Fecha actual 05 Dic 2019 20:09




Responder al tema  [ 8 mensajes ] 
 Domingo de Toral y Valdés 
Autor Mensaje
Contralmirante
Contralmirante
Avatar de Usuario

Registrado: 14 Oct 2011 12:30
Mensajes: 1433
Ubicación: Málaga
Nuevo mensaje Domingo de Toral y Valdés
Buenos días.

Este Capitán de Infantería del que voy a hablar lo era del Ejército de Tierra, llamándolo así para diferenciarlo de los de la Armada, objetivo de este foro, y aun no siendo soldado de la Armada voy a hablar de el porque en una biografía que el mismo escribió de su vida narra con todo lujo de detalles su periplo marino desde el puerto de Lisboa hasta la ciudad de Goa, en la India.

El individuo, de principios del siglo XVII, se llamaba Domingo de Toral y Valdés, asturiano, que entre otras cosas estuvo en los Tercios de Flandes y que cuando se licenció se vino caminando desde Flandes hasta España atravesando Francia. También, cuando acabó la jornada de Goa, se vino a España haciendo la mayor parte del camino a pie y a caballo.

Un personaje interesante sin duda y que narra su experiencia vital con soltura y facilidad en el verbo. Espero que disfruteis con esto que a continuación os narro, que es copia de lo que está escrito en el libro en el que lo he encontrado, habiendo modificado algunas frases para adaptarlo a nuestra forma de hablar, pero muy poco.

Gracias.

_________________
Comandante a flote división de California. Insignia en el navío: Serio R. O. del 17 de octubre de 2016.
"Los Oficiales de Igueriben mueren, pero no se rinden." "Aun quedan doce cargas de cañón, que empezaremos a disparar para rechazar el asalto. Contadlas y al duodécimo disparo fuego sobre nosotros, pues moros y españoles estaremos envueltos en la posición"Julio Benítez y Benítez. Comandante de Infantería

http://soldadomalagueno.blogspot.com.es/


25 Ene 2012 10:16
Perfil Email WWW
Contralmirante
Contralmirante
Avatar de Usuario

Registrado: 14 Oct 2011 12:30
Mensajes: 1433
Ubicación: Málaga
Nuevo mensaje Re: Domingo de Toral y Valdés
...Llegué a Madrid, y en este tiempo salió una grande leva y entre ellos salió el Capitán Lázaro de León, de quien fui Alférez. Fuimos a levantar, a Medina del Campo mi Capitán, yendo yo a Alejos, donde me hicieron mucha merced en nueve meses que estuve levantando, ocurriendo que en este tiempo un atambor me dio una pedrada en la frente por dar a un Alcalde de los Hijosdalgo que estaba conmigo. Fue peligrosa, más con brevedad sané.

Con la Compañía fuimos a Lisboa hurtando en el camino, que en tales alojamientos no se hace otra cosa.

Gobernaba en Lisboa el marqués de Camarasa y esperaba al inglés; ibase recogiendo en aquella ciudad mucha infantería de voluntarios y quintados y soldados viejos de la Armada, que fueron los de Tomás de la Ribera con la Escuadra del Estrecho; Don Nicolás de Judice con la de Barcelona; el Almirantazgo la Escuadra de Maqueda; la de Portugal la Escuadra de Guipúzcoa y mas la gente suelta, que en todos serían seis mil hombres en cuarenta navíos que estaban en aquella barra. Se fortificó la ciudad y todos tomaron las armas, formando cuatro Tercios de la gente común de la ciudad. Fue el inglés a Cádiz y así todo esto no fue menester.

