Fecha actual 08 Dic 2019 14:36




Responder al tema  [ 12 mensajes ] 
 Batalla de Takashima, el auténtico triunfo “kamikaze” (1281) 
Autor Mensaje
Capitán de Navío
Capitán de Navío

Registrado: 15 Ago 2008 10:34
Mensajes: 550
Ubicación: Madrid
Nuevo mensaje Batalla de Takashima, el auténtico triunfo “kamikaze” (1281)
Motivación:

El uso del término “kamikaze” que se divulgó durante y, sobre todo, después de la II Guerra Mundial en el Pacífico, y ahora renace con otras connotaciones, creo que merece una explicación histórica. Como pretendo demostrar con esta exposición el sentido de la palabra o, como se verá, del concepto, es muy diferente al que se le dio en la guerra del Pacífico y no tiene absolutamente nada que ver con el actual uso periodístico, como sinónimo de suicida (en noticias referentes a ámbitos militares, policiales o incluso de circulación vial)


Introducción:

Para empezar habría que hacer una precisión etimológica basada en la lengua japonesa, y en particular en su forma escrita.

Como todo el mundo sabe, el idioma japonés se escribe con ideogramas. Este sistema ideográfico procede de la escritura china –si bien la lengua japonesa, aparte de la escritura, no tiene ninguna relación gramatical ni filológica con el chino, salvo algunos extranjerismos en su vocabulario-. Los ideogramas tienen en China varios milenios de de antigüedad, mientras que en Japón comenzaron a introducirse lentamente a partir de la Alta Edad Media (las primeras obras completas japonesas, escritas en ideogramas, datan del siglo VIII).

La palabra “kamikaze” surge de una de las formas de lectura de los dos ideogramas?? que independientemente de como se pronuncien en voz alta, significan literalmente “viento divino”, pero que también se pueden leer como “shinpu”. Este último término es el que usó la aviación japonesa para referirse a los pilotos que perdían la vida al estrellar voluntariamente sus aparatos contra buques estadounidenses en la fase final de la guerra. Fueron los traductores militares de la U.S.Navy, los que transliteraron fonéticamente del japonés al inglés, el término “kamikaze”, que en cuanto a concepto tampoco era hasta entonces una palabra de uso corriente.

Imagen

La palabra ?? comoquiera que se pronuncie, hace referencia a un hecho semilegendario ocurrido en el medioevo japonés. Se trata de una batalla naval decisiva para la independencia del imperio japonés frente al expansionismo mongol en tiempos de Kublai Khan.

La batalla en sí no llegó a producirse, ni en consecuencia la inexorable invasión de Japón. Aunque sería mejor decir que no llegaron a combatir seres humanos en ella (al menos por parte japonesa) sino que la derrota mongola se produjo por intervención divina y/o de los elementos de la naturaleza, según entienda la fe y creencia de cada cual.

_________________
Capitán de Mar y Tierra de la Carabela San Lesmes R. O. del 31 de diciembre del año 2008
“La ignorancia es la madre del odio. El odio trastorna, nútrese del falso. El demonio es el padre de la mentira. La mentira se ceba de la ignorancia”.


23 Nov 2008 15:02
Perfil Email
Capitán de Navío
Capitán de Navío

Registrado: 15 Ago 2008 10:34
Mensajes: 550
Ubicación: Madrid
Nuevo mensaje Re: Batalla de Takashima, el auténtico triunfo “kamikaze” (1281)
Primero fue la leyenda:

Cuenta la tradición oral que en aquel tiempo, cuando Kublai Khan se convirtió en señor absoluto de los mongoles, unificó bajo su cetro todos los territorios heredados de su abuelo Gengis Khan y distribuidos entre sus hijos, primero; y luego entre sus nietos. El poder mongol, por occidente había conquistado el califato de Bagdad y Rusia y por el Este, el reino de Corea, así que por poniente ya sólo le faltaba someter Japón a vasallaje.

