Fecha actual 19 Nov 2019 09:47




Responder al tema  [ 5 mensajes ] 
 El Telegrama Zimmermann, submarinos, criptografía y alianzas 
Autor Mensaje
Sargento 1º
Sargento 1º

Registrado: 07 May 2010 12:18
Mensajes: 58
Nuevo mensaje El Telegrama Zimmermann, submarinos, criptografía y alianzas
.
El 7 de mayo de 1915, a las dos de la tarde, el trasatlántico Lusitania de la Cunard Line se encontraba en las proximidades del faro de Old Kinsale en Irlanda, cuando apareció en la mira del periscopio del U-20 del comandante Walter Schwieger. Poco después un torpedo impactaba en su casco y el elegante buque de 35.000 toneladas, gemelo del Mauritania, se hundía en un fondo de 90 metros llevándose consigo a 1.198 pasajeros, entre ellos a más de cien norteamericanos.

El trasatlántico RMS Lusitania, hundido por el U-20 en 1915

Imagen


Muchos historiadores citan el ataque a este buque de pasajeros y la consiguiente pérdida de vidas de ciudadanos propios como el principal motivo por el que Estados Unidos entró en la Primera Guerra Mundial, y sin embargo, entre esta fecha y el mes de abril de 1917, cuando finalmente se produjo la adhesión a los Aliados europeos que luchaban contra los Imperios Centrales, pasaron dos años en los cuales el presidente demócrata Woodrow Wilson no mostró la más mínima intención de sumarse a la Gran Guerra.

Las intervenciones de USA se resumían por entonces a seguir los dictados del Secretario de Estado Richard Lansing en su propio continente, con el apoyo material que dio en 1914 al mejicano constitucionalista Venustiano Carranza frente al general Victoriano Huerta, y los desembarcos en Haití y la República Dominicana para imponer gobiernos favorables a sus intereses. Por el asunto del Lusitania, en cambio, no se pasó de una condena pública a Alemania y la presentación de las correspondientes quejas diplomáticas ante el embajador Johann Heinrich von Bernstorff.

En el Viejo Continente, a principios de 1917 la guerra seguía con toda su crudeza. Alemania aguantaba en las embarradas trincheras del norte de Francia mientras masacraba a las desmoralizadas tropas zaristas en el frente oriental. Austria luchaba con los italianos en las colinas del Piamonte mientras Turquía, una vez conjurado definitivamente el desembarco inglés en la península de Gallípoli, perdía terreno poco a poco en el cercano oriente, empujada hacia Damasco por el ejército de Allenby y por las tropas árabes que había sumado a la acción el mítico Lawrence de Arabia.

Diríase que en aquel momento existía un frágil equilibrio entre dos gigantes agotados que necesitaban de permanentes inyecciones de recursos para no desfallecer. La población alemana, sujeta a un firme bloqueo del Mar del Norte por la marina británica, comenzaba a pasar hambre en aquel frío invierno, mientras en el otro bando, tanto la Francia de Clemenceau como la orgullosa Inglaterra estaban exhaustas debido a la sangría de vidas y caudales. Las arcas inglesas se encontraban casi vacías después de tres años de gastar más de 10 millones de libras diarias por los pertrechos que venían de los países neutrales, especialmente de Estados Unidos.

Las bazas que les quedaban por jugar por ambos contendientes no eran muchas, y si bien la flota de superficie germana no se aventuró más allá de sus costas a partir del empate técnico que representó la batalla de Jutlandia, disponía en cambio de un pequeño pero activo grupo de buques corsarios camuflados en inofensivos mercantes, y sobre todo de los sumergibles de la Kaiserliche Marine, que apostados en las costas inglesas y el canal de Irlanda se cobraban un precio de cada vez más grande en buques mercantes cargados de cañones y municiones que resultaban totalmente imprescindibles para mantener equilibrado el frente aliado occidental.

La tierra arrasada entre las trincheras del frente occidental

Imagen


Soldados australianos con máscaras anti-gas

Imagen


Uno de los primeros tanques aliados

Imagen

En esta situación, el 17 de enero de 1917, una copia de un telegrama cifrado llegó a la llamada Sala 40, sede del servicio criptográfico de la Inteligencia Naval británica, dirigida por el almirante William R. Hall.