Estuve dos años y medio en Lisboa. Reformaron mi Compañía y vine a Madrid a pretender mi sueldo de reformado, aunque ya le tenía para Lisboa y como no era parte donde se mece tanto como en otras pretendí ir a Flandes o a la Armada. Yendo a saber a casa del Secretario Pedro de Arce, acerca de mi despacho, me respondieron que estaba detenido; causome confusión y volví segunda vez, apreté la dificultad y dijéronme que fuese a hablar al señor Juan de Pedroso. Hícelo y díjome que tenía hecha merced de veinte escudos de sueldo al mes cerca del marqués de Leganés. Repetí que mi voluntad era servir donde mereciese y díjome que servía a S. M. haciendo lo que me mandaba. Obedecí y pasé en Madrid un año sin que se ofreciese cosa de consideración más que gobernando La Gomera Francisco de Murga, la sitiaron cuarenta mil moros. Mandome el marqués que fuese a meterme dentro, lo cual hice con mucha brevedad, y mediante la orden del duque de Medina entré dentro cuando se acababa de levantar el sitio al cuarto de la salud.

Estuve en aquella plaza dos meses hasta que me vino licencia del marqués para venir a España, que hice con buena voluntad, porque aquella plaza es muy incómoda porque el sitio, que es malo, porque hay malos alojamientos, peores comidas y tan corto el divertimento de la vista que no se puede salir de la plaza a la campaña sin mucho riesgo. Es la barra malísima y estuvimos a pique de perdernos, tardamos ocho días en llegar a Cádiz y entrando en su bahía se levantó un leste muy peligroso para las embarcaciones que les coge en aquella parte.

Veníamos en una saetía. Duplicáronse las áncoras y las amarras y estuvimos aquella noche con temor a un mal suceso. Amaneció un poco más sosegado el viento; echose una fragatilla al agua, metiéndonos en ello yo y el Capitán Don Pedro Ximénez de Inciso, que veníamos de camarada, y nuestra ropa. Salimos a tierra por la parte del puerto, junto a una ermita que se llama de Santa Catalina, de allí fuimos la Puerto y de allí a Madrid.

_________________
Comandante a flote división de California. Insignia en el navío: Serio R. O. del 17 de octubre de 2016.
"Los Oficiales de Igueriben mueren, pero no se rinden." "Aun quedan doce cargas de cañón, que empezaremos a disparar para rechazar el asalto. Contadlas y al duodécimo disparo fuego sobre nosotros, pues moros y españoles estaremos envueltos en la posición"Julio Benítez y Benítez. Comandante de Infantería

http://soldadomalagueno.blogspot.com.es/


25 Ene 2012 10:17
Perfil Email WWW
Contralmirante
Contralmirante
Avatar de Usuario

Registrado: 14 Oct 2011 12:30
Mensajes: 1433
Ubicación: Málaga
Nuevo mensaje Re: Domingo de Toral y Valdés
Estaba a la sazón pretendiendo Don Miguel de Toroña, Gobernador de Tánger y conde de Linares, ir por Virrey a la India oriental, haciéndole S. M. la merced que pretendía. Pidió se le diesen algunos entretenidos cerca de su persona, dándosele dos, siendo yo uno con patente de Capitán y sesenta escudos de sueldo al mes, y al Alférez Bartolomé Dejea con cuarenta, que después fue Capitán. Tocome en Lisboa embarcarme en la nave del Virrey. Hacíame mucha merced a los principios desde Madrid, hasta que nos embarcamos, que fue disminuyendo, de suerte que en pasando la línea no quedó rastro de esa voluntad, si acaso lo era. Con todo fue lo mismo y en la India mucho más, que siendo él conde en Castilla y Portugal, en opinión de todos, el más afable y liberal caballero que se conocía, le quedó de esto poco en la India, porque se hizo áspero de condición, haciendo muy pocas mercedes aunque los servicios fuesen de estima, que experimenté con notable daño mío y fueron la causa de que pasase inaccesibles trabajos y hoy estoy sin premio de mis servicios, que aunque no son los de un gran soldado, pudiera tener alguno.

