Fecha actual 12 Nov 2019 12:47




Responder al tema  [ 19 mensajes ] 
 ODISEA DE UN PRISIONERO EN FILIPINAS 
Autor Mensaje
Teniente Coronel R. C. I. M.
Teniente Coronel R. C. I. M.

Registrado: 14 Mar 2007 00:58
Mensajes: 435
Ubicación: Isla de León
Nuevo mensaje ODISEA DE UN PRISIONERO EN FILIPINAS
Holaa todos, continuano un poco con la magnifica exposición que nos ha hecho nuestro compañero atietam sobre algunas hazañas del Cuerpo en Filipinas quiero colocar una "odisea" de un infante de marna que luchó en Filipinas, cayó prisionero y tras casi dos años y gracias a los americanos (que entonces eran los enemigos) pudo ser repatriado a España y él personalmente nos cuenta su historia desde su ingreso en el Cuartel de San Carlos:

INTRODUCCION.

A finales de Agosto de 1896, estallaba la insurrección en las Filipinas. El Capitán General del Archipiélago se vio obligado a solicitar con carácter urgente al Gobierno tropas peninsulares, ante la gran desproporción existente de tropa indígena en relación con la europea con la consiguiente desconfianza y el peligro que representaba. Un mes después llegaban los primeros auxilios de España; el primero en llegar fue el 1er. Batallón Expedicionario de Infantería de Marina y posteriormente fueron llegando más refuerzos.

A finales de año el General Polavieja, iniciaba la tarea de pacificación al frente de unos 30.000 hombres aproximadamente del Ejército de Tierra y de Marina. Pero la carencia de medios y la negativa del Gobierno a enviar más tropas que apoyaran los primeros éxitos conseguidos, le movieron a presentar su dimisión en abril de 1.897, siendo sustituido por el General Primo de Rivera, quien recuperó Cavite en poder de los rebeldes y tuvo que acordar la paz por imposición del Gobierno.

En abril de 1.898, llegaba a las Filipinas el que había de ser su último Capitán General, Augustin, el cual hubo de enfrentarse a nuevas sublevaciones encabezadas por Aguinaldo que contaba con la ayuda del Gobierno Norteamericano. Dos semanas después de su llegada, el 23 de abril, España entraba en guerra con los Estados Unidos.

Se sabía, por parte de las autoridades competentes que nuestra Marina y el Ejército de Tierra iban al holocausto; todo lo que se pretendió salvar en aquellos momentos fue el honor, y poco más podía intentarse, dados los escasos efectivos militares existentes y la situación de abandono en que se encontraban las Fuerzas Armadas Españolas.

El primero de mayo, se encuentran las escuadras española y norteamericana en la bahía de Manila; la superioridad Norteamericana es manifiesta y la escuadra Española es puesta fuera de combate.

Al día siguiente se rendía el Arsenal de Cavite después de un intenso bombardeo naval y el día tres la Plaza. En el resto de las islas, el General Augustin intentó resistir, pero los norteamericanos desembarcaron Fuerzas muy numerosas y ayudados por los insurrectos tomaron la isla de Luzón, apresando a más de 3.000 españoles y amenazando Manila, intimando a la rendición de ésta. El 17 de agosto, la capital es bombardeada por la escuadra Norteamericana, capitulando y firmando la rendición el General Jáudenes.

El tratado de París en diciembre de 1898, pondría oficialmente punto final a la guerra, no obstante, algunas unidades españolas que se encontraban aisladas continuaron resistiendo ante los tagalos, como los sitiados en Baler (Luzón), que aguantaron hasta el 2 de junio de 1899. En los artículos 5º, 6º y 7º del Tratado, se comprometían los Norteamericanos a transportar a la península a los soldados españoles hechos prisioneros en Manila.
Durante todo el año 1899 y primer semestre de 1900, fueron llegando a España, en su mayoría en buques de la Compañía Trasatlántica, cientos de soldados, parte de ellos enfermos y heridos; muchos habían pasado por la triste situación de ser prisioneros.

La historia que se relata a continuación que fue muy comentada en su época, apareció en una publicación interna de la Infantería de Marina y nos cuenta las vicisitudes de un Infante de Marina; su entrada en filas y posteriores destinos en el Arsenal de la Carraca, Cuartel de S. Carlos, Filipinas y por fin su regreso a España después de haber estado cerca de dos años, prisionero de los tagalos insurrectos.

_________________
Comandante en Jefe del 2º Batallón del 1º Regimiento
"DESENVAINAME CON RAZON, ENVAINAME CON HONOR"


03 Oct 2008 19:58
Perfil Email
Teniente Coronel R. C. I. M.
Teniente Coronel R. C. I. M.

Registrado: 14 Mar 2007 00:58
Mensajes: 435
Ubicación: Isla de León
Nuevo mensaje Re: ODISEA DE UN PRISIONERO EN FILIPINAS
Mi entrada en el servicio.

El día 22 de Septiembre del año 1895, entré en quinta, sacando el número 1251, número para no venir al servicio si no hubiese sido por la guerra; pero a los tres meses, me tuve que presentar para la escoja, siendo escogido para el Real Cuerpo de Infantería de Marina.
El día siete del citado mes de Noviembre, por la noche, llegué al Cuartel de San Carlos, donde se encontraba un Batallón dispuesto para salir para Cuba. Ocupamos nosotros, los quintos, la planta alta del Cuartel, sin camas, hasta que marchó dicho Batallón, que pasamos a ocupar la planta baja, sitio que tenía el expresado Batallón.

El 22 de Diciembre me dieron de alta de instrucción, y en el mismo día, después de comer el 2º rancho, me destinaron, en unión de 250 más, a la Compañía de Guardias de Arsenales, haciendo la primera guardia en Nochebuena, en la puerta del Arsenal.

En dicha compañía permanecí hasta el 5 de Abril del año 1896, pasando al Cuartel de San Carlos posteriormente para estudiar para Cabo. En 21 de Julio, día del examen, que lo verificamos veintidós aspirantes quedé aprobado, pero sin plaza, porque no había más que ocho vacantes por lo que ascendieron los ocho primeros, y quedamos los restantes, hasta que hubiera plazas, con el galón de Cabo interino, para prestar el servicio como tal Cabo de plaza.
Mi entrada en Filipinas.

El 3 de Septiembre de 1896, me dieron los galones de Cabo 2º, embarcando en dicho día con todo mi Batallón en la bahía de Cádiz en el correo Cataluña, con rumbo a Manila, llegando a dicha capital el día 1º de Octubre del expresado año. A las doce del día desembarcamos, recorriendo todo Manila el Batallón formado hasta llegar al Castillo de Santa Bárbara, sitio donde nos tenía preparada una comida el Batallón de Voluntarios de la mencionada capital. Después de comer, serían las siete y media, embarcamos para Cavite, donde llegamos a las nueve de la noche alojándonos en un local que no tenía utensilios, ni se había limpiado en lo menos un año, pues tenía un palmo de basura.

Mi bautismo de fuego.

Al día siguiente, entramos de guardia en Puerta Baja a relevar a la Artillería de Plaza que marchaba para Manila, y al otro día con todo el Batallón salí para Caridad, donde fue la primera vez que entré en fuego, continuando por Noveleta y Dalaicán, operando hasta el día 6 de Noviembre que, agregado a la 1ª Compañía y en unión de la 4ª del 2º Batallón, pasamos a Iligán de Mindanao, en persecución del Batallón Disciplinario que se había sublevado.

Entré de guardia en el Heliógrafo, hasta las cuatro de la mañana del día siguiente, que me relevaron para ir de convoy con mi Compañía al Fuerte de las Piedras, continuando en dicho punto prestando los servicios de convoy descubierta, protección de trabajos, guardias y avanzadas.

En uno de los convoyes que hicimos, nos atacaron los moros en la cuesta de Aparicio, matándonos un soldado y haciéndonos tres heridos. Una inundación que nos sorprendió otro día, puso en peligro nuestras vidas, pues el agua nos llegaba hasta la boca.
Después de esto, destinaron a mi compañía a Joló, a la Laguna de Lanao, y durante el camino, que tardamos dos días en recorrer, atacaron los moros al convoy y tuvimos que retroceder para poder hacerles fuego, pudiendo así contenerlos y causarles dos bajas que resultaron muertos.

