Fecha actual 27 Nov 2021 19:21




Responder al tema  [ 1 mensaje ] 
 Parte de combate del Navio Firme en 4-8-1805 
Autor Mensaje
Brigadier
Brigadier
Avatar de Usuario

Registrado: 09 Ago 2006 19:46
Mensajes: 1245
Ubicación: En la ciudad del Turia
Nuevo mensaje Parte de combate del Navio Firme en 4-8-1805
Lo puso Navio Firme en todo a babor


Plymount, 4 de agosto de 1805.

De Villavicencio, Comandante del “Firme”, al Baylío Gil y Lemus.=” Excmo. Sr.: Como creo a V.E. impuesto por el General D. Federico Gravina de todos los acontecimientos hasta el instante en que empezó el combate la tarde del 22 de julio, sólo hago a V.E. relación de lo acaecido a este navío. Formada nuestra línea con los seis navíos españoles a vanguardia, con la mura a babor, pasamos de vuelta encontrada con la escuadra enemiga, como a distancia de dos tiros de cañón a nuestro sotavento; estando los enemigos barloados con nuestra retaguardia, hizo nuestro Almirante la señal de virar por redondo en contramarcha, y al cuarto de hora de haber virado este navío (que era el sexto y el último de los españoles), oí un fuerte cañonazo por la proa, sin poder distinguir quién lo ocasionaba, por haber una niebla tan densa que muchas veces no me dejaba ver al navío San Rafael, que a la corta distancia mandaba conservar formaba por mi proa. Como a las cuatro percibí con dificultad un navío a sotavento que me batía; mandé romper el fuego y seguí batiéndome sin mas objeto que el fuego de los enemigos... ; a los primeros cañonazos me inutilizaron la rueda del timón, lo que se remedio prontamente gobernando con la caña de hierro, y seguimos batiéndonos con el mejor orden, viendo al enemigo algunas veces, o dirigiendo nuestros tiros a la luz de los cañonazos. Como a las dos horas de combate aclaró un poco y vi toda la vanguardia ordenada e incorporada igualmente toda la línea francesa que formaba por mi popa, los enemigos formados y un navío de tres puentes batiéndome: volvió inmediatamente a cerrarse en disposición de no distinguir más al navío San Rafael... Como a las seis de la tarde el navío San Rafael empezó a atravesarse en términos que me hizo poner en facha la sobremesana por no rebasarlo; a las siete sobrevino otra clara y vi a los cuatro navíos españoles un poco a barlovento, notando que el San Rafael estaba sin gobierno, que se le habían venido las gavias abajo, y órce a ocupar el claro de la línea, y toda la línea francesa orzo sucesivamente conmigo. Rebasando ya de la proa del San Rafael, advertí que el palo mayor se me venia abajo, y mande al instante darle a proa un aparejo real, pero no dio tiempo, pues sobre una cabezada se vino abajo, llevándose al caer el palo de mesana y me inutilizó toda la batería, porque se le puso un velero delante con la mayor, la gavia, el juanete, etc. Me vi en la precisión de cesar el fuego, pues de no hacerlo así me incendiaba irremisiblemente, y principié a picar todo lo que me incomodaba para continuar batiéndome, en el cual instante paso el navío Plutón, cabeza de la línea francesa, rascándonos el costado de sotavento; con tan buena ocasión `para darnos un remolque, le grité a fin de que así lo verificara, pero desde luego no lo hubo de oir, mediante no haber contestado y seguir a línea francesa, que paso toda por barlovento. En esta disposición iba cayendo el navío de mi mando a sotavento precipitadamente, a causa de tener los palos, velas y jarcia por esta banda, formando unas espaldillas que me hacían caer sobre los enemigos, y en tal apuro traté de ver si podía cambiar la cabeza pasando por la popa del navío cola de la línea enemiga, y por este medio conseguir salvar mi navío, pues notaba que los navíos enemigos Windsor-Castle y Malta, que eran los de retaguardia, estaban llenos de averías en palos y velas, y que tal vez no podían seguirme; pero hallándome sin gobierno no pude verificar mi propósito, y encontrándome con la proa bajo los fuegos del navío Gloria, tercero de la retaguardia enemiga, llamé a mi segundo Comandante y le pregúnte si había algo más que hacer para salvar el buque, y convenimos en que no quedaba otro recurso que prepararnos a resistir un abordaje que podria ocurrir mediante la proximidad de los enemigos. Por último, viéndonos cercados por tres navíos enemigos, dos de ellos de tres puentes, que ninguno intentaba abordarnos, me vi en la dura necesidad de rendir el navío con el parecer de todos los Oficiales que estaban en el Alcázar, a quienes pregunté que si encontraban algún medio de defenderlo me lo propusiesen. Contestando todos que no lo hallaban, y que permaneciendo en aquella situación se sacrificaba la gente sin sacar utilidad. Entonces mandé arriar la bandera que estaba en el palo trinquete, y desde esta hora, que sería como las ocho y media de la noche, permanecí hasta más de las nueve, que se atracó el navío Malta y nos preguntó si podría mandar su bote, contestándole que sí, y lo verificó con un Teniente de Navío para hacerse la entrega.

A las dos de la mañana condujeron a mi Segundo con seis oficiales de Marina y siete del Ejercito al navío Malta. Yo permanecí en El Firme hasta la tarde siguiente, que vino el Capitán de la fragata Egipcíaca, que nos remolcaba, y me condujo a bordo de la expresada con los tres Oficiales de marina que quedaban de mi navío y el Coronel D. Pedro Guimaret, que había sido herido a lo último del combate: en esta fragata fui conducido a este puerto en conserva del navío Windsor-Castle, de tres puentes, que por sus muchas averías de resultas del combate, tuvo que arribar al mismo, como por iguales motivos lo verificaron, a pocos días después, los navíos Triunfo y Malta, conduciendo este ultimo los Oficiales que llevo expresado haber sido transportados a él la noche del combate.

Me parece indispensable poner noticia de V.E. el estado de mi navío y su gente cuando me vi precisado a la rendición. Estábamos sin palo mayor ni de mesana: el de trinquete y bauprés pasados con varios balazos, dos a flor de agua; la verga de trinquete partida por la cruz; toda la mayor parte de sus jarcias cortadas, como muchos cabos de labor; siete cañones inutilizados enteramente; treinta y cinco hombres muertos y sesenta heridos, entre los últimos el Coronel D. Pedro Guimaret y el Capitan de España, don Juan Muñoz; resultando de todo lo expuesto que no haber tenido la desgracia de habernos echado abajo los palos, hubiera verificado mis ideas, teniendo la gloria de haber salvado el navío.

Es cuanto tengo que hacer presente a V.E. en cumplimiento de mi obligación. =Nuestro Señor guarde a V.E. muchos años. = Plymouth, 4 de agosto de 1805. = Excmo. Sr. = Rafael Villavicencio. = Excmo Sr. Fray D. Francisco Gil y Lemus.

_________________
Comandante de la 31 Escuadrilla de Escoltas
España es un país formidable, con una historia maravillosa de creación, de innovación, de continuidad de proyecto... Es el país más inteligible de Europa, pero lo que pasa es que la gente se empeña en no entenderlo.
Julián Marías (nacido en 1914), filósofo.


26 Mar 2009 21:26
Perfil Email
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Responder al tema   [ 1 mensaje ] 

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Saltar a:  
cron
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group.
Designed by STSoftware for PTF.
Licencia de Creative Commons
foro.todoavante.es by Todoavante is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 3.0 Unported License.
Based on a work at foro.todoavante.es.
Permissions beyond the scope of this license may be available at creativecommons.org.

Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com