Fecha actual 13 Nov 2019 07:45




Responder al tema  [ 14 mensajes ] 
 Los Portaaviones VI 
Autor Mensaje
Capitán General
Capitán General
Avatar de Usuario

Registrado: 14 Nov 2009 17:42
Mensajes: 13977
Ubicación: Al Corso contra el Inglés, el gabacho, el yankee y el berberisco
Nuevo mensaje Los Portaaviones VI
Los Portaaviones cambian la Guerra en el Pacífico.


En un sorprendente soplo, la Batalla de Midway dio vuelta a la hasta entonces abrumadora superioridad japonesa en portaaviones.

Tres portaaviones norteamericanos rechazaron e inflingieron tremendas pérdidas en su eficacia, a la totalidad de las fuerzas navales del Imperio.

Con ello destruyeron todas las esperanzas japonesas de expandir su perímetro defensivo hacia el Este.

En el Pacífico Sur, el parón derivado de la Batalla del Mar del Coral, era sólo temporalmente.

La expedición marítima para la toma de Port Moresby fue sustituida por una campaña terrestre lanzada desde la base japonesa de la costa Norte de Nueva Guinea.

Los australianos y otras fuerzas aliadas del, Mando del Pacífico Sur-Oeste del general Douglas Mac Arthur fueron concentradas al final para rechazar esta acometida
.
Entre tanto, la marcha de la estrategia japonesa, bien para proseguir su avance en orden a cortar las comunicaciones aliadas oceánicas entre Pearl Harbour y el Pacífico Sur, o simplemente para consolidar las vastas conquistas efectuadas tan rápidamente, iba a depender de la posesión de una isla hasta entonces casi desconocida e inhabitable en las Salomón; la pantanosa e infecta Guadalcanal.

A pesar de ser inatractiva desde cualquier punto de vista, tenía, sin embargo, una propiedad que la convertía en una pieza vital para la estrategia de contención".

A diferencia de sus vecinas: una superficie plana a nivel del mar que corría a lo largo de la orilla Norte, y en la que podía construirse un aeródromo.

Tan pronto como los japoneses establecieron su base de hidros en Tulagi, enviaron un batallón de trabajadores a Guadalcanal para construir una pista de aterrizaje.

Cuando, el reconocimiento aéreo aliado descubrió lo que estaban haciendo, quedó perfectamente claro que la posesión de la isla era la llave del control del Sudeste del Pacífico.

La toma y ocupación del aeródromo fue encomendada como primordial e importantísima tarea al Mando del Pacífico Sur del almirante Ghormley.

Imagen

Almirante Ghormley.


Dependería todo ello, en definitiva, del control de las zonas marítimas adyacentes, a través de las cuales las fuerzas de tierra que habrían de luchar por su dominio, tendrían que ser apoyadas y suministradas.

Todo ello requería a su vez el dominio aéreo, y en ausencia de bases aéreas de tierra, a expensas exclusivamente de la fuerza aérea de la Marina.

Fue una suerte, por tanto, que el almirante Nimitz, de resultas de Midway quedara en condiciones de poder disponer de tres de sus cuatro portaaviones y enviarlos allá. El Enterprise y el Saratoga, recién incorporado al ser terminadas sus reparaciones y el Wasp (transferido del Atlántico) se unieron al mando del Pacífico Sur y la fuerza de estos buques fue confiada al vicealmirante Frank Fletcher, con su insignia izada en el Saratoga.

Imagen

USS Wasp



[

_________________
Secretario Justicia del Foro.
Insignia en el crucero acorazado: Emperador Carlos V R. O. del 21 de febrero de 2015.
Nunc Mínerva, postea palas (Primero la sabiduría, después la guerra),
Lema del Arma de Ingenieros del ET Español


26 Nov 2010 22:21
Perfil Email
Capitán General
Capitán General
Avatar de Usuario

Registrado: 14 Nov 2009 17:42
Mensajes: 13977
Ubicación: Al Corso contra el Inglés, el gabacho, el yankee y el berberisco
Nuevo mensaje Re: Los Portaaviones VI
Cuando la flota aliada de invasión llegó frente a Guadalcanal el 7 de agosto de 1942, desde estos aeródromos móviles situados muy cerca fue desde donde una oleada de Wildcats pudo despegar para combatir y derrotar a los bombarderos japoneses enviados desde Rabaul, que era la base aérea más próxima, a unas 560 millas náuticas de distancia.

La masa de transportes y cargueros escapó casi indemne y pudo desembarcar 1.700 infantes de marina y tomar casi por completo la pista del campo, llamado desde entonces Henderson, en memoria de un infante, héroe en la batalla aérea de Midway.

Los bombarderos en picado de la Marina y los cazas se establecieron en tierra en seguida.

Ambos contendientes ahora, tenían que esforzarse en conseguir refuerzos para sus respectivas guarniciones de Guadalcanal.

