Fecha actual 17 Sep 2019 09:14




Responder al tema  [ 106 mensajes ]  Ir a página Anterior  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente
 Operaciones en el río grande de Mindanao, 1887. 
Autor Mensaje
Almirante General
Almirante General

Registrado: 02 Dic 2007 14:18
Mensajes: 5148
Ubicación: Gerona. Cataluña. ESPAÑA
Nuevo mensaje Re: Operaciones en el río grande de Mindanao, 1887.
Adjunto:
Cotta 14..jpg

Lintukan.- Vista de la cotta núm. 14 ardiendo.


Adjunto:
Cottas ardiendo..jpg

Lintukan. La artillería quemando y demoliendo las cottas.


No tiene los permisos requeridos para ver los archivos adjuntos a este mensaje.

_________________
Comandante escuadra Apostadero de Filipinas. Insignia en el crucero Reina Cristina R. O. del 20 de abril de 2011

¡Yo no di más que un brazo a la Patria, si lo volviese a necesitar no le negaría vuestras vidas!. Cabo de cañón del Crucero Acorazado Vizcaya, Damián Niebla, a sus hijos, poco antes de morir.

Tu Regere Imperio Fluctus Hispane Memento


14 Feb 2015 07:54
Perfil Email
Almirante General
Almirante General

Registrado: 02 Dic 2007 14:18
Mensajes: 5148
Ubicación: Gerona. Cataluña. ESPAÑA
Nuevo mensaje Re: Operaciones en el río grande de Mindanao, 1887.
Bosque Sagrado, 13 de Febrero, siete de la mañana.

A sí que terminé ayer de escribir en mi libro, comenzó á caer menuda lluvia. A las once de la noche me despertó un ruido como de constante siseo, me asome y distinguí con mucho trabajo una masa negra que se deslizaba por delante de los árboles y ponos de caña, ya aumentando, ya disminuyendo alternativamente..... pregunte á uno que pasaba por delante de mi alojamiento y dijome que eran 40 hombres de la fuerza del coronel San Feliú que, con un oficial, venian por raciones para la tropa, y traían tres horas largas de camino malo, cenagoso y quebrado que se prestaba por la oscuridad á emboscadas.
La columna, había pernoctado en la ranchería de Mandauit ó Ambidaya.
Nuestro campamento se hallaba en lóbregas tinieblas, mortecinas hogueras apenas se veían vislumbrar como fuegos fatuos, los chisporreos de la leña cuando se quemaba sonaban escandalosamente en el silencio de la noche, había un vagar de sombras, un hormigueo de bultos, la gente no se acostaba por estar el terreno completamente encharcado, muchos se entretenían, para quitarse la humedad, en alimentar los fuegos, que después de pacienzudos esfuerzos los mantenían luchando con la llovizna que no dejaba de caer.
Cuando los destellos del naciente día se marcaron en las cenicientas nubes, se levantaron y desliaron de las mantas los soldados y jefes: en seguida corrieron las órdenes para el movimiento de !a fuerza y con la prontitud militar los regimientos se fueron aglomerando y pasaron un puente de cañas tendido sobre el estero de Pagalungan que al pié del bosque Sagrado coge el camino que conduce á las casas de Uttu. ¿Qué íbamos á hacer? pronto lo supimos: se trataba de aprovechar la victoria obtenida ayer, persiguiendo activamente al enemigo y haciendo una raczia castigándoles en lo que ellos más aprecian que son sus propiedades y al mismo tiempo, llegar á la apartada residencia de Uttu, que con el núcleo de sus huestes, trata de sostener lo que ha dicho en todos tonos, que jamás los españoles pisarán aquellos lugares.
Sentados, y á la sombra del fantástico bosque Sagrado, nos encontramos esperando que pase la caballería, artillería é impedimenta para que unidos avancemos; al trazar en mi diario estos renglones contemplo los hermosos burís, plantados en correctas hileras paralelas, sin que discrepen un ápice. Ya del suelo arrancan los gruesos, formidables y robustos troncos con anchas, cortas y chatas hojas parecidas á sierras y enhiestos los añosos árboles llegan como derechas y perfectas columnas á considerable altura y abriendo sus descomunales ramas forman capiteles y luego bóvedas asemejando sus tramados y enredos, vistosos y artísticos arcos ojivales, con variados dibujos y adornos. ¡Qué belleza! ¡qué magnificencia! ¡qué grandiosidad! parece un templo esta muestra de la sabia y poética naturaleza.....
De este bosque, corren historias y relatos curiosos y prescripciones muy respetadas por los moros. Le titulan bosque Sagrado, porque solo á los panditas y á contados y determinados dattos es permitido visitarlo, y si los que no tienen semejante gracia ó preeminencia entran en él, como castigo de tan inaudito desacato, quedan para toda su vida esclavos, y si hubiesen osado tocar los árboles, les cortan las cabezas.
Los caballos acaban de pasar á nado el estero; en una balsa hecha de los maderos cogidos en las cottas, tratan los artilleros de trasladar las piezas de una orilla á otra, y gracias á las precauciones que se toman no se ha ido un cañón al fondo.
Veo que la gente se pone en movimiento, sin duda, el esperar á la artillería, impedimenta y bagajes nos quita un tiempo precioso y necesario para que la jornada sea acelerada; vamos á emprender la partida. El regimiento núm. 3 queda en las cottas de Lintukan para terminar la destrucción de ellas y custodiar las comunicaciones.
Las tropas van ordenadas de la manera siguiente: Vanguardia, una compañía del regimiento núm. 5, otra del 4 y los disciplinarios al mando del comandante Villa-Abrille; después el general en jefe, cuartel general, escuadrón de caballería, la compañía de desembarco del Aragón, el regimiento núm. 7 y el núm. 4.
Dejo de escribir pues la cabeza de la columna se ha internado por un estrecho sendero y pronto haremos nosotros lo mismo.

_________________
Comandante escuadra Apostadero de Filipinas. Insignia en el crucero Reina Cristina R. O. del 20 de abril de 2011

¡Yo no di más que un brazo a la Patria, si lo volviese a necesitar no le negaría vuestras vidas!. Cabo de cañón del Crucero Acorazado Vizcaya, Damián Niebla, a sus hijos, poco antes de morir.

Tu Regere Imperio Fluctus Hispane Memento


14 Feb 2015 07:57
Perfil Email
Almirante General
Almirante General

Registrado: 02 Dic 2007 14:18
Mensajes: 5148
Ubicación: Gerona. Cataluña. ESPAÑA
Nuevo mensaje Re: Operaciones en el río grande de Mindanao, 1887.
Adjunto:
Casa Uttu. Vanguardia..jpg

Camino de las casas de Uttu.- La vanguardia pasando un estero.


Casas de Uttu, al anochecer.

¡Qué día de gloria, de constancia, de emociones, de cansancio, de penalidades!! .... Me maravillo como no se ha apoderado de nosotros el desaliento y la desesperación.
Sentado en el tosco brocal de un sarcófago, rodeado de vegetación salvaje, con una luz dudosa, lleno de sentimiento, contemplando cuadros que conmueven al corazón más frío, transido de hambre, de sed, mojado, sin ver más que sangre y muerte, y oír quejidos postreros y delirios que enternecen, me hago el propósito de mal perfilar someramente los trabajos y vicisitudes que hemos pasado en la famosa jornada de hoy. No sé si podré cumplir tan penosa tarea ... hasta el mal afilado lápiz parece que se resiste á correr con facilidad por el terso papel en donde han de quedar estampadas palabras y frases que cada una de ellas me recordara un mundo de cosas tristes y conmovedoras.......
Dejamos el bosque Sagrado á las siete, siguiendo la vereda indicada por el guía Atek, teniendo por uno y otro lado alto carrizal: el día amenazaba lluvia, la temperatura era agradable, pues se sentía poco calor, el terreno está encharcado por los chaparrones de ayer y como el compacto cogon no permite que penetre el rayo del sol, se forma dentro una atmósfera de humedad pegajosa.... Al cuarto de hora llegamos á un pequeño espacio sin vegetación, teniendo á su derecha un estero no muy grande pero de orillas tan escurridizas que hicieron que los caballos se resistieran á pasarlo; á la gente de á pie le llegó el agua al muslo, todo era carrizal, solo un raquítico pono de caña, se levantaba cerca y más lejos se veían las copas de un corto número de cocoteros.
En la senda se notaban muchas huellas recientes. A pesar de no hacer calor lo sentíamos, por ir encajonados continuamente entre dos altas paredes de cañaveral, faltándonos aire para respirar. No tardó en presentársenos agradable sorpresa, desembocamos en una llanura vastísima, pero como toda era pantanosa seguimos costeando el carrizal.


No tiene los permisos requeridos para ver los archivos adjuntos a este mensaje.

_________________
Comandante escuadra Apostadero de Filipinas. Insignia en el crucero Reina Cristina R. O. del 20 de abril de 2011

¡Yo no di más que un brazo a la Patria, si lo volviese a necesitar no le negaría vuestras vidas!. Cabo de cañón del Crucero Acorazado Vizcaya, Damián Niebla, a sus hijos, poco antes de morir.

