Fecha actual 22 Nov 2019 19:07




Responder al tema  [ 5 mensajes ] 
 Teoría de Juegos: 10. Las Jugadas Estratégicas. 
Autor Mensaje
Capitán de Navío
Capitán de Navío

Registrado: 24 Feb 2010 22:29
Mensajes: 1151
Ubicación: En los mares del Norte, camino de bloquear puertos, y atacar navíos y líneas comerciales inglesas
Nuevo mensaje Teoría de Juegos: 10. Las Jugadas Estratégicas.
Sigamos avanzando. Ante las decisiones nos encontramos con unos componentes importantes muy influyentes. En primer lugar con nuestro capacidad para hacer creíble nuestra firme determinación de llegar hasta el final con las consecuencias de nuestras decisiones. Esto es fundamental, por ejemplo, en el dilema halcón / paloma, en el que es de suma importancia que hagamos creer al otro que somos capaces de apretar el botón nuclear si llegase el caso, o de no parar el coche por mucho que nos vayamos acercando al precipicio.

En este caso tenemos varios ejemplos clásicos. Veamos dos de ellos. El primero se produjo durante la Segunda Guerra Mundial, y tenía que ver dónde iban a desembarcar los aliados, si en Normandía o en el Canal, a la altura de Calais. Los alemanes no tenían tropas adecuadas suficientes para cubrir ambas posibilidades; por ello debían seleccionar una de ellas, y apostar por la misma. Por tanto debían imaginarse cuál sería el sitio elegido por los aliados para el desembarco.

Los aliados sabían que un desembarco tiene un alto precio en vidas. Sabían también que un rechazo alemán exitoso supondría un retraso considerable para el fin de la guerra, y un coste tal que difícilmente podría ser soportado por los países aliados. Sabían que no podían fallar, y que tendrían que consolidar la cabeza de playa que permitiese desembarcar tropas suficientes como para empezar a obligar a los alemanes a retirarse. Sabían también que una contraofensiva alemana durante las primeras horas posteriores al desembarco tenía grandes posibilidades de alcanzar el éxito, por lo que necesitaban que pasasen suficientes horas para consolidar dicha cabeza de playa y así hacer frente exitosamente a la contraofensiva alemana subsiguiente.

Debían por tanto engañar a los alemanes sobre su sitio elegido para el desembarco. Se puso así en marcha uno de los mayores y mejor orquestados engaños de la guerra. En la costa este de Gran Bretaña se fabricó un ejército de cartón-piedra, que comprendía aviones, carros blindados, artillería pesada, etc., y se nombró a uno de sus mejores generales, George Patton, para hacer que figurase al frente de dicha pantomima. Además, fueron publicados adecuadamente todos los nombramientos precisos de la cadena de mando, tal como se hubiese hecho en la realidad, y se fueron “requisando” naves ficticias dándolas órdenes de concentrarse en la zona británica del Canal, enfrente de Calais. Todo ello supuso un gasto importante de recursos económicos y humanos, pero se pensó que todo ello merecía la pena.

Sin embargo fue la elección de este general lo que se mostró definitivamente decisivo para convencer a los alemanes de que la cosa iba en serio, ya que Patton era un general al que los alemanes temían mucho, quizás en esos momentos al que más, y sabían también que era un tipo de persona que no puede estar inactivo, que necesita estar continuamente en acción. Que el general nombrado para el mando de esta operación fuera Patton convenció finalmente a los alemanes que el lugar elegido era el Canal, y por tanto el sitio de desembarco era Calais.

_________________
Comandante del navío: Nuestra Señora de Begoña R. O. del 6 de abril de 2010.

Nuestra mayor gloria no está en no caer nunca, sino en levantarnos cada vez que caemos (Confucio).

No preguntes lo que tu país puede hacer por ti; pregunta lo que tú puedes hacer por tu país (John F. Kennedy).

Si llegas a saber que mi navío ha sido hecho prisionero, di que he muerto (Brigadier Cosme Damián Churruca y Elorza).