Entonces Kublai decidió construir la flota más grande que conoció el mundo, miles de gigantescos buques que transportaban hombres, caballerías, armas y todo lo necesario para invadir el imperio del Sol Naciente. El Emperador japonés cuando supo las intenciones del mongol mandó reunir todos los navíos de guerra que pudo, apenas unos centenares, y los colocó en una bahía de su costa occidental por el paso más corto desde la península de Corea, de cuyos puertos procedían los buques mongoles. Y en esa bahía esperó el encuentro decisivo.

Cuando por fin se produjo el primer contacto visual, el avistamiento de las naves mongolas revelaban la desproporción respecto a la flota japonesa, un japonés por cada diez o doce enemigos, siendo cada uno de los navíos del adversario, al menos el doble de grandes.
Entonces, la leyenda dice que el almirante de la flota japonesa sólo dispuso dos cosas: una, alertar claramente a todos los efectivos que la derrota y la muerte eran inevitables pero que como defensores de la patria tendrían que procurar antes de morir infringir el máximo daño a la flota invasora, para así facilitar a las fuerzas terrestres la guerra de independencia que se iniciaría inmediatamente después del desembarco mongol.

Imagen

(Navío de guerra mongol)


La segunda cosa, fue ordenar a todos, oficiales y subordinados, unirse en común oración para según el ritual shintoísta, invocar a los dioses protectores, que enviasen ayuda en este combate final para mejor defender el imperio.

Y cuenta la leyenda que el almirante se equivocó totalmente en su primera previsión y sin embargo, acertó plenamente en la segunda.

Al concluir la oración de la Armada, se levantó una brisa que paulatinamente fue rolando con más fuerza hasta que al cabo de unas horas se desencadenó una tormenta que encrespó las olas. Y así, sin llegar a entrar en combate la mayor parte de la flota del Gran Khan fue deshecha por un tifón o directamente hundida por aquel viento de los dioses, aquel “kamikaze”.

_________________
Capitán de Mar y Tierra de la Carabela San Lesmes R. O. del 31 de diciembre del año 2008
“La ignorancia es la madre del odio. El odio trastorna, nútrese del falso. El demonio es el padre de la mentira. La mentira se ceba de la ignorancia”.


23 Nov 2008 15:07
Perfil Email
Capitán de Navío
Capitán de Navío

Registrado: 15 Ago 2008 10:34
Mensajes: 550
Ubicación: Madrid
Nuevo mensaje Re: Batalla de Takashima, el auténtico triunfo “kamikaze” (1281)
Lo que dice la historia

La verdad es que las crónicas de la época no difieren mucho de la tradición oral sobre este particular. Desde luego, influye la nacionalidad del documento histórico, y el grado de fe religiosa del cronista.

Sin embargo, resumiendo y cotejando las diferentes fuentes, se puede colegir que coinciden en lo básico. Así que los documentos afirman que, en mayo de 1281 Kublai Khan, dispuso enviar contra Japón, por el estrecho de Tsushima, que separa la península coreana (a la sazón, territorio vasallo del Gran Khan) de la gran isla japonesa de Kyushu, una escuadra compuesta por al menos 900 navíos de guerra y unos efectivos de más de 10.000 hombres, desde Corea; y provenientes de los puertos chinos, el grueso de la armada chino-mongola, compuesta de 3.500 buques con más 100.000 efectivos.

Ambas flotas tenían orden de unirse en una operación común de ataque y desembarco. Estaban bien pertrechadas con armamento mucho más moderno y efectivo que el de los japoneses. Así por ejemplo, eran muy temidas las flechas mongolas que traspasaban fácilmente escudos y corazas, por su aleación y diseño, y que además incluían poderosos venenos; pero a buen seguro causarían mucho más temor los explosivos, totalmente desconocidos por entonces en la civilización japonesa.