Los japoneses confiaron esta misión principalmente a convoyes rápidos nocturnos de destructores, el "Tokyo Express", como lo llamaron los norteamericanos.

Pero el almirante Yamamoto, que no cejaba en su obsesión de lograr una batalla naval en qua su potente superioridad de acorazados y cruceros pesados pudiera ser puesta en juego, llevó su Flota Combinada hasta el Sur de Truk, desde donde el 21 de agosto salió para proteger a una pequeña formación de transportes procedente de Rabaul, escoltada por los destructores del "Tokyo Express" y una escuadra de cuatro cruceros pesados.

El plan de Yamamoto era típicamente complejo, con la misma dispersión de fuerzas que habían dado tan malos resultados en Midway.

Siguiendo a una ancha barrera de exploración submarina venía una Fuerza de Descubierta de seis cruceros y el portahidro-aviones Chitóse bajo el mando del vicealmirante Kondo para efectuar exploraciones lejanas por delante del Grupo de Vanguardia, compuesto de dos acorazados y tres cruceros.

Imagen

INJ Chitose


Imagen

Vicealmirante Nabukate Kondo


Bajo esta protección operaba la Fuerza de Ataque, con los portaaviones Zuikaku y Shokaku, este último llevando la insignia de Nagumo, sediento de venganza por lo de Midway y ansioso de recuperar la "Cara".

Finalmente, otro grupo, también según un planteamiento típicamente japonés, iba a ser el chivo expiatorio, jugando un papel de Grupo de Diversión, y estaba centrado en torno al pequeño portaviones Ryujo.

Las intenciones de los japoneses eran conocidas de sobra por el mando norteamericano; y no muy en detalle, pero sí lo suficiente como para hacer llegar a la Fuerza Operativa 16 de Fletcher el 21 de agosto a las proximidades orientales del Mar del Coral, en tanto que se hacían diariamente vuelos de reconocimiento desde los tres portaaviones.

Estos aviones descubrieron y atacaron a dos submarinos de la vanguardia japonesa el día 23 a primera hora. Sin embargo fueron aviones del mando naval con base en tierra los que descubrieron las primeras unidades del convoy de tropas.

Desde el Saratoga y desde el campo Henderson se enviaron fuerzas aéreas de ataque, pero la lluvia y las nubes bajas les impidieron encontrar el objetivo que por otra parte, había invertido circunstancialmente su rumbo tan pronto como supo que había sido descubierto.

Cuando llegó el crepúsculo, toda la fuerza estaba ya regresando al campo Henderson, a donde llegó antes de la noche, y los aviones del Sara regresaron desde allí a bordo a la mañana siguiente.

Mientras tanto Fletcher, desatendiendo el informe de los hidroaviones, decidió destacar al Wasp para repostar en un punto de encuentro previsto 240 millas hacia el Sur.

Así, cuando la Flota japonesa reanudó durante la noche su desplazamiento hacia el Sur, los imponderables la iban acercando hacia un encuentro en el cual iba a estar ausente un tercio de sus fuerzas.

_________________
Secretario Justicia del Foro.
Insignia en el crucero acorazado: Emperador Carlos V R. O. del 21 de febrero de 2015.
Nunc Mínerva, postea palas (Primero la sabiduría, después la guerra),
Lema del Arma de Ingenieros del ET Español


26 Nov 2010 23:04
Perfil Email
Capitán General
Capitán General
Avatar de Usuario

Registrado: 14 Nov 2009 17:42
Mensajes: 13977
Ubicación: Al Corso contra el Inglés, el gabacho, el yankee y el berberisco
Nuevo mensaje Re: Los Portaaviones VI
De nuevo fue otro hidroavión el que dio la alarma con el descubrimiento del enemigo en la mañana del día 24, reportando un grupo de portaaviones a unas 300 millas al Norte.

Fletcher inicialmente mostró más precaución de la que tuvo en el Mar del Coral.

Desconfiando del mensaje, que en efecto correspondía a la localización del Ryujo que había sido separado del grueso de la flota japonesa en parte para jugar frente al enemigo su papel de reclamo y en parte para lanzar un bombardeo sobre Henderson, envió solamente una oleada de reconocimiento compuesta de 29 bombarderos y aviones torpederos.

Pero cuando detectó en su radar la formación de ataque del Ryujo a unas 100 millas al Oeste, proa al campo Henderson (en donde encontraría, por cierto, una importante derrota a manos de los marinos), lo aceptó como prueba suficientemente evidente para decidir el lanzamiento de una nueva oleada, formada por 30 bombarderos en picado y ocho aviones torpederos del nuevo tipo Grumman Avenger.

Imagen

Grumman Avenger.


Tal como lo hiciera,en el Mar del Coral, ahora volvía a lanzar a la mayoría de su fuerza de choque sin un conocimiento exacto de la localización de su objetivo principal, que eran los portaaviones enemigos.