02 Abr 2010 23:44
Perfil Email
Capitán de Navío
Capitán de Navío

Registrado: 24 Feb 2010 22:29
Mensajes: 1151
Ubicación: En los mares del Norte, camino de bloquear puertos, y atacar navíos y líneas comerciales inglesas
Nuevo mensaje Re: Teoría de Juegos. Las Jugadas Estratégicas.
El precio a pagar por los aliados por el engaño fue alto, y no sólo en el terreno económico, con la fabricación extra de todo un excelente ejército, pro cierto muy bien pertrechado. El precio también incluyó un gran esfuerzo de ocultismo, de labor de desinformación, de distracción de algunas unidades militares de élite de los teatros de operaciones, de prescindir de un excelente general imbatible por los alemanes, etc. Todo ello convenció a los alemanes que los aliados habían apostado firmemente por el Canal, y no por Normandía.

El resto es historia. Los aliados pudieron desembarcar en Normandía, consolidar la cabeza de playa, recibir refuerzos con tiempo y organizarse oportunamente, rechazar la contraofensiva alemana, e iniciar el viaje de liberación de París y de toda Francia, y sentar las bases para el ataque definitivo al propio territorio alemán.

El segundo ejemplo lo tenemos en la historia que rodeó al desarrollo y puesta en marcha de la televisión de alta definición. Dos países estaban luchando tenazmente por posicionarse en este nuevo mercado de la mejor manera posible, los Estados Unidos y Japón, para lo que tendría una importancia vital el esfuerzo que hiciesen en el desarrollo de esta nueva tecnología, y en su comercialización y distribución, así como de las rentabilidades a obtener.

Para Estados Unidos la elección era la de hacer un gran esfuerzo inversor y tecnológico, o bien un esfuerzo pequeño. Para Japón, la elección era exactamente la misma. Sin embargo, los resultados a obtener eran bien distintos. En el caso de los Estados Unidos, se obtendrían las mayores ganancias (4 puntos) en primer lugar en el caso de que ambos países hiciesen pequeños esfuerzos, después en el caso de que hiciese Estados Unidos un gran esfuerzo mientras Japón lo hiciese pequeño (3 puntos), en tercer lugar en el caso de que Estados Unidos hiciese un pequeño esfuerzo mientras Japón lo hiciese grande (2 puntos), y en último lugar en el caso de que ambos países hiciesen grandes esfuerzos (1 punto).

En el caso de Japón se tenía que este país obtendría su mejor resultado (4 puntos) en el caso de que hiciese un gran esfuerzo mientras los Estados Unidos lo hiciesen pequeño; su segundo mejor resultado (3 puntos) en el caso de que ambos países hiciesen un pequeño esfuerzo; su tercer mejor resultado (2 puntos) en el caso en que hiciese un pequeño esfuerzo mientras los Estados Unidos lo hiciesen grande; y el peor resultado (1 punto) en el caso de que ambos países hiciesen un gran esfuerzo.

_________________
Comandante del navío: Nuestra Señora de Begoña R. O. del 6 de abril de 2010.

Nuestra mayor gloria no está en no caer nunca, sino en levantarnos cada vez que caemos (Confucio).

No preguntes lo que tu país puede hacer por ti; pregunta lo que tú puedes hacer por tu país (John F. Kennedy).

Si llegas a saber que mi navío ha sido hecho prisionero, di que he muerto (Brigadier Cosme Damián Churruca y Elorza).


02 Abr 2010 23:45
Perfil Email
Capitán de Navío
Capitán de Navío

Registrado: 24 Feb 2010 22:29
Mensajes: 1151
Ubicación: En los mares del Norte, camino de bloquear puertos, y atacar navíos y líneas comerciales inglesas
Nuevo mensaje Re: Teoría de Juegos. Las Jugadas Estratégicas.
La matriz a obtener es la siguiente:

XXXXXXXXXXXXXXXXXXXX Pequeño esfuerzo Japón XXXXXXXXXXGran esfuerzo Japón
Pequeño esfuerzo USAXXXXXXXX 4 / 3XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX 2 / 4
Gran esfuerzo USAXXXXXXXXXXXX 3 / 2XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX 1 / 1