Tu Regere Imperio Fluctus Hispane Memento


14 Feb 2015 07:59
Perfil Email
Almirante General
Almirante General

Registrado: 02 Dic 2007 14:18
Mensajes: 5148
Ubicación: Gerona. Cataluña. ESPAÑA
Nuevo mensaje Re: Operaciones en el río grande de Mindanao, 1887.
Para aguardar á la retaguardia que en el paso del estero se demoró algo, hicimos alto en una plazoleta en la que había un bahay abandonado, y quemado por nuestra vanguardia: rodeábanle árboles frutales y muchos cocoteros, también ardía una enorme pira de palay enfrente de la casa. Esparcidos por el suelo se encontraban varios raros objetos, todos de poco valor, un trapiche tosco y primitivo, cacharros de barro, rodelas, monturas, etc. Al mirar por la inmensa planicie, divisamos en lontananza, un grupo de cinco hombres, que parecían moros; pero cuando estuvieron más cerca, resultaron ser el coronel San Feliú con cuatro voluntarios de Zamboanga el que acampado con su columna en Anduit, salió para recibir órdenes del general en jefe.
Se adelantaron los brigadieres Seriña y Latorre para comunicarse con él, pero fue imposible por separarnos de ellos extensa laguna, teniendo que entenderse á grandes voces.
Seguimos la marcha y no tardó el sendero en internarse por el carrizal, estrechándose y siendo cada vez más penoso. A los diez minutos volvimos á parar también para aguardar á la retaguardia que se retrasaba: en aquel sitio había tres casas, dos quemadas y la otra en buen estado. Recogido en cavanes, y regado por el suelo se hallaron grandes cantidades de palay; los caballos comieron de él en abundancia. Varias gallinas corrían asustadas y soliviantadas al ver tanta gente y algún perro ó gato salía escapado á nuestra llegada.
Se organizó de otra manera la columna y emprendimos la caminata, sin poder ir más que de uno y como la senda formaba continuas eses sólo veíamos al que llevábamos delante. Estábamos en el interior del campo enemigo, cruzábamos sitios completamente desconocidos y no transitados por los europeos, teníamos que atravesar lugares obligados, en los cuales los moros estarían escondidos en sus madrigueras; acechando que pasásemos para caer sobre nosotros, esto nos hacia ir con prevención y cautela, esperando de un momento á otro ser atacados.
Todo el terreno que pisábamos era barro, charcos y pequeños hoyos; pasamos un arroyuelo caudaloso, y á no mucha distancia otro con sus orillas verticales y resbaladizas y en el fondo un fango en el que nos metíamos hasta los muslos teniendo que hacer titánicos esfuerzos para salir, un individuo que se desvió del vado, tuvo que pedir auxilio, pues por instantes se iba enterrando, y costó bastante trabajo el sacarle de tan apurado trance. Después de cruzar un estero, á 500 metros encontramos unos grandes bahais y dentro armas, una coraza de bronce, lanzas, monturas y tres granadas de á 12 cm. sin reventar, cogidas acaso, de las que se dispararon en Lintukan; con toda precaución se tiraron en un albañal.
Por allí algo se alteraba la monotonía, puesto que había á la izquierda un balete, un bulucut, ponos de caña y tapados por el ramaje dos enormes casuchones, destartalados y sucios.
La jornada iba siendo larga, las cañas sueltas nos azotaban y arañaban la cara, los trajes se nos destrozaban, enganchándose en el carrizal; en los pies sentíamos el agua estancada dentro de las botas, las cuales tenían adherida una capa de barro, el agua de los bombones se había agotado; sentíamos sed y calor asfixiante.
Pasamos con mucho trabajo el estero de Kakal. El camino no variaba, marchábamos por bóveda de antipático cañaveral de tres á cuatro metros de alto, y según avanzábamos aumentaban los malos pasos y el lodo. Solo se veía un reducidísimo espacio de cielo, que tenía un color ceniciento y triste.
Un oficial de marina que dejó enterradas las botas en el fango, encontró un zapato y más adelante otro aunque de distinto dueño, se los puso, y cuando sus compañeros lo advirtieron, le tuvieron envidia al verse ellos remangados hasta el muslo, no llevaban más que restos de lo que fueron en mejores tiempos calcetines.
La vanguardia, en un lejano recodo de la senda, diviso, una patrulla de los secuaces de Uttu que desaparecieron como por encanto.
Todo lo que se encontraba á nuestro paso se prendía fuego, los bahais, el palay en grandes tambobos y muchos efectos que se hallaban escondidos entre el carrizal: notábanse recientes señales de la precipitada huida de los moros, como morisqueta recién hecha, pescado seco, tabaco y algunas cosas y objetos abandonados en mitad de la vereda, que como nuestra llegada les sorprendía, lo dejaban, escapándose ellos protegidos por la espesura.
Nuestra situación era cada vez más embarazosa, llevábamos seis horas de un camino constante, igual, por un callejón sin salida, no habiendo tomado bocado y esperando siempre una brusca acometida del enemigo.
No serían todavía las cuatro cuando pasamos el ancho estero de Lepak: en sus márgenes se levantan algún cocotero, baligabo ó algodonero y las orillas las cubre tupida enredadera de zarzas que hacen inaccesible la subida.
A la media llora nos encontramos en un sitio precioso que tenía todo el aspecto de una hacienda: á una gran casa rodeábala alto seto de vara-vara, y fuera, dos hileras de arrogantes y vistosos burís é infinidad de cocos, bongas y cocales adornaban y amenizaban aquella apartada vivienda. Aunque brevísima la parada, nos dió un poco de aliento, respiramos más a nuestras anchas, y descansaron algo nuestros doloridos cuerpos; contemplamos entre los claros de los árboles un pedazo de cielo que guardaba la tristeza y monotonía de los terrenos por donde hacíamos la jornada.
El camino tomaba marcada desviación del rumbo que generalmente llevaba y no era ya carrizal lo que teníamos por paredes, sino cocales, algodoneros, bulucut, baligabo y arbustos espinosos, el agua abundaba en pozas y hoyos, no faltando un barro de color claro sumamente escurridizo, algunas badinas, numerosos charcos y pequeñas lagunas cubiertas de hojarasca y musgo; las personas y los caballos se escurrían y caían á cada paso y más de un experto jinete estuvo expuesto á perder la vida.
Poco nos duró el ir por el intrincado bosque, pues apareció de nuevo el cañaveral.
Atravesamos tres veces el estero de Ganta: es estrecho, profundo y penosísimo de pasar, por ser el fondo de un cieno tan fácil de hundirse que además de tener que hacer desesperantes esfuerzos para moverse, tenían que ser éstos precipitados.

_________________
Comandante escuadra Apostadero de Filipinas. Insignia en el crucero Reina Cristina R. O. del 20 de abril de 2011

¡Yo no di más que un brazo a la Patria, si lo volviese a necesitar no le negaría vuestras vidas!. Cabo de cañón del Crucero Acorazado Vizcaya, Damián Niebla, a sus hijos, poco antes de morir.

Tu Regere Imperio Fluctus Hispane Memento


14 Feb 2015 08:01
Perfil Email
Almirante General
Almirante General

Registrado: 02 Dic 2007 14:18
Mensajes: 5148
Ubicación: Gerona. Cataluña. ESPAÑA
Nuevo mensaje Re: Operaciones en el río grande de Mindanao, 1887.
Adjunto:
Casa Uttu. Columna Seriña..jpg

Camino de las casas de Uttu.- Atravesando un estero la columna Seriña.


¡Qué jornada! La tarde iba á su fin, no se oía más que la fatigosa respiración de algunos soldados ó el canto diapasonado y triste del sábucut que escondido entre el cañaveral parecía que nos delataba..... ¡Cuántos pensamientos se me agolparon en la mente mientras marchábamos encajonados por la interminable senda! Un puñado de hombres nos hallábamos á miles de leguas de nuestra querida España, en un país desconocido, ingrato y salvaje, sin recursos, luchando con los rigores de un clima distinto al nuestro, y con la constante humedad, pisando y respirando agua en estagnación que despide efluvios fétidos y corrompidos, y para mayor abundamiento además de las once horas de penoso camino, sintiendo cansancio, hambre y abrasadora sed, esperábamos en las peores circunstancias las asechanzas de un enemigo traicionero, ingenioso y arrojado; tenían poderosas ventajas sobre nosotros, el fusil no se podía hacer uso de él, por las desorientadas vueltas y eses de la árida senda, pues los disparos hubieran servido para matarnos unos á otros produciendo la natural confusión y desorden, haciendo por este motivo imposible toda combinación ó plan estratégico y quedándonos solo la lucha cuerpo á cuerpo al arma blanca, en la que los moros no tienen nada que envidiar en su manejo, destreza y habilidad.
Se decía que no estábamos lejos de las tan deseadas casas de Uttu, varias sendas estrechas y misteriosas, abiertas y trilladas quizás por la planta mahometana, cruzaban la nuestra.
En una plazoleta en la que había un pequeño aduar hicimos un corto descanso, la gente se abalanzó á dos benéficos pozos y otros se subieron á los cocoteros y los despojaron en un abrir de ojos de los cocos; según vieron desde la copa de los árboles, teníamos á la derecha una deshabitada y reducida ranchería siendo lo demás tupido carrizal.
La marcha continuó apresurada. Interrumpía el silencio en que íbamos, el ruido que se causaba al meter los pies en un charco, los resbalones, el choque de las armas, el movimiento de las cartucheras ó bombones, el chasquido que producían las cañas de los bahais que la vanguardia quemaba y el triste y monótono canto del sábucut.
Dejamos á la derecha un casuchón en el que se encontró gran acopio de palay, muchos petates, una ajabeba, diversas tinas de barro etc. etc.


No tiene los permisos requeridos para ver los archivos adjuntos a este mensaje.

_________________
Comandante escuadra Apostadero de Filipinas. Insignia en el crucero Reina Cristina R. O. del 20 de abril de 2011

¡Yo no di más que un brazo a la Patria, si lo volviese a necesitar no le negaría vuestras vidas!. Cabo de cañón del Crucero Acorazado Vizcaya, Damián Niebla, a sus hijos, poco antes de morir.

