Fecha actual 26 Feb 2021 20:00




Responder al tema  [ 15 mensajes ] 
 Una buena mañana para morir 
Autor Mensaje
Almirante
Almirante
Avatar de Usuario

Registrado: 19 Jul 2009 22:37
Mensajes: 4931
Ubicación: Ciudad de la Santísima Trinidad y puerto de Santa María del Buen Ayre. 1580
Nuevo mensaje Una buena mañana para morir
Este artículo fue posteado por el CN (R) Guillermo Tarapow último comandante del rompehielos "Almirante Irizar" en el foro de Histarmar. Y quiero compartirlo con ustedes.




LA GACETA LITERARIA

Una buena mañana para morir.
Por Diego García Quiroga. Para LA GACETA – Ginebra (Suiza).
A 27 años del fin de la Guerra de Malvinas, uno de los protagonistas
revela los avatares del desembarco y de los años por venir.



UN PRINCIPIO SIN FINAL. “La guerra acabó el 14 de junio y ese día comenzó la posguerra que todavía continúa”, lamenta García Quiroga.
El 26 de marzo de 1982 me ordenaron seleccionar un grupo de ocho buzos tácticos para realizar una operación de combate real en el sur. Esa misma noche viajé con ocho comandos anfibios hasta la base de Puerto Belgrano, donde nos encontramos con el capitán Pedro Giachino y con otros oficiales comandos anfibios. Giachino sería el jefe de nuestro grupo.
Poco antes de la medianoche del 1 de abril desembarcamos en botes de goma desde el destructor A.R.A. Santísima Trinidad.. El grupo de Giachino, los comandos anfibios y los buzos tácticos, fuimos los primeros argentinos en desembarcar en las islas; lo hicimos en Mullet Creek, unos 13 kilómetros al sur de Puerto Stanley. Allí, luego de hacer un rápido reconocimiento del terreno para ubicarnos, iniciamos la marcha hasta la casa del gobernador, Rex Hunt, a la que llegamos antes de que amaneciera. El objetivo de nuestro grupo era apoderarse del funcionario y llevarlo a la estación de radio. Queríamos que desde allí transmitiera un mensaje a los pobladores y les aconsejara no salir de sus casas; de esa forma minimizaríamos la posibilidad de que el combate produjese bajas civiles.
Los Royal Marines apostados desde temprano en el interior de la casa de Hunt comenzaron a disparar cuando advirtieron nuestra presencia e hirieron al capitán Giachino en el momento en que intentábamos ingresar al edificio. Yo lo seguía y recibí también tres disparos, provenientes de armas diferentes. Uno me atravesó el codo, otro el torso y el tercero se incrustó en el cortaplumas suizo que colgaba de mi cinturón, a la altura de la ingle.
Quedé aturdido, pero consciente. Caído a unos dos metros detrás de Giachino, sentía un dolor muy intenso en el brazo derecho con el que ya no podía empuñar mi arma y tenía la sensación de vivir la situación desde la distancia y en cámara lenta. Entre los gritos y los disparos, escuché las expresiones de frustración del cabo Urbina, que había sido herido mientras trataba de acercarse para cumplir su misión de enfermero. También recuerdo el ruido de un helicóptero al que no pude ver, y la excitación que se disipaba transformándose en quietud y en calma. El sol se elevaba y pensé que era una buena mañana para morir; al lado de amigos y acostado en el pasto.
De pronto vi frente a mí la cara de un Royal Marine y me imaginé que venía a terminar el trabajo. Desapareció enseguida de mi campo visual, pero yo sentía sus manos en mi correaje sin poder saber qué estaba haciendo. Más tarde me enteraría de que me estaba inyectando morfina y de que luego de eso había untado sus dedos con mi sangre para pintarme una “M” en la frente, advirtiendo así que había recibido una dosis, ya que una repetición inmediata podía ser letal.
Un helicóptero argentino me trasladó al buque hospital, el rompehielos A.R.A. Irizar. Una vez en el aeropuerto pude ver a miembros de mi unidad que habían desembarcado desde el submarino A.R.A. Santa Fe casi al mismo tiempo que yo, pero al noreste de Puerto Argentino. Ninguno me hablaba y todos miraban al piso cuando pasó mi camilla, lo que me hizo preguntarme si todavía estaba vivo.
Durante el vuelo a Comodoro Rivadavia un soldado me daba golpecitos en la cara para que no perdiera la conciencia. No habría sobrevivido sin él. Cuando recobré el conocimiento me acompañaban mi mujer, mis padres y mi segundo comandante, quien me contó que el capitán Giachino había fallecido.