Dicen de los hombres que pasan de España a aquellas partes de la India que es mudar en ellos el natural cosa general, no atribuyendo a la mudanza de estado más que a la diferencia de clima, razón que me cuadra, porque estando todas las cosas de este mundo sugetas a las influencias de los cielos, aunque las que son sensibles en una misma parte mudan de ser aumentándose o disminuyéndose, con mucha causa se mudarán las que no lo son mudando de diferente clima, donde es fuerza que el sol y la luna y demás estrellas, por estar más apartados o más cerca, influyan diferente calidad en los sujetos, pues de ellas se recibe en este mundo la generación, aumento y corrupción de las cosas, alimentadas según en la parte en que se hallan. Luego síguese que también los hombres reciben en sus naturales esta mudanza, no tan solo por lo de la edad, más por la del cielo, que es el que determina la calidades de que se compone el hombre, y por esto entiendo que los hombres en aquella parte no les queda ser ninguno de la condición que tenían en España

Esto en mismos términos le sucedió al conde y acordándose el que había rehusado el venir en su compañía a la India y que si venía era a pura persuasión suya e interés de mi sueldo, dijo en algunas conversaciones a propósito de los que de el podían esperar merced, que yo no tenía que esperar ninguna, que era muy bastante, aunque hiciese muchos servicios, lo que S. M. me había hecho, y que entendiese que el sueldo que llevaba lo había de merecer por lo mucho en que me había de ocupar. Como llegó a mi conocimiento me sirvió por desengaño lo poco que podía esperar, que aun no lo quiso remitir al silencio. No me espanto que es dificultosa virtud de observar.

Como he dicho, nos embarcamos en Lisboa y salimos de ella a tres de Abril, tres naos grandes que llaman de la India y seis galeones. Iba gente muy lucida hasta tres mil quinientos hombres, soldados para servir en la India. Está Lisboa en 39º latitud norte.

Navegamos con próspero viento hasta doblar a Cabo Verde, que es en 14º del polo ártico. Fuimos pasando el Trópico de Cáncer, que es en 23 1/2º, y entrando en la tórrida zona llegamos a la equinoccial, que es en la coste de Guinea, donde fue calmando el viento y con las grandes calmas y mudanzas de clima enfermó casi toda la gente. Ayudaba a esto la poca comodidad con que se navegaba, porque en una nao iban seiscientas personas, todas debajo de cubierta, salvo los que se acomodaban en los castillos de proa y popa, con lo que el calor de la gente unos con otros, los grandes calores del sol, la falta de agua, los mal acondicionados bastimentos, como tocino salado, sardinas y pescado, y lo recio del vino que también abrasaba los hígados, todo y provocativo para beber y causar una sed inaccesible, fue todo esto causa de que muriese mucha gente.

_________________
Comandante a flote división de California. Insignia en el navío: Serio R. O. del 17 de octubre de 2016.
"Los Oficiales de Igueriben mueren, pero no se rinden." "Aun quedan doce cargas de cañón, que empezaremos a disparar para rechazar el asalto. Contadlas y al duodécimo disparo fuego sobre nosotros, pues moros y españoles estaremos envueltos en la posición"Julio Benítez y Benítez. Comandante de Infantería

http://soldadomalagueno.blogspot.com.es/


25 Ene 2012 10:17
Perfil Email WWW
Contralmirante
Contralmirante
Avatar de Usuario

Registrado: 14 Oct 2011 12:30
Mensajes: 1433
Ubicación: Málaga
Nuevo mensaje Re: Domingo de Toral y Valdés
Es ordinario en aquellos parajes un mal que llaman loanda, que todos los dientes se andan, de que también padecían los soldados. En esta parte no me escapé, pues del mismo Virrey fui juzgado por muerto. ¿Oh, que buenos que somos cuando enfermos, como en esta ocasión, entré en cuenta conmigo y conocí cuantos trabajos nos da quien grandezas nos promete! ¡Como trocara el estado en que me hallaba, no por lo que el Virrey me había prometido, si no por el más miserable de los que estaban en tierra! Llegó a enfermar de tal suerte la gente que los confesores rehusaban el querer llegarse a ningún enfermo a confesarle y por esto murieron muchos sin confesión y otros se quedaron muertos comiendo, con el bocado en la boca. Otros, con un fuego que les abrasaba, morían rabiando, casi como desesperados. Los bordos de las embarcaciones estaban de la sangre que por ellos se echaba rojos, que a lo largo, desde otras embarcaciones, se conocía el estar la tablazón cubierta de sangre.

