Fecha actual 17 May 2022 15:25




Responder al tema  [ 19 mensajes ] 
 Real Compañia de Guardiamarinas 
Autor Mensaje
Ágora
Ágora

Registrado: 25 Jul 2008 10:51
Mensajes: 409
Ubicación: En todos los mares y océanos del Planeta llamado Tierra.
Nuevo mensaje Real Compañia de Guardiamarinas
Somos un grupo de "jovenes" ( el que menos 60 años) de la Universidad de Cadiz.
Teniendo la obligacion de presentar un proyecto de trabajo de investigacion,
no se nos ocurrio mejor cosa que ponerle un titulo:

LA REAL COMPAÑIA DE GUARDIAS MARINAS
"Establecimiento y evolucion de la Escuela naval en el Departamento de Cadiz
hasta su traslado a Marin el 1947"

Hemos apuntado muy alto para nuestra capacidad de investigacion. Lo sabemos.
Y mas si tenemos en cuenta que nos hacemos a la mar con muy poco bagaje.
Unos articulos de Carlier sobre el tema y un par de parrafos en "La marina de la ilustracion" de Cervera Pery.

Es por ello que agradeceriamos a todos aquellos, que nos puedan y quieran ayudar,
nos envien a traves de este foro, cualquier dato, informacion, libros en los que buscar,
aunque solo sea un parrafo o un nombre o lugares donde solicitar mas informacion.

Se me olvidaba. Soy marino, ya bastante jubilado.

Esperando vuestra colaboracion os saluda atte

manaje@idoo.com


23 Nov 2007 00:03
Perfil WWW
Grumete
Grumete
Nuevo mensaje 
En "Cervantes Virtual", aparece esto:


**** Disertación sobre la historia de la naútica y de las ciencias matemáticas que han contribuido a sus progresos entre los españoles - Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes
... D. Pedro Manuel Cedillo, maestro de matemáticas del colegio de San Telmo de Sevilla y después director de la Real Academia de guardias-marinas de Cádiz escribió para el uso de su enseñanza en ambos cuerpos: Compendio de la arte de la navegación para ...





https://www.cervantesvirtual.com/servlet ... rinas#I_9_

En Wikipedia:

https://es.wikipedia.org/wiki/Escuela_Na ... spa%C3%B1a)

..y además:

https://www.islabahia.com/Culturalia/01h ... val2.shtml

https://www.museonavalmadrid.com/archivo ... panias.asp

https://www.ucm.es/info/antilia/revista/ ... tsp1-3.htm

En https://www.iberlibro.com:

Los guardias marinas rusos que envió a estudiar a Cádiz el zar Pedro el Grande en 1719
Julio Guillen Tato

SOBRE LAS PRIMERAS INSTRUCCIONES QUE TUVO LA REAL COMPAÑÍA DE GUARDIAS MARINAS.
GUARDIA, RAFAEL DE LA.

Heráldica de Guardias Marinas. 1717 a 1867. Real Compañía y Colegio Naval. Prólogo de Vicente de cadenas y Vicent.
BARREDO DE VALENZUELA, Adolfo.

Real Compañía de Guardias Marinas y Colegio Naval. Catálogo de pruebas de caballeros aspirantes. VII (Algún tomo más)

LOS GUARDIAS MARINAS LEONESES (1719-1811) Nobiliario
Dalmiro de la Valgoma y Diaz-Varela

....tiene más títulos, buscando por Guardias Marinas...

Además, publicada por Defensa en DVDs, están todos los números de la Revista General de Marina desde su creación y de la Revista de Historia Naval

En cualquier caso, si centras un poco más el tiro, trataré de ayudaros.


23 Nov 2007 22:14
Ágora
Ágora

Registrado: 25 Jul 2008 10:51
Mensajes: 409
Ubicación: En todos los mares y océanos del Planeta llamado Tierra.
Nuevo mensaje Haciendo acopio de material para los guardiasmarinas.
Muy, pero que muy agradecido, por tu aportacion.

Lo recibido de ANTILIA es un verdadero tesoro del que se puede extraer gran cantidad de datos.

Es la pieza que nos va a hacer salir del atasco en que estabamos.

Lo de Iberlibros de momento lo vemos dificil. Al menos de momento. Ya escarbaremos en las bibliotecas que tengamos a mano para buscarlos alli.

Nuevamente gracias. Nos has dado un empujon muy necesario.


25 Nov 2007 12:48
Perfil WWW
Grumete
Grumete
Nuevo mensaje 
Podría alguien indicar cuanto tiempo pasaban estudiando , antes de embarcar, los primeros Guardiamarinas?
Gracaias


26 Nov 2007 00:49
Ágora
Ágora

Registrado: 25 Jul 2008 10:51
Mensajes: 409
Ubicación: En todos los mares y océanos del Planeta llamado Tierra.
Nuevo mensaje 
La duracion de los estudios, según lo que vamos escarbando, se establecia por semestres, uno de enseñanza teorica en la Academia y otro a bordo de los buques.
Pero esa cadencia debio ser muy irregular, pues ya el primer año de vida de la Compañía de Guardiasmarinas, un centenar de ellos, tuvieron que participar en la campaña de Cerdeña, lo que debio cortar el ritmo de enseñanza.

Pero si la edad para ingresar podia ser de un minimo de 14 años, debemos dar por supuesto que esta enseñanza se prolongara hasta los cuatro años por lo menos, saliendo asi de oficial con un minimo de 18 años.

Tambien la necesidad de dotar de tripulación a los buques obligaria a acelerar la salida de los de mayor edad y buenos rendimientos académicos o si no buenos por lo menos aceptables.

En un principio el funcionamiento de la academia no debio ser muy exitoso, que dirian en la “tele”, y su su enseñanza muy dispar, tanto asi que en 1740 y 1748 hubo ordenanzas que trataron de remediar algo la cosa.

Las Ordenazas de 1740 se especifica que los alumnos deberían someterse a examen a los dos años, punto medio ideal para decir “Este vale. Este no vale”

Estos datos los hemos sacado de un enlace recomendado por Somormujador. El enlace es https://www.ucm.es


27 Nov 2007 19:47
Perfil WWW
Grumete
Grumete
Nuevo mensaje 
Gracias por los datos,

Un fuerte saludo!


28 Nov 2007 09:25
Ágora
Ágora

Registrado: 25 Jul 2008 10:51
Mensajes: 409
Ubicación: En todos los mares y océanos del Planeta llamado Tierra.
Nuevo mensaje Re: Real Compañia de Guardiasmarinas
Tras unos meses de paron, envio lo que seria la primera parte del esquema del trabajo, que (como no lo habia dicho lo digo ahora ) es el siguiente:

A modo de introduccion. Un ligero apunte sobre la situacion en el siglo XVII

La Real Compañia. Primera epoca Patiño
Segunda epoca Ensenada
Tercera epoca Sacramento
Cuarta epoca San Carlos
Las otras escuelas
Los buques escuela

Os ruego que me hagais cualquier tipo de critica.... o sugerencia... o aporte...o lo que sea, que me esta costando mucho rellenar unos folios con lo que tengo.

_________________
¿Qué hay mejor que el oro?, el jaspe; ¿qué hay mejor que el jaspe?, los sentidos; ¿qué hay mejor que los sentidos?, la razón; ¿qué hay mejor que la razón?, ¡nada!.

Anónimo medieval.


18 Abr 2008 17:29
Perfil WWW
Ágora
Ágora

Registrado: 25 Jul 2008 10:51
Mensajes: 409
Ubicación: En todos los mares y océanos del Planeta llamado Tierra.
Nuevo mensaje Re: Real Compañia de Guardiasmarinas
A MANERA DE INTRODUCCION


Toda Armada es resultado de lo que le precede, de lo que fue obligada a hacer por las circunstancias de su momento.
Almirante Eliseo Álvarez Arena Pacheco


A manera de introduccion

En la época de su esplendor, a partir del Descubrimiento, las técnicas y las ciencias de la mar tuvieron un gran desarrollo en España, paralelo a las necesidades planteadas por la navegación transoceánica entre todos sus dominios, y fue modelo a seguir por otras potencias marítimas.

Nos lanzamos a fundar un Imperio Ultramarino y armamos flotas (convoyes) y Escuadras que las protegieran, pero la ausencia de conciencia marítima, ha sido un hecho frecuente en la historia de nuestro país.