Imagen


(Artefactos explosivos mongoles parecidos a rudimentarias granadas, hallados por arqueólogos subacuáticos en la Bahía de Takashima)

_________________
Capitán de Mar y Tierra de la Carabela San Lesmes R. O. del 31 de diciembre del año 2008
“La ignorancia es la madre del odio. El odio trastorna, nútrese del falso. El demonio es el padre de la mentira. La mentira se ceba de la ignorancia”.


23 Nov 2008 15:12
Perfil Email
Capitán de Navío
Capitán de Navío

Registrado: 15 Ago 2008 10:34
Mensajes: 550
Ubicación: Madrid
Nuevo mensaje Re: Batalla de Takashima, el auténtico triunfo “kamikaze” (1281)
¿Por qué quería Kublai Khan invadir Japón? (Antecedentes)

Kublai Khan (1215-1294) era nieto de Gengis Khan y heredero de amplios territorios en el imperio chino, conquistado por su antepasado; pero resultó que una sucesión de hechos y combates dinásticos le convirtieron en el monarca supremo, o Gran Khan (1260-1294), de todas las posesiones mongolas, algunas sólo en teoría, pues entró en guerra civil con su familia (como China de la que se proclamó emperador efectivo en 1271; y otras, virtualmente, pues se negaban a pagar tributo: caso del oeste de Rusia o del sur de China, o lo que era peor, de la totalidad de reinos como el de Vietnam (bajo la dinastína Jemer) o del Imperio de Japón.

Imagen


Kublai desarrolló una política agraria muy efectiva que redujo hambrunas y le sirvió para ganarse adhesiones de los aristócratas locales sometidos. También practicó una política de tolerancia religiosa (por conquista era teóricamente líder espiritual de diferentes confesiones; por ejemplo, teórico califa de Bagdad, titulo conquistado por su hermano Hulagu). Pese a todo ello, tuvo que hacer frente a traiciones internas generalizadas que se materializaban en sistemáticos casos de corrupción fiscal en la recaudación de las provincias más alejadas, connivencia de sus gobernadores con bandoleros y piratas; almacenamiento especulativo de mercancías; etcétera. Todo ello arruinó la economía y disparó la inflación. Incapaz de controlar internamente esta situación, la crisis económica le impelió a expediciones navales, que si bien fueron un éxito en territorio chino –conquistó la costa meridional, otrora bajo control Song- sin embargo resultaron contraproducentes en los casos de Vietnam y Japón por sucesivas derrotas.

Kublai Khan había enviado consecutivamente emisarios para solicitar el pacífico sometimiento del Imperio del Sol Naciente con reiteradas y orgullosas negativas del emperador japonés. Los espías mongoles informaban de la situación de Japón, por entonces, muy atrasado en cuanto a armamento y fortificaciones. Además, en aquella época, no sólo los mongoles, sino el mundo entero creía que el enigmático Japón era una de las mayores reservas auríferas del mundo (en realidad los escasos filones del dorado metal conocidos por los japoneses en aquella época sólo suministraban lo mínimo para que la orfebrería nipona inventase el lacado, técnica artesanal que permitía que una finísima película recubriese objetos de madera, cerámica o metal y aparentaran ser de oro macizo. De ahí la leyenda que perduró durante siglos)

Enfebrecido por esa ficticia superabundancia de oro japonés y abrumado por la deuda pública, la inflación y algunas derrotas militares deslegitimadoras de su poder; Kublai, por fin en 1274, envió una flota para organizar el desembarco y sometimiento de Japón, el país del oro, que es lo que significa Cipango.

Imagen

(Retrato contemporáneo de Kublai Khan)

_________________
Capitán de Mar y Tierra de la Carabela San Lesmes R. O. del 31 de diciembre del año 2008
“La ignorancia es la madre del odio. El odio trastorna, nútrese del falso. El demonio es el padre de la mentira. La mentira se ceba de la ignorancia”.