Cuando la amplia descubierta de los aviones de reconocimiento del Enterprise lo encontró, los aviones del Saratoga hacía ya tiempo que iban de camino y no era posible enmendar su rumbo avisándoles por radio.

Estos, finalmente, dieron con el pequeño Ryujo, la predestinada víctima propiciatoria; varios impactos de los bombarderos en picado que sobre él se lanzaron y un torpedo tan sólo, bastaron para echarlo a pique.

De los objetivos realmente importantes, el Shokaku fue atacado y triturado por los bombarderos del Enterprise y consiguió escapar con importantes averías.

Afortunadamente, Fletcher había aprovechado bien las experiencias anteriores, a este respecto.

Retuvo toda su fuerza de cazas y cuando toda la masa de la fuerza de ataque de los portaaviones de Nagumo llegó y se concentró sobre el Enterprise, fue recibida por más de 50 Wildcats.

Aun así, la actuación de la defensa de caza, distó también en esta ocasión de ser realmente efectiva.

Las pantallas de radar se confundieron con los aviones amigos de las patrullas antisubmarinas que regresaban al mismo tiempo y los canales de radiotelefonía se interfirieron con las voces de los pilotos cuando entraban en combate.

Todo ello hizo realmente imposible la dirección de la defensa.

Los aviones torpederos japoneses en vuelo rasante fueron todos desbordados y ni uno sólo pudo atravesar la barrera de defensa; pero arriba, a unos 5.500 metros, los Vals quedaron libres y se fueron al ataque en picado.

Aunque los recibieron con una barrera de fuego que parecía impenetrable, en particular del super-abundante armamento antiaéreo de que había sido dotado el acorazado North Carolina, y aunque este mismo buque destruyó un buen número de aviones el ataque duró lo suficiente como para lograr alcanzar con tres impactos directos al Enterprise, y habiendo perforado las bombas las cubiertas de vuelo no protegidas, estallaron dentro del buque y empezaron a surgir incendios.

Imagen

USS North Carolina, en abril de 1942


Imagen

USS Enterprise


Al cabo de una hora, el Enterprise había podido controlar los fuegos y parchear su cubierta de vuelo y navegaba a 24 nudos para poder recoger sus aviones.

Un buen premio a las mejoras técnicas introducidas para disminuir el riesgo de incendios y a la práctica constante para el control de averías, que ahora compensaba espléndidamente.

_________________
Secretario Justicia del Foro.
Insignia en el crucero acorazado: Emperador Carlos V R. O. del 21 de febrero de 2015.
Nunc Mínerva, postea palas (Primero la sabiduría, después la guerra),
Lema del Arma de Ingenieros del ET Español


27 Nov 2010 07:56
Perfil Email
Capitán General
Capitán General
Avatar de Usuario

Registrado: 14 Nov 2009 17:42
Mensajes: 13977
Ubicación: Al Corso contra el Inglés, el gabacho, el yankee y el berberisco
Nuevo mensaje Re: Los Portaaviones VI
Imagen

El aeropuerto de la disputa Henderson, Guadalcanal agosto de 1942


Otro nuevo encuentro entre las fuerzas de portaaviones rivales, la Batalla de las Islas Salomón Orientales, había terminado.

La Fuerza Operativa 16 se retiraba hacia el Sur para repostar de combustible al Wasp y para reparar el Enterprise, mientras que Nagumo, aunque sus buques seguían indemnes, había perdido tantos aviones y pilotos que, realmente, ya no podía hacer otra cosa razonable que retirarse para reemplazarlos, lo cual de día en día se hacía a costa de un menor entrenamiento y de un menor número de reemplazos.

El convoy de tropas japonesas que había sido la causa aparente de este último encuentro, abandonado en su avance a su propia suerte, fue dislocado por la aviación del aeródromo de Henderson y por los bombarderos del Ejército norteamericano.

Después de sufrir bastantes pérdidas se vio obligado a retirarse y a esperar una nueva oportunidad.

Se había ventilado el primer asalto de la lucha por Guadalcanal.

Hubo después numerosos y enconados encuentros entre las fuerzas de superficie de ambos bandos, siempre de noche, en las cuales los japoneses desplegaban su superior preparación y entrenamiento y aun consiguieron obtener en ellos la mejor parte, a pesar de carecer de radar.

De día, sin embargo, el control de las aguas en torno a Guadalcanal pertenecía siempre al bando que poseía en cada momento el dominio del aire.

La capacidad del campo Henderson, siempre limitada, fue además muchísimas veces mermada por los impactos de los grandes bombardeos navales que se hacían por la noche.

Así, pues, en realidad todo dependía de la fuerza de portaaviones del mando del Pacífico Sur, que operaba en los accesos orientales del Mar del Coral.

Pero la falta de precauciones y de prudencia frente a una operación submarina planeada por los japoneses, vino a alterar esta situación, casi por completo.

