Fecha actual 08 Dic 2019 15:43




Responder al tema  [ 7 mensajes ] 
 Combate Naval de Egospótamos. VIII ó IX del 405 a. C. 
Autor Mensaje
Intendente General
Intendente General

Registrado: 26 Jul 2006 19:05
Mensajes: 29744
Ubicación: A la vista del Mar Mediterráneo. De guardia en el Alcázar y vigilando la escala Real.
Nuevo mensaje Combate Naval de Egospótamos. VIII ó IX del 405 a. C.
'


Combate Naval de Egospótamos.



Éste combate tuvo lugar, entre últimos de agosto y primeros de septiembre del año 405 a. C., en las cercanías de la desembocadura del río que le da su nombre, que esta situado en el Quersoneso, siendo los enfrentados los atenienses y los peloponesios, estos al mando del <<navarca>> Lisandro, convirtiéndose en el combate decisivo que durante años mantenían las dos potencias, por el domino de las aguas y llamadas las guerras del Pelopenso, siendo éste el que puso fin a la hegemonía de los atenienses, que pasó de golpe a la de los lacedemonios..



La realidad de este combate, es que no fue tal, pues consistió más en una hábil y audaz sorpresa, en la que cayeron los atenienses, debido sobre todo a los pocos estrategas disponibles en esos momentos y sobre todo a su impericia, a lo que se sumo la gran experiencia de su enemigo, de quien Plutarco llego a decir que <<sabía coser la piel del león con la del zorro>>.



Después de la victoria anterior por parte de los atenienses, como sus estrategas fueron sometidos a juicio y condenados, por no haber sido capaces de rescatar a los náufragos de su propia escuadra, por lo que ésta se vió privada de marinos expertos, que pudieran enfrentarse a los peloponesios.



Mientras tanto en Esparta sus mandamases se dividieron en dos partidos o posiciones: uno de ellos quería la paz; pero el otro encabezado por Lisandro, insistía en la posición de permanecer como aliado de Persia y contando con su apoyo mantener la guerra.



Daba la sensación de que por el cansancio de la población de tantas guerras y la pérdida de dos escuadra, que se habían podido hacer a la mar gracias al apoyo económico de los Persas, iba a imponerse el conocimiento y prevalecer la primera de ellas; aunque en Atenas a pesar de la gran victoria anterior, la situación no era muy distinta.


.

_________________
Si ignoras lo que pasó antes de que nacieras, siempre serás un niño. Marco Tulio Cicerón.

Sorpresa y Concentración.


Imagen


18 Dic 2006 19:02
Perfil Email WWW
Intendente General
Intendente General

Registrado: 26 Jul 2006 19:05
Mensajes: 29744
Ubicación: A la vista del Mar Mediterráneo. De guardia en el Alcázar y vigilando la escala Real.
Nuevo mensaje 
'



Se entablaron conversaciones para tratar de llegar a un acuerdo, pero las condiciones de Paz que presentó Esparta a los atenienses, no fueron del agrado de éstos, pero realmente fue la actitud de Cleófanes y su partido la que tuvo mucho que ver en el resultado final, sucediendo todo a principios del año 405 a. C.



Por ello los espartanos recurrieron a su antiguo navarca Lisandro, pero éste por la Ley, no podía volver a ocupar el puesto, ya que ésta prohibía taxativamente, que el cargo fuera ocupado por la misma persona dos veces; por lo que se recurrió al viejo proverbio de <<hecha la Ley, hecha la trampa>>, por lo que se nombró navarca a Aracos, quién eligió como <<epistoleus>> o secretario a Lisandro, por lo que éste fue el verdadero navarca de la escuadra peloponesia, pero disfrazado.



Inmediatamente se pone a trabajar y a reconstruir su maltrecha escuadra, logrado en parte esto, se hace a la mar con rumbo a Éfeso, durante la primavera al mando de una escuadra de treinta y cinco trirremes, al llegar comienza a reorganizar a sus fuerzas y al mismo tiempo, conserva por el miedo a las ciudades asiáticas.