23 Nov 2008 15:18
Perfil Email
Capitán de Navío
Capitán de Navío

Registrado: 15 Ago 2008 10:34
Mensajes: 550
Ubicación: Madrid
Nuevo mensaje Re: Batalla de Takashima, el auténtico triunfo “kamikaze” (1281)
La batalla de Hakata o cómo morir de éxito (La primera invasión)

Con 900 navíos y 23.000 hombres, tomando como base los puertos coreanos, la flota del Gran Khan, en octubre de 1274 atravesó el Estrecho de Tsushima atacando las islas japonesas que encontró a su paso, por la ruta más corta hacia el puerto de Hakata (actual ciudad de Fukuoka), en el sur de Kyushu.

Al desembarcar en Hakata se dieron por iniciada las operaciones de invasión propiamente dichas, pero fue precisamente allí, en las inmediaciones de la ciudad de Hakata, donde los guerreros que envío Kublai a someter Cipango, encontraron su más firme y dura oposición.

Las tácticas de combate de los samuráis desconcertaron a los estrategas coreanos, chinos, mongoles y de otras etnias que componían las fuerzas de desembarco del Gran Khan. El alto grado de disciplina de las unidades de infantería japonesas que, según cuentan las crónicas “reaccionaban como un solo hombre a la más mínima orden sin temor a los desconocido” deshacían cualquier estrategia preconcebida. Y eso que era mucho lo desconocido a lo que se enfrentaron los japoneses, pues la artillería convencional mongola traspasaba con facilidad y efecto las protecciones niponas (escudos y corazas) causando la muerte casi al instante independiente del punto anatómico donde impactara, pues las flechas y venablos estaban fuertemente envenenados. Pero mucho más destructivas y horrendas fueron las detonaciones de la innovadora artillería explosiva. Al parecer se emplearon artefactos parecidos a rudimentarias granadas que desbarataban las formaciones de caballería (éstas “granadas” eran lanzadas con la ayuda de catapultas). Además de todo esto, las fuerzas del Gran Khan eran inmensamente más numerosas que las de los japoneses que contaban tan sólo con poco más de 6.000 guerreros.

Aún y así, la susodicha disciplina nipona y el buen conocimiento del terreno entretuvieron al ejército invasor durante una semana completa, que fue lo que duró la batalla, antes de controlar por completo el puerto y villa de Hakata. En ese momento, los supervivientes japoneses se retiraron más hacia el interior al castillo de Dazaifu donde se acuartelaron. Paradójicamente esta retirada y enrocamiento causó temor entre los invasores que no se atrevieron a sitiar esta ciudadela, pues interpretaban la operación japonesa como una maniobra disuasoria a la espera de refuerzos mayores procedentes del interior del Imperio. Al mismo tiempo los almirantes coreanos informaron de que se avecinaba época de tifones y que con ellos no podrían recibir ayuda procedente del continente ni quizá tampoco replegarse si dejaban pasar más días. Así que pesar del triunfo abandonaron la recién conquistada Hakata y pusieron rumbo a sus puertos-base, con tan mala fortuna que uno de los previstos y temidos tifones se adelantó aquel año y arrasó la flota. Según fuentes chinas, perecieron más de 13.500 hombres y naufragaron 300 navíos. Según fuentes japonesas, los mongoles perdieron la mitad de su flota. Era el 20 de octubre.

La pérdida de Hakata por abandono voluntario y timorato, así como el hundimiento accidental de la flota invasora en su repliegue por prudencia, envalentonó a los japoneses y cuando volvieron a recibir embajadores mongoles reclamando vasallaje, Kublai Khan recibió como respuesta de los nipones, las cabezas cortadas aquellos emisarios que envió a reclamar sumisión.

_________________
Capitán de Mar y Tierra de la Carabela San Lesmes R. O. del 31 de diciembre del año 2008
“La ignorancia es la madre del odio. El odio trastorna, nútrese del falso. El demonio es el padre de la mentira. La mentira se ceba de la ignorancia”.