Al parecer, el mensaje había sido transmitido desde Berlín por la embajada americana y llegó a Inglaterra a través del cable submarino que comunicaba con Dinamarca, para después seguir su camino por otro cable a través del Atlántico y llegar a los Estados Unidos. Pero lo insólito era que dicho envío no era de procedencia americana, sino que su remitente era el Ministerio de Asuntos Exteriores alemán y el destinatario su delegación en Washington.

El motivo para de se diera esta extraña combinación era que desde el principios de la guerra los buques ingleses Alert y Telconia habían cortado todos los cables submarinos trasatlánticos que salían de Alemania, y a partir de entonces los germanos se vieron obligados a enviar sus mensajes a través de los poco fiables sistemas de radio de entonces o aprovechar el ofrecimiento del presidente americano Wilson, que en un intento de mantener buenas relaciones con este país, les ofreció el conducto de sus propios canales diplomáticos.

A los alemanes no les importó aceptar, ya que sus mensajes estaban cifrados y no tenían constancia que los americanos dispusieran de analistas capaces de romper sus códigos, pero no contaron con que los ingleses, cuyas agencias tenían mucha más experiencia en esta materia, espiaban todo el tráfico de mensajes que pasaban por su isla hacia el Nuevo Mundo .

El mensaje en cuestión era inusualmente largo, pero lo que más llamó la atención de la Sala 40 fue haber detectado el mismo texto por otros dos caminos distintos, uno de los cuales era llamado "la ruta sueca", lo parecía indicar que se trataba de algo importante cuya recepción deseaban asegurar.

En un primer análisis, los expertos Nigel Grey y William Montgomery comprobaron que estaba cifrado mediante la clave diplomatica alemana 0075, compuesta por una secuencia de grupos de números, cada uno de los cuales significaba una palabra.


Edificio de la Inteligencia Naval Británica, sede del servicio de criptoanálisis denominado Sala 40

Imagen


Recreación con actores del trabajo de Nigel Grey y William Montgomery (este último, pastor anglicano)

Imagen



A diferencia del cifrado clásico, en que cada carácter es sustituido o permutado por otro siguiendo unas reglas determinadas, el cifrado por códigos se basa en la sustitución directa de palabras por sus equivalentes contenidas en un libro-diccionario de mayor o menor extensión. Si ser demasiado estrictos podríamos compararlo a una sustitución monoalfabética pero con cientos o miles de signos. Naturalmente, para impedir que un código del que se han interceptado un cierto número de mensajes sea roto por un simple análisis de frecuencias, también se recurre a los viejos sistemas medievales denominados “homófonos” y “nulas”. El primero de ellos consiste en repetir las equivalencias de las palabras o partículas gramaticales más comunes, como pueden ser la “a”, “de” o “el”, para así “diluir” su abundancia entre códigos que parecen distintos. Y las “nulas” son códigos que no significan nada, que repiten combinaciones inusuales, como “XXXXXX”, o incluso palabras correctas colocadas en lugares evidentemente incorrectos, todo lo cual complicará el trabajo de suposición de los criptógrafos pero en cambio no comprometerá el sentido final del mensaje.

El código 0075 no era una excepción en estos aspectos ya que contenía unas 10.000 palabras y disponía además de la ventaja de su novedad, ya que había aparecido apenas seis meses antes, pero en este caso Grey y Montgomery contaban con la ayuda del genial Dilly Knox, un estrafalario profesor de lenguas clásicas del King’s College que había sido reclutado por el almirante Hall, y que haciendo gala de métodos poco ortodoxos demostraba una inusual habilidad para desvelar detalles y coincidencias que a otros analistas les pasarían desapercibidos.