El 14 de junio, la posguerra.

Aunque entonces yo no lo sabía, el plan original de la Junta de Gobierno había sido evacuar al personal militar británico de las islas, dejar una pequeña guarnición argentina y luego retirarse al continente para que las Naciones Unidas decidieran cómo resolver el conflicto. Eso -se pensaba- hubiera dado a la Argentina una postura más firme en relación con su demanda sobre las islas. Pero el plan derivó en una conflagración bélica de gran escala que costaría cientos de vidas. La guerra acabó el 14 de junio y ese día comenzó la posguerra que todavía continúa, porque el conflicto no ha encontrado aún una solución aceptable para ambos bandos
Fui condecorado como héroe de guerra, pero no creo merecer esa distinción. Mis acciones no fueron, a mi juicio, más allá del deber. Yo estaba preparado para combatir y había elegido esa profesión voluntariamente. Enfrenté con 28 años a un enemigo al que había aprendido a admirar por sus capacidades, pero esa fue mi elección y estaba muy contento por la oportunidad que tenía, sintiendo que a través del combate sabría cuál era, de una vez, la medida de mi coraje. De ese modo llegué a Malvinas, entusiasmado y al lado de compañeros en los que confiaba de una manera que todavía hoy sigue siendo única.
Pasaron los años, más de 20, y durante una visita a Buenos Aires (en ese entonces yo vivía en Noruega) me encontré con unos oficiales de la Armada Argentina que estaban acompañados por el Agregado de Defensa británico, un Royal Marine que había luchado en las islas. Tomamos unas cervezas juntos y terminamos callando lo que queríamos callar, pero más cerca uno del otro. Como sabía que yo vivía en Oslo, me confió que tenía un amigo que vivía allí y que también había estado en las islas.
Así conocí a Mike Seear, quien había sido jefe de operaciones del 7º regimiento Gurkha en la guerra y estaba escribiendo un libro sobre su experiencia. La guerra de Mike fue difícil; su regimiento -entonces el mejor preparado para el combate- nunca pudo entrar en batalla. Bernard Mc Guirk, un profesor de la Universidad de Nottingham, quedó fascinado por el libro de Mike y organizó en 2006 un encuentro de ex combatientes argentinos e ingleses, que reunió también un grupo formado por sociólogos, historiadores, psiquiatras, abogados y críticos de universidades de distintos países, veteranos de otros conflictos y escritores que habían abordado la guerra de Malvinas en sus libros. Lo que ocurrió en ese encuentro está narrado en el libro que editamos junto con Mike, Hors de combat.
Cuando se cumplieron 25 años de la guerra, las autoridades del Imperial War Museum realizaron una exposición especial conmemorando el conflicto. Habían cursado invitaciones a la embajada argentina, pero ese día yo era el único argentino presente. La noche previa un grupo de oficiales ingleses me invitó a cenar en el Army & Navy Club e hice un esfuerzo nada despreciable para seguirles el tren con la bebida, lo que me deparó buenos amigos.

Al día siguiente, en la exposición, me presentaron a Mike Norman, el jefe de los Royal Marines que nos habían disparado desde la casa del gobernador, quien me dijo que llevaba años esperando conocerme. También conocí allí a Sir Rex Hunt, el ex gobernador y mi viejo “objetivo”. Lady Mavis, su mujer, me sugirió que si se me ocurría visitar de nuevo la casa “tratara de no arruinar los rosales” como habíamos hecho el 2 de abril.

Cara a cara con Thatcher.