Tu Regere Imperio Fluctus Hispane Memento


14 Feb 2015 08:03
Perfil Email
Almirante General
Almirante General

Registrado: 02 Dic 2007 14:18
Mensajes: 5148
Ubicación: Gerona. Cataluña. ESPAÑA
Nuevo mensaje Re: Operaciones en el río grande de Mindanao, 1887.
Según avanzábamos se veían más bahais y rastros de personas y animales, lo que demostraba que pasábamos por parajes más habitados, efectivamente, en un pequeño claro á la izquierda contemplamos después de terreno lleco una inmensa hacienda sembrada de caña-dulce, en la que había á la entrada dos tugurios abandonados y varios carabaos que nos olieron y miraron asombrados.
Tocando con la misma senda encontramos una casa metida entre frondas de inextricable ramaje y á cien metros, en reducida plazoleta rodeada por un lado de cocos y por el otro de tupido arbolado, vimos otra más grande. Pocos pasos andaríamos del último bahay cuando el general en jefe, dió orden de alto, pues la noche se acercaba y era conveniente preparar el sitio donde pernoctáramos con las precauciones y defensas que requería un sitio tan peligroso y desconocido.
Al sonar el toque de alto, casi simultáneamente oímos por la vanguardia tiros sueltos é incontinenti una descarga. El general en jefe y cuartel general se dirigieron á buen paso al sitio del fuego, siguióles la tropa aceleradamente; en tanto el tiroteo iba en aumento, los soldados para correr con más soltura y facilidad tiraban á los lados del sendero lo que les embarazaba, y llevaban el fusil en una mano y sujetaban la cartuchera con la otra. ¡Cuántos de aquellos que marchaban al fuego con entusiasmo bélico, después de una jornada de diez horas de penoso y encharcado camino, no volverían á ver á sus parientes ó amigos! Así que se reunieron las primeras fuerzas á la vanguardia arreció el tiroteo, ya no era solo de fusil sino de cañón y lantaca, muchas balas silbaban por encima del carrizal......
El estrecho sendero termina en pequeña explanada, rodeada casi por todas partes de cañaveral menos por una que después de profundo badén se levanta alta é intrincada valla de acacias y algodoneros, nuestra vanguardia paso el obstáculo y á los pocos metros de ir por un bosque poblado de árboles fructíferos, atravesando zanjas paralelas y profundas se encontró varios bahais que eran los de Uttu, donde estaba escondido y parapetado el enemigo que fué preciso desalojar á tiros; murieron en la refriega más de veinte moros que por las señales de recientes ligaduras parecían haber sido esclavos, los nuestros avanzaron por el selvático recinto descubriendo más de cuarenta casas, entre ellas la del mismo Uttu, que salía de lo vulgar, pues pasaba de treinta y cinco metros de larga, y estaba formada de arigues de una pieza, de grandes dimensiones, el piso distante algunos metros del terreno se componía de palma brava y faltaban muchas tablas de él. En la construcción de !as paredes había bastante molave, y en las ventanas, cornisas y zócalos, alicatados y alizares con arabescos y dibujos toscos, todos de madera. El interior se hallaba destartalado, sin más que dos secciones de celdas para las concubinas, y en el extremo un entarimado que levantaba poco del suelo en forma de grada y arriba colgado de la techumbre vistosos trapos que parecían restos de un dosel. ¡¡Esto era lo que
quedaba del trono del soberbio y poderoso Uttu!!
Dentro se vieron patadeones, kutiaris, telares, arcones con tallados e infinidad de objetos de poco valor.
No muy lejos estaba la mezquita, espaciosas jaulas para caballos y los bahais de los mandarines y esclavas, rodeados de plantaciones de cacao, café, muchos cocos, bongas, baligabo, algodoneros, lanzones, cadís, bulucut y otros varios árboles y arbustos todos frutales; el conjunto resultaba precioso, parecía un oasis, una casa de campo de un sibarita.
La vanguardia así que hubo pasado todas las casas, persiguiendo de cerca á los fugitivos que llevaban arrastrando sus muertos y heridos, fue recibida con vivísimo fuego de cañón y lantaca, hecho desde la orilla derecha del estero de Bacat, que mide por aquel sitio más de 60 metros de ancho, tiene gran profundidad y corriente impetuosa. Establecidos allí los moros en considerable número, como reserva de los defensores de las propiedades de Uttu, trataban de impedir la destrucción de estas.
La compañía de desembarco del crucero Aragón al oír el toque de ataque se dirigió á la carrera á tomar la artillería; al poco tiempo entraron todas las fuerzas en fuego, el tiroteo fue en aumento, formándose en el espacio bronco, horrísono sonido que retumbaba y ensordecía. Tramóse entonces reñido combate; las balas silbaban cruzando en distintos sentidos, y sembrando la muerte. Un marinero herido en una ingle, cayó á tierra, una bala de cañón se llevó la cabeza de, un soldado del regimiento núm. 5 y dos disciplinarios pasaron á mejor vida.
La colocación de las tropas, era la siguiente: La disciplinaria ocupaba un sitio que parecía haber sido un tiangue y á su derecha á cortísima distancia del estero y al lado de casuchas medio derruidas, la compañía de desembarco, la cual ha sido muy castigada por el enemigo, detrás en la misma vanguardia estaba el núm. 7 y no muy lejos el 4; este último no hizo más que pequeñas descargas, con el objeto de reservar municiones, para que no escaseasen si la acción se prolongaba.
El general en jefe con su cuartel general se colocó en el centro de la línea, desde donde abarcaba todas las fuerzas que entraban en fuego. El plomo mortífero se hacía sentir por todas partes, rompiendo, tronchando ramas, incrustándose en los troncos y haciendo besar el suelo á muchos soldados, los que eran inmediatamente curados por los médicos, en el sitio que caían. Una densa nube de humo envolvía la primera fila de los combatientes. Los moros acompañaban á sus disparos, gritos y aullidos prolongados é insultantes.
La caballería en la plazoleta á la entrada de las casas de Uttu guardaba la retaguardia de las tropas.
Nos pusimos en comunicación con la columna Varela, la que se halla acampada cerca del estero de Lepak, á pesar de los esfuerzos de los artilleros, no pudieron hacer la marcha más apresurada por lo que entorpece la artillería, bagajes é impedimenta.
Se prendió fuego á la casa de Uttu, mezquita, bahais de las concubinas, dependencias de sus mandarines y servidores; así que se vio que todo era pasto de las llamas se tocó retirada y con el mayor orden se fueron replegando las fuerzas. S. E. presenció el desfile de ellas en la plazoleta.
Viendo que había terminado la acción, me dirigí por la senda en busca de un sitio en que me pudiera sentar para escribir ligeramente en mi diario los percances de tan largo y luctuoso día; no llevaba andado veinte pasos cuando encontré varios heridos conducidos por sus compañeros al bahay más cercano, convertido en ambulancia.
El primero iba en una manta, cogida por dos soldados; una bala le había entrado por el ojo izquierdo, matándole en el acto; en la cara no se vislumbraba la menor señal de dolor; el otro ojo lo tenía tan abierto y parado que parecía miraba con interés y fijeza á cosa determinada.
Después marchaban haciendo pequeñas paradas, uno de la compañía de desembarco herido en la pierna derecha, montado en otro compañero y á estos les seguían algunos más de diferentes cuerpos, casi todos conducidos en camillas.
Cuando llegue al primer bahay, á la entrada del reducido claro de vegetación que le circunvala, descubrí algo escondido entre arbustos parecidos á la nipa, el sepulcro cuyo arcén me sirve de asiento. Al poco rato vinieron los heridos y los colocaron en el suelo para hacerles la cura; ¡¡qué cuadro tan conmovedor!! .... aquí un disciplinario boca abajo, atravesado de parte á parte por una bala, allí un herido en la cabeza, amodorrado; á su lado un marinero con un balazo en la ingle derecha, tiene cortada la arteria: á este pobre, se le ve morir por momentos, su cara languidece y pierde la expresión, y su faz toma una palidez cadavérica, en los ojos ya no hay fijeza, solo le queda un modo tan vago y melancólico de mirar que entristece é impresiona: ¡¡Y pensar que no tiene cura, que la hemorragia le apartará de este mundo!!
Detrás se encuentra un cabo de mar, una bala le ha deshecho medio cráneo, se le ven los sesos, continuamente está delirando, llama á Uttu y le insulta y con el correaje en la mano derecha, trata de pegarle; parece mentira que en ese estado pueda vivir. Más allá, otro marinero tiene tres heridas; no muy distante hay un disciplinario con mirada errabunda, y después varios de distintos cuerpos.
Acaba de llegar procedente de la columna San Feliú, para ponerse en comunicación con la nuestra, una compañía del regimiento núm. 5 y otra de disciplinarios mandadas por un teniente coronel. No tardará en regresar á su campamento llevando órdenes.
Se ha ordenado que los heridos se trasladen á la segunda casa por estar más separada de las posiciones enemigas y tener mejores condiciones para la defensa.
A pesar de que ha corrido voz de que el agua de un pozo situado á pocos metros del bahay está envenenada por los moros, tanta es la sed que todos tienen, que beben de ella.
En este momento veo que las tropas se disponen con ahínco á chapear y apisonar el carrizal que circuye la casa, para que la columna tenga sitio donde dormir, y preparar el terreno de manera que una brusca acometida del enemigo no nos desconcierte y sea rechazado.
Cuando escribo estas últimas palabras se pone el sol, lo encapotado del cielo hace que el crepúsculo sea triste y sombrío. Llevo más de una hora escribiendo, luchando para que el cansancio no me rinda.....

_________________
Comandante escuadra Apostadero de Filipinas. Insignia en el crucero Reina Cristina R. O. del 20 de abril de 2011

¡Yo no di más que un brazo a la Patria, si lo volviese a necesitar no le negaría vuestras vidas!. Cabo de cañón del Crucero Acorazado Vizcaya, Damián Niebla, a sus hijos, poco antes de morir.

Tu Regere Imperio Fluctus Hispane Memento


14 Feb 2015 08:05
Perfil Email
Almirante General
Almirante General

Registrado: 02 Dic 2007 14:18
Mensajes: 5148
Ubicación: Gerona. Cataluña. ESPAÑA
Nuevo mensaje Re: Operaciones en el río grande de Mindanao, 1887.
Casas de Uttu, 14 Febrero, 6 mañana.

Anoche, después de terminado el chapeo, se situaron dobles centinelas y se redobló la vigilancia. Nos encontrábamos en oscuridad tenebrosa, la interrumpían las refulgentes luciérnagas que fluctuaban por entre los árboles.
A los cinco minutos, todos estábamos dormidos, los soldados abrazados á sus fusiles y liados en la manta se hallaban dispuestos para hacer frente al enemigo á la menor alarma. Turbaba la tranquilidad, la gritería con que á menudo los moros prorrumpían desde sus cottas.
Muy confusamente se percibía alguna silueta que cruzaba de un lado á otro: eran los oficiales de servicio, que inspeccionaban á la tropa, velando por la seguridad de la columna.
A las diez y media varios gritos salvajes que parecían salir de entre nuestras fuerzas, seguidos de cuatro ó cinco disparos nos despertaron. Una sorda agitación se promovió, los soldados, unos se pusieron en pié y otros se cercioraron de que el fusil lo tenían terciado sobre las piernas. Encargando que no se disparase un tiro corrían los oficiales en todas direcciones, para que no se fusilasen unos a otros.
Lo sucedido fué lo siguiente: Un grupo de moros deslizándose con habilidad por el carrizal se acercó á las guerrillas del regimiento núm. 7, y se abalanzó á ellas, cris en mano, dando sendos mandobles y agudos alaridos, pero fueron inmediatamente rechazados á tiros y á bayonetazos; en tan abrupta acometida, nos han causado un oficial y tres soldados heridos; los nuestros deben haberles hecho bastantes bajas, pues muchas bayonetas están torcidas y ensangrentadas.
No pararon de intentar por varias partes el sorprendernos, siendo fracasados todos sus esfuerzos: á noche salió la luna con tibio fulgor, y temerosos que les delatara la débil claridad, no volvieron á intentar nuevos ataques, contentándose con armar prolongada gritería desde corta distancia.
Al amanecer, todas las tropas estaban en pié, se cumplió el triste deber de enterrar á los muertos y como no había bastantes camillas para llevar á los heridos, se hicieron algunas de caña.

Adjunto:
Casa Uttu. Traslado heridos..jpg

Casas de Uttu.- Regreso a Reina Regente: conducción de heridos.


No tiene los permisos requeridos para ver los archivos adjuntos a este mensaje.

_________________
Comandante escuadra Apostadero de Filipinas. Insignia en el crucero Reina Cristina R. O. del 20 de abril de 2011

¡Yo no di más que un brazo a la Patria, si lo volviese a necesitar no le negaría vuestras vidas!. Cabo de cañón del Crucero Acorazado Vizcaya, Damián Niebla, a sus hijos, poco antes de morir.

Tu Regere Imperio Fluctus Hispane Memento


14 Feb 2015 08:08
Perfil Email
Almirante General
Almirante General

Registrado: 02 Dic 2007 14:18
Mensajes: 5148
Ubicación: Gerona. Cataluña. ESPAÑA
Nuevo mensaje Re: Operaciones en el río grande de Mindanao, 1887.
Mientras se dispone la marcha, los indios se suben á los cocoteros y dan fin a los cocos.
Vamos á retornar á Reina Regente, pues nuestro cometido está terminado: nos hemos internado en los dominios del enemigo por sitios completamente desconocidos, en donde tienen sus bahais, haciendas y riquezas, hemos quemado y destrozado todo; se ha llegado á las mismas casas de Uttu, sin reparar en los peligros y lo arriesgado de la empresa, y del antecedente de que el Régulo dijo repetidas veces, con soberbia y entereza que nunca llegaríamos á pisar sus estados y menos su casa.
Grande es el pánico que debe haberles entrado á las huestes mahometanas, cuando la toma de las cottas de Lintukan, pues no se comprende como siendo el moro perspicaz, arrojado é ingenioso para la guerra no nos pusiera en un aprieto en los muchos peligrosísimos y obligados pasos que atravesamos en la famosa jornada de ayer.

Vivac en Pagatín ó Pagamungan, por la tarde.

La marcha se emprendió por el mismo camino que nos condujo á las casas de Uttu; al principio se hacían continuas paradas, para que la columna fuese bien ordenada. Íbamos en el mayor silencio, solo los chasquidos y estallidos de las cañas de los bahais que se quemaban, y el canto del sábucut era lo que por aquel contorno se oía.
A retaguardia, por encima del carrizal, se elevaba densa y negruzca columna de humo; todavía estaban ardiendo las casas de Uttu.
No llevábamos 200 metros de camino andado, cuando se dividieron las fuerzas en dos columnas: la primera, á cuya custodia va el convoy de heridos, se compone del regimiento núm. 7 y compañía de desembarco: éstos siguen el sendero ya conocido, y la segunda con las demás tropas tomamos por otra vereda á la izquierda á engrosarnos á la fuerza del coronel San Feliú, la cual encontramos no muy distante y en la ranchería de Pagatín en la que tiene Uttu una gallera, figurando como propietario Kabalu. En la corta parada que hicimos, nos obsequiaron con agradable desayuno que reparó algo las fuerzas perdidas en las 30 horas largas en que solo habíamos tomado pequeño y frugal refrigerio.
Por aquellos sitios el carrizal era poco tupido y el suelo no estaba muy encharcado.
Según á referido un amigo que pertenece á la columna San Feliú, esta columna, después de tomar las cottas de la derecha de Lintukan, avanzó persiguiendo de cerca á muchos fugitivos y sobre la marcha arrasaron los campos sembrados, quemaron las viviendas y enormes cantidades de palay, encontraron haciendas cuidadas con esmero y algunas de ellas bastantes extensas en las que abundaban miles de gallinas, muchos carabaos, y caballos, cabras, gallos, gatos y perros no faltando en los bahais telares, cacharros de barro, pólvora y multitud de objetos.
Acamparon en la ranchería Andauit, ó según otros Ambidaya, recientemente abandonada por sus moradores.
Al día siguiente emprendió la marcha la columna con intención de unirse á la nuestra y como la noche se aproximaba pernoctaron en Pagatín, sitio donde nos la hemos encontrado esta mañana.
Ya reunidas las fuerzas seguimos el sendero, siempre con carrizal por ambos lados: el cielo estaba nubloso, y se hacía sentir calor asfixiante.
Los parajes que cruzábamos tenían señales de estar más habitados que los que pasamos ayer, las casas eran más grandes y muchas de ellas con dibujos, tallados, cornisas salientes y dentro, telares, pequeños espejos, marcos de madera con arabescos, kutiapis, hojas sueltas de versículos del Corán y otra infinidad de cosas. Lo primero que se quemó fué un suntuoso bahay propiedad y residencia de una concubina de Uttu.
La senda no siempre iba entre cañaveral, había de trecho en trecho claros.
Atravesamos un estero profundo, y como todos, con las orillas tan verticales y escurridizas que era un peligro el subir y bajar por ellas.
Los árboles escaseaban; solo al rededor de los bahais se elevaban gallardamente cocos y bongas y en los setos lozanas acacias.
Después de varias horas de marcha monótona sin que nos ocurriera nada de particular, llegamos á una sabana pantanosa; el camino seguía las ondulaciones, vueltas, eses y revueltas de la terminación del inmenso carrizal; aquel fué el peor paso de la jornada, el fango impedía andar y tantos esfuerzos continuados se tenían que hacer para no quedarse enterrado en tan pesada masa, que sentíamos cansancio angustioso, que oprimía el pecho.
Vimos unos ponos inmensos de cañas y varios cocos, lo que nos indicó que estábamos cerca de Andauit. Dejamos á la izquierda grandes plantaciones de azúcar.
Por fin hicimos alto, con gran contentamiento de todos. Se dispuso inmediatamente hacer rancho y no se tardaron en ver vivaques en todas partes: algunos expedicionarios cortaban caña-dulce y las chupaban con avidez, los más se tumbaban á la sombra de sus mantas que sujetaban con cañas y vientos, otros sentados al pié de un árbol formaban corrillos, y en alegre liorna contaban los percances, los apuros, los sucedidos y las fatigas de ayer y hoy.
La furtiva gallina que asustada trata de esconderse entre la caña-dulce ó el cogonal es tenazmente perseguida por los soldados; después de carreras, saltos y algazara la dan caza y no pasa mucho tiempo sin que disfruten los perseguidores de su perseguida.
Todos estos ricos terrenos y plantaciones dicen que son propiedad del favorito Kabalu, y que tiene participación en ellos Uttu.
Ya repuesta la gente del ayuno de treinta horas, nos disponemos (á las dos de la tarde) a seguir la marcha. A la terminación de la extensa llanura divisamos por entre los claros del carrizal a la otra columna.