Para reemplazar al Enterprise, que reparaba en Pearl Harbour, había venido el Hornet.

El área en la que las operaciones de vuelo se desarrollaban era prácticamente la misma, día tras día; así que cuando la escuadra del Saratoga junto con la del Hornet patrullaba a marcha reducida a 13 nudos, el 31 de agosto, un submarino japonés, el I-26, no tuvo ninguna dificultad en sorprenderles y torpedear al Saratoga.

Imagen

I-26


Por fortuna un solo torpedo de la salva consiguió dar en el blanco y el buque, arrastrándose, consiguió llegar a Pearl Harbour para reparar.

Imagen

USS Saratoga


La fuerza norteamericana de portaaviones quedaba entonces reducida sólo a dos buques.
Seis días después el Hornet escapó por los pelos a los torpedos del submarino japonés I-11. Para entonces esa zona había sido bautizada por los norteamericanos con el nombre de "Torpedo Junction" (encrucijada torpedo); pero los sustos aún no habían acabado al parecer, porque el 15 de septiembre, el I-19 encontró a la Fuerza Operativa que operaba por esta misma zona y conseguía colocar tres torpedos en el Wasp, de resultas de los cuales este buque tuvo que ser abandonado y hundido.

Imagen

I-19


Imagen

USS Waps a punto de hundirse


Casi al mismo tiempo el acorazado North Carolina y un destructor de la escolta del grupo del Hornet fueron ambos torpedeados y averiados por el mismo submarino o acaso por el I-15, que también operaba por entonces en aquellas proximidades.

Imagen

I-15

_________________
Secretario Justicia del Foro.
Insignia en el crucero acorazado: Emperador Carlos V R. O. del 21 de febrero de 2015.
Nunc Mínerva, postea palas (Primero la sabiduría, después la guerra),
Lema del Arma de Ingenieros del ET Español


27 Nov 2010 12:04
Perfil Email
Capitán General
Capitán General
Avatar de Usuario

Registrado: 14 Nov 2009 17:42
Mensajes: 13977
Ubicación: Al Corso contra el Inglés, el gabacho, el yankee y el berberisco
Nuevo mensaje Re: Los Portaaviones VI
En medio de una situación próxima a ser desesperada, Nimitz tuvo que llevar a cabo las reparaciones del Enterprise a toda prisa y el 16 de octubre salió con rumbo al Pacífico Sur con el nuevo acorazado South Dakota y un refuerzo de nueve destructores.

Imagen

USS South Dakota


Bajo el mando del contralmirante Thomas C. Kinkaid, fueron todos destinados a la Fuerza Operativa 16. Se había llegado al límite, porque el Saratoga no podía terminar sus reparaciones hasta fines de noviembres.

Imagen

Contralmirante Thomas C. Kinkai


Una perspectiva más brillante se vislumbraba con la entrada en servicio del Essex prevista para final de año, y que era el primero de una clase de once buques similares de 27.100 toneladas, con una dotación de 110 aviones, y la del portaaviones ligero Independence, prevista para enero de 1943, que era también el primero de una serie de diez cruceros ligeros transformados que podían hacer operar 35 aviones cada uno de ellos.

Imagen

USS Essex CV-9


Entre tanto a los dos portaaviones norteamericanos se oponían el Shokaku y el Zuikaku,y los dos menores Junyo e Hiyo, este último gemelo del Junyo, que estaba para incorporarse a la flota de un momento a otro, y el pequeño Zuiho.

Imagen

IJN Hiyo


Pero no se preveían nuevas incorporaciones a la flota japonesa de portaaviones hasta finales de 1943, fecha en la que quedarían concluidas las obras de dos grandes buques de pasajeros que se estaban convirtiendo.


Tal era la situación cuando, coincidiendo con la fase crítica del empujón en tierra por la toma de Guadalcanal, Yamamoto envió a la Flota Combinada Sur al área Norte del archipiélago de Santa Cruz, en su apoyo, el 22 de octubre.

Bajo el mando supremo del vicealmirante Kondo en persona, quedó la fuerza dividida, como de costumbre, en dos formaciones separadas entre sí.

Kondo en persona, arboló su insignia en el crucero pesado Atago con la llamada Fuerza de Descubierta, que comprendía cuatro cruceros y el portaaviones Hunyo que evolucionaba por separado con su propia escolta.

Imagen

IJN Atago

_________________
Secretario Justicia del Foro.
Insignia en el crucero acorazado: Emperador Carlos V R. O. del 21 de febrero de 2015.
Nunc Mínerva, postea palas (Primero la sabiduría, después la guerra),
Lema del Arma de Ingenieros del ET Español


27 Nov 2010 17:07
Perfil Email
Capitán General
Capitán General
Avatar de Usuario

Registrado: 14 Nov 2009 17:42
Mensajes: 13977
Ubicación: Al Corso contra el Inglés, el gabacho, el yankee y el berberisco
Nuevo mensaje Re: Los Portaaviones VI
Unas 120 millas hacia el Sudeste estaba la Fuerza de Ataque, formada por los portaviones Shokaku (insignia del vicealmirante Nagumo), Zuikaku y Zuiho, con la escolta normal de destructores.