23 Nov 2008 15:22
Perfil Email
Capitán de Navío
Capitán de Navío

Registrado: 15 Ago 2008 10:34
Mensajes: 550
Ubicación: Madrid
Nuevo mensaje Re: Batalla de Takashima, el auténtico triunfo “kamikaze” (1281)
El triunfo final de “Kamikaze” (la segunda invasión fracasada)

Desde el desastre de Hakata, Kublai Khan no pensó en otra cosa que en invadir Japón. La noticia de la terrible humillación que supuso aquel repliegue táctico con sus trágicas consecuencias navales, no hizo sino minar aún más su prestigio ante quienes se mantenían rebeldes a los estandartes de la “Horda de Oro”, en otras partes de sus vastos dominios.

Así que tanto si eran ciertas las leyendas sobre el oro de Cipango como si no, de lo que se trataba ahora era de recuperar la reputación militar y reconstruir una flota que no sólo serviría para invadir Japón, sino para amedrentar al resto de reinos rebeldes y a sus vasallos defraudadores.

Con esta idea, en los años siguientes, Kublai mandó construir una nueva armada, mucho mayor; requisó embarcaciones mercantes y pesqueras para artillarlas y ordenó fusionar la escuadra resultante con la de sus vasallos coreanos, que también navegaba ya por las costas de la China meridional recién reconquistada a los Song.

Entretanto los japoneses alertados por lo ya sucedido y por lo que se estaba preparando, decidieron fortificar el puerto y ciudad de Hakata y además, levantaron una pétrea muralla costera, tirando millas a derecha e izquierda en las playas aledañas a ese estratégico enclave. La obra de mampostería fue tan colosal que todavía hoy día se pueden apreciar importantes vestigios en el entorno de Fukuoka. Por su parte, los señores de la guerra japoneses adiestraron a campesinos y pescadores en las artes de combate, les armaron, y también artillaron sus buques de pesca para transformarlos en navíos de combate, listos para detener una invasión. Construyeron además buques más grandes, así que según los cálculos japoneses si regresaba una flota como la que tomó Hakata las fuerzas estarían bastante igualadas y la sorprendente y férrea disciplina nipona sería como mínimo la habitual, si es que no mayor.

Pero ciertamente, Kublai decidió que esta sería la invasión definitiva y por eso construyó contra reloj y en proporciones colosales la mayor armada imaginable, a fin de que ni siquiera la disciplina japonesa pudiera resistírsele.

De la parte de sus vasallos coreanos, fueron 900 navíos y 10.000 guerreros. Y de la parte chino-mongola se reunieron 3.500 buques y más de 100.000 guerreros.

Así pues en mayo de 1281 partió la escuadra coreana con orden de fusionarse con la chino-mongola en la pequeña isla de Iki, -a medio camino del continente y de Kyushu-, en el Estrecho Tsushima.

La orden era tomar esta islita, someter a la población y emplear su puerto como base de operaciones para la invasión. Después, los coreanos deberían esperar allí al resto de la Armada del Khan. Tras una breve pero intensa batalla Iki, fue tomada.

Sin embargo el mando de la escuadra coreana, resentido por el inusitado fracaso de años atrás, decidió congraciarse con el Khan tomando por su cuenta el perdido puerto de Hakata.

