Fecha actual 14 Dic 2019 20:19




Responder al tema  [ 3 mensajes ] 
 Combate naval de Sibota IV ó V del año 432 a. C. 
Autor Mensaje
Intendente General
Intendente General

Registrado: 26 Jul 2006 19:05
Mensajes: 29763
Ubicación: A la vista del Mar Mediterráneo. De guardia en el Alcázar y vigilando la escala Real.
Nuevo mensaje Combate naval de Sibota IV ó V del año 432 a. C.
'

Combate naval de Sibota IV ó V del año 432 a. C.



Este fue uno de los grandes combates de la antigüedad, siendo casi una prueba de la muchas que después y conocida como Guerra del Peloponeso, que lo fue muy larga y costosa, se fueron sucediendo estos grandes encuentros navales.


En esta ocasión los enfrentados eran, por una parte los corcirenses y sus aliados atenienses, y frente a ellos, se encontraban los corintios y sus aliados megarienses, ambraciotas más otros pueblos; teniendo lugar en las cercanías de las islas Sibota, que se encuentran en el estrecho, de la antigua isla de Córcira, que hoy tiene el nombre de Corfú, que es el que la separa del continente europeo.


El combate fue como el punto final, aunque no fue así, de las rivalidades de poseer la mar, entre los corcirenses y los corintios, que les condujo a esta situación para averiguar quién de los dos tenía el derecho de permanencia en estas aguas.


En el año 433 a. C. los corintios que ya preveían el enfrentamiento, junto a sus aliados consiguieron, no sin gran esfuerzo el construir y poner en la mar una considerable flota, compuesta por ciento cincuenta trirremes, que fueron puestas al mando de Xenocleides, quién las condujo cruzando sin encontrar resistencia, a la embocadura del golfo de Ambracia, siguiendo la costa llegó a Epiro, para una vez en el canal de entrada que separa Córcira del continente, lanzar las anclas, estando así a la vista del cabo de Cimerion.


Los habitantes de la isla Córcira, que a su vez era una de las principales potencias marítimas de la Hélade y el más importante de sus aliados en el Oeste de la democracia de Pericles, pusieron en marcha su escuadra, que estaba constituida por ciento diez trirremes, que inmediatamente se pusieron al remo, haciéndolas llegar al grupos de las islas de Sibota, donde lanzaron las anclas; siendo un lugar privilegiado para observar a los enemigos, pues no estaba lejos del extremo meridional de Córcira.


Pericles, al ser informado de la llegada de los corintios y sus aliados, ordenó el envío de diez trirremes como refuerzo de las de sus aliados de Córciga, pero en ellas estaba al mando Lacedemonio, que a su vez era hijo del famoso Cimón.


En este lugar, se entabló el mayor combate naval que hasta entonces se tenga noticia, y enfrentados entre griegos, lo que constituye la postrera manifestación de las tácticas antiguas de los helenos, que posteriormente y en la guerra del Peloponeso, serían puestas en fuera de juego, por el ateniense Formión, quién las revolucionó y mejoró, hasta conseguir una victoria final.
.

_________________
Si ignoras lo que pasó antes de que nacieras, siempre serás un niño. Marco Tulio Cicerón.

Sorpresa y Concentración.


Imagen


31 Jul 2007 20:39
Perfil Email WWW
Intendente General
Intendente General

Registrado: 26 Jul 2006 19:05
Mensajes: 29763
Ubicación: A la vista del Mar Mediterráneo. De guardia en el Alcázar y vigilando la escala Real.
Nuevo mensaje 
'

Pues fue el último combate, en el que se enfrentaron sin orden y como si de una lucha en tierra se tratara, por lo que las escuadra ni si quiera evolucionaron. Como tiempo después lo harían con suma facilidad y maestría, además de ir buscando siempre el ataque con el espolón, que fueron las tácticas preeminentes de la guerra del Peloponeso.


La escuadra al lado de los corintios, se alinearon de la siguiente forma: en el centro con las trirremes de sus aliados, que eran inferiores en número y calidad, mientras que en el ala derecha, se posicionaron las atenienses y ambraciotas, pero las de los corintios que en número total sumaban noventa vasos, se posicionaron en el ala izquierda, siendo ésta división la más fuerte de la escuadra aliada.


Frente a estos, estaban las trirremes de Córciga y las diez atenienses; aunque su jefe Lacedemonio, antes de salir ya había recibido la orden por parte de Pericles de que si los corintios pretendían atacar a su aliada que interviniera, pero que si no era así se mantuviera a la expectativa y actuara en consecuencia. Y estas órdenes fueron las que cumplió.


Pero de pronto los corintios atacaron, con ellos venía su ímpetu de terminar los antes posible, por lo que abriéndose un poco los corcirenses, se fueron colocando unos al lado de los de sus enemigos, formándose un denso tumulto de trirremes, que prácticamente desde el principio quedaron inmovilizados.