Sesenta millas al Sur de Nagumo estaba la Fuerza de Vanguardia, constituida por dos acorazados, tres cruceros pesados y su correspondiente escolta de destructores.

El nuevo comandante del Pacífico Sur, el agresivo vicealmirante "Bill" Halsey, no estaba dispuesto a permitir este despliegue sin medir sus fuerzas, y tan pronto como llegó la Fuerza Operativa 16, la ordenó reunirse con el grupo del Hornet, la Fuerza Operativa 17, a la altura de las islas de Santa Cruz.

Imagen

Vice Almirante William Frederick Halsey “Bill”.


El encuentro se efectuó el día 24; con él Kinkaid se hizo con el mando del completo de la fuerza, la que, siguiendo sus órdenes, puso rumbo hacia el Norte en una operación de barrido en torno a las islas.

La fuerza de Nagumo fue descubierta por los Catalinas de reconocimiento el día 25, pero para entonces una formación de reconocimiento y ataque que ya había sido lanzada, fue eludida por los japoneses que habían evolucionado hacia el Norte entre tanto.

Los portaaviones japoneses fueron de nuevo repostados y atacados sin éxito por los bombarderos norteamericanos del Ejército y por los aviones torpederos Catalina de vuelo nocturno. Kinkaid, que tenía la desconfianza natural de los hombres de los portaaviones en cuanto a la exactitud de los reconocimientos efectuados por la aviación de tierra a larga distancia, no dudó, sin embargo, en asimilar los resultados de la impetuosidad de Fletcher en anteriores ocasiones.

Una formación de ocho parejas de Dauntless bombarderos de reconocimiento, despegó del Enterprise en la madrugada del día 26 para barrer la zona.

Aun cuando un mensaje de Halsey, típicamente breve, le llegó poco más o menos al mismo tiempo diciendo: "Ataque-repito-ataque", hasta que un par de sus aviones de reconocimiento no le dieron el avistamiento de Nagumo confirmado a las 06-50 horas, a menos de 200 millas al Noroeste, no ordenó el despegue de sus formaciones de ataque.

A las 07-30 horas 15 bombarderos en picado del Hornet, seis aviones torpederos Avenger y ocho Wildcats despegaron sin esperar a tres bombarderos en picado del Enterprise, ocho Avenger y ocho Wildcats que despegaron media hora más tarde.

Una segunda formación del Hornet siguió a la 08-15 horas compuesta por los nueve Dauntless, nueve Avenger y nueve cazas.

Nagumo recibió la confirmación de la situación de sus enemigos casi al mismo tiempo que Kinkaid.

El fue más rápido en ordenar el despegue y para las 07-00 horas había lanzado una fuerza de ataque de 65 aviones de sus portaaviones, de los cuales la mitad eran Ceros de escolta.

Escasamente habían concluido las maniobras cuando se abrieron las nubes para dejar ver encima de los buques a dos Dauntless que dejaron caer sus bombas de 250 kilogramos encuadradas sobre la cubierta de vuelo del Zuiho, perforándole con un gran boquete y prendiéndole fuego, con lo que esta base quedó fuera de acción para cualquier operación de vuelo.

El capitán de corbeta S. B. Strong y el alférez de navio C. B. Irving, pilotando un par de aviones de reconocimiento de los de la cortina del Enterprise, se había aprovechado astutamente de las nubes para huir de los Ceros de la patrulla de caza y llegar así hasta su objetivo sin ser detectados y sin encontrar oponentes.

Entre tanto las formaciones de ataque enemigas estaban volando hacia sus respectivos objetivos. La fuerza norteamericana dividida en tres pequeños grupos separados y la fuerza japonesa en uno sólo compacto, se divisaron mutuamente volando a rumbos opuestos.

De la formación de Ceros que acompañaba a los japoneses, se separó una docena de aviones que volando con el sol de cola se lanzaron contra el grupo del Enterprise, derribando cuatro Avenger y cuatro Wildcats, a costa de tres aviones propios.

Ambas fuerzas de portaaviones se percataron entonces del nublado que se les venía encima y lanzaron a tiempo al aire a todos sus cazas disponibles.

En la fuerza de Kinkaid que operaba en dos grupos separados entre sí unas diez millas, la detección del modernísimo "equipo de radar del Enterprise debería haber logrado una clara ventaja; pero faltó la necesaria experiencia en la dirección de la caza y el control de las operaciones resultó mínimo.

Al contrario de lo que había sucedido en anteriores ocasiones, fueron los bombarderos en picado japoneses los que resultaron interceptados, mientras que los Kates torpederos volando a ras de agua, quedaron libres hasta que toparon con la barrera de fuego antiaéreo de los buques, e incluso los Vals fueron atacados demasiado tarde para poder desarticular el ataque emprendido con el valor típico de los japoneses.