Charlábamos cuando se acercó Sir Peter Squire, ex jefe de operaciones aéreas durante la guerra y director del Museo, y me dijo: “la baronesa sabe que usted está aquí y le agradaría mucho saludarlo, si eso es posible”. Cuando caí en la cuenta de qué baronesa se trataba, lo único que atiné a decirle fue: “encantado, pero preferiría hacerlo sin fotos”. Sir Peter me acompañó y cuando llegamos a la mesa donde estaba sentada junto a Jeremy Moore (general que dirigió las operaciones inglesas en Malvinas), Margaret Thatcher se paró, derecha como un mástil, con una firmeza que no delataba sus 81 años. Sonriendo con cortesía, dijo que era un gran acontecimiento que yo estuviera presente allí. Agregó que la guerra había sido un asunto lamentable… “pero conveniente para el Reino”. Le contesté que era una pena que aquel 2 de abril Rex Hunt no hubiese aceptado mi invitación a desayunar, y me replicó que no sería una buena idea tratar de repetir la invitación. Me interrogó por los veteranos en la Argentina, preguntándome si se reconocía su esfuerzo. Sabía que yo vivía en Noruega, y me preguntó cómo vivía allí, si estaba contento, si tenía una buena vida… Le dije que sí, pero que a veces todo me parecía demasiado tranquilo, y que extrañaba la excitación y la ansiedad de aquellos otros días. Se acercó un poco, me miró fijo y me susurró: “Yo también”.

Tras un manto de neblina

En 1982, yo era un oficial, y por lo tanto no me correspondía analizar las motivaciones políticas detrás de la operación. Hoy estoy convencido de que la niebla de guerra, como diría Clausewitz, tuvo un rol preponderante en la escalada de los acontecimientos. El axioma de que la guerra es la continuación de la política por otros medios es útil para interpretar los móviles de los gobiernos argentino y británico, que, en la crisis, evaluaron no solamente la posibilidad de terminar con un conflicto diplomático sino también la manera de superar sus respectivas situaciones de política local. Hoy hago un análisis retrospectivo y me asombra la incapacidad del gobierno argentino para advertir que Gran Bretaña quería embarcarse en una guerra, como si no hubiera habido trabajos de Inteligencia previos para establecer quiénes y cómo eran los británicos. Hace muchos años circulaba una anécdota: cuando se planeaba la invasión, probablemente a principios de diciembre del 81, un almirante retirado fue convocado por quienes diseñaban la que se llamaría Operación Rosario. Cuando terminaron de presentarle los detalles, el almirante preguntó sobre los planes que se habían preparado para atacar Londres. Uno de los oficiales presentes dijo: “¿Londres? Con todo respeto, señor, ¿usted está loco?”. El almirante lo miró y le contestó: “Si ustedes están planeando hacer la guerra con los británicos y no piensan atacar Londres, el loco no soy yo”.

El triste resultado fue una guerra en la que se perdieron 904 vidas; una vida cada dos habitantes de las islas. Treinta barcos fueron hundidos o gravemente dañados; 138 aviones derribados, destruidos o capturados. Pero esa mañana del 2 de abril, todo eso pertenecía al futuro. La vida tenía para mí una excitación inigualable. Junto a mis camaradas sentía que estábamos jugando un pequeño pero significativo papel en la historia de la Nación. Nunca más me sentí así y es posible que el conflicto cambiara la forma en que veo las cosas; sin embargo, todavía sueño con la gloria.

© LA GACETA

Diego F. García Quiroga
Es oficial retirado de la Armada. Sus raíces son tucumanas.
En 1982 era teniente de fragata e integrante de la Agrupación
de Buzos Tácticos que desembarcó en Malvinas el 1º de abril.


Un saludo

_________________
Secretario Construcciones del Foro.
Insignia en el crucero acorazado: Infanta María Teresa R. O. del 28 de febrero de 2011.
...AL FUEGO !!! Brigadier don Cayetano Valdés


26 Sep 2010 16:23
Perfil Email YIM
Guardia Marina 2º
Guardia Marina 2º

Registrado: 16 Jun 2009 00:11
Mensajes: 205
Nuevo mensaje Re: Una buena mañana para morir
Un relato verdaderamente hermoso de un oficial que muestra una gran calidad humana. De nuevo queda patente que lo mejor de las guerras es los hombres que luchan en ellas. La anécdota con la Thatcher es impagable.


26 Sep 2010 20:16
Perfil Email
Almirante General
Almirante General
Avatar de Usuario

Registrado: 26 Oct 2009 12:34
Mensajes: 8541
Nuevo mensaje Re: Una buena mañana para morir
"...comenzó la posguerra que todavía continúa, porque el conflicto no ha encontrado aún una solución aceptable para ambos bandos"

Una afirmación muy cierta.