Estando en éste puerto, comienzan a llegarle refuerzos, entre ellos el de Eteónico al mando de cien trirremes, poco después le llegan naves de Rodas, a las que se unen otras tantas de las varias ciudades y también le comienzan a llegar las naves que se estaban construyendo rápidamente en Antandros.



El príncipe Ciro, se encarga de que no le falten fondos económicos, llegando al extremo de donarle su tesoro particular, pero con la condición de que no entablara combate, hasta saberse superior en número de naves a las de sus enemigos.



Continua llegándole refuerzos de todas partes, más lo que a toda prisa se están construyendo, todo gracias al apoyo del príncipe Ciro, con lo que la escuadra llega a contar más de doscientas naves y cuarenta mil tripulantes, dándose el caso de que muchos de los alistados, por la llamada del dinero son atenienses.


.

_________________
Si ignoras lo que pasó antes de que nacieras, siempre serás un niño. Marco Tulio Cicerón.

Sorpresa y Concentración.


Imagen


18 Dic 2006 19:03
Perfil Email WWW
Intendente General
Intendente General

Registrado: 26 Jul 2006 19:05
Mensajes: 29744
Ubicación: A la vista del Mar Mediterráneo. De guardia en el Alcázar y vigilando la escala Real.
Nuevo mensaje 
'


La escuadra estaba al mando como navarca de Lisandro y a sus órdenes directas, otros veintidós almirantes, por lo que en esos momentos es la mayor escuadra jamás reunida, a lo largo de todas las guerras del peloponesio.



Mientras tanto en Atenas, también se estaban preparando para la guerra, pues al fracasar las conversaciones de Paz, era evidente que ésta tendría lugar; por ello se volvió a pedir a los atenienses un nuevo sacrificio, pero su orgullo de metrópoli facilitó la demanda de apoyo, esto hizo que todos los ciudadanos con alguna posibilidad contribuyesen a formar un fondo para la guerra, esto permitió en muy poco tiempo construir nuevas trirremes, que inmediatamente se le enviaron a Conón, que por haber estado sin intervención alguna en el tema de los naufragados, pudo conservar su puesto de jefe supremo de la escuadra ateniense, el cual a la llegada de las nuevas construcciones, llegó a disponer de otras ciento ochenta trirremes.



A Conón le acompañaban en el mando Adeimantos y Filoches, quienes estaban a su vez auxiliados por los nuevos estrategas nombrados, que ran Menandros, Tideo y Cefisodoto.



Por la continua y permanente fuga de bogantes, ya que estos se enteraron de que los espartanos pagaban mucho mejor sus esfuerzos, se recurrió a la drástica medida, de que a todo aquel que se cogía tratando de huir y abandonar a los suyos, se le cercenaba la mano derecha.



Conón decidió, una vez reunida su escuadra, el ponerse en rumbo a Samos, para entablar el combate definitivo; pero Lisandro conocedor de las limitaciones de su enemigo, ya que sabía que no contaba con reservas y que en Atenas se habían realizado todos los esfuerzos posibles, rehuyó el combate, ya que de esta forma retardaba el mismo y conseguía, que los atenienses perdieran el tiempo, el cual corría a su favor, pues la ayuda del príncipe Ciro parecía no tener fin y esto le daba una gran confianza.


.

_________________
Si ignoras lo que pasó antes de que nacieras, siempre serás un niño. Marco Tulio Cicerón.

Sorpresa y Concentración.


Imagen


18 Dic 2006 19:04
Perfil Email WWW
Intendente General
Intendente General

Registrado: 26 Jul 2006 19:05
Mensajes: 29744
Ubicación: A la vista del Mar Mediterráneo. De guardia en el Alcázar y vigilando la escala Real.
Nuevo mensaje 
'

Pero también debió de influir en esta decisión la noticia de que, el propio príncipe se uniría a él al frente de la escuadra fenicia, lo cual no era una ayuda para desdeñar.



Por ello todo su plan de momento, consistía en ir provocando encuentros pequeños, que fueran debilitando a los atenienses, con la intención de llegar a verlos agotados, sólo cambiaría de planes si se le presentaba una oportunidad clara de decidir el combate a su favor; cosa que estuvo a punto de suceder en las aguas de Rodas, pero que como no lo apreció conveniente rehuyó el combate.