En este preciso momento, un chubasco ocultó al Enterprise, quedando el Hornet solo al descubierto aguantando el peso completo del ataque.

Más de la mitad de los Kate fueron derribados antes de que alcanzaran la posición de lanzamiento, pero el resto siguió adelante y colocó dos impactos en el costado de estribor del Hornet, mientras que un tercer Kate en llamas se estrellaba voluntariamente contra la proa del portaaviones, explotando cerca del ascensor de proa.

_________________
Secretario Justicia del Foro.
Insignia en el crucero acorazado: Emperador Carlos V R. O. del 21 de febrero de 2015.
Nunc Mínerva, postea palas (Primero la sabiduría, después la guerra),
Lema del Arma de Ingenieros del ET Español


27 Nov 2010 21:20
Perfil Email
Capitán General
Capitán General
Avatar de Usuario

Registrado: 14 Nov 2009 17:42
Mensajes: 13977
Ubicación: Al Corso contra el Inglés, el gabacho, el yankee y el berberisco
Nuevo mensaje Re: Los Portaaviones VI
En un ataque perfectamente combinado, los Vals, que se habían abierto paso a través de la caza, picaron desde 5.000 metros.

Pocos pudieron escapar a la tormenta de fuego que se dirigía contra ellos, pero antes de estrellarse en la mar, tres consiguieron soltar sus bombas de 225 kilogramos logrando blancos, una explotando al contacto y las otras dos perforando varias cubiertas antes de estallar debajo; el comandante de la escuadrilla, mortalmente alcanzado, picó su avión contra la superestructura del Hornet

Destrozado contra el puente de señales, se deshizo por toda la cubierta, explotando en medio de un surtidor de llamas.

Imagen

USS HORNET atacado, agosto 1942


En diez minutos de ataque devastador, el portaaviones" había quedado inutilizado y convertido en un pecio incendiado.

Sin embargo, fueron muy pocos los pilotos japoneses que escaparon para poder jactarse de su triunfo.

Para entonces la fuerza de ataque norteamericana estaba llegando sobre la flota japonesa desperdigada.

Divididos en grupos, se habían esparcido aún más durante el vuelo.

Todos los componentes de la primera oleada del Hornet, salvo los 15 bombarderos en picado, con cuatro cazas Wildcats de escolta conducidos por el jefe del mando aéreo, capitán de corbeta Widhelm, consiguieron tan sólo encontrar al Grupo de Vanguardia japonés, al que atacaron.

Los Avenger, aún no muy eficaces con sus dudosos torpedos, apenas consiguieron nada.

Un bombardero de la segunda oleada del Hornet alcanzó, averiándolo gravemente, al crucero Chikuma.

Imagen

IJN Chikuma


Quedó para la formación de Widhelm el éxito del día. Habiendo perdido su escasa escolta de caza cuando entraron en combate con los Ceros del Junyo, forzó el encuentro, viéndose recompensado con la visión del Shoy del Zuiho, que aún ardía.

Los Ceros picaron; el propio Widhelm se vio forzado a amerizar; otro Dauntless fue derribado y dos volvieron averiados; pero los demás, conducidos por el teniente de navio J. E. Vose, llegaron hasta el Shokaku, picaron sobre él a través de la barrera de fuego y lograron cuatro impactos con bombas de 450 kilogramos.

La cubierta de vuelo del Shokaku quedó convertida en un revoltijo de aceros retorcidos; sus hangares fueron destrozados e incendiados; su marcha se redujo a 21 nudos.

En conserva con el Zuiho, abandonó la zona quedando fuera de combate durante nueve meses cruciales.

En este punto puede decirse que comenzaba la Batalla de las Islas de Santa Cruz, aunque para entonces los japoneses habían ya sufrido terribles pérdidas en hombres y máquinas para conseguir aniquilar al Hornet.

Los norteamericanos habían conseguido remachar su clavo por lo que a sus propias fuerzas aéreas se refiere, pero entre tanto la segunda oleada de 44 aviones del Shokaku y el Zuikaku, que había despegado a las 08-22 horas y una tercera más de otros 29 aviones del Junyo tenían aún las cartas en su mano.

Los bombarderos en picado del Shokaku llegaron sobre el Enterprise en el preciso momento en que este buque trataba de evitar un ataque de torpedos del submarino I-21 que naturalmente ocupaba toda su atención, y aunque fueron recibidos los aviones por un fuego cerrado del portaaviones y sus buques de escolta e incluso del acorazado South Dakota, que dio buena cuenta de casi todos ellos, los que escaparon consiguieron dos impactos directos.

Imagen

I-21


Por fortuna las averías de la cubierta de vuelo eran reparables, excepto el ascensor de proa que quedó bloqueado, y la velocidad y el gobierno del buque no resultaros afectadas.