Porque, aun siendo pioneros en lo que a conocimiento de la mar se refiere, -fueron muchos los tratados y estudios publicados en España que se difundían por las naciones marítimas de Europa- no fuimos capaces de organizar un sistema de recluta de marinería eficaz para abastecer las necesidades de este poderío marítimo, olvidando que el alma de las marinas no son los buques y medios materiales que la componen sino el hombre, que, teniendo esa conciencia marítima que hemos citado, y adiestrados en esos medios materiales puestos a su alcance, puede utilizarlos para conseguir sus objetivos. ( )

Fray Luis de Guevara refleja muy bien esta ausencia de conciencia marítima cuando escribe:

“...el hombre que navega, si no es por descargo de su conciencia, o por defender su honra o por amparar la vida, digo y afirmo que el tal o es necio, o está aborrido, o le pueden atar por loco.”


Y en estas condiciones transcurrieron décadas, en las que en momentos puntuales se organizaban, unas determinadas escuadras sobre la base de comprar o requisar buques mercantes de armadores particulares, -bien pagados por cierto, aunque estos armadores hubieran recibido créditos para la construcción de los mismo- y desafectando estos buques una vez terminada la causa para la que fueron requisados.

Un ejemplo de esto lo tenemos en el impresionante cuerpo de Armada organizado por Oquendo con gran esfuerzo material y que en 1639 participó el en la batalla naval de Las Dunas,

Una escuadra formada en Cadiz, de 23 buques y 1600 hombres de mar, mas doce transportes ingleses que se unieron en la Coruña, fueron un póster intento bélico español en un panorama marítimo que ya se estaba haciendo universal.

Con la derrota sufrida en esta batalla, el poco espíritu marítimo que albergaba la nación, en relación a una marina de guerra, fue decreciendo hasta casi desaparecer, sin que esporádicas victorias como las de Manila, también encuadrada en la guerra de los Ocheta Años, surtieran un efecto revitalizador.

Aunque la llamada paz de Westfalia, - donde se firmo tras esta derrota, la paz con las Provincias Unidas de los Países Bajos en junio de 1648, reconociendo su independencia -, pudo suponer un gran punto de partida para reorganizar la marina española al hacer innecesario mantener una flota en el Mar del Norte, no se supo aprovechar el momento y se siguió con los esquemas anteriores, en un letargo muy propio del espiritu naval español, como hemos dicho antes, que se sentia ignorado y despreciado por la nación entera -tanto por los gobernantes como por el pueblo llano- al anteponer los guerreros de tierra a las fuerzas de mar.

Un patriótico orgullo de pasadas glorias navales, nos pide no cargar demasiado las tintas sobre la desastrosa situación de aquellos años, pues mantuvimos, en la medida de lo posible, la supremacía naval que nos disputaban Inglaterra y Francia, manteniendo las líneas de comunicación con América, ( ). Pero la autentica realidad es que la decadencia de los Austrias a lo largo de todo el siglo XVII -especialmente en su segunda mitad - y su trágico final, hacen languidecer una marina que iba de mal en peor, participando del decaimiento general del siglo. El paralelismo entre los períodos de declive nacional con aquellos de decadencia de la Marina resulta evidente



Una marina que además se encontraba dispersa, pues al terminar el siglo XVII nos encontrábamos, con un poder marítimo repartido en numerosas Armadas, de muy pocos bajeles cada una, con cometidos muy especificos, e independientes una de otra, con una organización muy compleja y unos recursos muy variables.

Las mas conocidas, por permanentes, de estas Armadas fueron:

Escuadra de Galeras del Mediterráneo
Real Armada del Mar Océano
Armada de la Carrera de las Indias
Armada de la Averia
Armada del Mar del Sur
Armada de Barlovento
Armada del Capitan General....

Pero con una cosa en comun.
Tenian, utilizando palabras de Fernández Duro "Consumidos los barcos y desmoralizados sus hombres” ( )

España, en el cenit de su Imperio, había olvidado y descuidado su poder naval, no habiendo comprendido que, para mantener este poder, necesitaba mandar en las rutas marítimas. Es decir, cumplir el primer mandamiento de la Estrategia Naval:

«Mantener abiertas las lineas de comunicación propias y negar al enemigo el uso de las suyas».


El desgraciado final de los Austrias propició la entrada en España de los Borbones en el la persona de Felipe V, el cual se encontró con una economía próxima a la bancarrota, agravada aun mas por la llamada Guerra de Sucesión y dado que las marinas van parejas al potencial economico de sus paises, se puede decir que el poder marítimo era bajismo.
Aunque era intención de los primeros gobiernos de Felipe V organizar una marina que garantizase el comercio con las colonias de América, las urgentes necesidades suscitadas por la guerra de Sucesión impidieron la realización de este proyecto durante el conflicto.
Pero tras la paz de Utrech, todos los esfuerzos se concentraron en restaurar el poderio marítimo, creando una unica y autentica Armada Real capaz de velar y sostener los intereses de España manteniendo y defendiendo las comunicaciones marítimas con la America hispana, cosa que solo se lograria dominando el Atlántico y teniendo en cuenta que las concesiones hechas a Inglaterra en el tratado de Utrech, la conviertieron realmente en el potencial enemigo mas importante para España y que cualquier conflagración con este pais forzosamente seria naval y en muy diversos puntos geograficos.


Fue Bernardo Tinajero de la Escalera, nombrado en 1714, quien tomo las primeras medidas para la unificación de las distintas Armadas y como conocedor de la importancia de las rutas indianas, -por haber sido comerciante en la carrera- quien desde su Despacho de Marina e Indias, antecesor de lo que después seria Ministerio de Marina, ordeno, para potenciar la escuadra de Barlovento, la construcción de navíos en La Habana, y en varios astilleros del Cantábrico sentando asi el precedente de que el rey no tuviera que acudir a la compra ni arrendamiento de buques. Pero imponderables por un lado (la necesidad de gastar en el sometimiento de Barcelona, los dineros destinados a las construcciones de la Habana) y otros imprevistos de tipo político que propiciaron la caída de Tinajero) retrasaron, aunque poco, este plan de reformas.

Pues a Tinajero le sustituyo José Patiño quien entregándose a fondo en el trabajo crear un nuevo estilo de Armada, inicio lo que seria una poderosa flota y un renacer del poder marítimo.

Es en este contexto cuando se crea La Real Compañía de Guardiasmarinas

_________________
¿Qué hay mejor que el oro?, el jaspe; ¿qué hay mejor que el jaspe?, los sentidos; ¿qué hay mejor que los sentidos?, la razón; ¿qué hay mejor que la razón?, ¡nada!.

Anónimo medieval.


18 Abr 2008 17:31
Perfil WWW
Ágora
Ágora

Registrado: 25 Jul 2008 10:51
Mensajes: 409
Ubicación: En todos los mares y océanos del Planeta llamado Tierra.
Nuevo mensaje Re: Real Compañia de Guardiasmarinas
Como habreis visto no desaprovecho nada y hasta la cita de Fray Luis de Guevara que incluye Somormujador en sus mensajes a sido utilizada

LA REAL COMPAÑÍA DE GUARDIAMARINAS

PRIMERA EPOCA - PATIÑO

Su creacion

Cuando Patiño asumió el cargo de Intendente de la Armada, fué consciente de la necesidad de proveer esta incipiente Fuerza Naval de personal que, ademas de estar suficientemente preparado para el gobierno de los buques, tuviese esa conciencia marítima que hemos citado en la introducción. Conciencia que se alentó desde el principio, al considerar que la carrera ( ) habría de ser lo mas sobresaliente en el ramo de la Milicia. «por ser sujetos distinguidos los que entrasen en ella». ( )
Y el primer paso dado en este sentido fue la creación de un centro adecuado dedicado específicamente a la formación de los oficiales que deberían tripular estos buques que se estaban construyendo y los que en años sucesivos se construirían para la Armada , dando asi fin al sistema existente, ya que, hasta entonces, los oficiales de las flotas solían proceder, bien del Colegio de Pilotos de San Telmo de Sevilla, donde terminaban sus estudios con escaso bagaje científico y algunas disciplinas militares como Artillería, muy necesaria en la época, bien de los cadetes de Galeras de Cartagena, llamados Guardias de Estandarte, con el único bagaje de su experiencia a bordo o bien de escuelas navales extranjeras ( )

El espectacular y rápido periodo de prosperidad que estaba viviendo Cádiz, en parte debido al traslado de la Casa de Contratación y el Consulado de la Universidad de Mareantes de Sevilla, y la obstinación del insigne marino gaditano D. Andrés de Pes, añadido a la estratégica situación geográfica, que hacia presagiar el establecimiento en su bahía de primer departamento marítimo de la nación, determino que fuese esta ciudad la elegida para el establecimiento de este centro de enseñanza, cosa que se hizo a principios de 1717, tras la promulgación de la Real Cedula que ordenaba la creación de la Real Compañía de Guardiasmarinas

La recien creada institución, pretendia dar una formación mixta científico-práctica, a los que serian futuros oficiales de de la Marina de Guerra, buscando un termino medio entre los midshipmans de la Marina inglesa (que formaba a sus oficiales desde muy jóvenes junto a capitanes de guerra o mercantes, sin grandes alardes técnicos y no sujetos a más disciplina académica que la de los trabajos de a bordo, pero poseedores de una gran experiencia práctica adquirida en la mar a través de todo el período de aprendizaje) y los sistemas de enseñanzas de la Marina francesa, cuyos cadetes, (gardes de la marine), pertenecían a la primera nobleza del país y tenían una instrucción académica muy acusada, sólidamente teórica, pero poca experiencia naval.