La Guerra de Malvinas encierra aún muchas incógnitas por desvelar; la trastienda política, muchas posturas que esclarecer. Al final, los grandes engañados fueron los soldados que lucharon y murieron, pero los únicos que honraron a su país.

_________________
3º Secretario General del Foro.
Insignia en el acorazado: ARA-Moreno R. O. del 19 de Abril de 2010.

Yo soy el navío; el cielo mi referencia; el viento mi circunstancia; el timón mi voluntad.


26 Sep 2010 20:25
Perfil Email
Intendente General
Intendente General

Registrado: 26 Jul 2006 18:05
Mensajes: 31143
Ubicación: A la vista del Mar Mediterráneo. De guardia en el Alcázar y vigilando la escala Real.
Nuevo mensaje Re: Una buena mañana para morir
'

Amigo patrongabriel


Esta es la muestra, de que el ser humano está por encima de las discordancias sean cuales sean, pero como siempre la razón del momento anterior impidió la paz.


Deja patente, que como siempre es la política y sobre todos los políticos los que hacen y obligan a que sus compatriotas se rompan la crisma, por su loca carrera hacía el vació, en la que siempre suelen ser arrastrados los mejores.


Es un tema para pasarlo al foro de Psicología de la Guerra. Es una verdadera lección de humanidad, pero a toro pasado. ¡Como siempre!


Un abrazo.
.

_________________
Si ignoras lo que pasó antes de que nacieras, siempre serás un niño. Marco Tulio Cicerón.


Hay criterios cerrados, de ásperas molleras, con los cuales es inútil argumentar. Miguel de Cervantes Saavedra.


Cuando soplan vientos de cambio, unos construyen muros, otros, molinos.

Sorpresa y Concentración.


Imagen


26 Sep 2010 20:30
Perfil Email WWW
Almirante
Almirante
Avatar de Usuario

Registrado: 19 Jul 2009 22:37
Mensajes: 4931
Ubicación: Ciudad de la Santísima Trinidad y puerto de Santa María del Buen Ayre. 1580
Nuevo mensaje Re: Una buena mañana para morir
Sin lugar a dudas amigo Ensenada, los políticos con sus nefastas decisiones manipulan con impunidad el destino de cientos, miles o millones de personas, creyendose dioses del Olimpo político, sin importar las consecuencias; muchas veces mortales.
Anécdotas e historias como esta debe haber muchas; y muchos Diegos Quirogas también, gracias a Dios.

No tengo ningún problema en que lo traslades a otro foro.

Un abrazo

_________________
Secretario Construcciones del Foro.
Insignia en el crucero acorazado: Infanta María Teresa R. O. del 28 de febrero de 2011.
...AL FUEGO !!! Brigadier don Cayetano Valdés


26 Sep 2010 22:52
Perfil Email YIM
Intendente General
Intendente General

Registrado: 26 Jul 2006 18:05
Mensajes: 31143
Ubicación: A la vista del Mar Mediterráneo. De guardia en el Alcázar y vigilando la escala Real.
Nuevo mensaje Re: Una buena mañana para morir
'

Siempre ha sido así.


Lo que también me he preguntado muchas veces, es: ¿Si los políticos en general nada hacen por sus países sobre todo evitando guerras innecesarias, ¡Para que los queremos!?


Ya se que las ratas son necesarias, porque a su vez destruyen otros elementos u organismos y por ello hacen falta, pero al igual que se hace con ellas, que se les envenena e intenta mantener a raya su cantidad, ¿porque no se hace igual con los políticos?


Me he levantado revolucionario. Uno no está siempre igual.


Ya está cambiado a este foro de -Ciencia de la Diplomacia- ya que lo narrado fue todo una falta de entendimiento político y por lo tanto de la Diplomacia.


Un abrazo.
.

_________________
Si ignoras lo que pasó antes de que nacieras, siempre serás un niño. Marco Tulio Cicerón.


Hay criterios cerrados, de ásperas molleras, con los cuales es inútil argumentar. Miguel de Cervantes Saavedra.


Cuando soplan vientos de cambio, unos construyen muros, otros, molinos.

Sorpresa y Concentración.