_________________
Comandante en Jefe del 2º Batallón del 1º Regimiento
"DESENVAINAME CON RAZON, ENVAINAME CON HONOR"


03 Oct 2008 20:01
Perfil Email
Teniente Coronel R. C. I. M.
Teniente Coronel R. C. I. M.

Registrado: 14 Mar 2007 00:58
Mensajes: 435
Ubicación: Isla de León
Nuevo mensaje Re: ODISEA DE UN PRISIONERO EN FILIPINAS
El combate naval de Cavite.- La Infantería de Marina impidiendo el desembarco de los americanos.

Nos relevaron los Cazadores del Ejército de Tierra y regresamos a Cavite, continuando en dicho punto prestando los servicios de campaña.
El 1º de Mayo de 1898, fue el combate naval con la escuadra americana y la pérdida de la española, ocupando mi compañía las murallas para impedir el desembarco enemigo, y en dichas murallas sostuvimos nosotros el rudo bombardeo hasta que izaron bandera de parlamento en el Arsenal, pasando nosotros al cuartel hasta el día siguiente que lo abandonamos. Emprendimos la marcha para el pueblo de San Francisco de Malabón, donde llegamos a las once de la noche .

Como caímos prisioneros.

Continuamos en el mencionado pueblo hasta el 26 del mismo mes, que salimos a hacer una descubierta al mando del Comandante del cuerpo D. Fulgencio de Pazos; apenas llegamos a la sementera del pueblo antes dicho, una fuerte partida de insurrectos nos salió al encuentro, teniendo por tal motivo tres horas de fuego con ellos; pero como nosotros éramos dos compañías y una era de naturales del país, se pasaron los soldados de ésta al bando contrario, y nos quedamos los españoles reducidos a uno por cada ciento de ellos. A las tres horas de fuego, consumidas todas las municiones tuvimos por fuerza que entregarnos prisioneros de guerra, después de una resistencia desesperada.

Combate de Noveleta:

A los tres días de estar prisioneros en dicha sementera, nos llevaron a Noveleta para embarcarnos y conducirnos a Cavite; pero pasamos toda la noche sin poder embarcar, porque el fuego de las fuerzas españolas que estaban en las trincheras de Noveleta lo impedían, y resistimos el fuego de los nuestros toda la noche, costándole la vida a muchos infelices, por ignorar sin duda los nuestros que nosotros estábamos en aquel sitio.

_________________
Comandante en Jefe del 2º Batallón del 1º Regimiento
"DESENVAINAME CON RAZON, ENVAINAME CON HONOR"


03 Oct 2008 20:01
Perfil Email
Teniente Coronel R. C. I. M.
Teniente Coronel R. C. I. M.

Registrado: 14 Mar 2007 00:58
Mensajes: 435
Ubicación: Isla de León
Nuevo mensaje Re: ODISEA DE UN PRISIONERO EN FILIPINAS
Mi calvario:

Al amanecer del día siguiente fueron embarcados para Cavite casi todos los prisioneros; y yo, por no abandonar a mi capitán que estaba gravemente herido, estuve hasta última hora resistiendo el fuego que desesperadamente nos hacían.

Por fin quiso Dios que llegara a Cavite. Los heridos pasaron al Hospital, y de los restantes, los soldados al Cuartel de Santo Domingo, las clases al presidio y los Jefes y Oficiales al Convento.

Nos daban para comer un poco de arroz que apestaba a perro podrido, y como es consiguiente, empezamos a ponernos enfermos; raro era el día que no morían de seis a siete individuos. En esta situación estuvimos un mes. Los americanos se querían apoderar de nosotros, pero los tagalos nos embarcaron nuevamente y nos llevaron a Bulacán después de dos días sin comer, y entonces nos dieron un poquito de arroz que nos dejó casi con tanta hambre como antes. Al día siguiente, sin comer, emprendimos viaje a San Ildefonso.

Esclavo de un negro.

En cada pueblo que llegábamos se quedaban aquellos que los vecinos escogían para tenerlos en sus casas en calidad de esclavos; fui escogido como esclavo por un tío más negro que el azabache, horriblemente feo y muy corpulento, el cual, como no quise obedecerle e irme con él, me llevó a la fuerza. Llegué a su casa y no podía entrar en ella de pie, tuve que agacharme para poder pasar por la puerta; apenas su familia me vio, como también los vecinos, se agruparon todos para verme mejor, haciendo enseguida comentarios mil, los cuales yo no entendía.

Me pusieron un plato de arroz cocido, un plátano, una panocha de azúcar y un vaso de leche de caraballa para que comiera; yo estaba desmayado, no me hice rogar ni mucho menos, y mientras tanto ellos, con el más grande regocijo contemplaban al "Castilla" comiendo "morisqueta”.

La hija del Alcalde.

Al día siguiente me llevó mi amo al campo y me enseñó un arado, y me preguntó que si sabía arar, le dije que no, a lo que replicó que ya aprendería. Un día fui con su permiso al pueblo a la casa del alcalde, casa donde estaba sirviendo mi paisano Rafael Garrido, natural de Moguer. Conocí a la hija del alcalde y le conté lo que me estaba ocurriendo, entonces me dijo que me esperara hasta que viniera su padre para suplicarle que quedara en su casa con mi paisano, y así se hizo; pero el negro, viendo que yo no volvía, fue a casa del alcalde para darle cuenta de que el "Castilla", se le había perdido; en el momento de entrar me vio y cogiéndome de la mano me quería llevar a su casa, pero la hija del alcalde le dijo que esperara a que su padre viniera; seguidamente llegó éste, que enterado de lo sucedido y de que su hija quería que yo me quedara en su casa, dio su consentimiento contra la voluntad del negro, que se marchó gruñendo.

_________________
Comandante en Jefe del 2º Batallón del 1º Regimiento
"DESENVAINAME CON RAZON, ENVAINAME CON HONOR"


03 Oct 2008 20:03
Perfil Email
Teniente Coronel R. C. I. M.
Teniente Coronel R. C. I. M.

Registrado: 14 Mar 2007 00:58
Mensajes: 435
Ubicación: Isla de León
Nuevo mensaje Re: ODISEA DE UN PRISIONERO EN FILIPINAS
Cambio de amo.

En casa del alcalde estuvimos dos meses perfectamente, pero era porque ellos creían que España llegaría a mandar barcos y gente para rescatarnos ; pero cuando se convencieron de que España no daba señales de vida , empezamos a pasar fatigas, pues pusieron a Rafael a acarrear agua y al frente de una venta llamada del Palaés y a mí a cuidar dos caballos.
Al poco tiempo cayó enfermo Rafael y lo mandaron al tribunal porque no podía trabajar y quedé solo haciendo el trabajo de los dos, hasta que trajeron a José Ruiz y Ruiz y entonces me dejaron a mí los caballos y la venta del Palaés. Aquella tarde decidimos escaparnos y huímos pero al rato fuimos presos por los vecinos y trasladados al acuartelamiento Tagalo.

Sentenciado a muerte.

Al día siguiente, escoltado por cuatro soldados y un sargento, salimos a las afueras del pueblo para ser fusilados; en aquel momento pasaba por aquel sitio uno de sus generales, y al enterarse del atropello que iban a cometer, le dijo al alcalde, que como llevara a efecto semejante injusticia, esperara el castigo que Aguinaldo le pusiera.

El alcalde, no sabiendo ya que hacer con nosotros si fusilarnos o no, nos puso cinco veces de rodillas, hasta que por fin decidió no fusilarnos, pero si el darnos una fuerte paliza, y entonces mandó llamar a todos los españoles prisioneros para que presenciaran la paliza. Al poco tiempo de esto se reunieron en aquel sitio todos los españoles y casi todo el vecindario del pueblo.

El banco.

Una vez reunido todo el pueblo dijo el alcalde en alta voz: Aquí tenéis a estos dos criminales, se fugaron y los han cogido en los barrios de Angelu; por mi parte quiero fusilarlos, pero ustedes, como españoles, dirán el castigo que se les impondrá; todos permanecieron en silencio, menos José Rivero, cabo de mar, que dijo: Yo, por mi parte, que se le pegue 20 palos y 20 días de trabajo y que no los fusilen.