Combinando y mejorando lo bueno de uno y otro sistema para adaptarlos a la mentalidad española, los guardiamarinas españoles mantuvieron un auténtico equilibrio entre la excesiva estancia en tierra de los franceses y la total permanencia en buques de los ingleses, pero exigiendo al igual que lo hacía Francia, pruebas de nobleza e hidalguía a los aspirantes a oficiales.

Existen discrepancias en la fecha de creación de la Compañía de Guardiasmarinas, pero ya a finales de 1716 debia estar terminada toda su estructura y organización pues los Aspirantes pasaron inmediatamente a sus istalaciones al llegar a Cadiz en 1717, que es la fecha que se da como fundacional.


Loa Aspirantes

El rey había ordenado a los Gobernadores de las distintas provincias, el reclutamiento y la selección de aspirantes, de acuerdo con la disposición creadora que señalaba:
«Todo el que se recibiere como guardiamarina, ha de saber leer y escribir y conocimiento de las cuatro reglas ( ); no ha de tener imperfección corporal, fatuidad, rudeza, ni complexión poco robusta que le inhabilite para las funciones del servicio, aprovechar en los estudios y resistir las fatigas de la navegación».

Era imprescindible probar la nobleza de los cuatro abuelos, o hidalguía al uso de Castilla ( ) (de aquí el apelativo de caballeros con que se les nombraba) o ser hijo de militar con empleo de capitán o superior y que no superasen los 18 años de edad.

Tanto en lo relativo a los antecedentes de nobleza y a la edad se hicieron excepciones, pues también se podia ingresar como aventurero, termino raro hoy día ( ), aunque se incorporaban al mismo régimen de estudios y formación que los guardiamarinas.

Afortunadamente, pues como aventureros ingresaron marinos tan insignes como el teniente general D. Antonio Ulloa compañero de Jorge Juan, el jefe de escuadra D. Santiago Liniers que arrebato Buenos Aires a los ingleses, D. Francisco de Paula Pavía, varias ocasiones ministro de Marina y otros muchos más.

En cuanto a la edad, consta que entre los primeros incorporados alguno contaba 24 años y el primero en ingresar en 1718, D. Félix de Dicastillo, primero de los guardiamarinas que desempeñó el empleo de alférez de fragata, tenía 26 años.

El ingreso en la clase de aventurero fue suprimido en 7 de marzo de 1824.

Al permitir la disposición, el ingreso a los hijos de oficiales, obviando la probanza de nobleza, auspicio que la academia se nutriese de cientos aspirantes procedente de las colonias americanas.

Uno de los primeros en cumplir con el encargo de la recluta, fue el Principe de Campoflorido que como Gobernador y Comandante General de la provincia de Guipúzcoa se dirigió a quienes podrían interesarse en la llamada al servicio de la Real Armada mediante una carta que se conserva en el Museo Naval. ( )
Esta carta comunicando la llamada del Rey, tuvo casi inmediata respuesta ( ) y ya a principios de Febrero de 1717 se les formaba asiento a un primer grupo de treinta y siete caballeros, de los cuales veintiocho eran guipuzcoanos y el resto vascos, navarros, un francés, un napolitano y dos nacidos en Sicilia, uno de los cuales, nacido en Palermo y el primero de los inscritos, fue D. Esteban Reggio y Gravina, Príncipe de Yache, hijo primogénito de Campoflorido
Este primer grupo de Aspirantes, que constituía el núcleo de la primera promoción de la Real Compañía de Guardiamarinas, embarcó en los navios de línea San Luis, San Fernando, San Pedro y San Juan Bautista que se encontraban aprestando en Pasajes. Les pasó revista el Veedor General de la Marina de Cantabria y se formalizó documentalmente su ingreso ( )

Después, de forma bastante rápida, se le añadirían más, tanto del Norte como de Levante y América, los cuales pasaban directamente, unos a Cádiz, a incorporarse a la Academia, y otros a embarcar en las diversas unidades, hasta el punto que el mismo mayo de 1717, en una revista pasada en Cádiz, se contaban hasta ciento quince guardiamarinas, y en febrero del siguiente año su número ascendía a ciento veintidós.

En este primer año de su creación ingresaron dos promociones que permanecieron en ella por un periodo de unos seis años y fueron promovidos a oficiales a los nueve años de su incorporación.

Aunque estaba estipulado que la compañía contara con 158 aspirantes, unas veces por mas y otras por menos esta cifra nunca fue respetada y sufrió diversas variaciones.

El Cuerpo de Guardias Marinas que estaba considerado como tropa de la Casa Real, ( ) percibía un sueldo de 15 escudos de vellón al mes, lo cual no debia de ser mucho, dado que el vellon era una moneda de aleación de plata y cobre. El nombre de escudo lo recibian por tener un escudo grabado en una de sus caras.

Grandes debieron ser las dificultades a las que tuvieron que hacer frente, de las que no fueron ajenas enfermedades, mareos, estudios intensivos y dureza de trabajos de a bordo, con un proceso de adaptación que evidentemente debió ser bastante duro, pues tuvieron que adaptarse a un extraño modo de vida y de comportamiento muy diferente del que habían conocido en sus casas, lo que unido a fallecimientos, naufragios y acciones de guerra produjo un gran numero de bajas que eran rápidamente reemplazadas por nuevos aspirantes.
La mayor parte de las bajas se debieron principalmente a los que por falta de autentica vocación o motivos de salud preferían pasar a servir a tierra en el Ejército, generalmente de subtenientes y a veces de tenientes y aun de capitanes

El archivo de la Compañía está lleno de curiosas vicisitudes sobre los motivos de las bajas. Casarse sin licencia era una de ellas; el tener que cuidar de un Mayorazgo por orfandad, con atención a hermanos pequeños, otra, y añádase también la vocación sacerdotal.

Al margen de estas causas hubo también expulsiones por pendencias y duelos, por absoluta falta de aplicación (las menos), y como no hay regla sin excepción hubo un guardiamarina desertor que se quedó en Veracruz.


La Academia

La institución comprendía dos estructuras. Una docente, la Academia y otra militar, la Compañía (cuartel).

Se suele decir que la academia estaba en el Castillo de la Villa, pero el Castillo en si era bastante pequeño por lo que se alquilaron varias casas del Pópulo colindantes con el Ayuntamiento, barrio tranquilo y aristocrático entonces, que estaba en el interior de la zona amurallada.

En la Academia radicaba la enseñanza con sus clases, biblioteca y armeros, que se instaló en un caserón de D. Juan de Villavicencio

Para la posada o cuartel, que empezó a funcionar algo mas tarde, cedió el Ayuntamiento, algunas habitaciones contiguas a la Cárcel Real ( ), por lo que en un principio no se alojaban todos juntos, y, por motivos particulares, por falta de habitaciones u otras causas, se les permitía vivir en casas de parientes u otras particulares en pensión, encargándole a uno de los oficiales de la Academia que informase de su modo de vivir, visitándoles las veces que juzgase conveniente.

Dado que el espacio cedido por el Ayuntamiento se había quedado pequeño y a fin de reunir a todos los alumnos en un solo emplazamiento, se alquilaron algunas casas más, entre ellas la llamada “Casa del Canónigo”

Todas estas casas alquiladas por la compañía, dieron lugar a que la calle donde estaban situadas se conociera como la de la Posada de la Academia y esta como Posada del Caballo Blanco cuando se traslado la Compañía a la Isla de Leon

En en la fachada lateral del Ayuntamiento que da a la calle San Antonio Abad, existe una lapida indicando el lugar donde estuvo situada la casa de Jorge Juan cuando fue capitán de la Compañía de Guardias Marinas.