Imagen


27 Sep 2010 09:53
Perfil Email WWW
Almirante
Almirante

Registrado: 20 Oct 2008 13:00
Mensajes: 4067
Ubicación: Paracuellos de Jarama (ESPAÑA)
Nuevo mensaje Re: Una buena mañana para morir
Eso fue lo que hizo el Caudillo: mantener a las ratas confinadas, contingentadas en número, y dándolas solamente las dosis de poder imprescindibles para que su ambición las permitiera seguir vivas y cumplir su tarea.

Me recuerda un antiguo dicho del Madrid castizo: "las bestias están el mundo porque tié c´haber de tó".

Pero las ratas no están sólo en la política, sino en todos los resortes relacionados con el poder: el poder económico (que es el más peligroso y escurridizo), el poder político, el poder sobre las conciencias,....

_________________
Insignia en el Navío Rayo R. O. del 9 de enero de 2009

A mí me parece, Señor, que no tengo otra cosa buena sino ser español (Catalina de Erauso, "la Monja Alférez", a un Cardenal)

27 Sep 2010 14:41
Perfil Email
Capitán de Navío
Capitán de Navío

Registrado: 06 Sep 2009 00:34
Mensajes: 917
Nuevo mensaje Re: Una buena mañana para morir
Bonito relato patrongabriel. La niebla de la guerra, el bebercio de los british y los rosales de la sra. gobernadora.
Bi-en

_________________
Jefe: División Información R. O. del 25 de septiembre de 2016.


27 Sep 2010 16:54
Perfil Email
Intendente General
Intendente General

Registrado: 26 Jul 2006 18:05
Mensajes: 31143
Ubicación: A la vista del Mar Mediterráneo. De guardia en el Alcázar y vigilando la escala Real.
Nuevo mensaje Re: Una buena mañana para morir
'

Amigo Amenofis


Que duda cabe de que ratas hay en todas partes, como de hecho las hay en todo el planeta.


Y a parte de las que tu mencionas, las que ni siquiera se sabe que existen, que esas son las verdaderas ratas madre y no hay forma de llegar a ellas.


No es tan fácil como parecer limpiar el mundo, y menos yendo de bufón, como Z, a ese le caerán todas de una. No me gustaría estar en su pellejo.


Un abrazo.
.

_________________
Si ignoras lo que pasó antes de que nacieras, siempre serás un niño. Marco Tulio Cicerón.


Hay criterios cerrados, de ásperas molleras, con los cuales es inútil argumentar. Miguel de Cervantes Saavedra.


Cuando soplan vientos de cambio, unos construyen muros, otros, molinos.

Sorpresa y Concentración.


Imagen


27 Sep 2010 17:09
Perfil Email WWW
Capitán de Navío
Capitán de Navío

Registrado: 06 Sep 2009 00:34
Mensajes: 917
Nuevo mensaje Re: Una buena mañana para morir
¿Alguien sabe si alcanzaron o no alcanzaron los argentinos al Invincible? Parece que si.

https://www.youtube.com/watch?v=-belVjN_4x4

_________________
Jefe: División Información R. O. del 25 de septiembre de 2016.


27 Sep 2010 17:24
Perfil Email
Almirante
Almirante
Avatar de Usuario

Registrado: 19 Jul 2009 22:37
Mensajes: 4931
Ubicación: Ciudad de la Santísima Trinidad y puerto de Santa María del Buen Ayre. 1580
Nuevo mensaje Re: Una buena mañana para morir
Para nada revolucionario; a mi me dan ganas muchas veces...

Las "ratas" seguramente, como las cucarachas, sobrevivirán a una guerra nuclear y seguirán haciendo de las suyas con lo que quede de éste pobre mundo.

Un abrazo

_________________
Secretario Construcciones del Foro.
Insignia en el crucero acorazado: Infanta María Teresa R. O. del 28 de febrero de 2011.
...AL FUEGO !!! Brigadier don Cayetano Valdés


27 Sep 2010 18:14
Perfil Email YIM
Almirante
Almirante
Avatar de Usuario

Registrado: 19 Jul 2009 22:37
Mensajes: 4931
Ubicación: Ciudad de la Santísima Trinidad y puerto de Santa María del Buen Ayre. 1580
Nuevo mensaje Re: Una buena mañana para morir
Estimado seper, está confirmado que fue alcanzado, como se ve en el video tanto por el último misil que les quedaba, con los Súper Etendard, como por las bombas de los A-4C.