Así que cuando los Kate japoneses entraron finalmente en acción, el "Enterprise pudo maniobrar evitando así todos sus torpedos.

_________________
Secretario Justicia del Foro.
Insignia en el crucero acorazado: Emperador Carlos V R. O. del 21 de febrero de 2015.
Nunc Mínerva, postea palas (Primero la sabiduría, después la guerra),
Lema del Arma de Ingenieros del ET Español


28 Nov 2010 14:30
Perfil Email
Capitán General
Capitán General
Avatar de Usuario

Registrado: 14 Nov 2009 17:42
Mensajes: 13977
Ubicación: Al Corso contra el Inglés, el gabacho, el yankee y el berberisco
Nuevo mensaje Re: Los Portaaviones VI
Visto desde un ángulo estrictamente naval, la batalla a las Islas de Santa Cruz era una victoria táctica para la flota japonesa aún mayor que la obtenida en las Salomón Orientales.

Los japoneses quedaron dueños del campo de batalla; los únicos portaaviones que quedaban en todo el Pacífico en condiciones de operar llevaban la bandera del sol naciente: el Zuikaku, el Junyo y el Hiyo.

El control de las aguas próximas a Guadalcanal y el destino de la propia isla podía haber pasado ya a sus manos. Y sin embargo esto no sucedió así.

La sangría inflingida a las tripulaciones de los aviones de la flota japonesa de portaaviones había dejado aquéllas reducidas a un puñado capaz tan sólo de dotar a los dos portaaviones más pequeños, que no podían hacer operar más de cien aviones entre los dos.

La posesión del campo Henderson por los norteamericanos compensó de sobra la ventaja japonesa en portaaviones.

Para el 12 de noviembre el Enterprise, provisionalmente reparado en Nouméa, estaba ya listo para tomar parte en el control del área marítima de Guadalcanal durante el día, dejando a las fuerzas enemigas de superficie librar una serie de encarnizados encuentros nocturnos, con fortuna varia, hasta que finalmente se vieron forzados los japoneses a suspender sus intentos de suministro a sus fuerzas terrestres, que iban siendo mermadas en la isla.

Aunque estos combates, fueron frecuentemente indecisos e incluso favorables a los japoneses, cuando llegaba la luz del día y se retiraba, los devastadores ataques aéreos de los aviones del Enterprise desarrollaban su importante papel.

Y así, en la mañana del 13 de noviembre, tras una noche en que hubo un encuentro desastroso para los norteamericanos, los aviones torpederos del portaaviones lograron cazar e inmovilizar al acorazado enemigo Hiei que estaba averiado y que tuvo que ser finalmente hundido por su propia tripulación.

Imagen

IJN Hiei


Imagen

El Hiei evolucionando al ser atacado el 13 de noviembre


Al día siguiente, después de que una escuadra de cruceros había bombardeado el aeródromo durante la noche, los aviones de ataque de Guadalcanal y los del Enterprise, conjuntamente, lograron hundir al crucero Kinugasa y averiar a otros tres más.

Imagen

IJN Kinugasa


A continuación se descubrió un gran convoy japonés de aprovisionamiento formado por once barcos y su escolta, que se dirigía a Guadalcanal.

Y durante todo el día fue machacado por la aviación naval de tal forma que cuando se puso el sol, sólo quedaban a flote cuatro unidades.

Mientras que se llevaba a efecto otro furioso encuentro nocturno frente a la isla, en el que los norteamericanos arrebataron una victoria a las once horas de la precedente derrota y gracias al control por radar de la puntería de sus cañones, los cuatro transportes que quedaban vararon sobre la playa para lanzar sus suministros a tierra.

Terminaron siendo destruidos por la aviación naval con las primeras luces del alba.

Estos combates acabaron con la Campaña de Guadalcanal, aunque hasta el mes siguiente los japoneses no se dieron por vencidos y comenzaron a evacuar las tropas supervivientes.

La guerra en el Pacífico Sudoeste tomaba ahora un nuevo giro para convertirse en un avance aliado de isla en isla, a través de las cadenas de las Salomón y las Bismarck, hasta llegar a la reconquista de las Filipinas.

En esta forma de guerra había escasos objetivos y por el contrario riesgos inaceptables para las formaciones de portaaviones.

La fuerza aérea de la Flota norteamericana estaba ahora, sin embargo, avanzando con un programa espectacular de expansión.

Con semejante y magnífica arma en sus manos, los jefes de los estados mayores conjuntos se encontraron en situación de poder iniciar una nueva estrategia atacando directamente al corazón del sistema defensivo japonés en el Pacífico central, en vez de confiarse al lento avance a través de las islas de la periferia.