Cuál no sería la sorpresa de los coreanos al encontrar Hakata perfectamente fortificada y con trazas de inexpugnable. Decidieron entonces desembarcar en otro punto de la costa algunos kilómetros más allá y efectuar una operación envolvente desde tierra, pero se volvieron a topar con los muros ciclópeos que ceñían las playas de la Bahía. La única posibilidad de resarcirse de algún modo, aunque fuese psicológico era atacar Shikanoshima, una pequeña islita en la misma Bahía de Hakata, y que estaba ocupada tan sólo por un puerto y una aldea pesquera. En el momento del desembarco se encontraron con una fuerte oposición de los otrora débiles pescadores, transformados ahora en disciplinados guerreros. Además inmediatamente acudieron en su auxilio navíos de guerra del daimyo (señor feudal) de Hakata, que abordaron las naves coreanas causando bajas en combates cuerpo a cuerpo entre samuráis y guerreros coreanos, o incluso incendiando algunas de estas naves y dejando a la deriva otras tras cortar las maromas de sus anclas. Así las cosas y temiendo males peores la flota coreana se replegó a Iki de donde no debía haber salido, según las órdenes de Kublai.

Imagen
(Restos de murallas ciclópeas en los aledaños de Hakata, (actual Fukuoka) construidos por los japoneses tras la primera invasión mongola)

Un mes después, a finales de junio, llegó el grueso de la Armada Chino-Mongola y ya unidas en una sola, las dos escuadras intentaron penetrar en Kyushu por la Bahía de Imari, algo más meridional que la de Hakata (unos 50 kilómetros más al sur). La navegación por esta bahía reveló la indefensión costera del entorno, sólo presentaban un mínimo obstáculo las pequeñas islas de la bahía, de las cuales la mayor y, por tanto, base de operaciones era Takashima, donde se concentró el grueso de la flota y guerreros japoneses, disponibles.

Allí, la tarde del 30 de julio estaba a punto de producirse el desembarco y definitiva invasión de Japón. Miles de naves de la flota del Khan se concentraron frente a la isla, en la boca de la bahía. Sólo un milagro podría evitar el fatal desenlace. Y el milagro se produjo.
El viento de los dioses, “Kamikaze” empezó a soplar y esta vez con más ímpetu que nunca. Los naufragios mongoles se sucedieron uno tras otro.

Años después, un testigo visual escribiría, “cuando hay marea baja, la Bahía de Imari se puede atravesar a pie sin mojarse, saltando sobre los restos amontonados, de los barcos mongoles”. Parece que el cronista japonés no exageraba a juzgar por los actuales hallazgos de arqueólogos subacuáticos.

El auténtico “Kamikaze” existió y fue contundentemente efectivo. Kublai Khan jamás volvió a planear la invasión de Japón, ni él ni ninguno de sus descendientes durante siglos. Según los libros sagrados shintoístas, los dioses protegerían siempre de una invasión aquella nación que ellos mismos habían fundado.

Imagen

_________________
Capitán de Mar y Tierra de la Carabela San Lesmes R. O. del 31 de diciembre del año 2008
“La ignorancia es la madre del odio. El odio trastorna, nútrese del falso. El demonio es el padre de la mentira. La mentira se ceba de la ignorancia”.


23 Nov 2008 15:34
Perfil Email
Capitán de Navío
Capitán de Navío

Registrado: 15 Ago 2008 10:34
Mensajes: 550
Ubicación: Madrid
Nuevo mensaje Re: Batalla de Takashima, el auténtico triunfo “kamikaze” (1281)
Conclusión

Los modernos hallazgos arqueológicos han demostrado que más que el dios del viento, fue Kaminari, el dios del rayo quien mejor intervino en defensa de los japoneses. Pues al parecer, con el “kamikaze”, debió desencadenarse una tormenta eléctrica, típicamente veraniega. Así parecen evidenciarlo los restos de artefactos explosivos, parecidos a granadas, hallados en los pecios hundidos y que todo indica que se detonaron al contacto de rayos contra los pañoles de cubierta en los buques mongoles. La proximidad de unos a otros produciría explosiones por simpatía y el fuego y la destrucción se extendería de un navío a otro, tanto como las colisiones por la mar embravecida o los desarbolados por la fuerza del tifón.