Dejo ésta página:

https://www.malvinense.com.ar/invincible.html


Un saludo

_________________
Secretario Construcciones del Foro.
Insignia en el crucero acorazado: Infanta María Teresa R. O. del 28 de febrero de 2011.
...AL FUEGO !!! Brigadier don Cayetano Valdés


27 Sep 2010 18:19
Perfil Email YIM
Intendente General
Intendente General

Registrado: 26 Jul 2006 18:05
Mensajes: 31143
Ubicación: A la vista del Mar Mediterráneo. De guardia en el Alcázar y vigilando la escala Real.
Nuevo mensaje Re: Una buena mañana para morir
'

Amigo Amenofis


Curiosamente ahora mismo leyendo, me he encontrado con una referencia a las ratas.


El día cuatro de diciembre del año de 1951, hay un escrito publicado (no dice donde) por el Caudillo.


< El comunismo se puede comparar a un saco lleno de ratas, que si no se le mantiene en continuo movimiento y se las deja trabajar tranquilamente, empieza una rata a abrir camino a través del saco, las demás la siguen y pronto habrán devastado toda la casa >


Un abrazo.
.

_________________
Si ignoras lo que pasó antes de que nacieras, siempre serás un niño. Marco Tulio Cicerón.


Hay criterios cerrados, de ásperas molleras, con los cuales es inútil argumentar. Miguel de Cervantes Saavedra.


Cuando soplan vientos de cambio, unos construyen muros, otros, molinos.

Sorpresa y Concentración.


Imagen


28 Sep 2010 13:06
Perfil Email WWW
Capitán General Especialista
Capitán General Especialista

Registrado: 07 Ago 2006 13:16
Mensajes: 9036
Nuevo mensaje Re: Una buena mañana para morir
Otra versión de los acontecimientos es un poco diferente.
Iban a por el gobernador propiamente tal, solo que esa misión estaba prevista para el ejército y se encomendó a Giachino el día anterior. No tenía fotos de la casa y tuvieron problemas al desembarcar algo más lejos.

Cuando llegaron a la zona ya estaban prevenidos los ingleses, llegando en ese momento un camión de infantes de marina de la Royal. Se organizó un tiroteo con los ingleses disparando desde el primer piso. Giachino entró en la casa de servicio y al volver sobre sus pasos cayó herido, así como García Quiroga, que era el único del grupo que hablaba inglés. Al llamar estos al sanitario, una granada hirió también a este último en el abdomen.

Giachino tenía una granada de mano en la mano sin seguro y no la podía tirar lejos. Al advertirlo un inglés les dio 5 segundos para atarla de nuevo, lo que hizo Giachino tras explicárselo Quiroga, con las cintas de sus prismáticos.

Tras ello quedaron tres horas en el suelo hasta recibir ayuda. Para entonces había fallecido Giachino.

_________________
Secretario General del Foro.
Capitán de la Nao: Victoria por R.O. del 26 de octubre de 2007.
Primus Circumdedisteti me


"Me faltó valor para rendirme y decidí que se continuara la defensa"


03 Oct 2010 21:11
Perfil
Almirante
Almirante
Avatar de Usuario

Registrado: 19 Jul 2009 22:37
Mensajes: 4931
Ubicación: Ciudad de la Santísima Trinidad y puerto de Santa María del Buen Ayre. 1580
Nuevo mensaje Re: Una buena mañana para morir
Gracias Almirante espaldar, eso completa el cuadro. La narración de Quiroga deja algunos puntos sin completar, que se dejan entrever, pero nada más. Pero con su relato queda más integrada la historia de la toma de la casa del gobernador.

Un saludo

_________________
Secretario Construcciones del Foro.
Insignia en el crucero acorazado: Infanta María Teresa R. O. del 28 de febrero de 2011.
...AL FUEGO !!! Brigadier don Cayetano Valdés


04 Oct 2010 02:46
Perfil Email YIM
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Responder al tema   [ 15 mensajes ] 

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Saltar a:  
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group.
Designed by STSoftware for PTF.
Licencia de Creative Commons
foro.todoavante.es by Todoavante is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 3.0 Unported License.
Based on a work at foro.todoavante.es.
Permissions beyond the scope of this license may be available at creativecommons.org.

Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com