avatar de Usuario

Registrado: 07 Ago 2006 14:16
Mensajes: 7952
Nuevo mensaje 
Tenía entendido que Felipe V cedió en Utrech los Paises Bajos.

Pero creo que nos estamos saliendo del tema en cuestión, las mujeres marineras....


En tal sentido creo poder encontrar alguna referencia interesante a figuras equívocas de la historia.

Un saludo

_________________
ImagenImagen
Secretario General del Foro.
Capitán de la Nao: Victoria por R.O. del 26 de octubre de 2007.
Primus Circumdedisteti me


"Me faltó valor para rendirme y decidí que se continuara la defensa"


20 Sep 2007 23:36
Perfil
Grumete
Grumete
Nuevo mensaje 
Todo correcto... Felipe V cedió en Utrech los Paises Bajos el 13 de julio de 1713 (entre la Reina Ana de Inglaterra y el Rey Felipe V de España se ponía fin a la Guerra de Sucesión Española).


21 Sep 2007 00:11
Grumete
Grumete
Nuevo mensaje 
Tan solo quería contar que el principe Carlos Estuardo se trasvistió de mujer para salir de Escocia y durante toda la travesía de regreso a Francia


21 Sep 2007 00:19
Almirante General Médico
Almirante General Médico
Avatar de Usuario

Registrado: 07 Ago 2006 14:16
Mensajes: 7952
Nuevo mensaje 
¿De veras?
¿Y estaba buena??


Bueno, con sentido del humor hemos llegado a un caso contrario al que analizábamos. Si para Enrique IV París bien valía una misa, para Carlos Estuardo vivir valía unas sayas.

Y lo que no se permitía a un marino, se permitían las más altas cabezas....El honor era cosa, se conoce, solo y exclusivo para militares.


Pero hay un artículo interesante en un Historia y Vida referente a una curiosa figura, el Caballero de Eyleau, creo recordar. Si pudiera encontrar el artículo entre tantos tomos, su estudio podría aportar luz al tema que tratamos.

_________________
ImagenImagen
Secretario General del Foro.
Capitán de la Nao: Victoria por R.O. del 26 de octubre de 2007.
Primus Circumdedisteti me


"Me faltó valor para rendirme y decidí que se continuara la defensa"


21 Sep 2007 00:20
Perfil
Grumete
Grumete
Nuevo mensaje 
Pues según cuentan dió el pego y ante las mismas narices inglesas. No creas, el hombre se esmeró mucho.

Espero esas referencias.


21 Sep 2007 00:26
Almirante General Médico
Almirante General Médico
Avatar de Usuario

Registrado: 07 Ago 2006 14:16
Mensajes: 7952
Nuevo mensaje 
Carlos González Luque escribió:
No creas, el hombre se esmeró mucho.



Menos mal que la historia no solo nos aporta tragedias!!!

Me imagino al hombre “esmerándose mucho” en su empeño. Hasta podría en su esmero, haber llamado guapetones a los casacas rojas....


Cuando pare de reír sigo.....

_________________
ImagenImagen
Secretario General del Foro.
Capitán de la Nao: Victoria por R.O. del 26 de octubre de 2007.
Primus Circumdedisteti me


"Me faltó valor para rendirme y decidí que se continuara la defensa"


21 Sep 2007 00:35
Perfil
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Responder al tema   [ 45 mensajes ]  Ir a página 1, 2  Siguiente

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Saltar a:  
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group.
Designed by STSoftware for PTF.
Licencia de Creative Commons
foro.todoavante.es by Todoavante is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 3.0 Unported License.
Based on a work at foro.todoavante.es.
Permissions beyond the scope of this license may be available at creativecommons.org.

Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com