Parece ser que la labor de descifrado de este telegrama se llevó a cabo al principio sólo de una manera parcial pero suficientemente precisa como para entender el significado. Eran instrucciones del ministro de asuntos exteriores alemán, Arthur Zimmerman, a Heinrich Von Bernstorff, su embajador en Washington, para que a su vez enviara a su homólogo en Ciudad de Méjico, Von Eckardt, una propuesta dirigida al presidente Venustiano Carranza. Debía informarle que a partir del mes de febrero los submarinos alemanes torpedearían sin reservas de ningún tipo cualquier buque mercante o de pasajeros de cualquier nacionalidad que se aproximara a las costas inglesas o francesas, y que si ello acababa provocando la entrada en guerra de Estados Unidos, estaba dispuesto a establecer una alianza con Méjico para que éstos atacaran a los americanos por su frontera sur. Añadía a su ofrecimiento ayuda financiera. Asegurando que al firmarse la paz, los mejicanos se resarcirían con creces de su vecino del norte y recuperarían los estados de Tejas, Arizona y Nuevo Méjico.

Arthur Zimmerman, ministro de Exteriores del Kaiser Guillermo II

Imagen



Según el ministro alemán, Inglaterra se encontraba al límite de sus fuerzas, y la nueva campaña submarina representaría el toque de gracia que les obligaría en pocos meses a pedir la paz.

A la vez, Zimmerman pedía al presidente Carranza que hiciera de puente para pasar la misma petición al gobierno japonés, que de igual forma obtendría importantes ganancias territoriales incluso en el continente americano.

El texto era una verdadera bomba que podía romper la visión pacifista en que se había embarcado el presidente americano Woodrow Wilson, el cual pretendía mantener una neutralidad imposible en un mundo en llamas y contemporizar con una Alemania expansionista cuyo claro interés era la dominación de Europa y erigirse a la postre como única e incontestable potencia del orbe. Sin embargo, existía el problema casi insalvable que los ingleses habían obtenido esta información espiando precisamente los canales diplomáticos americanos, y por tanto, no podían presentarse en la Casa Blanca con el resultado de su trabajo y confiar en que este “detalle” no perjudicara de forma grave las relaciones entre ambos países.

Existía además la cuestión de dar veracidad al mensaje, ya que la propia Alemania podría negar su autoría y alegar que todo ello era un montaje inglés para conseguir arrastrar a los Estados Unidos a la guerra.

La solución vino del otro lado del Atlántico, ya que la Inteligencia Británica supuso que la embajada alemana en Washington utilizaría la red telegráfica comercial para reenviar las instrucciones de Zimmerman a Ciudad de Méjico. Y la intuición tuvo su premio, ya que un misterioso agente denominado “Señor H” pudo obtener una copia del telegrama en la oficina de la Wenstern Unión de la capital mejicana.

Copia del telegrama conseguida en Ciudad de Méjico

Imagen


En este nuevo texto había llegado vía Galveston y estaba fechado el 19 de enero, dos días después de haber interceptado el telegrama original en Inglaterra. En este caso iba firmado por el embajador en Washington, Von Bernstorff , y dirigido a la Delegación Alemana en Méjico capital. Otro cambio era la propia clave, que había sido cambiada por la denominada 13042, la cual era una variante de la 13040. Y a partir de aquí las fuentes históricas están divididas. Por una parte circula la versión de la historiadora norteamericana Bárbara Tuchman, afirmando que los ingleses tenían la suerte de poseer un libro de claves del código 13040 que habría sido obtenido al detener en Siria a Wilhem Wassmus, un cónsul alemán que trabajaba para los servicios secretos de su país intentando levantar a las tribus árabes contra el Imperio Británico. Pero el renombrado experto en criptología David Kahn, autor de “The Codebreakers”, opina que los criptógrafos ingleses no disponían de tal libro y que en realidad el código fue roto gracias a la habilidad los expertos la Oficina 40.

Algunos documentos de esta época muestran tiras de números correspondientes al telegrama Zimmerman con anotaciones a lápiz, indicando que en su descifrado se utilizaron los habituales procedimientos deductivos de prueba y error, nada de lo cual habría sido necesario de haber dispuesto del código real.