El Uniforme ( )

Hasta fines del siglo XVII, no había en las diferentes Armadas un vestuario tipificado y cada cual, dentro de un orden, se lo confeccionaba a su gusto, pero también Patiño, que estaba en todo, había previsto una uniformidad para la Armada en creación y contrato con un satre que se sabe estaba situado en la calle nueva, llamado Carlos Aucardo la confeccion de doscientos cuarenta uniformes para los cadetes y algunos mas para la Banda de Musica.

Las características de este uniforme eran muy similares a las establecidas para el Cuerpo General, del que solo se distinguia por ser el galón que bordeaba la casaca, chupa, bocamanga y sombrero, más estrecho.

Consistia en:
Casaca de paño azul fino, forrado en sarguilla roja; vueltas de grana, pequeños ojales de oro hasta la cintura en ambos lados, con tres alamares de oro a cada lado, y atrás en la cintura; otros tres en los golpes de oro y en cada manga sobre la divisa, otros tres con los botones de oro correspondientes.
La chupa era de escarlata fina con ojales de oro sólo a un lado y al otro, botones de lo mismo y el forro, como el de la casaca.
Los calzones eran azules, del mismo paño de la casaca, forrados en lienzo.
Las medias rojas
El sombrero de medio castor.

También usaban un casacón para la mar, siempre que se hallasen embarcados al objeto de preservar de las lluvias la casaca de uniforme. Era de paño ordinario azul o de barragán ( ), con botones de lo mismo hasta la cintura y cerrada la vuelta de la manga; forrado en sarguilla roja la mitad de los cuartos delanteros de arriba abajo.

La organizacion

Aunque la primera disposición que reguló sus actividades fue la: Instrucción para el gobierno, educación, enseñanza y servicio de los Guardias Marinas, y obligación de sus Oficiales y Maestros de facultades, de 15 de abril de 1718 con las muy detalladas y prolijas instrucciones que con toda atención y cuidado había elaborado Patiño, existe un borrador de 1717 que sirvió de base para que a la llegada de los Aspirantes estuviera preparado un buen dispositivo orgánico a tono con los fines que se pretendían para lo cual y en lo que a la parte militar se refiere, se había nombrado al Brigadier Don Luis Dormay como Capitán de la Compañía ( ) quien la mandó durante veinte años hasta su fallecimiento con el grado de teniente general; de don José Marín, como Teniente o segundo jefe, procedente también del estamento militar donde alcanzaría la mariscalía de campo, y el de don Juan José Navarro para Alférez.. Algo después fueron nombrados dos oficiales más, D. Guillermo Bustamante y D. Agustín Arredado. En 1 de enero de 1718 se añadirían otros dos: D. José Paventest y D. Gaspar de Evia y Valdés, así como un capellán
Los oficiales serian los encargados de instruir a los guardiasmarinas en el manejo de las armas y diversos ejercicios militares.

En cuanto a la Academia — o parte exclusivamente docente de la Compañía— su primer director y maestro de facultades matemáticas fue don Francisco de Orbe que tenía cierta libertad para fijar los contenidos concretos de cada asignatura,

Además del profesorado nombrado por el Estado, contaba la Academia con profesores civiles, a los que se denominaba maestros. Muchos de estos eran pilotos de prestigio como el piloto mayor de la Carrera de Indias D. Pedro Manuel Cedillo Rujaque, que fue nombrado jefe de estudios y escribió, para uso de los alumnos, un

Como en toda convivencia humana, hubo roces entre los maestros y los militares, algunos de los cuales tuvo que resolver Patiño. Aquellos alegaban su condición civil para no verse obligados a obedecer en muchas cuestiones.

El plan de estudios comprendía una formación teórica, dividida en periodos de seis meses y otra práctica en los buques.

En el primer régimen de estudios de la Academia, la formación obtenida no era muy uniforme, aunque todos cursaban las siguientes materias como mínimo: Aritmética, Álgebra, Geometría, Trigonometría, que formaban el núcleo alrededor de cual se organizaron la materias de Cosmografía, Náutica, Fortificación, Artillería teórica y práctica, Armamento, Evolución Militar, Construcción Naval, Maniobra de naos..etc.
La música, esgrima y danza, formaban parte de esta formación.

También se facilito, a los que querían ampliar sus conocimientos, el uso de la biblioteca, cuyo cuidado corría a cargo del maestro de idiomas que tenía la obligación de traducir los libros extranjeros que señalaba el director, y que además reunía en ésta todas cuantas noticias curiosas y útiles creyere conveniente, avisando incluso al Piloto Mayor de la Armada cuando “ ..tuviese conocimiento de alguna observación o descubrimiento que fuera conveniente al mayor acierto de la navegación”.
Los textos utilizados por los guardiasmarinas debieron ser los que entonces se tenian por mejores en su genero:
Compendio del arte de la Navegación (Sevilla, 1717)
Trigonometría aplicada a la navegación (Sevilla, 1718)
Elementos geométricos de Euclides (Bruselas, 1689)
Compendio matemático (9 Vols., Valencia, 1709-1715)

Este plan de enseñanza regiría hasta 1734.

_________________
¿Qué hay mejor que el oro?, el jaspe; ¿qué hay mejor que el jaspe?, los sentidos; ¿qué hay mejor que los sentidos?, la razón; ¿qué hay mejor que la razón?, ¡nada!.

Anónimo medieval.


18 Abr 2008 17:37
Perfil WWW
Ágora
Ágora

Registrado: 25 Jul 2008 10:51
Mensajes: 409
Ubicación: En todos los mares y océanos del Planeta llamado Tierra.
Nuevo mensaje Re: Real Compañia de Guardiasmarinas
He observado que hay quien esta interesado y lee estos mensajes...aunque escriban poco

Por lo tanto continuemos con la historia.............


