Fecha actual 21 Nov 2019 15:28




Responder al tema  [ 3 mensajes ] 
 Orígenes del título de Almirante en los reinos españoles 
Autor Mensaje
Almirante
Almirante

Registrado: 20 Oct 2008 14:00
Mensajes: 4089
Ubicación: Paracuellos de Jarama (ESPAÑA)
Nuevo mensaje Orígenes del título de Almirante en los reinos españoles
Un título de gran prestigio, que se estableció en cada una de las dos grandes Coronas españolas en el s.XIII es el de Almirante.

Ya se había utilizado con anterioridad esta palabra, que parece tener un origen árabe. Se afirma que podía venir de amir-al-nta (emir ó jefe del mar ó del agua, según la mayoría; hombre sediento de agua, según otros).

Pero fue a partir de la toma de Sevilla, y primero en Castilla e inmediatamente en Aragón, cuando se instituyó la dignidad de Almirante del Reino, con unas prerrogativas superiores amplísimas (pero siempre inferiores a las del Rey), y con una más completa jurisdicción (por las características del entorno de la mar) que las que se habían otorgado antes a jefes militares.

En ambas Coronas tuvo una evolución muy similar. Fue en ambas uno de los títulos de más rango y preeminencia, tanto en su nivel representativo, como en su poder ejecutivo. Además, también en ambas Coronas fue un cargo de designación real en un principio, para después hacerse hereditario. Pero a mediados del s.XVI la gran extensión territorial y la complejidad de la defensa y operaciones hizo necesario nombrar almirantes para cada una de las divisiones en que se organizaron los mares a controlar. Al mismo tiempo, las personas que heredaban el cargo no estaban, frecuentemente, muy duchas en las cosas de la mar, por lo que estos títulos, sin perder su nivel jerárquico y representativo, fueron alejándose cada vez más de su objetivo inicial, hasta su extinción.

La primera vez que se utilizó la palabra “Almirante” en España para nombrar un cargo público fue en 1248, en la conquista de Sevilla, y a cargo del Rey de Castilla y León San Fernando (o Fernando III, el Santo). El nombramiento recayó en el comerciante burgalés Ramón Bonifaz, ducho y experto en construcciones navales y en “achaques de navegación”. Se le encargó que formase una escuadra en los puertos de la mar de Vizcaya: "...mandó luego á tornar á prisa á que fuese á guisar naves galeras á Vizcaya é la mayor flota que podíese é mejor guisada é que viniese con ella para Sevilla”.

Aunque Bonifaz es considerado el 1º Almirante de Castilla, el primer nombramiento oficial con esta dignidad se produjo en 1254, otorgándosela a D. Ruy López de Mendoza (ver hilo en el foro dedicado al origen de los Almirantes de Castilla).

Como ya se ha citado, el cargo de Almirante de Castilla se convirtió en hereditario, ligado a la familia Enríquez, con solar en Medina de Rioseco (Valladolid) y así se mantuvo hasta su abolición en 1726, bajo el reinado de Felipe V.

Por su parte, el cargo, que fue establecido algo más tarde en Aragón, en tiempos de Jaime I, quedó ligado a la familia Cardona. A diferencia de Castilla, el cargo llegó hasta el siglo XX.

(cont)

_________________
Insignia en el Navío Rayo R. O. del 9 de enero de 2009

A mí me parece, Señor, que no tengo otra cosa buena sino ser español (Catalina de Erauso, "la Monja Alférez", a un Cardenal)

05 Jul 2009 09:38
Perfil Email
Almirante
Almirante

Registrado: 20 Oct 2008 14:00
Mensajes: 4089
Ubicación: Paracuellos de Jarama (ESPAÑA)
Nuevo mensaje Re: Orígenes del título de Almirante en los reinos españoles
(cont)
Las facultades, jurisdicción y honores de los Almirantes de Castilla, así como sus grandes preeminencias, están consignadas en las leyes castellanas de las Partidas. Las de Aragón, en las Ordenanzas Navales de la Corona de Aragón.