Contestando el alcalde. Un español lo ha dicho. Me hicieron ir por un banco, y para echarme al hombro el banco tuvieron que ayudarme, pues yo no podía. Llegué con el banco y me ordenó el sargento que me tendiese encima; le contesté que los españoles no se castigan de esa manera; que al que hace motivo se le fusila, y si no, se le mete en el calabozo, pero nunca encima de un banco; contestándome que ellos no eran como los españoles y por lo tanto que me tendiera; le volví a decir que no, y entonces la emprendió a palos conmigo hasta que tuve que tirarme de golpe encima del banco, donde me dieron los palos donde quisieron. Después le tocó a mi compañero, y el último que se levantaba se lo echaba a cuestas hasta llegar a otra esquina, y era el primero que se ponía en él para recibir los palos. De esta manera corrimos todo el pueblo entre bayonetas, dos a cada costado. Que palos nos darían, que íbamos derramando sangre como si nos hubieran dado de puñaladas, y los tagalos que venían detrás burlándose de nosotros, se marcharon al fin porque les daba pena el vernos.

Recorrimos de esta manera todo el pueblo, y después fuimos al cepo otra vez. Estando en el cepo, llegaron dos tagalos que se habían compadecido de nosotros, y me dijo uno de ellos:
- ¿Tú te quieres venir a mi casa?. Yo te doy de comer hasta que tú puedas marcharte a España con tu familia.
- ¡Ya lo creo!, le contesté.
- Pues, bueno; ahora voy a casa del alcalde y se lo digo.
Se marchó y al poco tiempo llegó diciéndome:
- El alcalde me ha dicho que no, que vas otra vez a su casa.

_________________
Comandante en Jefe del 2º Batallón del 1º Regimiento
"DESENVAINAME CON RAZON, ENVAINAME CON HONOR"


03 Oct 2008 20:03
Perfil Email
Teniente Coronel R. C. I. M.
Teniente Coronel R. C. I. M.

Registrado: 14 Mar 2007 00:58
Mensajes: 435
Ubicación: Isla de León
Nuevo mensaje Re: ODISEA DE UN PRISIONERO EN FILIPINAS
Justicia.

El alcalde mandó a dos soldados para que escoltados nos llevaran a su casa. Llegamos como el que llega al patíbulo. En cuanto nos vio, se dirigió a nosotros diciéndome:
- Puto ninamós y patay seguro,- y nos entregó una escoba y nos puso a barrer un Platanal. Excuso decir cómo estaríamos barriendo con ocho días sin comer y molidos a fuerza de palos.
Sería al mediodía cuando me llamó el alcalde y me dijo:
- ¿Cómo te marchastes de mi casa cuando llevas diez meses en ella y tenía puesta en tí mi confianza, toda vez que te entregué la llave de mi camarín para que tú te entendieras con la venta del Palaés?.
Contestándole:
- Porque antes de morirme de hambre, quería ver si podía recobrar la libertad y marchar a España.
- ¿Hambre en mi casa?, exclamó.
- Si señor, le dije.
- ¿Y por qué no me lo has dicho antes?.
- Porque yo creí que Vd, lo había dispuesto así. Si me hubiesen dado de comer, nunca me hubiese ido. Llamó a la criada y le dijo que por qué no nos había dado de comer; y contestó ella que sí nos daba; pero antes que terminara de decirlo le advertí que no decía la verdad. Entonces el alcalde la hizo que se tumbara en un banco y le pegó veinticinco palos. Desde aquel día el mismo alcalde se cuidaba de nuestra comida, volviéndome a dar la llave del camarín para que yo me entendiera con la venta del Palaés.


Pidiendo limosna.

A los dos meses nos echaron a todos los españoles fuera del pueblo porque se aproximaban los americanos, y entonces fui caminando de pueblo en pueblo hasta Vigán, a cuyo punto tardé en llegar cuatro meses. Durante la marcha comíamos lo que las buenas personas nos daban, pues tuvimos que pedir para comer, y en un pueblo daban y en otro no.

En poder de los yankis.

En Vigán estuve hasta que el alcalde mandó echar a todos los españoles, porque tenía noticias de que la escuadra americana estaba próxima a llegar.

Salimos para Banquer, provincia de Iloco; en el camino nos enteramos que la escuadra americana estaba a la vista, y aquella noche volvimos a Vigán, y sin ser vistos de los soldados, nos metimos en un sótano a esperar que los americanos desembarcaran. Pero la escuadra americana sólo hizo unos cuantos disparos y se marchó, y entonces nosotros tuvimos también que marcharnos a la noche siguiente para que no nos vieran los tagalos.
Llegamos a Banquer, donde nos reunimos lo menos mil personas; pero a los pocos días me dijeron que habían publicado un Bando para que en el término de dos horas abandonáramos el pueblo, bajo pena de muerte el que no lo cumplimentara.
Emprendí el camino solo, derecho a Vigán, por la falda del monte, y al llegar a un río que está entre Banquer y Pedrigán, divisé una columna americana.

Me dirigí hacia ella, poniendo en la punta de un palo un trapo blanco; al divisarme los americanos se pusieron todos de pie, pues se encontraban tendidos al lado del río. Se adelantó una sección, y uno montado en un caballo preguntóme seguidamente que yo qué era, a lo que contesté que yo era cabo 1º de Infantería de Marina. Entonces me dijeron que siguiera delante de ellos, y así llegamos a Banquer. Durante el camino no cesaban de presentarse españoles; en el pueblo no había más que el alcalde y con música se presentó al jefe de la columna y le entregó las llaves. Dicha columna hizo alto en el centro de la plaza y en cada bocacalle se destacó una sección.

Enseguida ordenó el jefe que otra sección con algunos españoles subieran al monte para que avisaran a los que estaban escondidos. A la media hora ya estaban todos en el pueblo.

_________________
Comandante en Jefe del 2º Batallón del 1º Regimiento
"DESENVAINAME CON RAZON, ENVAINAME CON HONOR"


03 Oct 2008 20:04
Perfil Email
Teniente Coronel R. C. I. M.
Teniente Coronel R. C. I. M.

Registrado: 14 Mar 2007 00:58
Mensajes: 435
Ubicación: Isla de León
Nuevo mensaje Re: ODISEA DE UN PRISIONERO EN FILIPINAS
El hambre satisfecha.

Seguidamente nos mandó dicho jefe unas cuantas vacas que le había pedido al alcalde para nosotros; cada uno cogimos un pedazo, que en candela que los mismos americanos encendieron, asamos y comimos. Al día siguiente, el Jefe de la columna nos mandó solos para Vigán y ellos salieron en persecución de los demás. Volvimos a Vigán con el temor de que en el camino nos cogieran otra vez los insurrectos; pero a Dios gracias nadie se metió con nosotros; llegamos a Vigán y nos encontramos que en dicho pueblo estaba una fuerte columna al mando de un general. Tan pronto como nos presentamos al general ordenó que nos dieran de comer, y empezaron por darnos un salmón para cuatro y un puñado de galletas.

¡¡Libres!!.

Al día siguiente nos embarcaron y nos llevaron a Manila, presentándonos a la Embajada Española. Durante el paso por la capital de Manila, para llegar a la embajada, muchas personas que nos veían se echaban a llorar al vernos. Veníamos, con la barba y el pelo, muy largos, y en cueros. Enseguida que llegamos nos pelaron, nos afeitaron y nos vistieron, y en el primer correo que salía para España, que fue el "León XIII", embarcamos, llegando a Barcelona el 15 de Enero de 1900.

Once años hace de estos sucesos.

Muchos de los que regresaron conmigo, soldados del Ejército mientras yo era cabo de Infantería de Marina, hoy son oficiales; y yo, a pesar de los pequeños sufrimientos por la Patria que dejo relatados no he pasado ni espero pasar de sargento segundo.
VICENTE GARCIA CARRIL. Sargento 2º de Infantería de Marina.