Campamento de Macasirung, noche.

Así que dejamos á Paganungan el terreno tuvo completa transformación, el carrizal no lo había más que en pequeños grupos aislados. A la media hora nos hallábamos en una espaciosa planicie, encharcada casi toda ella, en la que se veían miles de carabaos, algún bahay derruido y bancas escondidas detrás de mustias matas.
Un estero, no muy ancho pero sumamente profundo, hizo detenernos, y mientras construían el improvisado puente de cañas, nos cobijamos á la sombra benéfica de varios tupidos ponos de caña. Pasaron á nado los caballos y tan pronto estuvieron tendidos los bambús en disposición de aguantarnos, pasamos por ellos.
Al principio encontramos numerosas charcas y albuheras en las que abundaban en las superficie de las aguas ovas y algas. Los carabaos al vernos huían y otros sin moverse nos miraban y olfateaban; había muchos muertos, victimas de las granadas que se dispararon á las cottas de Lintukan.
Cruzamos un sitio que se componía de arbustos de dos ó tres metros de alto, con ramas horizontales llenas de espinas, las que nos martirizaron horriblemente.
Dadas las cuatro, paramos enfrente del bosque Sagrado, en la margen izquierda del estero de Pagamungan. Al poco tiempo llegó la otra columna y pasó por el sólido puente que han construido, durante nuestra jornada á las casas de Uttu, las fuerzas del teniente coronel Guichot. Ya reunidas la artillería, bagajes é impedimenta, tomó sin descanso la dirección de Reina Regente parte de la primera columna con los heridos, y la restante vinimos al campamento de Macasirung donde estamos alojados.

_________________
Comandante escuadra Apostadero de Filipinas. Insignia en el crucero Reina Cristina R. O. del 20 de abril de 2011

¡Yo no di más que un brazo a la Patria, si lo volviese a necesitar no le negaría vuestras vidas!. Cabo de cañón del Crucero Acorazado Vizcaya, Damián Niebla, a sus hijos, poco antes de morir.

Tu Regere Imperio Fluctus Hispane Memento


14 Feb 2015 08:10
Perfil Email
Almirante General
Almirante General

Registrado: 02 Dic 2007 14:18
Mensajes: 5148
Ubicación: Gerona. Cataluña. ESPAÑA
Nuevo mensaje Re: Operaciones en el río grande de Mindanao, 1887.
Adjunto:
Puente Pagalungan..jpg

Puente construido por la columna Guichot sobre el estero de Pagalungan.


Adjunto:
Estero de Pagalungan..jpg

Estero de Pagalungan.


No tiene los permisos requeridos para ver los archivos adjuntos a este mensaje.

_________________
Comandante escuadra Apostadero de Filipinas. Insignia en el crucero Reina Cristina R. O. del 20 de abril de 2011

¡Yo no di más que un brazo a la Patria, si lo volviese a necesitar no le negaría vuestras vidas!. Cabo de cañón del Crucero Acorazado Vizcaya, Damián Niebla, a sus hijos, poco antes de morir.

Tu Regere Imperio Fluctus Hispane Memento


14 Feb 2015 08:14
Perfil Email
Almirante General
Almirante General

Registrado: 02 Dic 2007 14:18
Mensajes: 5148
Ubicación: Gerona. Cataluña. ESPAÑA
Nuevo mensaje Re: Operaciones en el río grande de Mindanao, 1887.
El coronel San Feliú ha quedado con sus fuerzas en las demolidas cottas de Lintukan para concluir de quemarlas y destruirlas.
¡Con que gusto, después de dos días de penalidades, fatigas, mojaduras, hambre y sed, vamos descansar en un sitio relativamente cómodo y tranquilo!
¡¡Bien lo piden nuestros doloridos y quebrantados cuerpos!!

Campamento Reina Regente, 15 de Febrero.

Anoche, antes de acostarnos, bailaron el moro-moro varios europeos, remedando á los indios.
Cuando llevábamos dos ó tres horas de sueño delicioso, hubo una pequeña alarma que salió infundada.
El campamento le encontramos en el mismo estado que lo dejamos; hay quien dice haber notado señales y huellas de moros.
Por la mañana marchó el general en jefe, cuartel general y la columna Seriña á Reina Regente: tan pronto llegamos (las diez) pasó S. E. y estado mayor al Hospital y visitó uno por uno á los heridos, prodigándoles frases de consuelo y cariño y elogiando su comportamiento; los condecoró en nombre de S. M. con cruces rojas pensionadas, las que él mismo coloco en el pecho de los agraciados.
Allí estaba el cabo de mar: no se comprende como con el cráneo destrozado, viva todavía: continuamente delira, pide cigarros, dice tiene hambre e insulta y reta los moros. También se halla el marinero con tres heridas, tiene descubiertas sus membrudas formas; tendido en un catre hay un indio á quien en la parada que hicimos ayer enfrente del bosque Sagrado, le cayó un coco en la cabeza: aún le dura la congestión cerebral que le ocasionó.
El local se encuentra completamente lleno. Al ver tan luctuoso cuadro ¡quién no piensa en los horrores de la guerra! ¡cuántos morirán en la plenitud de la vida! ¡cuántos inutilizados para siempre! ¡qué de sangre, de orfandad, de pobreza!
Dirigíose después S.E. al fuerte y vio al oficial herido en la noche del día 13.
Los soldados que su estado se lo ha permitido, se han embarcado en el Bacolod con dirección á Cotta-bato.
La columna Mattos acaba de situarse entre los Sepulcros y nuestro campamento.

Adjunto:
Sepulcros. Columna Mattos..jpg

Los sepulcros.- Campamento del teniente coronel Mattos.


No tiene los permisos requeridos para ver los archivos adjuntos a este mensaje.

_________________
Comandante escuadra Apostadero de Filipinas. Insignia en el crucero Reina Cristina R. O. del 20 de abril de 2011

¡Yo no di más que un brazo a la Patria, si lo volviese a necesitar no le negaría vuestras vidas!. Cabo de cañón del Crucero Acorazado Vizcaya, Damián Niebla, a sus hijos, poco antes de morir.

Tu Regere Imperio Fluctus Hispane Memento


14 Feb 2015 08:17
Perfil Email
Almirante General
Almirante General

Registrado: 02 Dic 2007 14:18
Mensajes: 5148
Ubicación: Gerona. Cataluña. ESPAÑA
Nuevo mensaje Re: Operaciones en el río grande de Mindanao, 1887.
Reina Regente, 16 de Febrero.

Muy temprano salieron hoy 50 disciplinarios y dos compañías de artillería al mando del comandante Díaz Varela, para verificar un reconocimiento por la margen derecha del estero de Bacat, con el objeto de elegir un sitio conveniente y emplazar en él una batería que hostilice las cottas de Kabalu.
El enemigo aunque ha visto cerca á nuestras tropas no disparo ni un tiro.
La columna San Feliú no hace mucho que vivaqueó en los Sepulcros.
Los ingenieros trabajan con actividad para trasladar la plataforma del cañón de 14 cm. cierre Krupp que mira á Saliling á otro sitio en que pueda batir bien las cottas de Tinankúp.
Hoy ha habido muchos enfermos de disentería.

Reina Regente, 17 de Febrero.

Hay una agradable correspondencia entre el campamento de Mattos y el nuestro; siguiendo por la orilla izquierda del rio Grande y á no mucha distancia se encuentra la tropa acampada en hermosísimo y fragoso sitio, ya tienen improvisados cómodos alojamientos, el suelo está limpio de arbustos y matas y en el centro de una espaciosa plaza hay un colosal y vetusto balete, con sus torcidas y angulosas ramas, este árbol es célebre por haber sido durante mucho tiempo un parapeto de los moros, en el que ponían sus lantacas y disparaban á los cañoneros cuando pasaban por el rio.
La tropa no abandona su buen humor á pesar de las penalidades y de los estragos que en ella está haciendo las enfermedades endémicas del país.
Siguen trabajando sin descanso los ingenieros.

Reina Regente, 18 de Febrero.

Según dicen algunos, durante toda la noche se oyó muy lejano el agun.
La batería, ya terminada la obra, empezó esta mañana á disparar contra las cottas de Tinankúp. El terreno en que están emplazados los cañones se halla plagado de langosta.
El coronel San Feliú con su columna se ha pasado á la orilla derecha del estero de Bacat para acampar en Pindiaman.
Se están construyendo más cantinas, las que hasta ahora hay se encuentran concurridísimas: no faltan alegres corrillos en donde se canta.
Al toque de retreta se han disparado tres cañonazos que de antemano esta tarde se tenían cargados y apuntados á las cottas de Tinankúp.

Adjunto:
Reina Regente. Batería posición..jpg

Batería de posición.


No tiene los permisos requeridos para ver los archivos adjuntos a este mensaje.

_________________
Comandante escuadra Apostadero de Filipinas. Insignia en el crucero Reina Cristina R. O. del 20 de abril de 2011

¡Yo no di más que un brazo a la Patria, si lo volviese a necesitar no le negaría vuestras vidas!. Cabo de cañón del Crucero Acorazado Vizcaya, Damián Niebla, a sus hijos, poco antes de morir.

Tu Regere Imperio Fluctus Hispane Memento


14 Feb 2015 08:18
Perfil Email
Almirante General
Almirante General

Registrado: 02 Dic 2007 14:18
Mensajes: 5148
Ubicación: Gerona. Cataluña. ESPAÑA
Nuevo mensaje Re: Operaciones en el río grande de Mindanao, 1887.
Reina Regente, 19 de Febrero.