La interpretación que recoge Tuchman, que surgió de la rumurología algún tiempo después de estos hechos, puede ser debida a una desinformación sembrada de forma consciente por el Almirante Hall, en la necesidad de ocultar que los criptoanalistas ingleses estaban en condiciones de romper los códigos de otros países, lo cual era siempre mucho más peligroso para cualquier potencial enemigo que el hecho fortuito que hubieran capturado un libro de claves.

En poco tiempo, el texto dirigido a Von Eckardt quedó totalmente descifrado y traducido, y una vez eliminadas las cabeceras y adaptadas las diferentes formas verbales entre idiomas; decía lo siguiente:

“Nos proponemos comenzar el primero de febrero la guerra submarina, sin restricción. No obstante, nos esforzaremos para mantener la neutralidad de los Estados Unidos de América.
En caso de no tener éxito, proponemos a México una alianza sobre las siguientes bases: hacer juntos la guerra, declarar juntos la paz; aportaremos abundante ayuda financiera; y el entendimiento por nuestra parte de que México ha de reconquistar el territorio perdido en Nuevo México, Texas y Arizona. Los detalles del acuerdo quedan a su discreción.
Queda usted encargado de informar al presidente de todo lo antedicho, de la forma más secreta posible, tan pronto como el estallido de la guerra con los Estados Unidos de América sea un hecho seguro. Debe además sugerirle que tome la iniciativa de invitar a Japón a adherirse de forma inmediata a este plan, ofreciéndose al mismo tiempo como mediador entre Japón y nosotros.
Haga notar al Presidente que el uso despiadado de nuestros submarinos ya hace previsible que Inglaterra se vea obligada a pedir la paz en los próximos meses. ”

Texto descifrado por la Sala 40, tal como fue entregado por Lord Balfour al gobierno americano

Imagen



Documento original que muestra pruebas efectuadas por los criptógrafos ingleses

Imagen





Traducción del código 13042 al alemán extraído del libro de Bárbara Tuchmann "El telegrama Zimmerman". La equivalencia al texto en castellano es obra del profesor Arturo Quirantes (https://www.cripto.es/enigma/boletin_enigma_1.htm)