Duró esta calamidad el tiempo que tardamos en pasar la tórrida zona, que son 47º de latitud que hay desde un trópico a otro trópico y en este paraje murieron quinientos hombres. Al llegar a los 23º de altura del polo antártico refrescaron los vientos, fue mejorando el tiempo y con el la gente hallándose de mejor disposición.

En este viaje el más pobre era de provecho, todos teníamos los unos de los otros necesidad, cualquier socorro era de mucho alivio. Una gallina valía seis reales de a ocho, un vaso de agua dos y así, por poco que fuese el socorro, era de consideración, y como para nuestra codicia lo poco es mucho, pues lo que en la mar se estimaba en tanto y era remedio de una extrema necesidad, en tierra no se estimara ni para tomar en las manos.

Pasando de los 23º nos fuimos llegando al cabo de Buena Esperanza, donde los vientos eran más recios y el mar más tormentoso y así corrimos con este extremo, opuesto al pasado, que era todo calma, otro pedazo de desventura que parecía el fin de un trabajo víspera de otro. Corrían algunas veces vientos tan recios que levantaban unas sierras de mar que ellas mismas subían las naves hasta los cielos y luego las mismas las bajaban a lo profundo de un valle que formaban dos sierras opuestas. Parecía que la una, venciendo con sus olas a la otra que sostenía a la nave, la quería tragar y caer sobre la plaza de armas y cuando con violencia caía sobre la nave la volvía a subir al cielo.

Con estas admiraciones tan costosas a la experiencia y tan pesadas a la vista, fuimos llegando al Cabo de Buena Esperanza y una noche oscura y tormentosa como las pasadas corrimos tres naves fortuna, porque la Almirante se halló por un costado de nuestra Capitana, la San Gonzalo, que era la otra, por la proa un galeón, tan cerca que nos entendíamos los unos a los otros lo que se decía, lance tan terrible que lo era a pique de perdernos todas cuatro embarcaciones chocando las unas con las otras: Más Dios, que no quiso que aquel fuese nuestro fin, nos socorrió, porque la San Gonzalo, conociendo que por un costado la embestía la Capitana, conocida por el fanal, dio priesa al pasar de largo, y la Capitana también lo hizo así, quedando la Almiranta y un galeón que estaban a los lados en la misma disposición de navegar, con que todos salimos de este trabajo.

A todo esto se hallaba presente el Virrey disponiendo lo mejor que pudo y no dejó de ser gran parte para que se consiguiese el buen suceso, porque naturalmente, el que rige, tiene más autoridad que el que es regido y esta hizo en la ocasión presente mucho al caso.

_________________
Comandante a flote división de California. Insignia en el navío: Serio R. O. del 17 de octubre de 2016.
"Los Oficiales de Igueriben mueren, pero no se rinden." "Aun quedan doce cargas de cañón, que empezaremos a disparar para rechazar el asalto. Contadlas y al duodécimo disparo fuego sobre nosotros, pues moros y españoles estaremos envueltos en la posición"Julio Benítez y Benítez. Comandante de Infantería

http://soldadomalagueno.blogspot.com.es/


25 Ene 2012 10:22
Perfil Email WWW
Contralmirante
Contralmirante
Avatar de Usuario

Registrado: 14 Oct 2011 12:30
Mensajes: 1433
Ubicación: Málaga
Nuevo mensaje Re: Domingo de Toral y Valdés
Con esta fortuna y otras llegamos a 35º de la parte del Sur, que es en la puesta al Cabo de Buena Esperanza. Iba el galeón Santisteban trabajoso, hacía mucha agua y esta tan honda y cerca de la quilla, que aunque el Virrey hizo todas las diligencias posibles enviando al galeón calafates, Contramaestres, marineros y muchos soldados y sus esclavos, unos para que con su saber tomasen el agua y otros para que con su trabajo la menguasen, no aprovechó, porque los unos no hallaron por donde la hacía y los otros no pudieron, por mucho que se le dio a la bomba y otros artificios, menguarla.