_________________
Comandante en Jefe del 2º Batallón del 1º Regimiento
"DESENVAINAME CON RAZON, ENVAINAME CON HONOR"


03 Oct 2008 20:05
Perfil Email
General de División R. C. I. M.
General de División R. C. I. M.
Avatar de Usuario

Registrado: 02 Sep 2008 16:27
Mensajes: 2774
Ubicación: Isla de Leon
Nuevo mensaje Re: ODISEA DE UN PRISIONERO EN FILIPINAS
Me ha encantado compañero,sabia que no te quedarias a la zaga,veo con satisfacion como te sumerges en archivos ¿eh? me alegro que la memoria de nuestros heroes siga viva gracias a gente como tu.
Un saludo

_________________
Jefe de la Fuerza Expedicionaria de Infantería de Marina en Filipinas.
...es el verbo de la historia militar de España,
porque allí donde se ha combatido en mar o en tierra,
siempre ha habido un soldado de Infantería de Marina...
Conde de Torre Vélez en el Parlamento en 1904.


03 Oct 2008 20:08
Perfil Email
General de División R. C. I. M.
General de División R. C. I. M.
Avatar de Usuario

Registrado: 02 Sep 2008 16:27
Mensajes: 2774
Ubicación: Isla de Leon
Nuevo mensaje Re: ODISEA DE UN PRISIONERO EN FILIPINAS
De donde lo has sacado compañero? estoy intrigado,me pica la curiosidad.

_________________
Jefe de la Fuerza Expedicionaria de Infantería de Marina en Filipinas.
...es el verbo de la historia militar de España,
porque allí donde se ha combatido en mar o en tierra,
siempre ha habido un soldado de Infantería de Marina...
Conde de Torre Vélez en el Parlamento en 1904.


03 Oct 2008 20:12
Perfil Email
Teniente Coronel R. C. I. M.
Teniente Coronel R. C. I. M.

Registrado: 14 Mar 2007 00:58
Mensajes: 435
Ubicación: Isla de León
Nuevo mensaje Re: ODISEA DE UN PRISIONERO EN FILIPINAS
Hola atietam, me alegro que te guste a ti y espero que a todos también.
En este caso el documento no estaba en los archivos, sino en Internet. Es una página de Cuadernos de historia del año 2006 y aparte del relato hay algunas consideraciones de Francisco San Martín de Artiñano (las cuales no he colocado), que como sabes es/era infante de marina (no se si todavía está en activo) y que quizas has conocido.
De todos modos creo que su origen es el Boletín de la Escuela de Infantería de Marina del año 1912.

_________________
Comandante en Jefe del 2º Batallón del 1º Regimiento
"DESENVAINAME CON RAZON, ENVAINAME CON HONOR"


03 Oct 2008 20:39
Perfil Email
General de División R. C. I. M.
General de División R. C. I. M.
Avatar de Usuario

Registrado: 02 Sep 2008 16:27
Mensajes: 2774
Ubicación: Isla de Leon
Nuevo mensaje Re: ODISEA DE UN PRISIONERO EN FILIPINAS
Gracias Josemh,si te interesa tengo un boletin de la escuela del 2004 dedicado a Albacete y Fuste,los demas los tengo en papel,un poco dificil para mandar por correo electronico jeje.
Un saludo

_________________
Jefe de la Fuerza Expedicionaria de Infantería de Marina en Filipinas.
...es el verbo de la historia militar de España,
porque allí donde se ha combatido en mar o en tierra,
siempre ha habido un soldado de Infantería de Marina...
Conde de Torre Vélez en el Parlamento en 1904.


03 Oct 2008 20:45
Perfil Email
Teniente Coronel R. C. I. M.
Teniente Coronel R. C. I. M.

Registrado: 14 Mar 2007 00:58
Mensajes: 435
Ubicación: Isla de León
Nuevo mensaje Re: ODISEA DE UN PRISIONERO EN FILIPINAS
Hola, te lo agradezco, aunque ya dispongo de ese número y del resto en digital. No es pdf, solo documento word de los artículos.

_________________
Comandante en Jefe del 2º Batallón del 1º Regimiento
"DESENVAINAME CON RAZON, ENVAINAME CON HONOR"


03 Oct 2008 21:26
Perfil Email
General de División R. C. I. M.
General de División R. C. I. M.
Avatar de Usuario

Registrado: 02 Sep 2008 16:27
Mensajes: 2774
Ubicación: Isla de Leon
Nuevo mensaje Re: ODISEA DE UN PRISIONERO EN FILIPINAS
Quiero aprovechar para contaros la historia de otro héroe no laureado en filipinas, el sargento Padros, cuyo nombre llevo con orgullo la FIMAR XXI en Bosnia. Es la transcripción íntegra dando cuenta del hecho el General Pastor: – Da Cuenta de un hecho heroico llevado a cabo en Filipinas por un sargento primero
Excmo. Sr. – El Sr. Coronel Jefe de la Comisión liquidadora del primer Regimiento
de Filipina, en escrito fecha 26 del actual mes dice lo siguiente: Excmo. Sr. – El sargento 1º del 2º Batallón del primer Regimiento de Filipinas Antonio Padrós Pagés, se hallaba el 30 de Mayo de 1898 formando parte de la fuerza que al mando del Capitán del mismo Batallón D. Miguel del Castillo y Benito María, se encontraba sitiada por los insurrectos filipinos en la casa convento de Imús, Cavite. – Como el cerco fuera cada vez más estrecho y existiendo una casa inmediata al convento, del que una vez posesionado el enemigo hubiera dominado por completo la posición de nuestras fuerzas, se le ocurrió al Capitán Castillo quemar la referida casa, hecho para el que se prestó voluntario el sargento Padrós, quién saltando el parapeto en medio de una lluvia de balas y provisto de una lata de petróleo, asaltó la casa en cuestión, pegándola fuego y permaneciendo aislado de su fuerza todo el tiempo necesario á que estuviera incendiada por todas partes. Una vez conseguido, se volvió á su destacamento, corriendo mayor riesgo aún al volver á saltar el parapeto del atrio del convento, pues apercibido el enemigo de la operación que llevó a cabo, extremaron y concentraron sus fuegos sobre dicho valiente sargento. Después del hecho acabado de relatar, fue herido, sin que por ello dejara de seguir en su puesto de combate, dando con esta conducta, tan digna de encomio, ejemplo a sus inferiores. Y como de este hecho llevado a cabo por el sargento que nos ocupa, es seguro se daría oportunamente cuenta al Excmo. Sr. Inspector general del Cuerpo, sin que hasta la fecha se tenga conocimiento de que por el acto heroico que relato, haya recaído resolución de ninguna clase, como consecuencia del parte que en 3 de febrero de 1899 dio el Capitán D. Miguel del Castillo,

_________________
Jefe de la Fuerza Expedicionaria de Infantería de Marina en Filipinas.
...es el verbo de la historia militar de España,
porque allí donde se ha combatido en mar o en tierra,
siempre ha habido un soldado de Infantería de Marina...
Conde de Torre Vélez en el Parlamento en 1904.