Cuando el primer albor del amanecer dejó percibir las distancias y la desigual neblina que cubría la falda de los montes se rasgó, corrióse la noticia de que los moros en la cotta más cercana, ó sea la llamada de Kabalu, habían enarbolado una bandera blanca en señal de parlamento; todo el mundo acudió á la orilla del estero de Bacat á ver la novedad, siendo éste el tema de las conversaciones en Reina Regente.
Se les contestó poniendo dos banderas, una en las avanzadas del campamento del coronel San Feliú, y otra en el fuerte.
Desde este momento quedan suspendidas las hostilidades.
Más tarde los moros de Kudaranga pusieron otra en la cotta principal.
Los catarros intestinales siguen en aumento en los oficiales y tropa.

Reina Regente, 20 de febrero.

Desde el amanecer apareció al lado de la bandera blanca en la cotta de Kabalu un gallardete con letras ó dibujos encarnados en el centro. Según dicen, es de la Radja-Putri (esposa de Uttu), cuyo gallardete se hereda de padres á hijos, siendo muy respetado y venerado por la morisma.
A las dos de la tarde, se presentaron en son de paz un datto seguido de veinte moros con las empuñaduras de los crises liados con pañuelos: demostraron asombro cuando atravesaron el campamento y se apercibieron de la gente, y armas que teníamos. Manifestó llamarse el cabecilla Padiz-a-Datto, jefe de la cotta más avanzada de las de Tinankúp; dijo que en nombre de los dattos y moros pedía la paz, á lo que se contestó que no se le consideraba con bastante importancia para dar ese paso y que solo se trataría de eso con el datto Uttu ó con algunos dattos principales ó comisionados expresamente por él.
Retiróse á su campo, prometiendo volver con la contestación.

Adjunto:
Datto Padiz..jpg

Reina Regente.- El datto Padiz-a-Datto pidiendo la paz al general en jefe.


No tiene los permisos requeridos para ver los archivos adjuntos a este mensaje.

_________________
Comandante escuadra Apostadero de Filipinas. Insignia en el crucero Reina Cristina R. O. del 20 de abril de 2011

¡Yo no di más que un brazo a la Patria, si lo volviese a necesitar no le negaría vuestras vidas!. Cabo de cañón del Crucero Acorazado Vizcaya, Damián Niebla, a sus hijos, poco antes de morir.

Tu Regere Imperio Fluctus Hispane Memento


14 Feb 2015 22:16
Perfil Email
Almirante General
Almirante General

Registrado: 02 Dic 2007 14:18
Mensajes: 5148
Ubicación: Gerona. Cataluña. ESPAÑA
Nuevo mensaje Re: Operaciones en el río grande de Mindanao, 1887.
Esta tarde salieron de Pindiaman 50 hombres para hacer un reconocimiento de los terrenos circunvecinos al campamento: tomaron un sendero que se interna en poblado bosque, el cual finaliza en pequeña laguna ó mangle, por el que vieron cruzar tres vintas con diez ó doce moros. Llamóseles amigablemente, pero no hicieron caso y siguieron apresuradamente su camino.
Al anochecer vi cruzar una camilla por el extremo del campamento; iban á enterrar á uno, muerto de calentura; la oscuridad, la triste y solitaria comitiva que marchaba con paso ligero destacándose como siluetas en los apagados y rojizos resplandores del crepúsculo, la penumbra misteriosa que envolvía todo, forjó en mi imaginación un recuerdo de los fantásticos grabados de Gustavo Doré.

Reina Regente, 21 de Febrero.

Una inmensa plaga de naciente langosta ha tomado por asalto el campamento, la pequeña hierba va desapareciendo al paso de tantos millones de animalillos: parece un ejército invasor, una irrupción compacta y desesperada, un jabardillo desordenado, una masa que envuelve, que todo lo cubre, que nada la detiene; encuentran un obstáculo, trepan por él, lo pasan, se caen, se levantan con más bríos, vuelven á subir, se resbalan, saltan, se pisan una á otras, las que quedan fuera de combate son inmediatamente devoradas por sus compañeras, ellas patalean con todas sus fuerzas para librarse de tan inhumano proceder, pero al fin, á pesar de su resistencia no dejan de ellas ni rastro, y siempre marchan, sin dejar su constante avance. El movimiento, lo hacen con dirección marcada y van capitaneadas por otras más grandes.
Hay algunas atrevidas exploradoras que se introducen por dentro de nuestros pantalones.
Casi todo el día se están oyendo en la cantina, el rasgueo de una guitarra y el canto de guajiras y peteneras.
En las cottas de Kudaranga han quitado la bandera blanca, en las de de Tinunkúp sigue enarbolada.
Se ha estado aguardando todo el día inútilmente la contestación de los moros sobre la conferencia de ayer.

Adjunto:
Reina Regente..jpg

Reina Regente.


No tiene los permisos requeridos para ver los archivos adjuntos a este mensaje.

_________________
Comandante escuadra Apostadero de Filipinas. Insignia en el crucero Reina Cristina R. O. del 20 de abril de 2011

¡Yo no di más que un brazo a la Patria, si lo volviese a necesitar no le negaría vuestras vidas!. Cabo de cañón del Crucero Acorazado Vizcaya, Damián Niebla, a sus hijos, poco antes de morir.

Tu Regere Imperio Fluctus Hispane Memento


14 Feb 2015 22:18
Perfil Email
Almirante General
Almirante General

Registrado: 02 Dic 2007 14:18
Mensajes: 5148
Ubicación: Gerona. Cataluña. ESPAÑA
Nuevo mensaje Re: Operaciones en el río grande de Mindanao, 1887.
Reina Regente, 22 de Febrero.

Viendo que no llegaba emisario de Uttu y que había terminado el plazo que se le concedió, rompióse al medio día el fuego de cañón. A los primeros tiros quitó el enemigo la bandera de parlamento; no pasaría de ello un cuarto de hora, cuando presenciamos un hecho salvaje que indignó á todos, propio del enemigo á quien batimos, nos mandaron por el estero de Bacat medio cuerpo, mutilado y en estado de putrefacción: se reconoció ser uno de nuestros muertos europeos en las casas de Uttu, los moros lo han exhumado y tirado al estero: fue inmediatamente recogido y enterrado siendo llevado por un artillero el que se brindó voluntariamente á hacerlo á pesar de haberse apoderado los gusanos del cadáver y dar un olor nauseabundo.
Para formar un camino que desde la orilla derecha del estero de Bacat conduzca al sitio marcado de la batería que ha de hostilizar las fortificaciones de Tinunkúp salió á las dos de la tarde las fuerzas siguientes: una compañía de artillería a pie armada, 50 disciplinarios, 50 del regimiento núm. 3 y otros del núm. 7 desarmados y con herramientas.
A las tres y media de la tarde, después de una fuerte tormenta cayó torrencial lluvia; al poco tiempo llegó la tropa de los trabajos en un estado lamentable por lo mojados.
La numerosa langosta huyendo del agua se ha refugiado dentro de los camarines, bahais y tiendas de campaña, todo lo ha invadido. Tanta ha caído en la cena que á nuestro pesar la hemos tenido que comer viva.
Acaban de contarnos el resultado satisfactorio de la emboscada que el entendido coronel San Feliú dispuso hoy, sorprendió á una partida de moros que marchaban en bancas por una combinación de canales y lagunas que hay á la falda de los montes de Kabalokan; les causó cinco muertos, cogió algunas vintas en las que conducían muchas armas, varias arrobas de sal, pescado seco, platos, vasos, piezas de tela y otros efectos.
Sigue lloviendo, no se ve ni una estrella, esto es á las diez de la noche.

Reina Regente, 23 de Febrero.

A las dos de la madrugada un grupo de moros se aproximaron las avanzadas del campamento, y como después de los tres «quien vive» no contestaron se les hizo fuego, sin que dieran luego señales de volver.
Toda la noche no ha parado de caer agua.
Otra emboscada preparada por el coronel San Feliú ha causado al enemigo varios muertos; á escondidas de los oficiales, los soldados para vengarse de lo de ayer á un moro de los muertos le han cortado la cabeza, y poniéndola en un triángulo de cañas, sujeta por los pelos, y con un ojo abierto y un pitillo en la boca la soltaron en el río.
Por la tarde un jefe de estado mayor ha hecho un reconocimiento hacia las cottas de Tinunkúp.
Las enfermedades aumentan considerablemente, ya raro es el que no tiene catarro intestinal; las calenturas sobrevienen en mayor número á los indios. Se ha construido un camarín especial para los atacados de ellas.
Están suspendidos los trabajos del camino para la conducción de las piezas á la nueva batería, por impedirlo los constantes chaparrones.

Reina Regente, 24 de Febrero.

Las piezas de 14 cm. cierre Krupp y las de 13 cm. Whitvoorth han hecho fuego á las cottas de Tinunkúp por la mañana, al segundo disparo hemos visto por el estero de Bacat el cadáver de uno de nuestros muertos en la acción del 13; se le ha dado sepultura; estaba en peor estado que el del otro día.
Hoy se está trabajando en el camino hacia Tinunkúp: parte de las piezas de 9 cm., de 12 cm. y de su material las han trasladado los artilleros en dos lancanes á la otra orilla del estero.
A las cinco, la batería de posición rompió el fuego interrumpido desde las doce, se hicieron magníficos blancos.

Adjunto:
Cañones estero de Bacat..jpg

Cargando cañones en el estero de Bacat.


No tiene los permisos requeridos para ver los archivos adjuntos a este mensaje.

_________________
Comandante escuadra Apostadero de Filipinas. Insignia en el crucero Reina Cristina R. O. del 20 de abril de 2011

¡Yo no di más que un brazo a la Patria, si lo volviese a necesitar no le negaría vuestras vidas!. Cabo de cañón del Crucero Acorazado Vizcaya, Damián Niebla, a sus hijos, poco antes de morir.

Tu Regere Imperio Fluctus Hispane Memento


14 Feb 2015 22:21
Perfil Email
Almirante General
Almirante General

Registrado: 02 Dic 2007 14:18
Mensajes: 5148
Ubicación: Gerona. Cataluña. ESPAÑA
Nuevo mensaje Re: Operaciones en el río grande de Mindanao, 1887.
Reina Regente, 25 de Febrero.

Después del toque de silencio se vieron en el campo enemigo, grandes luces que oscilaban.
A las siete de mañana el coronel San Feliú salió del campamento de Pindiaman con cerca de 200 hombres del regimiento núm. 1 la compañía de desembarco de la división naval del Sur y 50 disciplinarios; con el propósito de hacer un ofensivo reconocimiento en las posiciones enemigas de Tinunkúp.
Siguieron un camino y á las dos horas de marcha se encontraron en el principio de un bosque secular, que era el que buscaban para coger las cottas por el flanco izquierdo ó por la gola. Hicieron alto para que comiera la gente y después, se pusieron en movimiento con toda clase de precauciones.
Los moros poseídos de terror al verse sorprendidos tan inopinadamente por retaguardia, y con pocos deseos de pelear se dieron á la fuga. Los nuestros avanzaron haciendo pasto de las llamas á varios bahais y tomando posesión de trece cottas, muy bien construidas pero casi todas en estado ruinoso, por los certeros disparos de la batería de Reina Regente.
Mientras se efectuaba la quema de estas, salió de nuestro campamento el comandante de estado mayor D. Genaro Ruiz por el estero de Bacat, en la lancha de vapor del Aragón y con un bote de desembarco á remolque, para internarse y reconocer el estero, y comunicarse si era posible con la columna San Feliú. Para proteger este reconocimiento avanzó por la orilla izquierda del mismo estero el comandante de estado mayor D. Enrique Sebastián con 20 disciplinarios y 100 individuos del regimiento núm. 7.
Desde Reina Regente presenciábamos en los sitios más altos la quema de las rancherías y cottas; columnas inmensas de negruzco humo se elevaban formando una densa y colosal nube en el cielo.
La multitud contemplaba aquello con júbilo y algazara, y se regocijaba cuando las llamas en lenguas refulgentes tomaban mayor incremento.
Por la tarde se terminó de pasar la artillería á la otra orilla del estero, y se situaron los cañones enfilándolos á las cottas de Kudaranga. Se hicieron varios disparos contra el atrincheramiento principal.
Al anochecer estuvo de regreso el comandante Ruiz, no pudo comunicarse con el coronel San Feliú porque se encontró al principio con terreno pantanoso y luego inmensa laguna. De noche llegó la fuerza de protección.