La Partida II de Castilla, concretamente, en su título 24 (“que habla de la guerra que se hace por mar”), ley 3, dice:

Quál debe seer el Almirante de la mar, el cuyo debe seer fecho et qué poder ha:

"Almiral es dicho aquel que es cabdiello de todos los que van en los navios para facer guerra sobre mar; et ha tan grand poder quando va en la flota, que es así como hueste mayor, ó en el otro armamento menor que se face en logar de cabalgada, como si el Rej' nuestro hi fuese: et sin esto debe judgar todas aquellas cosas que deximos en las leyes que fablan de su oficio. Et por este poderío que ha tan grande, debe ante seer mucho escogido el que quisieren fecer almiral, catando que haya en sí todas estas cosas; primeramente que sea de buen linage para tener vergüenza, et desi que sea sabidor de fecho de la mar et de la tierra porque sepa lo que conviene de facer en cada una dellas, et que sea de gran esfuerzo, ca esta es cosa quel conviene mucho para cometer et facer daño á sus enemigos, et otrosí para apoderarse de la gente que troxiere, que son homes que han siempre menester justicia et grant acabdellamiento; et otrosí debe ser mucho granado porque sepa bien partir lo que hobiere con aquellos quel han de ayudar et de servir. Et como quier que todos los homes hayan placer et sabor naturalmente quando les facen bien et les dan buena parte de lo que ganan, mucho lo han mayor los del mar; lo uno por la grant cuita que sufran en ella, lo al porque son en logar que non pueden haber la cosa sinon por mano del: et sobre todo le conviene que sea leal de guisa que sepa amar et guardar al señor et á los que van con él; et eso mismo de no facer cosa cjue mal le esté. Et el que desta guisa fuere escogido para ser Almiral, cuandal quisieren facer debe tener vegilla en la eglesia como si hobiere de seer caballero; et otro día debe venir antel rey vestido de ricos paños de seda, et hale meter una sortija en la mano diestra por señal de la honra quel face, et otrosí una espada desnuda por el poder quel da, et en la siniestra mano un estandal de la seña de las armas del rey por señal del acabdellamiento quel otorga. Et estando así debel prometer que non esquivará muerte por amparar la fe et por acrescer la honra et el derecho de su señor, et por procomunal de su tierra, et que guardará et fará lealmente todas las cosas que hobiere de facer segunt su poder; et desque todo esto fuere acabado desde adelante ha poderío de Almirante en todas las cosas segunt dicho es."


Asimismo, el título XXIII, Ley XIV de la Partida 11, dice:

Qué cosas son pendones et aquéllas maneras son del/os.

“Et el Almirante mayor de la mar debe llevar en la galea en que fuere el estandal del rey, una señal cabdal en la popa de la galea de señal de sus armas, et todos los otros pendones que troxiere en ella puédelos aun traer de su señal, porque todas las otras galeas que se han de cabdellar por él conozcan la suya en que él va. Mas en todos los otros navios de la flota no debe traer señal sinon del rey ó del señor que mandó facer el armada, fueras que el cómitre de cada galea puede llevar en ella un pendón de su señal, porque se acabdielle su campaña él sepa quál face bien ó mal”.


La preeminencia del Almirante sobre otros cargos militares no fue discutida en Castilla hasta que se instituyó, a su imagen y semejanza, la figura de Condestable, en 1382, en el reinado de Juan I. Quedaba, de esta manera, establecido que, así como el Almirante era el jefe supremo militar en la mar (siempre, naturalmente, después del rey), el Condestable era el jefe supremo militar en tierra. Inmediatamente se suscitó quién tenía preeminencia sobre quién. A favor del Almirante, era la mayor antigüedad del cargo. A favor del Condestable, la visión de la guerra a través del ejército y no de la armada.

No hubo nunca una decisión definitiva sobre el tema, pero durante la mayor parte del tiempo en que existió hubo preeminencia del Almirante sobre el Condestable.