Como en esta altura el mar está tan recio el bajel hacía agua y por eso hacía agua y un día que amaneció más tormentoso se conoció que faltaba muy poco para irse a fondo y el Capitán, con intento de salvar, mandó se diese todo trapo sin quedar vela ninguna, por llegar con presteza a la Capitana y abordando con ella arrojarse dentro salvándose a si y a los demás. Malo es desear la muerte pero peor es temerla. Conociose en la presente ocasión, pues iba toda la gente colgada en las jarcias y llegose tan cerca de la Capitana que se podía entender lo que se hablaba. El Capitán llamó al Visorrey y le dijo cómo se iban a pique sin remedio ninguno, más de que V. E. les diese para salvar las vidas, porque el navío hacía tanta agua que no duraría dos horas sin irse a fondo. Asomose el Virrey a los corredores de popa; oídas las razones dijo al Piloto y al Maestre que se asomasen por los corredores altos. Llamábase el Piloto Jalón, el Maestre Antonio González, que era del hábito de Santiago, y les propuso el caso presente y ellos que lo veían, respondió el Piloto que bien se conocía que se iban a pique, más que si los querían salvar podría ser se perdiesen todos, que era fuerza que abordando unos con otros y andando la mar tal como andaba por lo menos se habían de desaparejar todo el velambre y jarcias. Preguntole al Contramaestre qué respondía y de golpe dijo: "o salvémonos todos o perdámonos con el diablo". Como oyó esta razón el Piloto, queriendo más salvarse a si y a su nave, con seguridad de que sin duda se perderían todos, se asomó a la escotilla que en la popa corresponde a los que están en el leme, que es el madero que gobierna el timón, y dijo a voces: "cierra a todo, cierra a todo, darle a la banda" y mandó que marcasen las velas y en un instante dio la nave una media vuelta alrededor, que donde estaba la popa se halló la proa, de manera que la proa de nuestra nave fue navegando, encontrándose con la del galeón que se iba a pique y cuando el entendió que estaba cerca de nosotros y que abordando se podía salvar, se halló burlado, viéndonos navegar en rumbo contrario que el suyo, con todas las velas, que no tuvo remedio ninguno.

En la determinación del Piloto se conoció cuantas muchas veces es mejor el consejo osado que el madurado, pues si siguiera el contrario, que era el piadoso, fuera cierto, como el mismo piloto había dicho al Virrey, perdernos.

El Capitán, que vio su desdicha y la de su gente, sin remedio alguno a la salvación a la vida de cuatrocientos hombres que iban en aquel galeón, le dijo: "Señor Visorrey, ¿que haremos, pues V. E. nos desampara de su suerte?", a lo que le respondió: "cada uno se salve y Dios os salve, que yo no puedo". Como esto oyó el Capitán, mandó que mareasen a tierra, que estaría de allí cincuenta leguas, por ver si podría salvar en ellas, más iba tan metido en el agua y las olas tan altas que parecía que no podía durar sobre el agua dos horas. Casi le vimos que se iba a pique, más sobre el agua le perdimos de vista sin haber sabido jamás del ni de persona que en el fuese. La tierra que les estaba más cercan era el Cabo de Buena Esperanza, que se conocía por unos pájaros que se ven en aquellos parajes que llaman Mangas de Belludo. Quedó nuestra gente viendo el espectáculo tan cabizbajos, los ojos en el suelo sin mirarse los unos a los otros ni hablar palabra ninguna, que parecía nos esperaba otro caso semejante. Un hidalgo que debía de ir en aquel galeón cosa de su obligación con otros que le acompañaban, se le saltaron las lágrimas. El Maestres le dijo: "¿de que llora vuestra merced?, respondiole: ¡eso me pregunta! De lo que veo" y le respondió: "este viaje es tan trabajoso, que primero le faltarán lágrimas que cusas para llorarlas".