Código - Significado en alemán - (Significado en castellano)
130 (nº del telegrama)
13042 (nº de clave)
13401 Auswartiges amt - (ministerio as. exteriores)
8501 telegraphiert - (telegrafía)
115 Januar 16 - (16 de Enero)
3528 colon - ( : dos puntos)
416 nummer 1 - (número 1)
17214 ganz geheim - (alto secreto)
6491 selbst - (usted mismo)
11310 zu - (part. infinitiva)
18147 entziffren - (descifrar)
18222 stop - (. punto)
21560 wir - (nosotros)
10247 beabsichtigen - (tenemos la intención de)
11518 am - (a partir de)
23677 ersten - (primero)
13605 Februar - (febrero)
3494 un - (sin)
14936 eingeschrankt - (restricciones)
98092 U-boot - (submarino)
590 krieg - (guerra)
11311 zu - (a)
10392 beginnen - (comenzar)
10371 stop - (. punto)
0302 es wird - (se)
21290 versucht - (intentado)
5161 werden - (será)
39695 Vereiningten Staaten - (Estados Unidos)
23571 trotzdem - (no obstante)
7504 neutral - (neutrales)
11269 zu - (a)
18276 erhalten - (mantener)
18101 stop - (. punto)
0317 für den fall - (para el caso)
0228 dass dies - (de que ello)
17694 nicht - (no)
4473 gelingen - (lograr)
22284 sollte - (hubiera)
22200 comma - (, coma)
19452 schlagenr - (ofrecer)
21589 wir - (nosotros)
67893 Mexico - (Méjico)
5569 auf - (sobre)
13918 folgender - (siguientes)
8958 grundlage - (bases)
12137 bündnis - (alianza)
1333 vor - (prefijo verbo ofrecer)
4725 stop - (. punto)
4458 gemeinsam - (juntos)
5905 krieg - (guerra)
17166 führen - (conducir)
13851 stop - (. punto)
4458 gemeinsam - (juntos)
17149 friedenschluss - (tratado de paz)
14471 stop - (punto)
6706 reichlich - (generosa)
13850 finanzielle - (financiera)
12224 unterstützung - (ayuda)
6929 und - (y)
14991 einverständnis - (acuerdo)
7382 unserer - (parte)
15857 dass - (de que)
67893 Mexiko - (Méjico)
14218 in - (en)
36477 Texas - (Tejas)
5870 comma - (, coma)
17553 neue - (nuevo)
67893 Mexiko - (Méjico)
5870 comma - (, coma)
5454 AR - (AR)
16102 IZ - (IZ)
15217 ON - (ON)
22801 A - (A)
17138 früher - (anterior)
21001 verloren - (perdido)
17388 Gebiet - (territorio)
7446 zurück - (de vuelta)
23638 erobern - (conquistar)
18222 stop - (punto)
6719 regelung - (tramitación)
14331 im - (en)
15021 einzelnen - (detalles)
23845 euer hochwohlgeboren - (su excelencia)
3156 überlassen - (quedan)
23552 stop - (punto)
22096 sie - (usted)
21604 wollen - (sírvase)
4797 vorstehendes - (de lo que precede)
9497 dem - (al)
22464 präsident - (presidente)
20855 streim - (secreto)
25610 eröffen - (hacer saber)
18140 comma - (, coma)
22260 sobald - (tan pronto como)
5905 kriegs - (guerra)
13347 ausbruch - (declaración)
20420 mit - (con)
39689 Vereiningten Staaten - (Estados Unidos)
13732 fest - (seguro)
20667 steht - (sea)
6929 und - (y)
5275 anregung - (sugerencia)
18507 hinzufügen - (agregar)
52262 Japan - (Japón)
1340 von - (por)
22049 sich - (sí mismo)
13339 aus - (de)
11265 zu - (a)
22295 sofortig - (inmediatamente)
10439 beitretung - (unión)
14814 einladen - (invitar)
4178 zu - (part. infinitiva)
6992 und - (y)
8784 gleichzeitig - (simultáneamente)
7632 zwischen - (entre)
7357 uns - (nosotros)
6926 und - (y)
52262 Japan - (Japón)
11267 zu - (a)
21100 vermitteln - (intermediar)
21272 stop - (. punto)
9346 bitte - (por favor)
9559 den - (al)
22464 präsident - (presidente)
15874 darauf - (de esto)
18502 hinweisen - (advertir)
18500 comma - (, coma)
15857 dass - (que)
2188 rücksichtslos - (despiadado)
5376 anwendung - (uso)
7381 unserer - (nuestros)
98092 U-boote - (submarinos)
16127 jetzt - (ahora)
13486 aussicht - (perspectiva)
9350 bietet - (ofrece)
9220 comma - (, coma)
76036 England - (Inglaterra)
14219 in - (en)
5144 wenigen - (pocos)
2831 monat - (mes)
17920 -en - (-es)
11347 zum - (hacia)
17142 frieden - (paz)
11264 zu - (part. infinitiva)
7667 zwingen - (obligar)
7762 stop - (punto)
15099 empfang - (recibo)
9110 bestahigen - (acuse)
10482 stop - (. punto)
97556 Zimmermann - (Zimmermann)
3569 stop - (. punto)
3670 schluss der depesche - (fin del telegrama)




El texto acabado y con las pruebas que certificaban que su origen había sido la embajada alemana en Washington fue entregado por el propio almirante Hall al Secretario de Exteriores británico James Balfour, de su mano pasó al embajador americano en Londres y de allí viajó por valija segura a Estados Unidos.