FIN Portaaviones VI


Fuentes: De Trafalgar a nuestros días Vol IV, Editorial Delta // Navíos & Veleros, Editorial Planeta –Agostini // Portaaviones, editorial San Martin por Donald Macintyre // La flota de alta mar Japonesa, editorial San Martin, por Richard Humble.//Brithis Aircraf 1939/45 Osprey. Chris Henry, Battle of the Coral Sea, Ed. Naval Institute Press// La Guerra Naval en el Pacífico, Luis de la Sierra- Ed. Juventud

Imágenes: fuentes anteriores, Wikipedia, Imperial Japanese Aircraft Carriers 1921-45, Profile Wars Ships, US Navy Aircrft 1923-45, Encyklopedia Okretov, Royal Navy, RAF Museun, Naval History, aircraftinformation, 24 flotilla,La Bancarella Aeronautica, Bundersarchiv, Departament of history naval, Naval historical center, dixiewing.org, archivos personales

_________________
Secretario Justicia del Foro.
Insignia en el crucero acorazado: Emperador Carlos V R. O. del 21 de febrero de 2015.
Nunc Mínerva, postea palas (Primero la sabiduría, después la guerra),
Lema del Arma de Ingenieros del ET Español


28 Nov 2010 20:46
Perfil Email
Teniente de Navío
Teniente de Navío

Registrado: 28 Dic 2006 14:42
Mensajes: 5402
Nuevo mensaje Re: Los Portaaviones VI
Buenas.
Una pregunta, sabeis quien es el batman que sale en la foto?
USS Wasp 1942...

Imagen

_________________
¡Izad la señal nº5!: "A los que por su actual posición no combate, tomar una que los lleve rápidamente al fuego"


15 Dic 2010 07:42
Perfil
Capitán General
Capitán General
Avatar de Usuario

Registrado: 14 Nov 2009 17:42
Mensajes: 13977
Ubicación: Al Corso contra el Inglés, el gabacho, el yankee y el berberisco
Nuevo mensaje Re: Los Portaaviones VI
¿Un actor de cine? Don Eusebio

Saludos

_________________
Secretario Justicia del Foro.
Insignia en el crucero acorazado: Emperador Carlos V R. O. del 21 de febrero de 2015.
Nunc Mínerva, postea palas (Primero la sabiduría, después la guerra),
Lema del Arma de Ingenieros del ET Español


15 Dic 2010 08:44
Perfil Email
Teniente de Navío
Teniente de Navío

Registrado: 28 Dic 2006 14:42
Mensajes: 5402
Nuevo mensaje Re: Los Portaaviones VI
Pondre las iniciales:
D. mc C...
No es un actor de cine.

_________________
¡Izad la señal nº5!: "A los que por su actual posición no combate, tomar una que los lleve rápidamente al fuego"


15 Dic 2010 13:54
Perfil
Capitán General
Capitán General
Avatar de Usuario

Registrado: 14 Nov 2009 17:42
Mensajes: 13977
Ubicación: Al Corso contra el Inglés, el gabacho, el yankee y el berberisco
Nuevo mensaje Re: Los Portaaviones VI
Pues ni por esas Don Eusebio, solo que de origen escocés, por lo de Mc.

Un saludo

_________________
Secretario Justicia del Foro.
Insignia en el crucero acorazado: Emperador Carlos V R. O. del 21 de febrero de 2015.
Nunc Mínerva, postea palas (Primero la sabiduría, después la guerra),
Lema del Arma de Ingenieros del ET Español


15 Dic 2010 15:44
Perfil Email
Teniente de Navío
Teniente de Navío

Registrado: 28 Dic 2006 14:42
Mensajes: 5402
Nuevo mensaje Re: Los Portaaviones VI
Imagen

David mc Campbell, 34 victorias.

_________________
¡Izad la señal nº5!: "A los que por su actual posición no combate, tomar una que los lleve rápidamente al fuego"


15 Dic 2010 23:30
Perfil
Capitán General
Capitán General
Avatar de Usuario

Registrado: 14 Nov 2009 17:42
Mensajes: 13977
Ubicación: Al Corso contra el Inglés, el gabacho, el yankee y el berberisco
Nuevo mensaje Re: Los Portaaviones VI
Don Eusebio, que hace trampas, pues se parecen como un huevo a una castaña, pensaba en cualquier otro menos en un guerrero conocido.

Un abrazo

Sotacómitre

_________________
Secretario Justicia del Foro.
Insignia en el crucero acorazado: Emperador Carlos V R. O. del 21 de febrero de 2015.
Nunc Mínerva, postea palas (Primero la sabiduría, después la guerra),
Lema del Arma de Ingenieros del ET Español


15 Dic 2010 23:38
Perfil Email
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Responder al tema   [ 14 mensajes ] 

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Saltar a:  
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group.
Designed by STSoftware for PTF.
Licencia de Creative Commons
foro.todoavante.es by Todoavante is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 3.0 Unported License.
Based on a work at foro.todoavante.es.
Permissions beyond the scope of this license may be available at creativecommons.org.

Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com