Otras evidencias documentales que cuestionaban el relato semilegendario del viento vengador, parecen concederle verosimilitud, si se tiene en cuenta que muchos de los buques fueron construidos contra reloj, por el ansia de oro del Khan. Es decir, sin cumplir las condiciones mínimas para la navegación en mar abierta, que bien conocían los armadores chinos. Además, ya desde antiguo, se sitúa en esta época la requisa de navíos fluviales de transporte, que fueron empleados para el trasbordo de caballerías, artillería y pertrechos; es decir con la línea de flotación baja por sobrecarga y con un diseño inadecuado para enfrentarse al Océano.

Y en el terreno personal creo que con todo lo expuesto, a partir de ahora seremos más cautos a la hora de emplear el término “kamikaze” una vez que, legendario o histórico, su sentido es mucho más profundo y serio, que el que se le quiso dar Japón como autopropaganda nacionalista durante II Guerra Mundial, ni mucho menos como el de “muletilla” con el que actualmente se pretende magnificar informaciones y mejor “vender” noticias en medios de comunicación del mundo entero.

Imagen

( “cuando hay marea baja, la Bahía de Imari se puede atravesar a pie sin mojarse, saltando sobre los restos amontonados, de los barcos mongoles”)



Bibliografía

- Enciclopedia General Japonesa “Kodhansa”.
- “Vestigios de Kamikaze”, artículo de James P. Delgado; en la Revista “Archeology”, del Archeological Institute of America. (nº 56 - 1)
- “Japón, la tierra del oro ¿es verdad la antigua leyenda”. VV.AA. Monográfico en la Revista “Nipponia”. ( nº. 45)
- John Man. “Kublai Khan: the mongol king who remade China”

_________________
Capitán de Mar y Tierra de la Carabela San Lesmes R. O. del 31 de diciembre del año 2008
“La ignorancia es la madre del odio. El odio trastorna, nútrese del falso. El demonio es el padre de la mentira. La mentira se ceba de la ignorancia”.


23 Nov 2008 15:45
Perfil Email
General de División R. C. I. M.
General de División R. C. I. M.
Avatar de Usuario

Registrado: 02 Sep 2008 16:27
Mensajes: 2774
Ubicación: Isla de Leon
Nuevo mensaje Re: Batalla de Takashima, el auténtico triunfo “kamikaze” (1281)
Impresionante trabajo compañero y a la vez interesante!!
Me lo he pasado a papel para poder subrayar algunos pasajes que me han impresionado y poder debatir contigo.
De nuevo mi enorabuena.
Un saludo

_________________
Jefe de la Fuerza Expedicionaria de Infantería de Marina en Filipinas.
...es el verbo de la historia militar de España,
porque allí donde se ha combatido en mar o en tierra,
siempre ha habido un soldado de Infantería de Marina...
Conde de Torre Vélez en el Parlamento en 1904.


23 Nov 2008 17:58
Perfil Email
Capitán de Navío
Capitán de Navío

Registrado: 15 Ago 2008 10:34
Mensajes: 550
Ubicación: Madrid
Nuevo mensaje Re: Batalla de Takashima, el auténtico triunfo “kamikaze” (1281)
Muy agradecido y muy honrado por tus palabras, amigo "Atietam".

Sobre todo, por venir de quien vienen: un auténtico profesional de la materia.

Lo que temo es no estar a la altura en el debate, pero lo acogeré, -como buen aficionado a la historia- con todo el interés y procuraré tener a mano la bibliografía consultada, para que me sirva de "chuleta".

Saludos cordiales.

_________________
Capitán de Mar y Tierra de la Carabela San Lesmes R. O. del 31 de diciembre del año 2008
“La ignorancia es la madre del odio. El odio trastorna, nútrese del falso. El demonio es el padre de la mentira. La mentira se ceba de la ignorancia”.


23 Nov 2008 19:48
Perfil Email
Grumete
Grumete
Nuevo mensaje Re: Batalla de Takashima, el auténtico triunfo “kamikaze” (1281)
Me ha gustado mucho, enhorabuena, un trabajo excelente.