_________________
Comandante a flote división de California. Insignia en el navío: Serio R. O. del 17 de octubre de 2016.
"Los Oficiales de Igueriben mueren, pero no se rinden." "Aun quedan doce cargas de cañón, que empezaremos a disparar para rechazar el asalto. Contadlas y al duodécimo disparo fuego sobre nosotros, pues moros y españoles estaremos envueltos en la posición"Julio Benítez y Benítez. Comandante de Infantería

http://soldadomalagueno.blogspot.com.es/


25 Ene 2012 10:23
Perfil Email WWW
Contralmirante
Contralmirante
Avatar de Usuario

Registrado: 14 Oct 2011 12:30
Mensajes: 1433
Ubicación: Málaga
Nuevo mensaje Re: Domingo de Toral y Valdés
Desde esta altura, que como he dicho eran 35º de la parte del Sur fuimonos declinando altura y llegándonos a la equinoccial, costeando la África y pasando la isla de San Lorenzo. Llegamos a Mozambique, que son 16º de altura de la parte del Sur, allí dimos fondo y la más de la gente saltó en tierra y tomó refresco al cabo de cinco meses de navegación. Gobernaba aquella plaza Don Nuño Álvarez Pereira, que empezó su vida cuando se acababa: era hermano del conde de la Fera. Murió de cincuenta y seis años de edad y habiendo sido persona inquieta en el discurso de su vida, se bautizó a la hora de la muerte, de que se entendió la certeza de su salvación, porque el clérigo que le bautizó era judío y los que bautizaba no era con la intención que el Sacramento requiere. Fue preso por la Inquisición y castigado por ella y entre las demás culpas que confesó haber cometido fue esta la una. Luego que se supo le dieron aviso y llegó a tiempo que estaba enfermo, del mal de la muerte, y así se volvió a bautizar.

En los ocho días que allí estuvimos corrió algún temporal que fue fuerza algunas embarcaciones hacerse a la mar, porque aquel puerto es malísimo y lleno de bajíos y restingas y casi la Capitana tocó y la presteza del Virrey en acudirla, que estaba en tierra la salvó.

Es Mozambique casi isla. En ella hay un fuerte de cuatro baluartes, que por naturaleza le hace más fuerte por estar fundado sobre un peña en que bate la mar y deja de ser una isla el fuerte por solo una cortina franca y las cortinas de los baluartes que corresponden a esta cortina las ciñe la mar. En frente de esta, que no bate la mar, está el lugar con pocas casas y de mala arquitectura, las más cubiertas de hoja de palma. Está en la tórrida zona, en 16º del Sur y en otros tantos apartados de la equinoccial. Los habitadores son negros, que llaman cobres, son gentiles. EL trato es oro que se haya en polvo en la superficie de la tierra y pastas de llanas como la palma de la mano y del mismo grandor; esto es en partes señaladas, la tierra adentro. Además de esto hay mucho marfil por la abundancia que hay de elefantes. Esto se trueca por ropa o hierro que se trae de la India.

Pasados ocho días partimos de Mozambique para la India. Tardamos un mes en llegar a Goa, puerto tan deseado para todos al cabo de seis meses de navegación continua de cinco mil y quinientas leguas, pasando dos veces por la tórrida zona: digo, cortando la línea, que como entramos en ella no salimos, de ella. Está Goa en 15º de altura de la parte del Norte, en medio de la costa de la India, que toda ella corre Norte Sur, teniendo a la parte de Poniente el mar oceano, al Oriente el Audiscán y otros muchos reinos de que se compone la India, al Sur el golfo de Bengala y la isla de Zeilán, al Norte el Reino de Cambaya y el Mongol.