Pese a la postura conciliadora que mantenía la Casa Blanca con Alemania, los servicios de inteligencia siempre habían estado al tanto de las permanentes maniobras de este país para inestabilizar el continente americano. A igual que en Europa Zimmerman apoyó firmemente a Lenin contra su enemigo el Zar Nicolás II, y en África y Medio Oriente financió a aventureros como Leo Frobenius en su intento de imitar a Lawrence de Arabia, el ministro alemán estaba convencido que el eslabón débil de los Estados Unidos era precisamente Méjico, y que si conseguía mantener en este país un clima de permanente agitación acompañada con ataques esporádicos a los estados sureños de la Unión. A Washinton no le quedaría otro remedio que mantener sus tropas en constante estado de alerta o de obligarlas a empeñarse en inciertas campañas militares en un país donde la fragmentación del poder entre facciones revolucionarias imposibilitaba llegar a cualquier paz permanente. En uno u otro caso, la intención del ministro alemán era que las tropas yankees se mantuvieran lejos de Europa.

La inteligencia americana tenía fundadas razones para sospechar de la planificación de alemana en dos fallidas campañas del general golpista Victoriano Huerta, que en 1913 se había erigido en el poder al asesinar al presidente electo Francisco Madero. La primera, cuyo autor intelectual habría sido Paul Von Hintze, consistiría en un ataque para apoderarse del Canal de Panamá con un ejército de diez mil hombres que llegó a estar concentrado en el estado de Chiapas. Y la segunda era la guerra limitada contra Estados Unidos para recuperar los territorios perdidos setenta años atrás, en el tratado de Guadalupe Hidalgo, y que preveía la invasión de Arizona, Nuevo Méjico y Tejas, llegando a la ocupación de parte de California y de ciudades como Denver, en el estado de Colorado.

La ambiciosa idea, planificada por Carl Heynen y Federico Stallforth desde su base en Tampico, con la ayuda de unos 50 agentes, contaba también con el apoyo del importante ejército de Pascual Orozco desde Ciudad Juárez y disponía de las armas salidas de las fábricas del magnate mejicano-alemán Maximiliano Kloss. La invasión se produciría en dos frentes a través de Brownsville y El Paso, reclutando y armando a su paso a los cientos de miles de mejicanos que vivían en los estados del sur. A la vez, serían apoyados por los emigrados de Alemania englobados en la poderosa Liga Bohemia, con sede en Nueva York, asociación que también era controlada por agentes a las órdenes de Berlín.

Ninguna de las dos aventuras pudo llevarse a cabo por los levantamientos de Villa y Zapata que derrocaron a Huerta en 1914 y le obligaron a exiliarse en España, pero al año siguiente viajó a Berlín y obtuvo el apoyo de Zimmerman, el cual le entregó millares de armas y 2,5 millones de cartuchos para regresar a su país y retomar el poder.

Sin embargo, al llegar a Estados Unidos, las autoridades descubrieron el cargamento y lo encerraron en prisión, donde se dice que fue envenenado provocándole una cirrosis que finalmente acabó con su vida en el penal de El Paso en 1916.

Mientras tanto, en Méjico los revolucionarios habían creído en las palabras de Venustiano Carranza y dejaron el poder, pero al poco se sintieron traicionados por las tímidas reformas sociales incluidas en la nueva Constitución y volvieron a levantarse en armas. Carranza, que de manera evidente protegía a las oligarquías, recibió entonces el reconocimiento y el apoyo material de Estados Unidos, que de forma paralela decretó un embargo de suministros hacia sus oponentes. En enero de 1916, Pancho Villa, en clara represalia por el apoyo a Carranza, asesinó a 18 mineros americanos de la ASARCO en Santa Isabel, en el estado de Chihuahua, y dos meses más tarde, inducido por agentes germanos que le proporcionaron nuevas armas de Kloss, asaltó con 600 hombres la pequeña ciudad de Columbus, en Nuevo Méjico.

Una semana más tarde, el presidente Woodrow Wilson ordenaba al general Pershing que cruzara la frontera para capturar a Villa. La llamada Expedición Punitiva que llegó a contar con de 12.000 hombres, duró 11 meses y con poco más que algunas escaramuzas se adentró más de 600 kilómetros en territorio mejicano sin poder hallar al líder revolucionario, que después de resultar herido en una rodilla permaneció escondido todo el tiempo en una cueva de la sierra de Tarahumara.