Fue una suerte que la flota se hundiera, ya que la tradición japonesa de combate el "Arte de la Arco y del Caballo", poco podría hacer frente a semejante ejército.

Y tampoco conviene olvidar cuando se habla de los kamikazes, que en la tradición samurai, pedir voluntarios era una cobardía, ya que todo japonés, si no era un cobarde, debía sacrificarse por la patria. Así que la opción kamikaze no era exactamente voluntaria, ni fanática, sino que negarse a ser un kamikaze equivalía a reconocer la falta de valor y la falta de amor a la patria.

Y que los llamados hoy día impropiamente kamikazes, no tienen que ver, ni con la tradición del viento divino, ni con los pilotos japoneses de la Segunda Guerra Mundial, que se inmolaban contra objetivos militares.

Un saludo.


23 Nov 2008 19:56
Capitán de Navío
Capitán de Navío

Registrado: 15 Ago 2008 10:34
Mensajes: 550
Ubicación: Madrid
Nuevo mensaje Re: Batalla de Takashima, el auténtico triunfo “kamikaze” (1281)
IsabeldeBarreto escribió:

Y tampoco conviene olvidar cuando se habla de los kamikazes, que en la tradición samurai, pedir voluntarios era una cobardía, ya que todo japonés, si no era un cobarde, debía sacrificarse por la patria. Así que la opción kamikaze no era exactamente voluntaria, ni fanática, sino que negarse a ser un kamikaze equivalía a reconocer la falta de valor y la falta de amor a la patria.

Y que los llamados hoy día impropiamente kamikazes, no tienen que ver, ni con la tradición del viento divino, ni con los pilotos japoneses de la Segunda Guerra Mundial, que se inmolaban contra objetivos militares.


Ante todo, muchas gracias. Me alegra que te haya gustado.

Pero tal y como decía en la motivación de esta exposición el objetivo fundamental era demostrar el mal uso que se ha dado en las últimas décadas a la palabra kamikaze (desde la II Guerra Mundial hasta la actualidad).

Yo no soy historidador. Soy periodista.
La historia aunque sea mi afición -probablemente la más importante- me sirve para apoyarme en ella para poner en claro y en firme el buen uso de las palabras en aras de la claridad y el buen entendimiento. Espero haber contribuido a esos fines lingüísticos y comunicativos generales con este vuelco sobre la historia naval del Lejano Oriente.

P.d.: Y no obstante confío en no haber faltado en demasía al rigor histórico.
Eso os toca decirlo a quienes de verdad sabéis de la materia.

_________________
Capitán de Mar y Tierra de la Carabela San Lesmes R. O. del 31 de diciembre del año 2008
“La ignorancia es la madre del odio. El odio trastorna, nútrese del falso. El demonio es el padre de la mentira. La mentira se ceba de la ignorancia”.


23 Nov 2008 20:05
Perfil Email
Capitán General
Capitán General
Avatar de Usuario

Registrado: 28 Abr 2008 12:35
Mensajes: 9160
Ubicación: Junto al Pisuerga
Nuevo mensaje Re: Batalla de Takashima, el auténtico triunfo “kamikaze” (1281)
Muy ameno e interesante.

Un gran trabajo, enhorabuena y muchas gracias por el esfuerzo

un saludo

Antonio

_________________
Secretario Técnico del Foro.
Insignia en el crucero: Cristóbal Colón R. O. del 16 de septiembre de 2008
"Si vis pacem, para bellum"


24 Nov 2008 10:19
Perfil Email
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Responder al tema   [ 12 mensajes ] 

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Saltar a:  
cron
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group.
Designed by STSoftware for PTF.
Licencia de Creative Commons
foro.todoavante.es by Todoavante is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 3.0 Unported License.
Based on a work at foro.todoavante.es.
Permissions beyond the scope of this license may be available at creativecommons.org.

Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com