Tiene el puerto una espaciosa barra, con un buen pozo junto al baluarte en que hay una batería a la legua del agua que guarda la barra y las naos y embarcaciones que surgen. Dos leguas está Goa grande en la tierra adentro río arriba, en la orilla del. Está fundada en un sitio llano, la parte más fuerte entre unos cerros. Su fábrica de templos y casas es al modo de Castilla; la más de la gente que la habita son gentiles naturales de la tierra y los superiores y mercaderes y gente más lucida son portugueses. Asiste allí el Virrey y hay Audiencia Real para la determinación de la justicia. Está cercada de isletas y ríos que las forman, que por algunas partes, en bajamar, quedan en seco. En la tierra adentro no tiene ninguna cosa mas de algunas cuatro o cinco leguas de circuito y esto es empezando de la mar, porque de Goa a la primera tierra e moros hay poco más de media legua..."


La historia continúa, con más acciones navales que transcribiré más adelante.

_________________
Comandante a flote división de California. Insignia en el navío: Serio R. O. del 17 de octubre de 2016.
"Los Oficiales de Igueriben mueren, pero no se rinden." "Aun quedan doce cargas de cañón, que empezaremos a disparar para rechazar el asalto. Contadlas y al duodécimo disparo fuego sobre nosotros, pues moros y españoles estaremos envueltos en la posición"Julio Benítez y Benítez. Comandante de Infantería

http://soldadomalagueno.blogspot.com.es/


25 Ene 2012 10:24
Perfil Email WWW
Almirante
Almirante

Registrado: 20 Oct 2008 14:00
Mensajes: 4089
Ubicación: Paracuellos de Jarama (ESPAÑA)
Nuevo mensaje Re: Domingo de Toral y Valdés
Su historia, autobiográfica, está recogida en la Colección de Documentos Inéditos de la Historia de España, volumen 71 (disponibles en Internet)

_________________
Insignia en el Navío Rayo R. O. del 9 de enero de 2009

A mí me parece, Señor, que no tengo otra cosa buena sino ser español (Catalina de Erauso, "la Monja Alférez", a un Cardenal)

25 Ene 2012 11:31
Perfil Email
Contralmirante
Contralmirante
Avatar de Usuario

Registrado: 14 Oct 2011 12:30
Mensajes: 1433
Ubicación: Málaga
Nuevo mensaje Re: Domingo de Toral y Valdés
Efectivamente.

No lo he puesto antes por culpa del ordenador tan "buenísimo" que tengo, que en el momento más inoportuno va y se me bloquea.

Está, como bien apunta Amenofis, en ese libro, en las páginas 495 a 547. Escrito por el marqués de la Fuensanta del Valle, D. José Sancho Rayón y Don Francisco de Zabalburu. Editado en Madrid por Miguel Ginesta, en 1879.

Antes subir lo que he transcrito, nos habla el Capián Toral de su lugar de origen y familia, de su siguiente paso por Madrid y su posterior paso por Flandes y los sucesos que allí le acontecieron. Muy interesante. Y después de lo narrado nos cuenta su jornada en Goa y posterior regreso a la Península, toda una aventura digna de película, que no se hará, por supuesto.

Saludos

_________________
Comandante a flote división de California. Insignia en el navío: Serio R. O. del 17 de octubre de 2016.
"Los Oficiales de Igueriben mueren, pero no se rinden." "Aun quedan doce cargas de cañón, que empezaremos a disparar para rechazar el asalto. Contadlas y al duodécimo disparo fuego sobre nosotros, pues moros y españoles estaremos envueltos en la posición"Julio Benítez y Benítez. Comandante de Infantería

http://soldadomalagueno.blogspot.com.es/


25 Ene 2012 11:57
Perfil Email WWW
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Responder al tema   [ 8 mensajes ] 

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Saltar a:  
cron
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group.
Designed by STSoftware for PTF.
Licencia de Creative Commons
foro.todoavante.es by Todoavante is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 3.0 Unported License.
Based on a work at foro.todoavante.es.
Permissions beyond the scope of this license may be available at creativecommons.org.

Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com