Reina Regente, 26 de Febrero.

Cuando empezó á marcarse la claridad del nuevo día, pasó el rio Grande desembarcando en el fortín de Kudaranga, una columna compuesta de 150 individuos del batallón de disciplinarios y una compañía del regimiento núm. 4 mandada por el capitán D. Manuel Fernández; marchaban estas fuerzas á las inmediatas órdenes del teniente coronel Mattos con el propósito de efectuar un reconocimiento á las únicas cottas que quedaban por batir, las de Kudaranga.
Avanzaron con precauciones por entre el poblado, teniendo un ligero tiroteo con los moros y causándoles varios muertos entre ellos un datto. La columna retornó por la tarde después de cumplir su misión.

Adjunto:
Apuntando a Kudaranga.jpg

Un cañón de 9 cm. apuntando a las cottas de Kudaranga.


No tiene los permisos requeridos para ver los archivos adjuntos a este mensaje.

_________________
Comandante escuadra Apostadero de Filipinas. Insignia en el crucero Reina Cristina R. O. del 20 de abril de 2011

¡Yo no di más que un brazo a la Patria, si lo volviese a necesitar no le negaría vuestras vidas!. Cabo de cañón del Crucero Acorazado Vizcaya, Damián Niebla, a sus hijos, poco antes de morir.

Tu Regere Imperio Fluctus Hispane Memento


14 Feb 2015 22:25
Perfil Email
Almirante General
Almirante General

Registrado: 02 Dic 2007 14:18
Mensajes: 5148
Ubicación: Gerona. Cataluña. ESPAÑA
Nuevo mensaje Re: Operaciones en el río grande de Mindanao, 1887.
Reina Regente, 28 de Febrero.

El Callejón de Jitanos (sic; gitanos) está desconocido, se han establecido nuevas y bien surtidas cantinas, en donde hay no solo abundancia en latas de conservas sino telas, camisetas, papel para escribir y otros objetos que antes aquí eran lujo.
Por la tarde, fieles á su promesa se presentaron el pandita Kalibandang, el datto Andig y otro principales, portadores de una carta que el anciano sultán de Kudaranga con frases muy corteses dirigía al general en jefe, manifestando en ella que sentía mucho el no poder acudir personalmente como era su deseo, pero que sus achaques, enfermedades y avanzada edad, se lo impedían, y que los mandatarios serian fieles intérpretes de su ardiente deseo de estar en paz con nosotros, como el de ser constantes amigos. Se les obligó si es que deseaban la paz, á destruir sus cottas y todos sus atrincheramientos en prueba de sumisión. Se conformaron y prometieron solemnemente hacerlo, y después de algunas digresiones añadieron que se ofrecían á buscar al datto Uttu y hablarle de las conveniencias de la paz y hacerle consideraciones sobre la suerte que les deparaba si continuaban en rebeldía; si de Uttu no consiguen nada, rompen su alianza, sometiéndose incondicionalmente á nuestro gobierno.
Se retiraron á sus cottas así que hubo terminado la conferencia.

Reina Regente, 29 de Febrero.

Esta mañana ha pasado por el campamento la comisión de moros principales que se dirigían a platicar con Uttu sobre la paz; primero trataron de ir en banca por el estero de Bacat, pero tuvieron que desistir por la excesiva corriente que traía, teniendo que marchar por tierra; al pasar por la batería de posición miraron de soslayo los cañones de á 13 y 14 cm. y no pudieron disimular el efecto de terror que les causó.
Esta vida de huelga nos hace buscar entretenimientos, uno de ellos es ver jugar y retozar á dos perros recién nacidos que se cogieron en las cottas de Lintukan, y la verdad, parece que «Cris» y «Cotta» (estos son sus nombres) comprenden que estamos pendientes de sus juegos y gracias.
Por las tardes se forman corrillos de alegres soldados, unos cantan y otros tocan instrumentos de caña. Esta noche un indio ágil y flexible no ha parado de bailar al son que producía el rascar una caña con otra siendo el tocador el Molinero; como la noche estaba completamente oscura, no faltaba quien encendiera fósforos para que se vieran los extravagantes vaivenes del bailador.

Reina Regente, 1º de Marzo.

El guía Atek hace días le ataco una fuerte y maligna calentura, hoy, ya libre de ella le he interrogado por medio de intérprete para que me diera datos de la vida y costumbres de Uttu.
El resultado de algunas de mis preguntas es como sigue: Atek nació en lo que llaman los moros Bacat, y á la edad de seis años entró á servir á el Régulo que residía en Balanguigay; Uttu por entonces; mandóse construir una suntuosa casa en Bacat obligando todos sus súbditos que trajesen los materiales para hacerla; dirigió la obra un indio de Manila muy inteligente el cual había desertado de nuestras filas. No le gustó al datto la forma de la casa y la deshizo construyéndola de nuevo, no estando terminada hasta los dos años de empezada. Levantó otro bahay mucho más pequeño al lado del suyo para su mujer Rajad-Putri comunicándose con ella por un puente levadizo que tendía de una ventana á otra.
Él vivía solo con sus concubinas y esclavas que ascendían á más de treinta, dividía la casa en cuartos formando las paredes persianas de madera fina y muy bien trabajada. Su cuarto tenía alrededor bancos y arcones, algunos de cobre en donde guardaba muchas herramientas y el dinero en oro, plata y en gran cantidad el cobre, producto de lo que sacaba de la venta de los caballos, carabaos, gallinas, plátanos, cera, cocos etc. etc. que mandaba á Cotta-bato. En un lado de su cuarto había tres montones uno de crises, otro de bolos y otro de lanzas, y arrimados á las paredes muchos campilanes, escudos y escopetas. Adornaba el centro de la habitación una mesa pequeña de bronce en donde comía con sus convidados. En cada arigue de la casa se hallaban colocadas cinco lantacas, de pié y fuertemente atadas. En la entrada de la puerta principal ponía multitud de ellas.
Algo lejos de su casa vivía la mora libre Kaliaba, encargada y guardadora de toda la pólvora y municiones de Uttu.
Por la mañana recibe el Regulo á los principales, siendo los más constantes los mandarines Diamat y Bapaniandon y el venerable pandita Kokot el que se pasa casi todo el día escribiendo cuando no bautiza ó casa.
Uttu encargó á Atek cuando éste tenía once años del cuidado de la mayor parte de sus caballos y como los mosquitos mataron algunos y otros más briosos se le escaparon destrozando los sembrados de palay, le castigaba severamente haciendo que sus criadas ó esclavas le pegasen con bejucos, presenciándolo él desde una ventana de su casa.
Los hijos de Uttu que conoce Atek son: Linban, (mujer) Osman y Magindara, este último se escapó con una concubina de su padre, acompañado de tres moros. Llegaron á Zamboanga y al poco tiempo Kabalu, Diamat y Dali lograron cogerlos y los llevaron Uttu el que mandó matar á los tres moros y castigó duramente á su hijo.
Una criada de Uttu se escapó con otro sirviente llevándose algunos objetos.
Fueron cogidos en Cotta-bato y cuando estuvieron en sus dominios les martirizó; primero los puso en un cepo y por las tardes los montaba con pesos en caballos indómitos; después los encerraba en un cuarto oscuro con las manos atadas hacia arriba y los pies en el cepo. Ella murió a los dos ó tres meses de llevar, esta vida y él duró cerca de un año.
De Tuambay, mora vistosa y guapa estaban prendados Uttu y un datto; ambos la cortejaban pero á pesar del poderío y grandeza del primero se marchó con el datto; les acompañó Balonois y otra con sus respectivos amantes, cuando pasaron por el sitio denominado Katetizan les prendieron los soldados del Régulo, llevándoles al momento á su presencia el que mandó atar á los tres moros á un árbol, y llamando Kabalu y Diamat dispararon sobre ellos con lantacas y fusiles: del primer tiro que disparó Uttu mató á uno, en seguida descargaron los otros las lantacas hiriendo á otro, pero por más que hicieron no pudieron dar al datto; terminó aquel espectáculo horrible y salvaje acercándose Kabalu y matándole de un golpe, con el cris. Tiraron al rio los tres cadáveres.
A Tuambay, Balonois y la otra mora las martirizó quitándole la rótula y cortándole los tendones de la corba, mandando en el acto que las curasen; á la primera la tomó como concubina de la que tiene hoy un hijo. Balonois andaba con mucha dificultad y en un mal paso que dió se cayó, y no pudo levantarse más muriendo al poco tiempo.
Atek cansado de tanta crueldad y de la severidad con que se le trataba concibió la idea de escaparse corriendo el riesgo de perder la vida según los muchos casos que había presenciado. Para ello cogió un cris de Uttu, y como conocía bien el terreno se escondió en las cercanías. No viajaba más que de noche y el día lo pasaba oculto en la copa de algún árbol de espeso ramaje; en uno permaneció dos días sin moverse ni comer porque las mujeres y soldados de Uttu le estaban buscando por aquellos sitios. Dos meses tardó en su azarosa fuga hasta que se presentó, al datto Ayunan y éste lo entregó al gobernador de Cotta-bato. Muchas cosas muy curiosas y que muestran la crueldad y barbarie de Uttu me ha contado el guía Atek, dignas todas de formar con ellas un interesante libro.

_________________
Comandante escuadra Apostadero de Filipinas. Insignia en el crucero Reina Cristina R. O. del 20 de abril de 2011

¡Yo no di más que un brazo a la Patria, si lo volviese a necesitar no le negaría vuestras vidas!. Cabo de cañón del Crucero Acorazado Vizcaya, Damián Niebla, a sus hijos, poco antes de morir.

Tu Regere Imperio Fluctus Hispane Memento


14 Feb 2015 22:27
Perfil Email
Almirante General
Almirante General

Registrado: 02 Dic 2007 14:18
Mensajes: 5148
Ubicación: Gerona. Cataluña. ESPAÑA
Nuevo mensaje Re: Operaciones en el río grande de Mindanao, 1887.
Reina Regente, 2 de Marzo.

He hecho hoy una visita al campamento del coronel San Feliú en Pindiaman, esta todo aquello trasformado: de la orilla derecha del estero de Bacat, parte un ancho camino, no se andan trescientos pasos cuando se ven levantados en el sitio donde antes era tupida é intrincada maleza, grandes y diversos camarines y tapancos; un puente salva un pequeño barranco, un altísimo y derecho tronco de bonga sirve de asta de bandera y aprovechando el tronco pelado de un viejo mango lo han convertido en cómoda atalaya, de la que se domina y vigila vastísimo y extenso terreno.

Adjunto:
Campamento de Pindiaman..jpg

Campamento de Pindiaman.- Columna San Feliú.


Adjunto:
Campamento de Pindiaman, la atalaya..jpg

Campamento de Pindiaman.- La atalaya.


La tropa no estaba ociosa, trabajaba en un cercano y poblado bosque, en el cual se veían señales antiguas de viviendas moras, de huertas, de acequias, de corrales y cercados; los cocos y bongas abundan, así como árboles colosales con ramaje compacto y tupido y llenos de fresca hoja. Las enredaderas trepan, cruzan, traman y unen todo, y las parásitas cuelgan y engalanan los verrugosos troncos.


No tiene los permisos requeridos para ver los archivos adjuntos a este mensaje.

_________________
Comandante escuadra Apostadero de Filipinas. Insignia en el crucero Reina Cristina R. O. del 20 de abril de 2011

¡Yo no di más que un brazo a la Patria, si lo volviese a necesitar no le negaría vuestras vidas!. Cabo de cañón del Crucero Acorazado Vizcaya, Damián Niebla, a sus hijos, poco antes de morir.