04 Oct 2008 16:16
Perfil Email
General de División R. C. I. M.
General de División R. C. I. M.
Avatar de Usuario

Registrado: 02 Sep 2008 16:27
Mensajes: 2774
Ubicación: Isla de Leon
Nuevo mensaje Re: ODISEA DE UN PRISIONERO EN FILIPINAS
una vez presentado en Manila procedente de su prisión; tengo el honor de relatar nuevamente a V.E. el hecho a que me refiero, pues aun cuando todas las realizadas por el destacamento de Imús como justificación de la capitulación llevada a cabo por las fuerzas que lo componían, había sido objeto del oportuno expediente por la jurisdicción de Guerra, de la que dichas fuerzas dependían, entiende el que suscribe que al Cuerpo corresponde en primer término hacer patente cuantas circunstancias mediaron en el hecho realizado por Padrós, que de haber sido tal y cual es voz pública ocurrió y que el parte aun de una manera muy concisa lo expresa, es para que no quede en duda el héroe que lo llevó a cabo, que con su conducta honró al Cuerpo á que pertenece y el que tiene el deber de gestionar el premio á que se hizo acreedor uno de sus individuos, perpetuando así su memoria para que al par que honra á quien tan alto supo poner el buen nombre del Cuerpo, estimule á los que en él prestan y presten en lo sucesivo sus servicios. – Al tener el honor de trasladarlo á V.E. he de rogarle se digne hacerlo á la superioridad para que previas las declaraciones que se crean pertinentes al caso, no quede relegado al dicho, hecho tan
eminentemente heroico como el que realizó este invicto cuan desgraciado sargento, el cual no pudo recibir en vida el premio á que se hizo acreedor con inminente peligro de ella. Excmo: Sr. – El General Jefe, José Pastor. Rubricado. – Excelentísimo señor Capitán General del Departamento – Es copia. – RAFAEL CANDÓN.-
NR. El Sargento Primero Padrós después de realizar su gesta, fue hecho prisionero junto al resto de
su unidad. Identificado por los rebeldes como el responsable de la quema de la casa y de las bajas sufridas por ello, fue llevado a un pueblo del interior, de donde lo trasladaron al hospital que tenían instalado los filipinos en el Asilo de Huérfanos de Malabón. Allí pierde la razón como consecuencia del maltrato recibido. Desnudo, hambriento y cubierto de heridas sobre un charco de sangre muere abandonado en un sótano de una casa del pueblo de Paombong, como nos relata D. Rafael Candón en un artículo del Memorial y Revista de Infantería de Marina del 21 de marzo de 1909. La solicitud de Cruz Laureada de San Fernando fue rechazada, no por considerar que el hecho no fuera merecedor de ello, sino por haber sido realizada la propuesta fuera del plazo marcado por el Reglamento de concesión de la dicha condecoración. No por ello hay que recordarle como lo que fue,uno de los muchos héroes del Glorioso.

_________________
Jefe de la Fuerza Expedicionaria de Infantería de Marina en Filipinas.
...es el verbo de la historia militar de España,
porque allí donde se ha combatido en mar o en tierra,
siempre ha habido un soldado de Infantería de Marina...
Conde de Torre Vélez en el Parlamento en 1904.


04 Oct 2008 16:16
Perfil Email
Vicealmirante
Vicealmirante
Avatar de Usuario

Registrado: 09 Abr 2010 16:50
Mensajes: 2409
Ubicación: Cornisa Cantabrica
Nuevo mensaje Re: ODISEA DE UN PRISIONERO EN FILIPINAS
Amigo Atietam, por si te interesa aqui te pongo el relato completo.
Comentar que Fulgencio de pazos era hermano de mi bisabuelo.
Un saludo.

ODISEA DE UN PRISIONERO EN FILIPINAS
INTRODUCCION.