En todo caso, es importante recoger opiniones autorizadas de las distintas épocas.

Así, Mosén Diego de Valera (Cuenca, 1412 - Puerto de Santa María, Cádiz, 1488) se define por el Almirante, y hace unas consideraciones que van más allá de este tema, sobre las características de continuidad y permanencia que debe tener la Armada:

"que si el Condestable y el Almirante son de igual nobleza, el Almirante ha de preceder en los lugares públicos por cuanto supone á mayor peligro peleando por mar que por tierra, y porque el Condestable no tiene siempre el oficio, porque no siempre hay campo ni guerra, y armada la ha de haber siempre, porque no es cosa que se hace en un momento como el ejército; y así tiene el Almirante subditos que le obedezcan".

El texto es muy importante, aunque sea un texto interesado y nada imparcial (conocida es la aversión que Diego de Valera tuvo hacia el Condestable de Castilla en los reinados anteriores a los Reyes Católicos).

(cont)

_________________
Insignia en el Navío Rayo R. O. del 9 de enero de 2009

A mí me parece, Señor, que no tengo otra cosa buena sino ser español (Catalina de Erauso, "la Monja Alférez", a un Cardenal)

05 Jul 2009 09:40
Perfil Email
Almirante
Almirante

Registrado: 20 Oct 2008 14:00
Mensajes: 4089
Ubicación: Paracuellos de Jarama (ESPAÑA)
Nuevo mensaje Re: Orígenes del título de Almirante en los reinos españoles
(cont)

Diego de Soto y Aguilar (Madrid, 18-3-1599; Madrid, hacia 1670), gran genealogista, por su parte, se define de esta otra manera:

"....después de la dignidad de Condestable entra la de Almirante, y éste también es oficio y cargo temporal y limitado; muchos ha habido que han contendido sobre cuál sea más, ó la dignidad de Almirante ó la de Condestable, y no hay en esto que porfiar, pues se sabe que la antigüedad del oficio y la asistencia más junto á la persona del Rey y los privilegios y preheminencias que tiene dan mayor testimonio de su prerrogativa".

En otro texto añade:

"Es el oficio del Almirante ser Capitán general en el mar cuando se hace guerra con armada; allí tiene el mismo señorío que el Condestable en el ejército de tierra y todo el imperio y mando y justicia, y ha de ser obedecido y tenido de la misma manera".

En Aragón siempre se dio prioridad al cargo y dignidad de Almirante sobre el de Condestable. La creación de la dignidad de Almirante se produjo, como hemos dicho, en tiempos del Rey Jaime I, quien se la otorgó en 1264 a su hijo el Infante Don Pedro Fernando, hijo del Rey Don Jaime I. La condestablía, al igual que en Castilla, no se creó hasta 1379, en que el Rey Pedro IV de Aragón se la otorgó a su hijo Don Martín.

En Navarra, por su parte, el primer Condestable fué nombrado por Don Juan II, en 1455, siéndolo Mosén Pierres de Peralta, hijo del Infante Don Pedro y nieto de Carlos II.

Salvo en este último reino, vemos, pues, que la institución del Almirante fué anterior á la de Condestable en casi un siglo y medio, y su preeminencia sobre esta última, superior en Aragón durante toda su existencia, y también superior -pero no siempre- en Castilla.

Fuentes:

- Espasa
- BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA - TOMO LXXIV, 1919

_________________
Insignia en el Navío Rayo R. O. del 9 de enero de 2009

A mí me parece, Señor, que no tengo otra cosa buena sino ser español (Catalina de Erauso, "la Monja Alférez", a un Cardenal)

05 Jul 2009 09:49
Perfil Email
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Responder al tema   [ 3 mensajes ] 

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Saltar a:  
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group.
Designed by STSoftware for PTF.
Licencia de Creative Commons
foro.todoavante.es by Todoavante is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 3.0 Unported License.
Based on a work at foro.todoavante.es.
Permissions beyond the scope of this license may be available at creativecommons.org.

Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com