Tu Regere Imperio Fluctus Hispane Memento


14 Feb 2015 22:31
Perfil Email
Almirante General
Almirante General

Registrado: 02 Dic 2007 14:18
Mensajes: 5148
Ubicación: Gerona. Cataluña. ESPAÑA
Nuevo mensaje Re: Operaciones en el río grande de Mindanao, 1887.
Reina Regente, 3 de Marzo.

A las ocho y media se presentó ya de retorno la comisión de principales de Kudaranga, manifestando que Uttu se consideraba bastante castigado por su rebeldía y que, no tardaría en enviar persona de su absoluta confianza, para que representándolo, aceptase las condiciones y capitulaciones que se le propusieran.
Aunque todo esto induce creer que la paz se efectuará, siguen los preparativos de avance.

Reina Regente, 5 de Marzo.

Con el propósito de invitar al intérprete del gobierno general para que conferenciase con ellos, han traído una carta varios moros de Kudaranga.
Siguen aumentando en la tropa y oficialidad, los catarros intestinales y aislados casos de calenturas.

Reina Regente, 6 de Marzo.

Nada altera por ahora la vida de holganza y tranquilad en el campamento.
Por las tardes se duerme la siesta, y luego se forman casinos en donde se refiere, se miente, se discute, se perora y se arguye; otros se dedican á jugar al tresillo. Por la noche se pasea por la Puerta del Sol por ser la hora más fresca y agradable.
A las cuatro de la tarde salió rio arriba en el pequeño remolcador Carriedo, el intérprete, acompañado de la escolta del cuartel general, para celebrar una conferencia con el longevo sultán de Kudaranga. Esta se verificó en un espacioso bahay no muy distante del campamento, la presenciaron más de doscientos moros sin contar los que se vieron por los contornos.

Reina Regente, 7 de Marzo.

Esta tarde, á la una se presentó el Radja Muda Tambilaman hijo mayor y heredero del sultán de Kudaranga vestía traje de raso, con dibujos de colores y serpientes y dragones dorados; dos esclavos, cada uno con un paraguas, le cubría por un lado, los quitasoles tenían en los remates medias lunas y adornos de latón: después marchaba su sequito que lo formaban más de 25 moros casi todos pobremente ataviados, pero con sus correspondientes crises, campilanes, lanzas, y luego los esclavos delgados y casi desnudos con las cajas de buyo al hombro.

Adjunto:
Parlamentarios Kudaranga.jpg

Parlamentarios de Kudaranga.


No tiene los permisos requeridos para ver los archivos adjuntos a este mensaje.

_________________
Comandante escuadra Apostadero de Filipinas. Insignia en el crucero Reina Cristina R. O. del 20 de abril de 2011

¡Yo no di más que un brazo a la Patria, si lo volviese a necesitar no le negaría vuestras vidas!. Cabo de cañón del Crucero Acorazado Vizcaya, Damián Niebla, a sus hijos, poco antes de morir.

Tu Regere Imperio Fluctus Hispane Memento


14 Feb 2015 22:34
Perfil Email
Almirante General
Almirante General

Registrado: 02 Dic 2007 14:18
Mensajes: 5148
Ubicación: Gerona. Cataluña. ESPAÑA
Nuevo mensaje Re: Operaciones en el río grande de Mindanao, 1887.
La visita tenía el pretexto de comunicar al general en jefe que el sultán su padre en todas las partes que ejercía su autoridad hacia una vez más protestas de sumisión á España.
Al retirarse se dirigió toda la morería á examinar las piezas de á 13 cm. y 14 cm. quedando maravillados y estupefactos al ver las dimensiones de los cañones principalmente los retorcidos (Whitvoorth) como ellos los titulan.
La Carriedo les condujo hasta cerca de su sultanía.

Adjunto:
Radja Muda.jpg

Pantalán de Reina Regente.- El Radja Muda Tambilaman (heredero del sultán de Kudaranga) con su séquito embarcándose después de cumplimentar y haber conferenciado con el general en jefe.


Reina Regente, 8 de Marzo.

Hoy es el día marcado para la llegada de los emisarios de Kudaranga con la contestación de Uttu; el plazo terminaba á la puesta del sol. Se han vuelto á empezar los preparativos para el avance, pasándose á Pindiaman los cañones Plasencia de 5 cm. y Whitvoorth de 4 cm. por si los moros rompen de nuevo las hostilidades.

Adjunto:
Baterías Pindiaman.jpg

Baterías de artillería dispuestas para ser trasladadas a Pindiaman.


No tiene los permisos requeridos para ver los archivos adjuntos a este mensaje.

_________________
Comandante escuadra Apostadero de Filipinas. Insignia en el crucero Reina Cristina R. O. del 20 de abril de 2011

¡Yo no di más que un brazo a la Patria, si lo volviese a necesitar no le negaría vuestras vidas!. Cabo de cañón del Crucero Acorazado Vizcaya, Damián Niebla, a sus hijos, poco antes de morir.

Tu Regere Imperio Fluctus Hispane Memento


14 Feb 2015 22:39
Perfil Email
Almirante General
Almirante General

Registrado: 02 Dic 2007 14:18
Mensajes: 5148
Ubicación: Gerona. Cataluña. ESPAÑA
Nuevo mensaje Re: Operaciones en el río grande de Mindanao, 1887.
A las dos y media de la tarde se presentaron en nombre de Uttu, su pariente el datto Siringang y los mandarines Buat y Dalandung, diciendo que hallándose enfermo Kabalu, con gran sentimiento suyo no podía venir como era su deseo, pero que ellos estaban plenamente autorizados para admitir las capitulaciones que se les impusieran pues el datto Uttu quería la paz.
Se le dieron las capitulaciones, conviniendo que la entrega de ellas firmadas por Uttu y los principales sultanes y dattos se verificaría el 10 al medio día.
Al rayar el alba salió de Pindiaman una columna al mando del coronel San Feliú compuesta de una compañía del regimiento núm. 5, otra del núm. 7, otra de artillería y una sección de disciplinarios. La marcha la hicieron muy precipitada, pasaron por las quemadas cottas de Kabalu y siguieron por un atajo, que les condujo á la casa del Pandita, y después pararon cerca de la sultanía de Bacat en donde distinguieron varias cottas, izaron inmediatamente banderas blancas los moros adelantáronse algunos de ellos diciendo que estábamos en paz.
Encima de los parapetos se vieron un número considerable de ellos ostentando sus lanzas y fusiles, no faltaban mujeres y chicos mezclados entre aquella hueste.
Terminado el reconocimiento, los nuestros se retiraron á su campamento.
Ya parece un hecho la paz; no se habla más en Reina Regente que de la feliz terminación que van á tener estas operaciones.

Reina Regente, 9 Marzo.

Se presentó anoche en el campamento un desertor de Uttu, según lo que ha dicho son innumerables las perdidas y bajas que en estas últimas operaciones han tenido, principalmente por los efectos de la artillería.

Adjunto:
desertor.jpg

Un desertor de Uttu.


Siguen viniendo moros de Kudaranga con gallinas, huevos y alguna que otra arma para vender; hablan mucho de que piensan establecer rías en los alrededores de nuestros destacamentos, parece que han salido entados de las anteriores derrotas y que el datto Uttu ha perdido su preponderancia y fuerza moral.


No tiene los permisos requeridos para ver los archivos adjuntos a este mensaje.

_________________
Comandante escuadra Apostadero de Filipinas. Insignia en el crucero Reina Cristina R. O. del 20 de abril de 2011

¡Yo no di más que un brazo a la Patria, si lo volviese a necesitar no le negaría vuestras vidas!. Cabo de cañón del Crucero Acorazado Vizcaya, Damián Niebla, a sus hijos, poco antes de morir.

Tu Regere Imperio Fluctus Hispane Memento


14 Feb 2015 22:42
Perfil Email
Almirante General
Almirante General

Registrado: 02 Dic 2007 14:18
Mensajes: 5148
Ubicación: Gerona. Cataluña. ESPAÑA
Nuevo mensaje Re: Operaciones en el río grande de Mindanao, 1887.
Reina Regente, 10 de Marzo.

Puntual á su promesa, llego la comisión de moros trayendo firmadas las capitulaciones (1) y una carta del datto Uttu que, en sentidas frases, hace calurosas protestas de sumisión, así como Radja-Putri su esposa. Como multa ó impuesto de guerra se les obliga á que nos entreguen un número determinado de lantacas, caballos y carabaos: ellos están conformes pero han solicitado que se les dé un corto plazo para traerlos, fundándose en que parte de las lantacas las tiraron á los esteros, y el recogerlas es operación larga y penosa, como también que sus viviendas están muy lejanas y los caminos intransitables, mucho más llevando carga. Se les concedió el plazo que deseaban, y se retiraron todos ellos altamente satisfechos, llevándose objetos que el general en jefe les regaló.
Se han dado las órdenes para que se retire la compañía de desembarco de la división naval del Sur y que mañana salgan con el objeto de reforzar la guarnición de Joló tres compañías del regimiento núm. 1 y 60 disciplinarios.
Marchan para la misma plaza el brigadier jefe de estado mayor y secretario general á conferenciar con el coronel gobernador.
La orden general de hoy ha salido muy lisonjera para el ejercito (2).

Adjunto:
71.Reina Regente. Proposiciones de paz..jpg

Reina Regente.- Proposiciones de paz en el cuartel general por los comisionados de Uttu.


No tiene los permisos requeridos para ver los archivos adjuntos a este mensaje.

_________________
Comandante escuadra Apostadero de Filipinas. Insignia en el crucero Reina Cristina R. O. del 20 de abril de 2011

¡Yo no di más que un brazo a la Patria, si lo volviese a necesitar no le negaría vuestras vidas!. Cabo de cañón del Crucero Acorazado Vizcaya, Damián Niebla, a sus hijos, poco antes de morir.

Tu Regere Imperio Fluctus Hispane Memento


14 Feb 2015 22:43
Perfil Email
Almirante General
Almirante General

Registrado: 02 Dic 2007 14:18
Mensajes: 5148
Ubicación: Gerona. Cataluña. ESPAÑA
Nuevo mensaje Re: Operaciones en el río grande de Mindanao, 1887.
(1).- Capitulaciones, según las cuales el sultán de Buhayan y Kudaranga, el datto Uttu, su mujer Radja-Putri, todos los demás principales de Buhayan y Bacat, han ofrecido someterse á S.M. la Reina Regente en nombre de S.M. el Rey Don Alfonso XIII.
1.ª Se comprometen á destruir y arrasar desde luego cuantas cottas y defensas no hayan sido ya por las tropas del Ejército y el obligar á desalojarlas á los que las defendían.
2.ª Los firmantes se reconocen súbditos leales y obedientes á S.M. el Rey de España y no usarán en lo sucesivo otra bandera que la de la nación.
3.ª Igualmente esperan que se respetarán como hasta aquí lo han sido su religión, usos y costumbres.
4.ª Hacen presente su gratitud por la concesión que reciben del general en jefe, en nombre de S.M. el Rey de España, de seguir en posesión de sus antiguas propiedades, comprometiéndose a facilitar el tránsito por las veredas, caminos y esteros de los territorios de Buhayan y Bacat.
5.ª El datto Uttu y su mujer Radja-Putri se manifiestan reconocidos al respecto de que han sido objeto los sepulcros de su familia, así como en la consecución espontanea del general en jefe de que puedan edificar viviendas en sus inmediaciones.
6.ª Se someten á la disposición de que todos los moros que naveguen por el río Grande y sus afluentes en vintas y otras embarcaciones, vayan provistos de un salvo conducto ó patente expedida por el gobernador de Cotta-bato ó los comandantes militares de los fuertes.
7.ª El datto Uttu y los demás de los territorios de Buhayan y Bacat se comprometen solemnemente á castigar ó entregar según los casos, á los moros que en cualquier concepto cometan faltas ó delitos contra personas y propiedades.
8.ª y última. Aparte de lo estipulado anteriormente, nos comprometemos á no hacer la guerra á los dattos de la parte baja del río, devolviéndoles todos los moros que les hemos secuestrado durante la guerra.
Firmado en Bacat á treinta de la luna Jamadil anal año de la egira de mil trescientos cuatro.- Datto Uttu.- Radja-Putri Muda.- Dalagan.- Pagagan.- Sagban.- Jaman.- Baluntintik.- Ngelete.- Gugusa Buhayan Balauag.- Maguindara.- Ambulutu Dundunia.- Tauan.- Sandigan.- Lagadin.- Mama sa Buhayan.- El Sherif de Buhayan y Kudaranga.- Muhamad-Jamatuddin hijo del Sheri, Sultán de Kudaranga.- Tambilauan.- Jambayan.- Ali-Uata.- Mama Siungan Mangulamas.- Rangaren.- Datto Lempan y Lumantung.- Conforme Bacat diez de Marzo de mil ochocientos ochenta y siete.- El general en jefe Emilio Terrero.- El intérprete que suscribe.- Certifica: que lo anterior es traducción fiel del escrito en árabe.- Bacat fecha ut supra.- Pedro Ortuoste.- Es copia.- José Sainz de Baranda.