Estados Unidos era consciente de que no podía permitirse hacer un gran esfuerzo. Eran además conscientes de que si Japón pudiera por lo menos sospecharlo, este país haría entonces un gran esfuerzo, ya que Japón sí que podía permitírselo, y con ello este país se encontraría ante su mejor resultado (4 puntos), mientras que en ese caso Estados Unidos tan sólo podría aspirar a su tercer mejor resultado (2 puntos tan sólo). Sin embargo, Japón también sabía del peligro de hacer un gran esfuerzo a la vez que Estados Unidos también lo hacía, ya que entonces estaría Japón ante su peor resultado (1 puntos). Por tanto, era vital para Japón discriminar hasta qué punto Estados Unidos iba a hacer o no un gran esfuerzo, ya que podría poner a Japón ante su mejor resultado o ante su peor resultado.

En cambio, si Japón hiciese un pequeño esfuerzo, esto le colocaría a este país en una situación ni tan ganadora ni tan perdedora, es decir, su riesgo era menor, así como sus posibles ganancias o pérdidas. Colocaría a Japón en una situación intermedia, situación que también haría, en ese caso, que Estados Unidos pudiera lograr así su mejor resultado (4 puntos).

Por ello no le quedó otro remedio a los Estados Unidos que orquestar un gran engaño. Se publicó la concesión de diversas ayudas públicas y el Gobierno comprometió determinados fondos públicos. Japón creyó que Estados Unidos iba a apostar muy fuerte por el desarrollo y comercialización de la televisión de alta definición, y por ello tan sólo le quedaban dos opciones, o bien hacer un pequeño esfuerzo y lograr así su tercer mejor resultado (2 puntos) o bien hacer un gran esfuerzo y conseguir su peor resultado (1 punto tan sólo).

Por tanto, Japón decidió hacer un pequeño esfuerzo, el mismo que Estados Unidos no tenía otro remedio que hacer, aunque Japón no lo sabía por haberse creído el engaño. Por ello, al final Estados Unidos consiguió su mejor resultado (4 puntos), mientras que Japón se quedó con su segundo mejor resultado (3 puntos), mejorando incluso sus propias expectativas (2 puntos) cuando pensaba que Estados Unidos sí que iba a hacer un gran esfuerzo.

_________________
Comandante del navío: Nuestra Señora de Begoña R. O. del 6 de abril de 2010.

Nuestra mayor gloria no está en no caer nunca, sino en levantarnos cada vez que caemos (Confucio).

No preguntes lo que tu país puede hacer por ti; pregunta lo que tú puedes hacer por tu país (John F. Kennedy).

Si llegas a saber que mi navío ha sido hecho prisionero, di que he muerto (Brigadier Cosme Damián Churruca y Elorza).


02 Abr 2010 23:46
Perfil Email
Capitán de Navío
Capitán de Navío

Registrado: 24 Feb 2010 22:29
Mensajes: 1151
Ubicación: En los mares del Norte, camino de bloquear puertos, y atacar navíos y líneas comerciales inglesas
Nuevo mensaje Re: Teoría de Juegos. Las Jugadas Estratégicas.
En las jugadas estratégicas nos encontramos con distintas reglas o patrones de respuesta, tanto en las que suponen amenazas como las que implican promesas. Unas pueden ser disuasorias y otras pueden ser decisivas. Veamos algunos ejemplos en los que pueden ilustrar y hacernos comprender mejor estas situaciones:

XXXXXXXXXXXXXXXXXXXX Decisiva XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXDisuasoria
Amenaza XXXXXXXXXXSecuestro de un avión XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXGuerra nuclear
PromesaXXXXXXXXXX Testigo protegidoXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX La Mafia cuida de la familia

Así, en el primer caso, en el secuestro de un avión, nos encontramos con que existe una amenaza clara y decisiva, la vida de los rehenes, y por tanto nuestra regla o patrón de respuesta debe ser la de inducir una acción determinante que tienda a salvar su vida, bien mediante una acción de rescate, bien mediante la aceptación de sus exigencias. En el segundo caso, la guerra nuclear, nos encontramos con una amenaza de tipo disuasorio, dadas las consecuencias de la misma, y por tanto la respuesta deberá ser la de impedir de manera determinante precisamente la realización de una acción, lo que con toda probabilidad provocaría el desencadenamiento de la propia guerra.