SEGUNDA EPOCA - ENSENADA

Casi veinte años tuvieron que pasar para que se comprobara que el plan de estudios diseñado por Patiño nunca se había puesto en practica tal y como lo concibió su autor.
Con el propósito de remediar en algo la deficiente enseñanza que se estaba proporcionando, en especial la parte dedicada a las ciencias, se le encargo a un ingeniero llamado Diego Bordick la redacción de un nuevo plan que se aprobó con el titulo de Instrucción que manda S.M. se observe por el Profesor Principal, y Maestro de facultades matemáticas (...) en que se trata del método universal de la enseñanza de estas facultades y de las pertenecientes a las fortificaciones y su dibujo.
Estas instrucciones fueron completadas en 1740 con la promulgación de unas normas que obligaban a los guardias marinas, tras cursar los dos primeros años de Academia, a realizar un examen en el que debían demostrar su aprovechamiento en aritmética, geometría, trigonometría plana y esférica, navegación, pilotaje y manejo de la artillería, quedando en situación de licencia quienes no superasen esta prueba
La Instrucción de Bordick se fue aplicando, con algunas reticencias por parte de los maestros de la Academia, pero estas iniciativas tampoco tuvieron el efecto deseado, y la crisis de la Academia de Cádiz se fue acentuando progresivamente.
En 1743 llego al Ministerio un hijo de hidalgos riojanos venidos a menos. Se trataba del Intendente General don Zenon Somodevilla y Bengoechea , mas conocido por el titulo de Marques de la Ensenada, que le concedió Carlos III.
Nada se conoce de su vida antes de que José Patiño lo encontrara en Cádiz. Parece ser que a los 18 años Zenón estaba trabajando de escribiente en una compañía consignataria de buques en Cádiz, y bajo la protección de este y de una forma, leal, activa, e incansable, fue escalando puestos en la administración naval hasta llegar al puesto de Ministro, desde el que, considerando que la marina era la llave del dominio colonial español y de la defensa de las costas peninsulares ante los ataques británicos y franceses, inicio una nueva etapa y puso las bases para la creación de la potente y orgullosa armada española del siglo XVIII sobre los cimientos establecidos por Patiño, con un programa de modernización y potenciación, que tendría como principal instrumento para su realización las Reales Ordenanzas de 1748.
A su impuso se deben la creación de fabricas de jarcias y lonas para la Armada, del Colegio de Cirujanos de Cádiz y de los tres grandes arsenales, Ferrol, Cartagena y La Carraca, en que quedará apoyada para siempre la flota de guerra española
Para competir con la poderosa flota británica, aconseja el envio del prestigioso Jorge Juan a Gran Bretaña para informarse y conocer las mejores técnica navales del momento para así proyectar una flota digna en calidad a la británica. ( )
En informe al Rey, previo a las Reales ordenes de 1751, expone:
La Armada naval de Vuestra Majestad sólo tiene presentemente 18 navíos y 15 embarcaciones menores; Inglaterra tiene 100 navíos de línea y 188 embarcaciones menores. Yo estoy en el firme concepto de que no se podrá valer Vuestra Majestad de la Francia si no tiene 100 batallones y 100 escuadrones libres para poner en campaña, ni de la Inglaterra si no tiene 60 navíos de línea y 65 fragatas y embarcaciones menores.
Por antipatía y por interés serán siempre los franceses e ingleses enemigos entre sí, porque unos y otros aspiran al comercio universal, y el de España con América es el que más les interesa. Teniendo vuestra Majestad 60 navíos de línea y 65 fragatas, como propongo, y 100 batallones y 100 escuadrones, que propongo también, la Francia galanteará a nuestro gobierno para que juntos ataquemos a la Inglaterra, y la Inglaterra nos ofrecerá su alianza para atacar a la Francia, y de esta manera Francia y la Inglaterra perderán su dominio en tierra y mar y se convertirá Vuestra Majestad en el árbitro de la paz y de la guerra
En las Ordenanzas de 1748, y en su parte dedicada a la Real Compañía de Guardiasmarinas, sirvieron para aclarar muchos aspectos organizativos que hasta ese momento habían sido fuente de tensiones. ( )
Este fue el caso de la relación entre los oficiales de la Compañía y los maestros de la Academia. Las Ordenanzas aclaraban que ningún maestro tenía mando sobre los cadetes, ni siquiera el director, quien sólo poseía jurisdicción académica sobre ellos, aunque siempre de acuerdo con el capitán de la Compañía. Al mismo tiempo, el director estaba por encima de los maestros en cuestiones académicas, con independencia de su graduación militar, ya que al tener algunos de estos graduación militar, intentaban imponer su criterio por encima de la dirección. Con estas disposiciones, el aspecto docente quedaba supeditado en todas las circunstancias al carácter castrense de la institución. ( )
También fijaban las Ordenanzas el horario y contenido de las asignaturas, sin dejar este terreno a juicio de los maestros, cuyo número quedaba reducido a tres de matemáticas y uno para cada una de las siguientes asignaturas: artillería, construcción de buques, maniobra, idiomas, dibujo, danza y esgrima. El tercer maestro de matemáticas estaba encargado de explicar la aritmética, trigonometría plana y geometría elementales; el segundo maestro enseñaba la práctica de navegación, con el uso de los instrumentos y cartas, además de la trigonometría esférica y la cosmografía. El director de la Academia se dedicaba a los contenidos de mayor profundidad, no imprescindibles para la formación básica de un oficial, tales como la geografía, hidrografía, mecánica, astronomía, álgebra y geometría superior.
A mediados de siglo se inició la renovación del profesorado y de los instrumentos y libros utilizados en la Academia con la compra de nuevo material didáctico que le fue encomendada a Jorge Juan, entonces comisionado en Gran Bretaña.
De los maestros cabe destacar a Louis Godin, un astrónomo francés -que formo parte, junto con Jorge Juan en la expedición de Le Condemine a Perú, de 1735 a 1742, encargada de medir la longitud del grado de meridiano- y que fue nombrado director en 1751.
En 1751, y ya de regreso de Gran Bretaña, Juan fue nombrado Capitán de la Compañía, e inmediatamente comenzó a proponer las disposiciones que creía necesarias para la revitalización de la misma.
Entre sus propuestas se encontraba la ampliación a 300 del número de cadetes, pues el previsible incremento de unidades de la Armada, según las directrices de Ensenada, hacía necesario preparar con la suficiente antelación una oficialidad más numerosa. El aumento en el número de guardias marinas implicaba, según Jorge Juan, la ampliación del cuerpo docente hasta 15 maestros, algo que no era de fácil consecución, por lo que Ensenada autorizó su contratación fuera de España, al tiempo que dispuso el envío de jóvenes oficiales al extranjero para ampliar estudios, cosa no muy del agrado de Jorge Juan, que propuso y logro que fueran destinados a la Academia maestros procedentes de otras Escuelas Militares, como la de Guardias de Corps o Artillería de Marina, lo que indica que la labor realizada hasta el momento por la Academia de Cádiz no había sido suficiente para promover la formación de oficiales capaces de ocupar las nuevas plazas docentes.
Juan propuso también la modificación del plan de estudios, aunque manteniendo como objetivo la formación de oficiales conocedores de los fundamentos científicos de la navegación. De esta forma, puede considerarse que en 1753 la renovada Academia inició una nueva etapa bajo la dirección de Jorge Juan y de Godin, y aunque algunas de las propuestas del primero, no fueron llevadas a la práctica, hecho al que sin duda no serían ajenas sus repetidas ausencias de Cádiz, si quedo, como dependencia anexa a la Compañía, la constitución del mas meridional Observatorio de Europa, llamado por aquel entonces Real Observatorio de Cadiz.
Los viejos manuales que se venían empleados casi desde la fundación de la Academia, como fue el caso del Compendio del arte de navegar escritos por José Cedillo, difícilmente podían considerarse apropiados para la enseñanza, tanto por sus carencias como por sus inexactitudes, por lo que se propició la edición de nuevas obras estableciendo una imprenta propia en la misma Academia que presentaba los trabajos más cuidados de la época.
De esta imprenta salieron obras tan conocidas como el «Compendio de navegación para el uso de los caballeros guardiamarinas», (Cadiz 1757)de Jorge Juan
Compendio de artillería para el servicio de la marina (Cádiz, 1754) de José Díaz Infante. Maestro de Matemáticas
Compendio de navegación (Cádiz, 1757) Jorge Juan,
Compendio de matemáticas. Aritmética (Cádiz, 1758) de Louis Godin. ( )
Cuando, por las intrigas urdidas por Inglaterra y Francia, cayo en desgracia Ensenada en 1754, incidió en la marcha de la Academia de Cádiz, pues aunque su sucesor Julian Arriaga, que había sido Intendente de Cádiz, intentó mantener el nivel de las inversiones que necesitaba la Armada, la Academia no dispuso de los fondos necesarios para el sostenimiento de las actividades promovidas por Jorge Juan. Si a esto añadimos la cada vez menor influencia de Arriaga en el diseño global de la Armada, a pesar de su interés por el fortalecimiento de la misma, además del incremento de las tensiones entre los oficiales del Cuerpo General y el Ministerio, que utilizaron a la Academia como objeto permanente de discusión, podremos entender el declive acelerado de la misma y el porque, una vez mas, no diesen frutos los planes elaborados para su eficaz rendimiento.
Louis Godin murió en 1760 y le sucedió al frente de la Academia el Teniente de Navio Gerardo Henay, quien se mantuvo en este puesto hasta 1768. Al año siguiente, 1769, Vicente Tofiño tomó posesión del cargo de director y ese mismo año la Compañía se trasladó a la Isla de León, hoy San Fernando.

En ese primer medio siglo de existencia en que la Real compañía permaneció en Cádiz, sentaron plaza 1.760 jóvenes de los que sólo obtuvieron la charretera de alférez de fragata 1.230. Otros 207 pasaron al ejército y el resto fueron expulsados, retirados, muertos o desaparecidos.
Con escasas modificaciones de importancia en sus Ordenanzas, fue el centro nervioso de la Marina, donde se sucedieron las promociones en mayor o menor número según las necesidades previsibles y dieron hombres y nombres gloriosos a la Armada y a España.
De ella salieron los Ulloa, Liniers, Jorge Juan, Mazarredo, Langara ...( ), dos Consejeros de Estado, cuatro de Guerra, un Capitán General, dos Virreyes, un Embajador, cinco Tenientes Generales de la Armada, dos del Ejército, dieciocho Jefes de Escuadra, cuatro Mariscales de Campo, diez Brigadieres de Marina, dos del Ejército, tres Intendentes de Marina y cuatro de Tierra. ( )
Puede decirse que toda nuestra prosapia marinera del siglo XVIII paseo por las calles de Cadiz y fueron su mejor ornato


Repasando lo enviado me he dado cuenta que no salen las anotaciones al pie, lo que elimina bastante documentacion.
Ya veremos como se corrige.

_________________
¿Qué hay mejor que el oro?, el jaspe; ¿qué hay mejor que el jaspe?, los sentidos; ¿qué hay mejor que los sentidos?, la razón; ¿qué hay mejor que la razón?, ¡nada!.

Anónimo medieval.