Adjunto:
72.Necrópolis..jpg

Necrópolis de los sultanes de Buhayan.


No tiene los permisos requeridos para ver los archivos adjuntos a este mensaje.

_________________
Comandante escuadra Apostadero de Filipinas. Insignia en el crucero Reina Cristina R. O. del 20 de abril de 2011

¡Yo no di más que un brazo a la Patria, si lo volviese a necesitar no le negaría vuestras vidas!. Cabo de cañón del Crucero Acorazado Vizcaya, Damián Niebla, a sus hijos, poco antes de morir.

Tu Regere Imperio Fluctus Hispane Memento


15 Feb 2015 14:30
Perfil Email
Almirante General
Almirante General

Registrado: 02 Dic 2007 14:18
Mensajes: 5148
Ubicación: Gerona. Cataluña. ESPAÑA
Nuevo mensaje Re: Operaciones en el río grande de Mindanao, 1887.
(2).- Órden general del día 10 de Marzo de 1887 en el campamento Reina Regente.
<<Soldados y marinos.- En breve plazo habéis impuesto la paz al sultán de Buhayan y al revelde (sic; rebelde) dattos Uttu sin ser bastante á deteneros en vuestra gloriosa marcha, ni lo formidable de sus líneas fortificadas, ni las duras inclemencias de la estación, ni el complicado laberinto de lagunas y esteros que cruzan los bosques seculares y los carrizales espesísimos de estas pantanosas llanuras.- Y no solo habéis afirmado nuestra dominación en estas tierras, donde Uttu se vanagloriaba no habían puesto ni pondrían jamás la planta los españoles, sino que habéis llegado á su casa entregándola á las llamas y sembrando el terror en sus secuaces y en el mismo.- Han demandado la paz sometiéndose al rey (q.D.g) y se le ha otorgado en su augusto nombre; nada más queda por hacer en estas regiones, pero antes de separarnos para ir cada cual á donde el deber le llama, cumplo gustosísimo el mío, diciéndoos que si en la estrecha religión de la milicia cupiera el excederse en el cumplimiento del deber, vosotros os habéis excedido en esta campaña, haciendo un verdadero alarde de todas las virtudes militares.- Por la Reina en nombre de su augusto hijo D. Alfonso XIII, por el Gobierno y por mí os lo agradece y guardará un grato recuerdo de estas operaciones.- Vuestro general en jefe.- Emilio Terrero>>.


Reina Regente, 12 de Marzo.

El campamento va perdiendo la animación, no se habla más que del regreso de cada cual á su anterior destino, parece que vivimos en él de prestado.
La Puerta del Sol antes animada por tener alojada en el kiosco y tienda de campaña la compañía de desembarco del crucero Aragón ahora está desierta, pues muy temprano se dispuso, que en unión del regimiento núm. 7, regresaran por la mañana á Cotta-bato en los vapores Ordoñez y Serantes. Cuando se alejaron aquellos bizarros y sufridos soldados, todos los despedimos con sentimiento.
Por la tarde llegó al campamento para embarcarse el regimiento núm. 1 y la disciplinaria procedentes de Pindiaman; cuando acababan de llegar se descolgó un chaparrón fuerte y caudaloso, invadiendo los camarines y tiendas de campaña; acompañaba á la lluvia un viento variable el que introducía el agua dentro de los bahais, no valiendo el buscar refugio en ellos.
Para auxiliar los trabajos de desmonte y embarque de las piezas de 13 cm. y 14 cm. que se remitirán á Manila, se ha mandado que pase á Reina Regente la compañía de artillería de á pié. Desde hoy se cierra la ambulancia y funciona de nuevo la enfermería.
El campamento esta triste, no solo por la constante lluvia, sino porque todos no piensan más que en su marcha.

Reina Regente, 12 de Marzo.

La fuerza de artillería, continúa trabajando activamente en desmontar los cañones de la batería de posición, sin hacer caso de los continuados chaparrones. El cariz del cielo barrunta tempestad.
La morisma viene continuamente á vender gallinas y huevos, establecen en sus bancas un pequeño tiangue, según dicen están pasando mucha hambre en el interior por la enorme cantidad de palay que se les quemó en la famosa jornada del 13 y 14 del pasado mes.
Se van á quedar para guarnición del fuerte y el campamento, 100 hombres del regimiento núm. 4 y 80 del núm. 3, y en el fortín de Kudaranga 50 individuos del núm. 5.

Adjunto:
73.Reina Regente. Desmontando artillería..jpg

Reina Regente.- La artillería desmontando los cañones Whirtvoorht y Krupp.


No tiene los permisos requeridos para ver los archivos adjuntos a este mensaje.

_________________
Comandante escuadra Apostadero de Filipinas. Insignia en el crucero Reina Cristina R. O. del 20 de abril de 2011

¡Yo no di más que un brazo a la Patria, si lo volviese a necesitar no le negaría vuestras vidas!. Cabo de cañón del Crucero Acorazado Vizcaya, Damián Niebla, a sus hijos, poco antes de morir.

Tu Regere Imperio Fluctus Hispane Memento


15 Feb 2015 14:33
Perfil Email
Almirante General
Almirante General

Registrado: 02 Dic 2007 14:18
Mensajes: 5148
Ubicación: Gerona. Cataluña. ESPAÑA
Nuevo mensaje Re: Operaciones en el río grande de Mindanao, 1887.
Cotta-bato, 13 de Marzo.

Al amanecer todos estuvimos en pie, la tropa se formó en la Puerta del Sol, y se marchó al campamento del teniente coronel Mattos en donde se embarcó en los vapores Bacolod, Ordoñez y Serantes.
El general en jefe con parte del cuartel general pasó al Mariveles y los demás nos embarcamos en el Bulusan y la Basco.
Desde á bordo contemplé á Reina Regente, los inmensos camarines, el fuerte, la torre, los bantais, el pantalán, todo me traían recuerdos, allí tuvimos sufrimientos, cansancios, desvelos, enfermedades, temores, sangre.
¡Qué transformación la del campamento! parecía un desierto lo que era antes foco de animación, ya no veríamos el continuo hormigueo de la gente que cruzaba de un lado á otro ni oiríamos el toque puntual de las cornetas, ni el vocerío, ni la alegre bataola, ni el <<quién vive>> á intempestiva hora, ni el piafar de los caballos, ni tendríamos aquellas plácidas noches de luna que su riela hacia divisar como sombras á los soldados, que liados en las mantas se tumbaban y extendían por el suelo y hablaban unos con otros quedo por haber sonado ya el toque de silencio...... ni sentiríamos el constante rasgueo de la guitarra en la cercana cantina ni el canto vario del soldado que con deje melancólico recordaba las tierras que le vieron nacer.
Todos aquellos lugares ingratos y yertos volverían á ser lo que por tanto tiempo fueron.
Por fin, salimos y ayudados por la corriente pronto tomamos una marcha acelerada. Dejamos atrás los Sepulcros; y luego la manga principio de nuestras disidencias con los moros. Las orillas hasta Li-ung se hallan cubiertas de hierba alta, cogon y cocos, pasamos Li-ung y la Pirámide, el fuerte del primero está casi terminado. Por Bonga las márgenes son más pobladas de árboles.
Llegamos á Cotta-bato, en donde nos aguardaban todos sus habitantes en el muelle, las casas están colgadas y en las plazas hay arcos con letreros y las calles se hallan cubiertas con inmensos toldos de telas de colores.
El general en jefe se dirigió en seguida al Hospital; en aquel momento estaban cortando la pierna de un marinero: visitó todos los heridos y los numerosos enfermos que había.
El Ordoñez y Serantes siguieron á Pollok para que allí acampasen los regimientos núms. 1 y 3.

Adjunto:
74.Cotta-bato..jpg

Cotta-bato.- Aspecto de las calles al regreso de los expedicionarios.


No tiene los permisos requeridos para ver los archivos adjuntos a este mensaje.

_________________
Comandante escuadra Apostadero de Filipinas. Insignia en el crucero Reina Cristina R. O. del 20 de abril de 2011

¡Yo no di más que un brazo a la Patria, si lo volviese a necesitar no le negaría vuestras vidas!. Cabo de cañón del Crucero Acorazado Vizcaya, Damián Niebla, a sus hijos, poco antes de morir.

Tu Regere Imperio Fluctus Hispane Memento


15 Feb 2015 14:36
Perfil Email
Almirante General
Almirante General

Registrado: 02 Dic 2007 14:18
Mensajes: 5148
Ubicación: Gerona. Cataluña. ESPAÑA
Nuevo mensaje Re: Operaciones en el río grande de Mindanao, 1887.
Cotta-bato, 14 de Marzo.

¡Con qué gusto me he tumbado en la cama! tanto tiempo durmiendo donde el azar me deparaba, dándome por muy contento si encontraba un sitio seco y unas palmas por techo.
Se han embarcado en el Ordoñez para Pollok, 200 hombres del regimiento núm. 4 y una compañía de artillería que según he oído se trasbordarán al Marqués del Duero y Sirena para ser conducidas á Zamboanga. Subieron de nuevo para Reina Regente el Bacolod y Serantes.
Hoy se ha presentado al general en jefe el datto Ara con sus hijos y principales, y al medio día lo verificaron con gran pompa el datto Mamakú, Mistula, Gogade Magmindemad y otros varios. Partieron de la ranchería de Mamakú en una embarcación grande con muchos remeros. Iba adornada con numerosas banderas y gallardetes y se aproximaba Cotta-bato muy despacio y seguidos de una escuadrilla de más de 60 bancas, llevaban como música un tambor que le sacaban un sonsonete igual y sin variantes. Tan pronto desembarcaron cayo un chubasco con ráfagas de viento.
Por la tarde ha regresado el Bacolod atestado de tropa, hacia un efecto precioso los vivos colores de las mantas y la ropa de los soldados.

Adjunto:
75.Cotta-bato 5..jpg

Cotta-bato.- Sitio donde arribaban las embarcaciones moras.


No tiene los permisos requeridos para ver los archivos adjuntos a este mensaje.

_________________
Comandante escuadra Apostadero de Filipinas. Insignia en el crucero Reina Cristina R. O. del 20 de abril de 2011

¡Yo no di más que un brazo a la Patria, si lo volviese a necesitar no le negaría vuestras vidas!. Cabo de cañón del Crucero Acorazado Vizcaya, Damián Niebla, a sus hijos, poco antes de morir.

Tu Regere Imperio Fluctus Hispane Memento


15 Feb 2015 14:39
Perfil Email
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Responder al tema   [ 106 mensajes ]  Ir a página Anterior  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Saltar a:  
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group.
Designed by STSoftware for PTF.
Licencia de Creative Commons
foro.todoavante.es by Todoavante is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 3.0 Unported License.
Based on a work at foro.todoavante.es.
Permissions beyond the scope of this license may be available at creativecommons.org.

Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com