Pero un repentino ataque de Conón, a las ciudades de Quíos y de Éfeso, logró decidir a Lisandro de que así las cosas no podían seguir.



Éste enfurecido ordenó la salida de la escuadra con rumbo al Helesponto, para cortar el paso de los suministros, que se estaban recibiendo a través del Bósforo.



Llega a la bahía de Abidos, y desde aquí pone rumbo a Lámpsacos, distante unas dieciocho millas, ésta población estaba muy bien defendida, pero con la rabia que mando el ataque la hizo sucumbir en muy poco tiempo.



Una vez conquistada suponía una posición envidiable para cortar los suministros a los atenienses y lugar que por estar perfectamente abastecido, le permitía permanecer por tiempo indefinido.



Enterados los atenienses de las intenciones de Lisandro, se pusieron en rumbo para impedir su caída, pero al llegar a Eleonte, les llegó la noticia de que ya había sido conquistada; por lo que se pusieron en persecución de la escuadra espartana, al llegar a la desembocadura del río Egospótamos (de la cabra), lanzaron sus anclas y fondearon, así se encontraban a unas dos millas de distancia de donde estaba fondeada la escuadra peloponesia.

.

_________________
Si ignoras lo que pasó antes de que nacieras, siempre serás un niño. Marco Tulio Cicerón.

Sorpresa y Concentración.


Imagen


18 Dic 2006 19:05
Perfil Email WWW
Intendente General
Intendente General

Registrado: 26 Jul 2006 19:05
Mensajes: 29744
Ubicación: A la vista del Mar Mediterráneo. De guardia en el Alcázar y vigilando la escala Real.
Nuevo mensaje 
'


Pero el lugar escogido por los atenienses no era precisamente el más idóneo, pues carecían de toda protección desde tierra y era una rada abierta circular desolada, mientras que la enemiga se encontraba en un puerto seguro y abrigado, además de tener una fortaleza que le daba protección y bien provista de todos los sistemas de defensa.



Por espacio de cuatro días, los atenienses se hicieron a la mar, con actos de desafío a los espartanos, pero como entraba en los cálculos de Lisandro el entablas combate, los peloponesios ni siquiera movieron una nave.



Sobre el medio día de los que se realizó esta maniobra por parte de los atenienses, Lisandro mandaba a la más rápida de sus embarcaciones para que los siguiera e informara de lo que ocurría.



Con las repetidas observaciones, se conocieron los motivos, que no eran otros que los de preparar la comida para las tripulaciones, pero por la escasez de productos, estos cada día tenían que desplazarse más lejos, del lugar donde se encontraba la escuadra, acción que permitía Conón, por hallarse en la seguridad de que Lisandro no le ataría.



En el atardecer del cuarto día, se presentó en el campamento ateniense Alcibíades, siendo recibido con cortesía por los generales del ejército, éste expuso el peligro que estaban corriendo y les propuso el levar anclas y poner rumbo a Sestos, lugar en el podrían disponer de todo y estar mucho más seguros, pues tener al enemigo a dos millas de distancia, podría suponer que en cualquier momento se les podían echar encima, pero estos lejos de admitir tal posibilidad de su propio compatriota, no es que no le hicieron caso, sino que encima se le burlaron de tales admoniciones.


.

_________________
Si ignoras lo que pasó antes de que nacieras, siempre serás un niño. Marco Tulio Cicerón.

Sorpresa y Concentración.


Imagen


18 Dic 2006 19:06
Perfil Email WWW
Intendente General
Intendente General

Registrado: 26 Jul 2006 19:05
Mensajes: 29744
Ubicación: A la vista del Mar Mediterráneo. De guardia en el Alcázar y vigilando la escala Real.
Nuevo mensaje 
'


A la mañana siguiente, la escuadra ateniense volvió a realizar la maniobra, acercándose en perfecta formación de línea de combate al puerto de Lámpsacos, para desafiar a la peloponesia, pero ésta una vez más no realizó ningún movimiento.