03 May 2008 16:49
Perfil WWW
Vicealmirante
Vicealmirante
Avatar de Usuario

Registrado: 30 Jul 2006 20:54
Mensajes: 2229
Nuevo mensaje Re: Real Compañia de Guardiasmarinas
.


Estimado compañero. No te procupes sin hay pocos que escriben sobre estos mensajes. Piensa que son tan completos que algunos sólo podemos leer y aprender.

Un saludo.


.

_________________
Jefe del Estado Mayor del Foro.
Comandante del Navío: Nuestra Señora de Guadalupe R. O. del 10 de febrero de 2008.


03 May 2008 17:54
Perfil
Ágora
Ágora

Registrado: 25 Jul 2008 10:51
Mensajes: 409
Ubicación: En todos los mares y océanos del Planeta llamado Tierra.
Nuevo mensaje Re: Real Compañia de Guardiasmarinas
! Menos Cobaaaa....¡

Aunque se te agradece. Pues a nadie le desagrada un halago.

Saludos

_________________
¿Qué hay mejor que el oro?, el jaspe; ¿qué hay mejor que el jaspe?, los sentidos; ¿qué hay mejor que los sentidos?, la razón; ¿qué hay mejor que la razón?, ¡nada!.

Anónimo medieval.


08 May 2008 17:05
Perfil WWW
Ágora
Ágora

Registrado: 25 Jul 2008 10:51
Mensajes: 409
Ubicación: En todos los mares y océanos del Planeta llamado Tierra.
Nuevo mensaje Re: Real Compañia de Guardiasmarinas
La Real Isla de Leon


Después que Jorge Juan dejara el mando de la Compañía, y por falta de proyectos concretos para la renovación de los aspectos docentes de la Compañía, esta había decaído bastante convirtiéndose en una especie de tamiz seleccionador de nuevos oficiales entre los jóvenes de la nobleza para encauzarlos hacia puestos de mando en la Armada, pues, a pesar de la Guerra de los Siete Años y el notable incremento de los buques de la Armada, el numero de Guardiamarinas no aumento en la década de los sesenta lo que trajo consigo una notable disminución en el tiempo de permanencia de cada guardiamarina en la Compañía, con la consiguiente merma en la preparación científica.

Los cadetes obtenían el empleo de teniente de fragata sólo con unas nociones elementales de geometría, trigonometría y navegación. Esta situación se agravó hasta tal punto durante la década de los setenta, que fue necesario nombrar oficiales entre los miembros del cuerpo de pilotos. (1)

Eso unido a que en 1769, Cadiz era una ciudad excesivamente bulliciosa y los profesores de la Escuela se las veían y se las deseaban para apartar a los cadetes de las mil distracciones que la ciudad les proporcionaba, motivo que, aprovechando el traslado de la Real Armada al interior de la Bahía de Cádiz, como lugar mas idóneo de defensa, y por expreso deseo de D. Juan José Navarro, Marqués de la Victoria—su antiguo Alférez y más tarde Capitán, ahora Director General de la Armada- se procediera también al traslado de la Real Compañía a la Real Isla de León. (2) cosa que se realizo el 15 de noviembre de 1769 estableciéndose en el caserón llamado de la Reina y también del Sacramento por estar situado en el caserío del mismo nombre. (3)

Aunque el caserón desapareció en la década de los setenta del siglo XIX, por pura ruina, podemos situarlo en la calle hoy llamada Escuela Naval Sacramento, paralela a la calle Real, detrás de la Compañía de Maria.
Esta casa de tres pisos, había sido elegida después de haberse comprobado que reunía todos los requisitos exigidos por el Ministerio y fue acondicionada para que dispusiera de un Centro de Instrucción, asi como patio de instrucción, sala de armas (museo a partir de 1774) y una extensa biblioteca .

Entre las recomendaciones elevadas a Arriaga, Ministro de Marina, a partir de este traslado, se señalaba la necesidad de incrementar tanto el numero de guardiamarinas hasta doscientos, como los días de embarque de los guardiamarinas y la conveniencia de que abandonasen la Academia de Cádiz los alumnos con bajo rendimiento, pues según se desprende de un informe de Mazarredo, el nivel de las enseñanzas a mediados de la década de los setenta dejaba bastante que desear ya que los guardiamarinas no encontraban suficiente estimulo por el estudio en si mismo, sino que estudiaban lo necesario para poder embarcar, sin afán de profundizar en sus conocimientos:

"(...) los Guardias Marinas (...) por lo común no han estudiado con el ahínco de saber lo que ha de importarles después, sino con el de aprender y examinarse de lo indispensable para ser comprendidos en la lista de embarcos y empezar a navegar."

Al mismo tiempo, habría que exigir unos conocimientos mínimos para el ingreso, así como impedir la admisión de los aspirantes menores de 14 años.

No fue hasta 1774, cuando el incremento del numero de guardiamarinas se elevo a dicha cifra, tomándose además otras medidas encaminadas a mejorar las enseñanzas impartidas, y lograr la especialización de oficiales, que pudiesen ocupar las nuevas plazas de maestros, necesarias para atender el incremento del número de cadetes, ordenándose para ello, que cuatro de los mejores alumnos quedasen destinados en la Academia para ampliar conocimientos, principalmente en el manejo de efemérides y en el método de distancias lunares

Bien porque el espacio del caserón de Sacramento se habría quedado pequeño ante el notable aumento de alumnos que se preveía, o por la necesidad de establecer especializaciones en la Armada a tenor de los avances que técnicos que esta había tenido a lo largo del siglo, o el deseo de establecer en la cabecera de cada uno de los recién creados Departamentos una Compañía de Guardiamarina, o por las tres cosas juntas, lo cierto es que en Agosto de 1776 se establecieron sendas Academias en los departamentos del Ferrol y Cartagena. La de Ferrol se dedicaría a la ampliación de estudios para la especialización de los alumnos en temas de ingeniería Naval y la de Cartagena se especializaría en construcción de buques, carenas, y en general todo lo relativo a arsenales.

La composicion recomendada, y nunca conseguida, era de cien guardias marinas, diecinueve militares y personal subalterno y ocho maestros. De éstos últimos, tres estarían dedicados a la docencia de las matemáticas y uno a cada una de las siguientes asignaturas: artillería, maniobra, danza, esgrima y manejo de instrumentos.
Como podemos observar se daba especial preferencia a las Matemáticas sobre otras asignaturas y se continuaba con la danza. Algo que debia ser fundamental y necesario en aquellos tiempos.
La Real Orden fundacional de 13 de agosto de 1776 explicaba los motivos de la creación de ambos institutos militares:
"El Rey (...) determinó, quando ni el número de sus vageles havía tomado tanto aumento, ni se havían verificado otros establecimientos que actualmente se forman, subvenir a estas urgencias aumentando el número de sus Cadetes señalado en su formación el año de 1717 por su Augusto Padre; pero haviendo conocido S.M. que aún así no es suficiente, pues se ha visto obligado a que se remplazen las vacantes con sujetos de otros cuerpos, que carecen de los principios establecidos en éste, y que no tienen práctica, ni están acostumbrados a las fatigas de la mar, enque es mui combeniente se experimenten y exerciten desde Cadetes, comprovando repetidas vezes su aprovechamiento y utilidad, con los exámenes que siempre se han practicado en la Academia para proceder en sus ascensos con toda equidad y acierto".
Ambas tenian idéntica composición a la de Cádiz excepto en el número de guardiamarinas.
Los directores de las de Ferrol y Cartagena eran capitanes de navío y los puestos de teniente, alférez y ayudantes de las dos nuevas Compañías tenían por lo general un grado inferior a los similares de la Real Compañía gaditana. Al director de la gaditana se le denominaba capitán-comandante, una especie de Jefe de Escuadra con respecto a las demás que le estaban subordinadas y les rendían partes mensuales.
Los sueldos percibidos por los directores de las academias de Cartagena y Ferrol indican claramente la sujeción inicial de éstas a la de Cádiz. Mientras que el director de esta última cobraba 250 escudos, los otros directores tenían asignado un sueldo de 150 escudos. Sin embargo, la remuneración de los demás docentes era similar en las tres academias: 80 escudos los segundos maestros, 70 los terceros, 60 los de maniobra, 50 los de artillería y 40 los de fortificación, dibujo, idiomas, danza y esgrima.
La misma dependencia de la nuevas Compañías respecto a la de Cádiz se reflejaba en la estructura militar, ya que el comandante cobraba 300 escudos, mientras que el sueldo de los capitanes de Cartagena y Ferrol era de 150 escudos. Naturalmente, estas remuneraciones se hacían efectivas siempre que por la propia graduación no se cobrase un sueldo superior.
La Real Orden establecía la posibilidad de que dos de los maestros de Cádiz pasasen a Cartagena y Ferrol como directores, lo que nunca sucedió.
El 25 de febrero de 1777 se dispone que 120 guardiamarinas formarán la primera promoción de las dos nuevas Academias.
Los 60 de la de Ferrol embarcaron en Cádiz a bordo del navío San Miguel, a cargo de Francisco Javier Winthuysen Pineda, su primer Director y los 60 de la de Cartagena, a cargo de José Mazarredo, también su primer director, embarcaron en los navíos San Eugenio y Vencedor.
Al terminar, en 1783, la guerra entre España e Inglaterra para apoyar la independencia de las colonias inglesas de Norteamérica, la situación de los estudios era similar o peor que una década antes y se estimo conveniente obligar a los guardias marinas a tomar en serio sus estudios endureciendo los mismos, ampliando los mismos a cinco años, con tres campañas alternas, así como establecer una edad de ingreso entre 16 y 18 años y un examen de selección para poder sentar plaza en las Compañías.
También se decidió proceder a la unificación de las enseñanzas, buscando el equilibrio entre la formación científica y la práctica de la navegación. Este equilibrio se había perdido -si alguna vez lo hubo- durante la guerra con Gran Bretaña, a causa de la urgente necesidad de disponer de nuevos oficiales. Esta situación había desembocado en que apenas se llegaba a dar un cuatrimestre de clase por asignatura.