En el caso del testigo protegido nos encontramos con una promesa que le hace el gobierno, una promesa de tipo decisivo ya que significará un cambio significativo en su vida con absoluta certeza, y por ello el patrón de respuesta deberá ser la de inducir una acción favorable. Por ello, se trata de conseguir la colaboración y el testimonio del testigo asegurándole su vida y la vida de los suyos, a cambio de su colaboración con la Justicia, que permitirá hacer nuevas actuaciones policiales y judiciales. Una vida además que le compense el riesgo en el que incurre por delatar a otros. También deberá valorar en su justa medida la condena que le caería si no presta su colaboración. Esta condena deberá ser también compensada por el tipo de vida que se le ofrece.

En el caso de la Mafia que cuida de la familia de uno cuando es enviado a prisión, estamos ante una promesa de tipo disuasorio, en que la respuesta adecuada trata de impedir precisamente una acción desfavorable para sus intereses, haciendo que sea más elegible por parte del detenido el ir a prisión sabiendo que tiene asegurado el futuro de su familia, antes de poner en serio y prácticamente cierto peligro sus vidas. Se le asegura que su conducta al ir a prisión, sin delatar a nadie, tendrá como recompensa el aseguramiento de la vida y posición económica de los suyos.

Un aspecto que consideramos vital, y que no nos cansaremos de repetir hasta la saciedad, es el compromiso con la credibilidad. Hagamos lo que hagamos, debemos dar una sensación absoluta de credibilidad. Veamos algunos ejemplos. En algunos casos se tratará de hacer costoso romper el compromiso, más que mantenerlo en sí mismo. En algunos casos son contratos escritos, donde las cláusulas de ruptura son suficientemente negativas como para hacer desistir de su incumplimiento, o bien contratos no escritos, como la ya mencionada Omerta de la Mafia, que evidentemente no precisan de ponerse por escrito. En otros casos, pueden ser comportamientos que establezcan y consoliden una reputación que haga francamente difícil la vuelta atrás, como fue la declaración de John F. Kennedy en Berlín de considerarse un berlinés, dicho ante el mundo, y comprometiéndose delante de todos, mensaje inequívoco a la Unión Soviética de hasta dónde estaba dispuesto a llegar en defensa de la entonces República Federal Alemana.

_________________
Comandante del navío: Nuestra Señora de Begoña R. O. del 6 de abril de 2010.

Nuestra mayor gloria no está en no caer nunca, sino en levantarnos cada vez que caemos (Confucio).

No preguntes lo que tu país puede hacer por ti; pregunta lo que tú puedes hacer por tu país (John F. Kennedy).

Si llegas a saber que mi navío ha sido hecho prisionero, di que he muerto (Brigadier Cosme Damián Churruca y Elorza).


02 Abr 2010 23:48
Perfil Email
Capitán de Navío
Capitán de Navío

Registrado: 24 Feb 2010 22:29
Mensajes: 1151
Ubicación: En los mares del Norte, camino de bloquear puertos, y atacar navíos y líneas comerciales inglesas
Nuevo mensaje Re: Teoría de Juegos. Las Jugadas Estratégicas.
En otros casos se tratará de limitarse la propia capacidad de renegar de un compromiso. Tenemos varios ejemplos en la historia. En estos momentos me viene dos claros a la mente. El primero fue la quema de la naves por parte de Hernán Cortés cuando desembarcó en México. Su mensaje fue claro, en el sentido de que ya no sólo no había posibilidad de marcha atrás, sino también de que había que aceptar como irremediable el nuevo escenario en el que se encontraban todos ellos. Sólo había por tanto una posibilidad, la de seguir adelante; consiguió la credibilidad de todos de su firme determinación de conquistar el nuevo mundo que tenían delante, o bien morir en el intento. Además, afianzó así su posición de liderazgo ante todos.