finales de Agosto de 1896, estallaba la insurrección en las Filipinas . El Capitán General del Archipiélago se vió obligado a solicitar con carácter urgente al Gobierno tropas peninsulares, ante la gran desproporción existente de tropa índigena en relación con la europea con la consiguiente desconfianza y el peligro que representaba. Un mes después llegaban los primeros auxilios de España; el primero en llegar fue el 1er. Batallón Expedicionario de Infantería de Marina y posteriormente fueron llegando más refuerzos.
A finales de año el General Polavieja, iniciaba la tarea de pacificación al frente de unos 30.000 hombres aproximadamente del Ejército de Tierra y de Marina. Pero la carencia de medios y la negativa del Gobierno a enviar más tropas que apoyaran los primeros éxitos conseguidos, le movieron a presentar su dimisión en abril de 1.897, siendo sustituido por el General Primo de Rivera, quien recuperó Cavite en poder de los rebeldes y tuvo que acordar la paz por imposición del Gobierno.
En abril de 1.898, llegaba a las Filipinas el que había de ser su último Capitán General, Augustin, el cual hubo de enfrentarse a nuevas sublevaciones encabezadas por Aguinaldo que contaba con la ayuda del Gobierno Norteamericano . Dos semanas después de su llegada, el 23 de abril, España entraba en guerra con los Estados Unidos.
Se sabía, por parte de las autoridades competentes que nuestra Marina y el Ejército de Tierra iban al holocausto; todo lo que se pretendió salvar en aquellos momentos fue el honor, y poco más podía intentarse, dados los escasos efectivos militares existentes y la situación de abandono en que se encontraban las Fuerzas Armadas Españolas.
El primero de mayo, se encuentran las escuadras Española y Norteamericana en la bahía de Manila; la superioridad Norteamericana es manifiesta y la escuadra Española es puesta fuera de combate.
Al día siguiente se rendía el Arsenal de Cavite después de un intenso bombardeo naval y el día tres la Plaza. En el resto de las islas, el General Augustin intentó resistir, pero los Norteamericanos desembarcaron Fuerzas muy numerosas y ayudados por los insurrectos tomaron la isla de Luzón, apresando a más de 3.000 españoles y amenazando Manila, intimando a la rendición de ésta. El 17 de agosto, la capital es bombardeada por la escuadra Norteamericana, capitulando y firmando la rendición el General Jáudenes.
El tratado de París en diciembre de 1898, pondría oficialmente punto final a la guerra, no obstante, algunas unidades españolas que se encontraban aisladas continuaron resistiendo ante los tagalos, como los sitiados en Baler (Luzón), que aguantaron hasta el 2 de junio de 1899. En los artículos 5º, 6º y 7º del Tratado, se comprometían los Norteamericanos a transportar a la península a los soldados españoles hechos prisioneros en Manila.
Durante todo el año 1899 y primer semestre de 1900, fueron llegando a España, en su mayoría en buques de la Compañía Trasatlántica, cientos de soldados, parte de ellos enfermos y heridos; muchos habían pasado por la triste situación de ser prisioneros.
La historia que se relata a continuación que fué muy comentada en su época, apareció en una publicación interna de la Infantería de Marina y nos cuenta las vicisitudes de un Infante de Marina; su entrada en filas y posteriores destinos en el Arsenal de la Carraca, Cuartel de S. Carlos, Filipinas y por fin su regreso a España después de haber estado cerca de dos años, prisionero de los tagalos insurrectos.
Mi entrada en el servicio.
El día 22 de Septiembre del año 1895, entré en quinta, sacando el número 1251, número para no venir al servicio si no hubiese sido por la guerra; pero a los tres meses, me tuve que presentar para la escoja, siendo escojido para el Real Cuerpo de Infantería de Marina.
El día siete del citado mes de Noviembre, por la noche, llegué al Cuartel de San Carlos, donde se encontraba un Batallón dispuesto para salir para Cuba. Ocupamos nosotros, los quintos, la planta alta del Cuartel, sin camas, hasta que marchó dicho Batallón, que pasamos a ocupar la planta baja, sitio que tenía el expresado Batallón.
El 22 de Diciembre me dieron de alta de instrucción, y en el mismo día, después de comer el 2º rancho, me destinaron, en unión de 250 más, a la Compañía de Guardias de Arsenales, haciendo la primera guardia en Nochebuena, en la puerta del Arsenal.
En dicha compañía permanecí hasta el 5 de Abril del año 1896, pasando al Cuartel de San Carlos posteriormente para estudiar para Cabo. En 21 de Julio, día del examen, que lo verificamos veintidos aspirantes quedé aprobado, pero sin plaza, porque no había más que ocho vacantes por lo que ascendieron los ocho primeros, y quedamos los restantes, hasta que hubiera plazas, con el galón de Cabo interino, para prestar el servicio como tal Cabo de plaza.
Mi entrada en Filipinas.
El 3 de Septiembre de 1896, me dieron los galones de Cabo 2º, embarcando en dicho día con todo mi Batallón en la bahía de Cádiz en el correo Cataluña, con rumbo a Manila, llegando a dicha capital el día 1º de Octubre del expresado año. A las doce del día desembarcamos, recorriendo todo Manila el Batallón formado hasta llegar al Castillo de Santa Bárbara, sitio donde nos tenía preparada una comida el Batallón de Voluntarios de la mencionada capital. Después de comer, serían las siete y media, embarcamos para Cavite, donde llegamos a las nueve de la noche alojándonos en un local que no tenía utensilios, ni se había limpiado en lo menos un año, pues tenía un palmo de basura.
Mi bautismo de fuego.
Al día siguiente, entramos de guardia en Puerta Baja a relevar a la Artillería de Plaza que marchaba para Manila, y al otro día con todo el Batallón salí para Caridad, donde fué la primera vez que entré en fuego, continuando por Noveleta y Dalaicán, operando hasta el día 6 de Noviembre que, agregado a la 1ª Compañía y en unión de la 4ª del 2º Batallón, pasamos a Iligán de Mindanao, en persecución del Batallón Disciplinario que se había sublevado.
Entré de guardia en el Heliógrafo, hasta las cuatro de la mañana del día siguiente, que me relevaron para ir de convoy con mi Compañía al Fuerte de las Piedras, continuando en dicho punto prestando los servicios de convoy descubierta, protección de trabajos, guardias y avanzadas.
En uno de los convoyes que hicimos, nos atacaron los moros en la cuesta de Aparicio, matándonos un soldado y haciéndonos tres heridos. Una inundación que nos sorprendió otro día, puso en peligro nuestras vidas, pues el agua nos llegaba hasta la boca.
Después de esto, destinaron a mi compañía a Joló, a la Laguna de Lanao, y durante el camino, que tardamos dos días en recorrer, atacaron los moros al convoy y tuvimos que retroceder para poder hacerles fuego, pudiendo así contenerlos y causarles dos bajas que resultaron muertos.
El combate naval de Cavite.- La Infantería de Marina impidiendo el desembarco de los americanos.
Nos relevaron los Cazadores del Ejército de Tierra y regresamos a Cavite, continuando en dicho punto prestando los servicios de campaña.
El 1º de Mayo de 1898, fué el combate naval con la escuadra americana y la pérdida de la española, ocupando mi compañía las murallas para impedir el desembarco enemigo, y en dichas murallas sostuvimos nosotros el rudo bombardeo hasta que izaron bandera de parlamento en el Arsenal, pasando nosotros al cuartel hasta el día siguiente que lo abandonamos .
Emprendimos la marcha para el pueblo de San Francisco de Malabón, donde llegamos a las once de la noche .
Como caimos prisioneros.
Continuamos en el mencionado pueblo hasta el 26 del mismo mes, que salimos a hacer una descubierta al mando del Comandante del cuerpo D. Fulgencio de Pazos; apenas llegamos a la sementera del pueblo antes dicho, una fuerte partida de insurrectos nos salió al encuentro, teniendo por tal motivo tres horas de fuego con ellos; pero como nosotros éramos dos compañías y una era de naturales del país, se pasaron los soldados de ésta al bando contrario, y nos quedamos los españoles reducidos a uno por cada ciento de ellos. A las tres horas de fuego, consumidas todas las municiones tuvimos por fuerza que entregarnos prisioneros de guerra, después de una resistencia desesperada.
Combate de Noveleta:
A los tres días de estar prisioneros en dicha sementera, nos llevaron a Noveleta para embarcarnos y conducirnos a Cavite; pero pasamos toda la noche sin poder embarcar, porque el fuego de las fuerzas españolas que estaban en las trincheras de Noveleta lo impedían, y resistimos el fuego de los nuestros toda la noche, costándole la vida a muchos infelices, por ignorar sin duda los nuestros que nosotros estábamos en aquel sitio.
Mi calvario:
Al amanecer del día siguiente fueron embarcados para Cavite casi todos los prisioneros; y yo, por no abandonar a mi capitán que estaba gravemente herido, estuve hasta última hora resistiendo el fuego que desesperadamente nos hacían.
Por fin quiso Dios que llegara a Cavite. Los heridos pasaron al Hospital, y de los restantes, los soldados al Cuartel de Santo Domingo, las clases al presidio y los Jefes y Oficiales al Convento.
Nos daban para comer un poco de arroz que apestaba a perro podrido, y como es consiguiente, empezamos a ponernos enfermos; raro era el día que no morían de seis a siete individuos. En esta situación estuvimos un mes. Los americanos se querían apoderar de nosotros, pero los tagalos nos embarcaron nuevamente y nos llevaron a Bulacán después de dos días sin comer, y entonces nos dieron un poquito de arroz que nos dejó casi con tanta hambre como antes. Al día siguiente, sin comer, emprendimos viaje a San Ildefonso.
Esclavo de un negro.
En cada pueblo que llegábamos se quedaban aquellos que los vecinos escogían para tenerlos en sus casas en calidad de esclavos ; fuí escogido como esclavo por un tío más negro que el azabache, horriblemente feo y muy corpulento, el cual, como no quise obedecerle e irme con él, me llevó a la fuerza. Llegué a su casa y no podía entrar en ella de pie, tuve que agacharme para poder pasar por la puerta; apenas su familia me vió, como también los vecinos, se agruparon todos para verme mejor, haciendo enseguida comentarios mil, los cuales yo no entendía.
Me pusieron un plato de arroz cocido, un plátano, una panocha de azúcar y un vaso de leche de caraballa para que comiera; yo estaba desmayado, no me hice rogar ni mucho menos, y mientras tanto ellos, con el más grande regocijo contemplaban al "Castilla" comiendo "morisqueta" .
La hija del Alcalde.
Al día siguiente me llevó mi amo al campo y me enseñó un arado, y me preguntó que si sabía arar, le dije que no, a lo que replicó que ya aprendería. Un día fuí con su permiso al pueblo a la casa del alcalde, casa donde estaba sirviendo mi paisano Rafael Garrido, natural de Moguer. Conocí a la hija del alcalde y le conté lo que me estaba ocurriendo, entonces me dijo que me esperara hasta que viniera su padre para suplicarle que quedara en su casa con mi paisano, y así se hizo; pero el negro, viendo que yo no volvía, fué a casa del alcalde para darle cuenta de que el "Castilla", se le había perdido; en el momento de entrar me vió y cogiéndome de la mano me quería llevar a su casa, pero la hija del alcalde le dijo que esperara a que su padre viniera; seguidamente llegó éste, que enterado de lo sucedido y de que su hija quería que yo me quedara en su casa, dió su consentimiento contra la voluntad del negro, que se marchó gruñendo.
Cambio de amo.
En casa del alcalde estuvimos dos meses perfectamente, pero era porque ellos creían que España llegaría a mandar barcos y gente para rescatarnos ; pero cuando se convencieron de que España no daba señales de vida , empezamos a pasar fatigas, pues pusieron a Rafael a acarrear agua y al frente de una venta llamada del Palaés y a mí a cuidar dos caballos.
Al poco tiempo cayó enfermo Rafael y lo mandaron al tribunal porque no podía trabajar y quedé solo haciendo el trabajo de los dos, hasta que trajeron a José Ruiz y Ruiz y entonces me dejaron a mí los caballos y la venta del Palaés. Aquella tarde decidimos escaparnos y huímos pero al rato fuimos presos por los vecinos y trasladados al acuartelamiento Tagalo.
Sentenciado a muerte.
Al día siguiente, escoltado por cuatro soldados y un sargento, salimos a las afueras del pueblo para ser fusilados; en aquel momento pasaba por aquel sitio uno de sus generales, y al enterarse del atropello que iban a cometer, le dijo al alcalde, que como llevara a efecto semejante injusticia, esperara el castigo que Aguinaldo le pusiera.
El alcalde, no sabiendo ya que hacer con nosotros si fusilarnos o no, nos puso cinco veces de rodillas, hasta que por fin decidió no fusilarnos, pero si el darnos una fuerte paliza, y entonces mandó llamar a todos los españoles prisioneros para que presenciaran la paliza. Al poco tiempo de esto se reunieron en aquel sitio todos los españoles y casi todo el vecindario del pueblo.
El banco.
Una vez reunido todo el pueblo dijo el alcalde en alta voz: Aquí teneis a estos dos criminales, se fugaron y los han cogido en los barrios de Angelu; por mi parte quiero fusilarlos, pero ustedes, como españoles, dirán el castigo que se les impondrá; todos permanecieron en silencio, menos José Rivero, cabo de mar, que dijo: Yo, por mi parte, que se le pegue 20 palos y 20 días de trabajo y que no los fusilen.