Por lo que al igual que todos los días, al mediodía se retiró a su fondeadero, sus tripulaciones bajaron a tierra a preparar la comida y sólo se quedó de guardia en la rada Conón, quien obligo a que ocho de sus tripulaciones permanecieran en sus lugares a bordo y con ellos la galera Paralus, que era la responsable de llevar las buenas nuevas de las victorias a Atenas.



Pero Lisandro esta vez iba a aprovechar las circunstancias, que la precisión en sus horarios le brindaban los atenienses.



En cuanto sus naves exploradoras dieron la noticia de que todo iba según lo acaecido diariamente, Lisandro ordeno a sus trirremes, de comenzar a remar con rumbo a las atenienses.



Por lo que en muy poco tiempo, la escuadra espartana cruzó el pequeño espacio de agua que separaba a ambas escuadra y se les echo encima, como un relámpago.



Conón siempre atento, se apercibió del movimiento, por lo que inmediatamente intento poner en aviso a sus tripulaciones y generales, para que reembarcaran y pudieran hacer frente a los enemigos; pero todo resulto una vana intención, pues al llegar los espartanos, en una minoría de sus trirremes sólo había hombres para llenar una fila de remos, en muy pocas dos y en otras muchas ni siquiera estaba la guardia.



Por lo que casi no hubo ni combate y Lisandro se alzó con la victoria total.


.

_________________
Si ignoras lo que pasó antes de que nacieras, siempre serás un niño. Marco Tulio Cicerón.

Sorpresa y Concentración.


Imagen


18 Dic 2006 19:07
Perfil Email WWW
Intendente General
Intendente General

Registrado: 26 Jul 2006 19:05
Mensajes: 29744
Ubicación: A la vista del Mar Mediterráneo. De guardia en el Alcázar y vigilando la escala Real.
Nuevo mensaje 
'


De la escuadra ateniense sólo se pudieron salvar unos veinte vasos, entre ellos la Paralus, pusieron rumbo a Chipre, donde llegaron, pero Conón no quería volver a Atenas, pues temía las represalias de sus ciudadanos, que con la lógica de su parte, estaban muy irritados, porque a partir de este momento quedaban a merced de los peloponesios y a nadie que les pudiera defender.



Por lo que Lisandro, apresó a ciento sesenta trirremes, que no era un botín deleznable y con ellas a todos los generales excepto a Conón, más a miles de atenienses de las tripulaciones, muchos a su vez lograron escurrirse y lograr llegar a Sestos y otros lugares cercanos.



Pero los peloponesios estaban muy en contra de la Ley, que se había hecho para evitar las deserciones de su parte, por lo que reunidos en asamblea, decidieron hacer justicia, que no fue otra que la de matar a todos los atenienses inmediatamente, que habían caído en sus manos, suerte de la que se libró sólo uno; Adeimantos, en reconocimiento a que había sido el único general, que desde el principio se había opuesto a la aceptación de tal norma.



Éste desastre naval de Egospótamos, dejaba a Atenas, sin ejército y sin escuadra, a más de sin recursos por el momento de poder recuperarse y su moral como pueblo deshecha, por lo que sus enemigos de siempre, ahora estaban en disposición de realizar lo que siempre habían soñado, que no era otra cosa, que convertirse en la única potencia de las naciones helénicas, aunque la persistencia de los atenienses, logró tiempo después volver a recuperarla, por lo que les duro poco tiempo su sueño.





Citar:
Bibliografía:

Enciclopedia General del Mar. Garriga. 1957. por Ángel Dotor.

Más como en todos estos combates navales de la antigüedad, la consulta de los relatos de los Clásicos.


.

_________________
Si ignoras lo que pasó antes de que nacieras, siempre serás un niño. Marco Tulio Cicerón.

Sorpresa y Concentración.


Imagen


18 Dic 2006 19:09
Perfil Email WWW
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Responder al tema   [ 7 mensajes ] 

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Saltar a:  
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group.
Designed by STSoftware for PTF.
Licencia de Creative Commons
foro.todoavante.es by Todoavante is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 3.0 Unported License.
Based on a work at foro.todoavante.es.
Permissions beyond the scope of this license may be available at creativecommons.org.

Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com