De estas premisas salió un plan de estudio cuyas líneas básicas fueron las siguientes:
1) Los estudios abarcarían dos años, ocupados por cuatro asignaturas semestrales, tras cuya aprobación los guardias marinas procederían a su embarque.
2) Las asignaturas eran las siguientes: Aritmética; Geometría plana y sólida y trigonometría plana; Cosmografía, trigonometría y práctica de resoluciones trigonométricas (mediante logaritmos, escalas plana y de Gunter, cuadrante de reducción y demás instrumentos trigonométricos); y Navegación, con la práctica de las observaciones de latitud y longitud.
3) Los libros de texto que debían utilizarse eran los siguientes:
Para la asignatura de Aritmética: Compendio de matemáticas para el uso de los Cavalleros Guardias-Marinas. Aritmética (Cádiz, 1758) de Louis Godin, añadido de un tema de logaritmos y otro de decimales, en tanto se elaborara un nuevo tratado, que al parecer no escribió.
Para la Geometría: Compendio de la geometría elemental y trigonometría rectilínea (Cádiz, 1771) de Vicente Tofiño, más una lección sobre sólidos y otra de planimetría escrita por el director de Cádiz.
Para la Cosmografía habría que imprimir un nuevo texto que al parecer tampoco se publico, y también se estudiaría la Trigonometría esférica, que se utilizaba en la Escuela de Cadiz.
En Navegación se emplearía el texto seguido en la Academia de Cartagena, con un suplemento de nociones elementales de mecánica.
4) Se ampliaba el número de profesores con un cuarto y un quinto maestros de matemáticas, reservándose el director para la docencia en el Curso de Estudios Mayores.
5) Durante la tarde se impartirían las clases de dibujo, fortificación, francés y geometría práctica, cada cual según sus posibilidades, sin exigir más que unos conocimientos elementales. Para la enseñanza de la artillería y la maniobra se recomendaba el Tratado de artillería para el uso de los caballeros guardias-marinas en su academia (Cádiz, 1773) y el Tratado instructivo y práctico de maniobras navales (Cádiz, 1766. También se mantenían las clases de armas, danza y esgrima.
El plan de estudios de 1783 fue importante para la estructuración de los estudios en las academias navales, puesto que se estableció el nivel científico mínimo que debían poseer los guardias marinas al concluir sus estudios. De todos modos, la impartición de estas materias estaba orientada a la formación de oficiales con la necesaria base teórica para utilizar las nuevas técnicas de navegación, pero el plan de estudios no pretendía dar a estos oficiales una preparación científica extensa.
Como era de esperar, el plan tuvo diversas modificaciones parciales y aclaraciones de puntos específicos durante los años siguientes a su aprobación, orientadas casi siempre a garantizar la necesaria proporción entre los estudios teóricos y los viajes de prácticas. Por ejemplo, al año siguiente de su aprobación, ya fue necesario dictaminar que ningún guardia marina debía embarcar hasta concluir sus estudios, ni podía ser propuesto para el ascenso sin haber realizado una campaña.
En 1787 se decidió que los guardias marinas empleasen medio año en cada clase, comenzando éstas a primeros de septiembre y mediados de febrero.
También en 1784 se decidió no embarcar a los guardias marinas que no tuviesen aprobada la asignatura de navegación, así como que los capitanes de las Compañías habían de preparar la escala de embarcos con equidad y que la buena conducta y la aplicación en los estudios serían siempre preferibles a la antigüedad en la promoción de oficiales.
En 1793 varios guardias marinas de la Academia de Cartagena solicitaron embarcar antes de terminar todas las clases de matemáticas, petición que fue denegada, pero que demuestra que diez años después de implantar el nuevo plan de estudios aún era cuestionada la necesidad de realizar los estudios teóricos en su integridad. Por último, también en 1793 se decidió agilizar la promoción de los guardias marinas, al facilitar (antes de tiempo) los exámenes de los cadetes "cuando por su talento y aplicación estén en proporción"
En definitiva, el nuevo plan se mantuvo vigente con pequeñas variaciones hasta 1803, año de aparición del Curso de estudios elementales de marina de Gabriel Ciscar.
A la promoción de 1791, y por hallarse en desacuerdo con la revolución que azotaba su país, se incorporaron 22 guardiamarinas franceses de las dotaciones del navío La Ferme, fragata Calipso, y corbeta Marechal de Castries, que fueron agregados a las Academias. Muchos de ellos serían el tronco de varias generaciones de marinos de guerra de nuestra patria.
En 1809 se alojaron en la Academia de la Isla de León tropas inglesas, por lo que los guardiamarinas se trasladaron provisionalmente a una casa de la Plaza del Carmen.

(1) Vease el siguiente mensaje dedicado a los pilotos

(2)No fue hasta 1813 que la Real Villa de la Isla de León , adquiriera el titulo de Ciudad, pasando a llamarse el 27 de Noviembre del mismo año y por resolución de las Cortes, alli reunidas durante el asedio francés, Ciudad de San Fernando en homenaje a Fernando VII

(3)La Isla de León apenas contaba con 300 habitantes a principios del siglo XVIII repartidos en dos caserios. El del La puente (al lado del castillo San Romualdo y el de Sacramento,
Esta población se había duplicado hacia 1750 según el catastro realizado por Ensenada, debido al asentamiento de personas atraídas por la recuperación del aletargado proyecto de construcción del Arsenal de la Carraca.
Con la llegada del Real Cuerpo de Marina en 1769, se incrementó, en más de dieciséis mil personas la población en poco tiempo.

_________________
¿Qué hay mejor que el oro?, el jaspe; ¿qué hay mejor que el jaspe?, los sentidos; ¿qué hay mejor que los sentidos?, la razón; ¿qué hay mejor que la razón?, ¡nada!.

Anónimo medieval.


15 Jun 2008 20:21
Perfil WWW
Ágora
Ágora

Registrado: 25 Jul 2008 10:51
Mensajes: 409
Ubicación: En todos los mares y océanos del Planeta llamado Tierra.
Nuevo mensaje Re: Real Compañia de Guardiasmarinas
Los pilotos de la Armada


A lo largo de este trabajo hemos mencionado muchas veces el termino piloto sin llegar a aclarar que cargo desempeñaban a bordo estos pilotos

El termino piloto surgió a finales del siglo XV y su misión era mandar las maniobra en las naves, podríamos decir que era un perito en navegación sin mando en el buque, ya que este estaba a cargo del capitán de mar. El que desease ser piloto tenía que acreditar haber navegado seis años a las Indias, haber estado en Tierra Firme, Nueva España, las islas españolas y Cuba.

En la marina militar el mando supremo del buque lo ostentaba el capitán de guerra, coexistiendo con un capitán de mar que también podía ser perito en navegación aunque no fuese piloto.

Posteriormente, según las ordenanzas de 1633, se suprimió la dualidad quedando solo el capitán de mar y de guerra.

Por tanto se hizo necesaria la utilización de pilotos en todas la naves para la maniobra de las mismas.