Contestando el alcalde. Un español lo ha dicho. Me hicieron ir por un banco, y para echarme al hombro el banco tuvieron que ayudarme, pues yo no podía. Llegué con el banco y me ordenó el sargento que me tendiese encima; le contesté que los españoles no se castigan de esa manera; que al que hace motivo se le fusila, y si no, se le mete en el calabozo, pero nunca encima de un banco; contestándome que ellos no eran como los españoles y por lo tanto que me tendiera; le volví a decir que no, y entonces la emprendió a palos conmigo hasta que tuve que tirarme de golpe encima del banco, donde me dieron los palos donde quisieron. Después le tocó a mi compañero, y el último que se levantaba se lo echaba a cuestas hasta llegar a otra esquina, y era el primero que se ponía en él para recibir los palos. De esta manera corrimos todo el pueblo entre bayonetas, dos a cada costado. Que palos nos darían, que íbamos derramando sangre como si nos hubieran dado de puñaladas, y los tagalos que venían detrás burlándose de nosotros, se marcharon al fin porque les daba pena el vernos.
Recorrimos de esta manera todo el pueblo, y después fuimos al cepo otra vez. Estando en el cepo, llegaron dos tagalos que se habían compadecido de nosotros, y me dijo uno de ellos:
- ¿Tú te quieres venir a mi casa?. Yo te doy de comer hasta que tú puedas marcharte a España con tu familia.
- ¡Ya lo creo!, le contesté.
- Pues, bueno; ahora voy a casa del alcalde y se lo digo.
Se marchó y al poco tiempo llegó diciéndome:
- El alcalde me ha dicho que no, que vas otra vez a su casa.
Justicia.
El alcalde mandó a dos soldados para que escoltados nos llevaran a su casa. Llegamos como el que llega al patíbulo. En cuanto nos vió, se dirigió a nosotros diciéndome:
- Puto ninamós y patay seguro,- y nos entregó una escoba y nos puso a barrer un Platanal. Excuso decir cómo estaríamos barriendo con ocho días sin comer y molidos a fuerza de palos.
Sería al mediodía cuando me llamó el alcalde y me dijo:
- ¿Cómo te marchastes de mi casa cuando llevas diez meses en ella y tenía puesta en tí mi confianza, toda vez que te entregué la llave de mi camarín para que tú te entendieras con la venta del Palaés?.
Contestándole:
- Porque antes de morirme de hambre, quería ver si podía recobrar la libertad y marchar a España.
- ¿Hambre en mi casa?, exclamó.
- Si señor, le dije.
- ¿Y por qué no me lo has dicho antes?.
- Porque yo creí que Vd, lo había dispuesto así. Si me hubiesen dado de comer, nunca me hubiese ido. Llamó a la criada y le dijo que por qué no nos había dado de comer; y contestó ella que sí nos daba; pero antes que terminara de decirlo le advertí que no decía la verdad. Entonces el alcalde la hizo que se tumbara en un banco y le pegó veinticinco palos. Desde aquel día el mismo alcalde se cuidaba de nuestra comida, volviéndome a dar la llave del camarín para que yo me entendiera con la venta del Palaés.
Pidiendo limosna.
A los dos meses nos echaron a todos los españoles fuera del pueblo porque se aproximaban los americanos, y entonces fuí caminando de pueblo en pueblo hasta Vigán, a cuyo punto tardé en llegar cuatro meses. Durante la marcha comíamos lo que las buenas personas nos daban, pues tuvimos que pedir para comer, y en un pueblo daban y en otro no.
En poder de los yankis.
En Vigán estuve hasta que el alcalde mandó echar a todos los españoles, porque tenía noticias de que la escuadra americana estaba próxima a llegar.
Salimos para Banquer, provincia de Iloco; en el camino nos enteramos que la escuadra americana estaba a la vista, y aquella noche volvimos a Vigán, y sin ser vistos de los soldados, nos metimos en un sótano a esperar que los americanos desembarcaran. Pero la escuadra americana sólo hizo unos cuantos disparos y se marchó, y entonces nosotros tuvimos también que marcharnos a la noche siguiente para que no nos vieran los tagalos.
Llegamos a Banquer, donde nos reunimos lo menos mil personas; pero a los pocos días me dijeron que habían publicado un Bando para que en el término de dos horas abandonáramos el pueblo, bajo pena de muerte el que no lo cumplimentara.
Emprendí el camino solo, derecho a Vigán, por la falda del monte, y al llegar a un río que está entre Banquer y Pedrigán, divisé una columna americana.
Me dirigí hacia ella, poniendo en la punta de un palo un trapo blanco; al divisarme los americanos se pusieron todos de pie, pues se encontraban tendidos al lado del río. Se adelantó una sección, y uno montado en un caballo preguntóme seguidamente que yo qué era, a lo que contesté que yo era cabo 1º de Infantería de Marina. Entonces me dijeron que siguiera delante de ellos, y así llegamos a Banquer. Durante el camino no cesaban de presentarse españoles; en el pueblo no había más que el alcalde y con música se presentó al jefe de la columna y le entregó las llaves. Dicha columna hizo alto en el centro de la plaza y en cada bocacalle se destacó una sección.
Enseguida ordenó el jefe que otra sección con algunos españoles subieran al monte para que avisaran a los que estaban escondidos. A la media hora ya estaban todos en el pueblo.
El hambre satisfecha.
Seguidamente nos mandó dicho jefe unas cuantas vacas que le había pedido al alcalde para nosotros; cada uno cojimos un pedazo, que en candela que los mismos americanos encendieron, asamos y comimos. Al día siguiente, el Jefe de la columna nos mandó solos para Vigán y ellos salieron en persecución de los demás. Volvimos a Vigán con el temor de que en el camino nos cogieran otra vez los insurrectos; pero a Dios gracias nadie se metió con nosotros; llegamos a Vigán y nos encontramos que en dicho pueblo estaba una fuerte columna al mando de un general. Tan pronto como nos presentamos al general ordenó que nos dieran de comer, y empezaron por darnos un salmón para cuatro y un puñado de galletas.
¡¡Libres!!.
Al día siguiente nos embarcaron y nos llevaron a Manila, presentándonos a la Embajada Española. Durante el paso por la capital de Manila, para llegar a la embajada, muchas personas que nos veían se echaban a llorar al vernos. Veníamos, con la barba y el pelo, muy largos, y en cueros. Enseguida que llegamos nos pelaron, nos afeitaron y nos vistieron, y en el primer correo que salía para España, que fué el "León XIII", embarcamos, llegando a Barcelona el 15 de Enero de 1900.
Once años hace de estos sucesos.
Muchos de los que regresaron conmigo, soldados del Ejército mientras yo era cabo de Infantería de Marina, hoy son oficiales; y yo, a pesar de los pequeños sufrimientos por la Patria que dejo relatados no he pasado ni espero pasar de sargento segundo.
VICENTE GARCIA CARRIL. Sargento 2º de Infantería de Marina.
LA PRENSA Y OTRAS PUBLICACIONES DE LA EPOCA ANTE LA REPATRIACION DE PRISIONEROS.
Parte del contingente de prisioneros y familias españolas procedentes de Filipinas llegan a España en el primer semestre del siglo. La prensa nacional informa puntualmente, sin embargo, como si no se quisiera hablar más de las penalidades de la guerra, sus informaciones son normalmente de carácter telegráfico y se reducían a unas pocas líneas que concretamente afectaban a nuestro protagonista.
El once de enero de 1900, se publicaba en la prensa Nacional la próxima repatriación de tropas procedentes de Filipinas; la noticia adelantada telegráficamente decía así:
" El vapor LEON XIII conduce 152 jefes y oficiales y sus familias y 1672 individuos del Ejército y Marina, vienen 25 enfermos y 10 heridos. En Barcelona, hácense preparativos para el alojamiento".
En los periódicos de Cádiz se ampliaba la comunicación anterior: "Entre el personal de Marina vienen dos compañías de Infantería de Marina que formaban la Guarnición de las Carolinas".
El día 15 de enero con el título "REPATRIACION", la prensa nacional informaba:
"Llega a Barcelona procedente de Manila, el buque "LEON XIII". En el muelle había numeroso gentío".
El 17 de enero, el Diario de Cádiz detallaba el personal de Marina que había desembarcado:
"Dicen de Barcelona que entre los desembarcados del "LEON XIII" figuran D. Ricardo Castro, capitán de Infantería de Marina, 5 sargentos y 187 cabos y soldados de Barcelona para Cádiz, 6 sargentos y 104 cabos y soldados de marina para Cartagena. 30 Fogoneros, cabos de mar, marineros y maquinistas para Cádiz. También han desembarcado dos compañías de Infantería de marina que guarnecían "Las Carolinas" con sus jefes, los capitanes D. Salvador Cortés y D. Rafael Ríos".
Para tranquilizar a las familias de la provincia de Cádiz, en el Diario de la Capital del día 24 de enero, aparecía la información siguiente:
"Cumplimentando órdenes del Ministro de Marina se han remitido a Barcelona ropa de abrigo para la tropa repatriada de Filipinas".
En general, en los primeros años de siglo se respiraba un ambiente como de olvido de la pesadilla de la guerra, refrescar cosas de ella producían gran tristeza y malestar. Pasados unos diez años de su finalización, es cuando comienzan en revistas y publicaciones civiles y militares a aparecer relatos e informaciones de la contienda pasada , que poco a poco, van siendo sustituidas por otras noticias de actualidad muy preocupantes al acercarse la primera guerra mundial.
RESUMEN DE ESTA HISTORIA.
El comportamiento del personaje de esta historia es ejemplar desde el punto de vista humano y profesional. Responde a las virtudes clásicas del soldado español. En algunos aspectos su forma de actuar denotan la influencia de las enseñanzas de los mandos de Infantería de Marina de aquella época que insistían en todo momento en la alta disciplina, compañerismo, espíritu de sacrificio y de cuerpo etc...
España, a partir de agosto de 1898, prácticamente dejó en manos de tagalos y norteamericanos a miles de soldados que habían caido prisioneros.
El Tratado de París en 1898, acordaba la repatriación de prisioneros, por parte de Norteamérica, sin embargo en el año 1900, todavía seguían llegando tropas procedentes de Filipinas.
En las grandes poblaciones como Manila se pactó la rendición de las tropas españolas y éstas, aunque estuvieron expuestas a todo tipo de atropellos y humillaciones, por parte de los tagalos, realmente fueron hasta cierto punto atendidos por las tropas norteamericanas, llegando a ser repatriadas en un plazo relativamente breve.
No fue así con las tropas que cayeron prisioneras de los tagalos en campo abierto, pues eran torturados, humillados y no se les daba de comer, por lo que muchos fallecían. Los heridos eran prácticamente abandonados y algunos salían adelante, gracias a la ayuda de sus compañeros. El índice de mortalidad fue elevadísimo.
En definitiva el gobierno español no consiguió acelerar la entrega de prisioneros al no contar con la ayuda exterior de otras naciones. Se puede decir que esta ralentización, fue considerada por la población española y la prensa, como un abandono de las tropas españolas por parte del gobierno.
En los primeros meses de la guerra contra Filipinos y Norteamericanos, España prácticamente había perdido todo el archipiélago, sin embargo existía por parte filipina la psicosis de que España volvería con un ejército y la reconquistaría. Mientras estuvo presente la posibilidad de que los españoles pudieran desembarcar, el trato con los prisioneros fue más humano, al alejarse esta posibilidad éste se endureció.
Los norteamericanos atacan el archipiélago Filipino cuando el grueso del ejército expedicionario había regresado a la metrópoli. Posiblemente si estas tropas hubieran permanecido más tiempo en Filipinas el ataque norteamericano no se hubiera producido.
La inteligencia norteamericana apoyada por los insurrectos estuvo en todo momento al día.
Los Estados Unidos ya habían iniciado anteriormente su política de expansión exterior y siguiendo su histórico aprovechamiento de otros estados más débiles militarmente, les llegó el turno a Cuba y a las Filipinas.
El relato del Sargento 2º de Infantería de Marina CARRIL en 1912, protagonista de esta historia, finaliza humildemente manifestando:
"Muchos de los que regresaron conmigo, soldados del ejército mientras yo era cabo de Infantería de marina, hoy son oficiales; y yo, a pesar de los pequeños sufrimientos por la patria no he pasado ni espero pasar de Sargento 2º".
Dentro del cuerpo de Infantería de Marina, los ascensos en todas las épocas han sido ruines, unos pocos han hecho carrera ... y una mayoría han ido a rastras de otros cuerpos y ejércitos que no han tenido en materia de ascensos freno alguno.
En el caso de la guerra de Filipinas tras el repliegue colonial, el ejército quedó compuesto por un exceso de suboficiales, oficiales, jefes y generales que anteriormente habían sido ascendidos. Los mandos que se quedaron cautivos, tuvieron una consideración como si fueran desaparecidos, por lo que cuando éstos llegaron repatriados a la península, ya era tarde para realizar los trámites administrativos, ya que el gobierno había congelado los ascensos.
Los responsables del almirantazgo y del cuerpo, no tuvieron voluntad para resolver estos problemas de unos pocos para poderlos ascender, pues consideraron que había otras necesidades más importantes, dejando en segundo plano los problemas más o menos individuales de unos combatientes que en conciencia merecían ascender.
BIBLIOGRAFIA.
- Dominguez Carlos. Legislación de Marina y ejército 1912.
- Cardona Gabriel. El problema militar en España. Madrid 1990.
- Rivas Fabal José. Historia de la Infantería de Marina Española. Madrid 1970.
- Rodriguez Delgado R. Historia del Real y glorioso cuerpo de Infantería de Marina. 1927.
- Castellanos Escudier A. Los orígenes de la última guerra de emancipación. Cádiz 1995.
- Clavijo Clavijo S. Trayectoria Hospitalaria de la Armada Española. Madrid 1944.
- Diarios de Cádiz años 1898, 1899 y 1900.
- Boletín de la Escuela de Infantería de Marina 1912.
Francisco San Martin de Artiñano