La lucha transcurrió como si fuera en tierra, pues al estar los vasos tan juntos, se podía trasbordar de unos a otros sin inconvenientes, por lo que cundió el desorden más completo, donde quedaban como falanges de infantería, estando las dotaciones de remeros, hoplitas y arqueros, casi sin poder moverse sobre las cubiertas.


Los corcirenses del ala izquierda, consiguieron el derrotar al ala derecha de los corintios, que estaba formada por sus aliados, al mismo tiempo éstos conseguían el desembarazarse de sus costados y ponerse en fuga, pero fueron perseguidos por los corcinenses, hasta llegar a las inmediaciones de cabo Cimerion, pero esto produjo al mismo tiempo, que los corcinenses se quedaran solo con algo más de la mitad de su escuadra.


Esto provocó que el ala izquierda de los corintios, al ver a los corcirenses con la mitad de su escuadra, se lanzaran contra ellos con la intención de conseguir una gran victoria; pero entonces el ateniense Lacedemonio, al ver que esto se producía, dio la orden de intervenir a sus trirremes, pero viendo que la derrota era ya casi un hecho, abandonaron el mar del combate, ante la superioridad de lo enemigos, logrando refugiarse en las costas de Córcira.
.

_________________
Si ignoras lo que pasó antes de que nacieras, siempre serás un niño. Marco Tulio Cicerón.

Sorpresa y Concentración.


Imagen


31 Jul 2007 20:40
Perfil Email WWW
Intendente General
Intendente General

Registrado: 26 Jul 2006 19:05
Mensajes: 29763
Ubicación: A la vista del Mar Mediterráneo. De guardia en el Alcázar y vigilando la escala Real.
Nuevo mensaje 
'

Los corintios, viéndose vencedores, se dedicaron a cruzar por el estrecho, primero recogiendo a sus muertos y heridos, pero al mismo tiempo, rematando a sus enemigos sin piedad, atacando a las pocas resistencias que oponían los supervivientes de las trirremes inutilizadas de los corcirenses.


Los corcirenses en su huida, consiguieron salvar a muchas de sus naves, las cuales de dirigieron a su puerto, pero utilizando a las que estaban en mejores condiciones y dotándolas de los hombres necesarios, se colocaron alineadas en la entrada de la bocana a la rada, para tratar de impedir que los corintios, lograsen entrar en la ciudad.


Pues éstos estaban a la vista de ella y se acercaban a fuerza de remo contra ellos, proviniendo desde la parte opuesta del estrecho, donde se habían reorganizado y renovado sus fuerzas, guiados por la inmediatez de la victoria final.


Por ello era muy previsible, que tuviera lugar un nuevo enfrentamiento, pero de pronto y ya casi a menos de la mitad de la distancia ya por recorrer, hicieron ciaboga, viraron y abandonaron las aguas que les iban a proporcionar la gran victoria.


Pero lo que ocasionó esta repentina variación de rumbo, que no estaban a la vista de los corcirenses, pero si de los corintios, fue la aparición ya en la anochecida de veinte trirremes más atenienses, que iban abriéndose paso a pesar de la multitud de restos de todas clases, que habían causado el combate precedente, pues la mar estaba casi cubierta, por trozos de cubiertas y pedazos de maderas de sus estructuras, así como de cadáveres de los corcirenses, que no había sido posible el recogerlos, a pesar de estar ya muchos de ellos sobre la misma rada, llevados por las corrientes.


La previsora decisión de Pericles, de reforzar a sus aliados con estas nuevas trirremes, evitó el desastre de ser conquistada por los corintios la isla de Córciga; pues desde el primer momento consideró que su aportación inicial de solo diez trirremes, no sería suficiente para obtener la victoria.


Así de esta forma, y a pesar de haber perdido en el mar del combate, esta pérdida, se transformó en una victoria sin paliativos, al aparecer en esas mismas aguas unas cuantas trirremes más, lo que causó en un enemigo no muy bien formado náuticamente, el pavor y con ello la pérdida, de lo que tanto les había costado ganar en el combate.



Citar:
Bibliografía:

Enciclopedia General del Mar. Garriga, 1958. Compilada por Ángel Dotor.

Compilada por Antonio Luis José Martínez y Guanter.

.

_________________
Si ignoras lo que pasó antes de que nacieras, siempre serás un niño. Marco Tulio Cicerón.

Sorpresa y Concentración.


Imagen


31 Jul 2007 20:42
Perfil Email WWW
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Responder al tema   [ 3 mensajes ] 

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Saltar a:  
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group.
Designed by STSoftware for PTF.
Licencia de Creative Commons
foro.todoavante.es by Todoavante is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 3.0 Unported License.
Based on a work at foro.todoavante.es.
Permissions beyond the scope of this license may be available at creativecommons.org.

Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com