El empleo de pilotos en la marina militar a sido constante a lo largo de los tiempos y ya en 1508 se había creado el cargo de piloto mayor, que era responsable de la derrota de una división o escuadras en los galeones de la carrera de las Indias y en las flotas de Tierra Firme.

Los pilotos procedían tanto de la escuela de San Telmo en Sevilla como del Real Instituto Asturiano de Gijón y las Escuelas Náuticas, que bajo la inspección de la Armada, sostenían los Consulados -hoy Cámaras de Comercio, Industria y Navegación- y los Ayuntamientos en diferentes puntos del Reino

El capitulo numero doce de las ordenanzas e instrucciones para la Armada de 1717 , trataba precisamente de los pilotos civiles, que hasta 1748 nutrieron las diversas unidades de la flota..

Bajo el gobierno, régimen y estatutos prescritos en la Ordenanza Naval de 1748 Se crea el Cuerpo de Pilotos de la Armada.
El Cuerpo tenía consideración y derechos militares. Ejercían sus funciones en los bajeles de guerra, bajo las órdenes de los comandantes y oficiales respectivos. En tierra ocupaban sus componentes destinos de vigía y otros propios de la profesión, destacándose muchos en trabajos hidrográficos y de cartografía, además de instruir en náutica a los guardiamarinas.

Ostentaban graduaciones militares. En un principio los primeros pilotos fueron graduados de alféreces de fragata y los segundos de oficiales mayores. Más tarde, los primeros lo fueron de tenientes de navío y de tenientes de fragata -según la antigüedad-, y los segundos, de alféreces de navío y alféreces de fragata. Los pilotines al principio carecían de graduación.

Las graduaciones no significaban antigüedad, por lo que no se perjudicaba a otros al poseerla de mayor o menor categoría. A algunos pilotos se les concedían, por relevantes servicios, empleos efectivos e integración en el Cuerpo General, ocasionando vacante en el Cuerpo de Pilotos.
A partir de esa fecha, los pilotos particulares –llamémosles civiles- podían, con algunos requisitos y condiciones, pasar a formar parte de la Marina de Guerra coexistiendo con los pilotos militares que se habían formado en las escuelas de la Armada.(1)

Los pilotos, que ingresaban como meritorios, (2) sufrieron las mismas o parecidas vicisitudes a las de las Compañías de Guardiamarinas, y en ocasiones los alumnos de pilotos se alojaban en los mismos edificios que ellos.
Este podria ser el caso de Cádiz, y al disponerse el traslado del departamento a la Real Isla de Leon en 1768, pasaría también la Academia de Pilotos al Caserón del Sacramento.

Con muy diversas ordenanza y cambios el cuerpo de Pilotos que había nutrido abundantemente a la Armada durante muchos años fue decreciendo en su actividad terminando por extinguirse por Real Orden de 23 de octubre de 1846 tras la entrada en funcionamiento del Colegio Naval de San Carlos para Aspirantes de Marina, y la clausura de las tres academias departamentales existentes. Los libros, cartas y planos de las academias pasaron a la Biblioteca del Colegio Naval.

Aun estando declarado a extinguir el Cuerpo de Pilotos, se siguió pro-duciendo el ingreso de pilotos particulares, pues en 1858 escasearon los oficiales de Marina y al estallar la Guerra de Africa en 1859, los buques mercantes adquiridos en el extranjero para transportes, al mando de Teniente de Navío, llevaron como oficiales a Primeros y Segundos pilotos y después se dispuso que podían ocupar destinos en Comandancias y Ayudantías de Marina para disponer de mas oficialidad en los buques creándose además una escala de reserva del Cuerpo General, transformada en Reserva General en 1915, permitiendo la entrada en la Armada a personal procedente de la Marina Mercante, antecedente de la actual Reserva Naval Activa .

(1)Una Real Orden de 25 de enero de 1771 disponía que los pilotos graduados disfrutasen a bordo de las mismas consideraciones que los oficiales efectivos

(2)Aprendices. Solian ingresar muy jóvenes. A bordo tenían la denominación/categoria de pilotines pues algunos apenas tenían doce años de edad.

_________________
¿Qué hay mejor que el oro?, el jaspe; ¿qué hay mejor que el jaspe?, los sentidos; ¿qué hay mejor que los sentidos?, la razón; ¿qué hay mejor que la razón?, ¡nada!.

Anónimo medieval.


15 Jun 2008 20:32
Perfil WWW
Contralmirante Ingeniero
Contralmirante Ingeniero

Registrado: 11 Oct 2006 12:35
Mensajes: 1114
Ubicación: Rechazando herejes en el San Agustín
Nuevo mensaje Re: Real Compañia de Guardiasmarinas
Como curiosidad, en la Revista General de Marina de marzo 2009, se comenta en el apartado dedicado a Libros y Revistas que Nemesio A. Cilvet Ripoll, académico de mérito de la Academia de Ciencias de Málaga, ofrece una nueva edición del manual sobre el arte de navegar de don Pedro Manuel Cedillo, titulado "Compendio de la Arte de Navegación". Se ha sacado una tirada de 50 ejemplares. Pone que los interesados contacten con el editor en una dirección de e-mail.

_________________
Insignia en el navío: San Agustín R. O. del 7 de Noviembre de 2007.
"El hombre promedio tiene 30 kilos de músculo, y 1.6 kilos de cerebro, lo cual explica muchas cosas"


01 May 2009 21:39
Perfil
Grumete
Grumete
Avatar de Usuario

Registrado: 14 Dic 2015 14:21
Mensajes: 4
Nuevo mensaje Re: Real Compañia de Guardiamarinas
Hola, buenas tardes.

Curiosamente estoy haciendo un trabajo de investigación acerca de la Compañía de Guardiasmarinas en Cádiz. Concretamente de 1717/1725, la época de Patiño.

He visto los enlaces que se han pasado pero al ser de tanto tiempo, ya o no funcionan o las han borrado.

La cuestión es si saben dónde podría encontrar acerca de ello. Porque hasta ahora solo he conseguido dos libros de Ana Crespo y Patricio Merino.

Si veo que por este tema al ser antiguo no consigo llegar al máximo número de compañeros crearía un tema.

Un saludo.


30 Dic 2015 19:24
Perfil Email
Almirante General
Almirante General
Avatar de Usuario

Registrado: 19 Jul 2009 22:37
Mensajes: 5224
Ubicación: Ciudad de la Santísima Trinidad y puerto de Santa María del Buen Ayre. 1580
Nuevo mensaje Re: Real Compañia de Guardiamarinas
Estimado Jaggerboom, como usted dice, al ser un tema de muchos años atrás, los enlaces han cambiado o fueron cerrados en los servidores de las páginas indicadas. Queda bucear en la web como en https://www.islabahia.com/Culturalia/01h ... val2.shtml, que da alguna pista para tratar de recuperar alguna información.

Lamentablemente, el compañero Somomurjador hace mucho tiempo que no entra al foro, para poder reponer los enlaces.

Por otro lado, no hace falta abrir un tema nuevo tratandose del mismo, puede continuar en este. Todos los temas están abiertos a nuevas aportaciones u opiniones, porque de esta manera se enriquece el foro.

Un cordial saludo

_________________
Secretario Construcciones del Foro.
Insignia en el crucero acorazado: Infanta María Teresa R. O. del 28 de febrero de 2011.
...AL FUEGO !!! Brigadier don Cayetano Valdés


31 Dic 2015 01:44
Perfil Email YIM
Grumete
Grumete
Avatar de Usuario

Registrado: 14 Dic 2015 14:21
Mensajes: 4
Nuevo mensaje Re: Real Compañia de Guardiamarinas
De acuerdo, gracias.

Estaré espectante por si aparece alguna nueva aportación o yo mismo si lo encuentro lo subo.

Un saludo.


03 Ene 2016 12:32
Perfil Email
Subteniente
Subteniente

Registrado: 30 Dic 2014 13:23
Mensajes: 79
Nuevo mensaje Re: Real Compañia de Guardiamarinas
Existe algún lugar donde se pueda consultar online listas de guardiamarinas?

Saludos,
Andreu


24 Abr 2022 16:02
Perfil Email
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Responder al tema   [ 19 mensajes ] 

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 3 invitados


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Saltar a:  
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group.
Designed by STSoftware for PTF.
Licencia de Creative Commons
foro.todoavante.es by Todoavante is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 3.0 Unported License.
Based on a work at foro.todoavante.es.
Permissions beyond the scope of this license may be available at creativecommons.org.

Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com