El segundo ejemplo es cuando Julio César atravesó el Rubicón. Ya no había marcha atrás, y las dos únicas posibilidades que existían para sus hombres eran o no seguirle, lo que habría ocasionado con total seguridad la muerte de César, o bien seguirle y tomar Roma, enfrentándose al Senado y al ejército de Pompeyo. Julio César limitó así la capacidad de renegar de su firme compromiso y determinación de tomar Roma y vencer al Senado y a Pompeyo, o bien morir en el intento. Su ejército también vio así limitada a su vez su propia capacidad de decisión; su ejército le adoraba, y no permitía que nada ni nadie pudiera representar peligro a su líder. Estratagema ésta que el propio César empleó con cierta profusión en algunas batallas. De ahí que gustase llevar una capa que le identificaba de lejos ante todos sus hombres.

Otro ejemplo en parte relacionado con esto fue cuando el almirante Horacio Nelson recibió, frente a la flota danesa, en la costa de Dinamarca, la orden de no disparar contra ella y abandonar la posición, justo cuando ya se encontraba firmemente determinado a atacar, convencido de la oportunidad de la acción. La orden fue dada con señales de banderas, y los oficiales de Nelson la vieron a través de sus catalejos, avisando al almirante del contenido de la misma. Sin embargo, el propio Nelson se limitó su propia capacidad de comunicación cuando poniéndose el catalejo en el ojo en el que no tenía visión afirmó, sin inmutarse, que no sabía a qué señales se estaban refiriendo, ya que él no estaba viendo ninguna, lo cual era completamente cierto. A continuación dio la orden de ataque a la flota directamente bajo sus órdenes, logrando así otra de sus memorables victorias.

En otros casos se trata de enfrentar la posibilidad de perder un acuerdo pequeño frente a la pérdida de todo el resto del acuerdo. En el fondo es algo muy parecido al escenario hipotético que planteamos referente al incendio de Berlín Oeste y la entrada sucesiva de bomberos, policía y unidades militares de la Alemania Oriental en ayuda de sus colegas occidentales. Es una táctica también muy empleada en las negociaciones y que se conoce con el nombre de escalonamiento o de los flecos: cuando ya estamos a punto de cerrar el acuerdo definitivo, sobre todo después de arduas etapas de aproximación, y de duras jornadas de negociación, surge entonces algún fleco, muy pequeño en comparación con todo lo logrado, pero que supone evidentemente un salto cualitativo y cuantitativo que puede ser considerable, aunque no tanto si lo consideramos frente a todo el acuerdo que tenemos delante. Nos enfrentamos por consiguiente entre la ruptura de todo el acuerdo, a pesar de lo mucho que ha costado llegar a ello, o bien a aceptar ese fleco de última hora.

En otros casos nos encontramos con la necesidad de tener que emplear a terceros para ayudar a mantener el compromiso; se hace así necesario desarrollar la credibilidad a través de un equipo, o bien a contratar a agentes negociadores o a intermediarios. A través de ellos es como conseguiremos la credibilidad necesaria para nuestra postura y lograr el acuerdo.

_________________
Comandante del navío: Nuestra Señora de Begoña R. O. del 6 de abril de 2010.

Nuestra mayor gloria no está en no caer nunca, sino en levantarnos cada vez que caemos (Confucio).

No preguntes lo que tu país puede hacer por ti; pregunta lo que tú puedes hacer por tu país (John F. Kennedy).

Si llegas a saber que mi navío ha sido hecho prisionero, di que he muerto (Brigadier Cosme Damián Churruca y Elorza).


02 Abr 2010 23:51
Perfil Email
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Responder al tema   [ 5 mensajes ] 

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Saltar a:  
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group.
Designed by STSoftware for PTF.
Licencia de Creative Commons
foro.todoavante.es by Todoavante is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 3.0 Unported License.
Based on a work at foro.todoavante.es.
Permissions beyond the scope of this license may be available at creativecommons.org.

Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com