Algunos de los protagonistas americanos de esta historia:

El presidente de EUA Woodrow Wilson

Imagen


El presidente de Méjico Venustiano Carranza

Imagen


El general Victoriano Huerta


Imagen


Los revolucionarios Pancho Villa y Emiliano Zapata


Imagen



En esta tesitura comenzó 1917 y el 1 de marzo la prensa americana hizo público el texto íntegro del telegrama Zimmerman. Los sentimientos estaban divididos, ya que una gran parte de la población estadounidense, producto de la intensa inmigración procedente de Europa seguía fiel a sus propios sentimientos nacionales, copia del bipolarismo del Viejo Continente, y a todo ello se sumaba a que tanto los pacifistas norteamericanos como muchos indecisos consideraron el telegrama como una maniobra de intoxicación de los servicios secretos ingleses para arrastrar al país a la Gran Guerra.

Pero de forma totalmente imprevista, dos días después el propio Zimmerman certificó desde Berlín su autenticidad, que repitió de nuevo en un discurso pocas semanas más tarde, matizando que hasta entonces era un documento privado sin más valor y que sólo sería entregado a Carranza en caso de hostilidades por parte americana. Es posible que pensara que una vez descubierta la maniobra al menos serviría para intimidar a este país y le obligaría a reconsiderar su apoyo a Inglaterra, lo cual no sólo demostraba un claro desconocimiento del modo de ser americano, sino también de las posibilidades del ejército de mejicano para acometer semejante aventura. Pero de forma contraria a sus intenciones la revelación provocó una oleada de indignación antialemana, y lo que podría haberse quedado sólo en sospechas discutibles, acabó convertido en un verdadero casus beli que precipitó los acontecimientos.

Portada del New York Times en que se da a comocer el Telegrama Zimmerman y diversas reacciones al mismo

Imagen



En Méjico, los generales del Estado Mayor de Carranza fueron mucho más prudentes que el ministro alemán y después de reconocer la desproporción de la potencia industrial entre ambos países y el estado lamentable de sus tropas tras décadas de revoluciones y asonadas militares, desaconsejaron al Presidente considerar la propuesta. En respuesta a ello, el diplomático Francisco León de Barra era enviado a los pocos días a Washington, como comisionado de paz.

En Estados Unidos y ante el cambio radical en la opinión pública, el presidente Wilson dio definitivamente la espalda a quienes deseaban mantener la neutralidad a cualquier precio y ordenó armar los buques mercantes, con instrucciones precisas de responder de forma contundente a cualquier ataque germano. El 2 de abril, sólo un mes después de hacerse público el affaire Zimmerman, solicitaba al Congreso la declaración de guerra contra los Imperios Centrales, que fue refrendada por la cámara cuatro días más tarde y que representó con toda seguridad el factor que acabó inclinando la balanza hacia el lado de los aliados y, un año y medio más tarde, la derrota sin paliativos de Alemania, el Imperio Austrohúngaro, Bulgaria y Turquía.




Saludos a todos


17 May 2010 01:54
Perfil Email
Brigadier
Brigadier

Registrado: 10 Ago 2006 15:32
Mensajes: 1197
Ubicación: Reino de Asturias
Nuevo mensaje Re: El Telegrama Zimmermann, submarinos, cripotgrafía y alianzas
Muy interesante amigo Llorens.

Como se puede ver en el artículo una idea utópica pero muy interesante por parte alemana, por parte británica sólo tuvieron que aprovechar que "el Pisuerga pasaba por Valladolid" para sacar tajada.

Cuando era pequeño tengo visto en algunas películas sobre la revolución mejicana la presencia de alemanes junto a los revolucionarios o las tropas federales. El asunto era tratado mejor o peor en cada película, pero la verdad es que la cosa empezó a chocarme hasta que conseguí enterarme de la rozón por la que estaban allí.

Aquí está la explicación real y muy bien explicada del asunto.

P.D. Hay un personaje, que posteriormente será muy conocido en la 2ª G.M., que protagoniza un hecho "muy de la simbología americana".

Este es G. S. Patton, cuando con una decena de hombres de un regimiento de infantería subidos en "coches armados" acaba con la vida de Julio Cárdenas (jefe de la guardia personal de Pancho Villa) y con otro "alto oficial" de los villistars.