_________________
Jefe 2ª Sección del Estado Mayor. Personal.
Insignia de jefe de la división de cruceros en el: Vizcaya R. O. del 18 de octubre de 2012.
"Los cobardes agonizan muchas veces antes de morir... Los valientes ni se enteran de su muerte."


27 May 2011 00:59
Perfil Email
General de División R. C. I. M.
General de División R. C. I. M.
Avatar de Usuario

Registrado: 02 Sep 2008 16:27
Mensajes: 2774
Ubicación: Isla de Leon
Nuevo mensaje Re: ODISEA DE UN PRISIONERO EN FILIPINAS
Gracias querido amigo, me ha encantado.
Con tu permiso la he archivado.

Un abrazo

_________________
Jefe de la Fuerza Expedicionaria de Infantería de Marina en Filipinas.
...es el verbo de la historia militar de España,
porque allí donde se ha combatido en mar o en tierra,
siempre ha habido un soldado de Infantería de Marina...
Conde de Torre Vélez en el Parlamento en 1904.


27 May 2011 16:15
Perfil Email
Brigadier
Brigadier

Registrado: 29 Oct 2013 11:14
Mensajes: 1565
Ubicación: Granada
Nuevo mensaje Re: ODISEA DE UN PRISIONERO EN FILIPINAS
Felicidades por el relato ban-es9

_________________
Antigüedad desde el 15 de marzo de 2010.
Comandante de la fragata: Santa Leocadia
El mundo es de quien nace para conquistarlo y no de quien sueña que puede conquistarlo. Pessoa


27 May 2011 18:01
Perfil Email
Vicealmirante
Vicealmirante
Avatar de Usuario

Registrado: 09 Abr 2010 16:50
Mensajes: 2409
Ubicación: Cornisa Cantabrica
Nuevo mensaje Re: ODISEA DE UN PRISIONERO EN FILIPINAS
Muchas gracias compañeros, me alegra que os haya gustado.
Un saludo.

_________________
Jefe 2ª Sección del Estado Mayor. Personal.
Insignia de jefe de la división de cruceros en el: Vizcaya R. O. del 18 de octubre de 2012.
"Los cobardes agonizan muchas veces antes de morir... Los valientes ni se enteran de su muerte."


29 May 2011 00:46
Perfil Email
Grumete
Grumete
Nuevo mensaje Re: ODISEA DE UN PRISIONERO EN FILIPINAS
Magnifico relato con argumento de sobra para hacer tres peliculas.
Gracias por compartir esta magnifica información.


08 Jun 2011 11:19
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Responder al tema   [ 19 mensajes ] 

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Saltar a:  
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group.
Designed by STSoftware for PTF.
Licencia de Creative Commons
foro.todoavante.es by Todoavante is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 3.0 Unported License.
Based on a work at foro.todoavante.es.
Permissions beyond the scope of this license may be available at creativecommons.org.

Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com