Podría decirse que es una operación del tipo que años despues en el desierto norteafricano haría el Long Range Desert Group.

Gracias por la aportación.

Un saludo Jose Luis.

_________________
Estado Mayor
"Donde un español no llega con la mano, llega con la punta de su espada". Embajador español en la corte de Luis XVI demostrando su españolía ante una afrenta.


17 May 2010 15:49
Perfil Email
Almirante
Almirante
Avatar de Usuario

Registrado: 19 Jul 2009 23:37
Mensajes: 4653
Ubicación: Ciudad de la Santísima Trinidad y puerto de Santa María del Buen Ayre. 1580
Nuevo mensaje Re: El Telegrama Zimmermann, submarinos, criptografía y alianzas
Es realmente interesante Llorens, desconocía muchas cosas.

Un saludo

_________________
Secretario Construcciones del Foro.
Insignia en el acorazado: Pelayo R. O. del 28 de febrero de 2011.
...AL FUEGO !!! Brigadier don Cayetano Valdés


18 May 2010 03:57
Perfil Email YIM
Sargento 1º
Sargento 1º

Registrado: 07 May 2010 12:18
Mensajes: 58
Nuevo mensaje Re: El Telegrama Zimmermann, submarinos, criptografía y alianzas
Lejos de las grandes contiendas o los movimientos político-culturales más importantes, a veces topamos con personajes o hechos históricos que fueron determinantes por sus consecuencias, pero de los cuales no conocemos mucho más allá de los titulares. El affaire del Telegrama Zimmermann es uno de ellos, y me interesé por él a partir de un breve comentario que encontré en Intertet.
Creo además que reúne todas las características que lo hacen atractivo bajo el punto de vista histórico; el secreto protegido mediante la criptografía, las intrigas internacionales ligadas a la crudeza de la Gran Guerra, los conflictos entre dos países tan distintos como eran -y siguen siendo- Méjico y Estados Unidos, y la participación de personajes como Villa o Zapata que han sido mitificados por la literatura y el cine.

Un saludos a todos


18 May 2010 09:03
Perfil Email
Capitán General
Capitán General
Avatar de Usuario

Registrado: 28 Abr 2008 12:35
Mensajes: 9128
Ubicación: Junto al Pisuerga
Nuevo mensaje Re: El Telegrama Zimmermann, submarinos, criptografía y alianzas
Muy interesante exposición.

Al principio se menciona al Lusitania, aclarando muy acertadamente el detalle de un hundimiento que se ha presentado como motivo de la entrada de los EEUU en guerra cuando en realidad lo hizo prácticamente dos años más tarde.

Antes de esta entrada los intereses norteamericanos no estaban muy decantados pues negociaban con ambos bandos y se encontraban realmente molestos por el blqueo británico a los Imperios Centrales.

Intentó la propaganda convertirlo en otro "Recuerda el Maine" despertando un rechazo hacia Alemania.

Por supuesto que se ocultó que el trasatlantico había sido armado en agosto de 1914, junto al "Mauritania" y "Aquitania" y otros 15 buques, como cruceros auxiliares y aunque, demostrada lo inapropiado de la medida, se dedicara al trasporte.

El fatídico 7 de mayo de 1915 llevaba a bordo además del pasaje, un importante cargamento de municiones para los aliados.

En esa lucha soterrada y paralela es evidente quien se llevó el gato al agua.

Repito: Muy interesante e instructivo

un saludo

Antonio

_________________
Secretario Técnico del Foro.
Insignia en el crucero: Cristóbal Colón R. O. del 16 de septiembre de 2008
"Si vis pacem, para bellum"


18 May 2010 11:15
Perfil Email
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Responder al tema   [ 5 mensajes ] 

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Saltar a:  
cron
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group.
Designed by STSoftware for PTF.
Licencia de Creative Commons
foro.todoavante.es by Todoavante is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 3.0 Unported License.
Based on a work at foro.todoavante.es.
Permissions beyond the scope of this license may be available at creativecommons.org.

Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com