Fecha actual 06 Dic 2019 03:02




Responder al tema  [ 16 mensajes ] 
 Los Portaaviones IV 
Autor Mensaje
Capitán General
Capitán General
Avatar de Usuario

Registrado: 14 Nov 2009 17:42
Mensajes: 14122
Ubicación: Al Corso contra el Inglés, el gabacho, el yankee y el berberisco
Nuevo mensaje Los Portaaviones IV
Los Portaaviones se enfrentan


La guerra que había estallado en el Pacífico tuvo sus orígenes muchos años antes, cuando los japoneses habían decidido responder con su expansión en Asia al problema de la explosión demográfica y al despertar industrial de su país.

La ocupación de Manchuria y la creación de un gobierno marioneta bajo el último emperador manchú había sido el primer paso hacia el establecimiento de la "Gran Esfera de Coprosperidad de Asia Oriental", que en realidad era un vasto imperio japonés.

A esto siguió, bajo un pretexto fulminante, la invasión de China, lo que se llamó el conflicto chino-japonés, que en realidad fue una simple agresión que dio lugar a crecientes reacciones contra el Japón por parte de los Estados Unidos y de las potencias europeas.

Finalmente, el 26 de julio de 1941 se llegó en esta escalada a incluir en ella la congelación de fondos japoneses en el extranjero y cortando con ello todos los suministros de petróleo por falta de numerario para su adquisición.

Quedó fijado un plazo entonces, el tiempo en que Japón podía subsistir a base de sus existencias de petróleo y todos los demás suministros de materias primas, a partir del cual los japoneses habrían de devolver todas sus conquistas o ir abiertamente a la guerra.

No había muchas dudas al respecto a qué camino habría de escoger el clan de gobernantes militaristas.

Inspirados por el culto patriótico-religioso de Bushido no podían imaginarse que la guerra contra los Estados Unidos soportada por la mayor capacidad industrial de este país no podía terminar más que con su derrota, a la larga.

Quien se dio cuenta de ello perfectamente fue Isoroku Yamamoto, almirante jefe de la Flota japonesa.

Imagen

Almirante Isoroku Yamamoto, Almirante en Jefe de la Flota Japonsa


Sin embargo, tenía confianza en que sus escuadras perfectamente entrenadas y en particular su arma aérea muy experimentada tras tres años de guerra contra China, podían obtener victorias espectaculares en las primeras fases de la contienda contra una democracia sin preparación militar, tal como los Estados Unidos, y con un aliado, Inglaterra, ya muy agotado tras su lucha contra las potencias occidentales del Eje.

Para asegurarse de ello, él sabía que le primero de todo era conseguir reducir la superioridad naval de la Flota norteamericana.

El arma escogida por él para ello fue la fuerza aérea embarcada, de la que había sido entusiasta promotor y a la que había visto crecer en los últimos años hasta disponer de portaaviones, seis grandes y tres menores, con la más moderna aviación de caza del mundo.

El ataque inglés a la flota italiana en Tarento le había causado una profunda impresión.

A comienzos de 1941 un equipo de estudio se organizó para examinar las posibilidades de llevar a cabo un ataque aéreo por sorpresa a la base de la Flota norteamericana del Pacífico, Pearl Harbour.

En mayo ya estaba elaborado un plan que garantizaba el éxito, siempre que los seis grandes portaaviones de la escuadra fueran empeñados en la operación y se preparase todo en medio del más absoluto secreto.

El plan tropezó con la firme oposición del Estado Mayor naval, que insistía en que los portaviones eran esenciales para la penetración hacia el Sur, a fin de capturar los suministros de petróleo de las Indias holandesas que en un principio iba a ser la primera operación de la guerra.

Sin embargo, Yamamoto siguió adelante con su plan detallado y preciso, entrenando de manera intensiva las unidades de portaaviones.

Se modificaron especialmente los torpedos para evitar cualquier inmersión excesiva en el momento del lanzamiento en las aguas relativamente poco profundas de Pearl Harbour.

Imagen

Torpedos modificados a bordo del Akagi


Proyectiles perforantes de 16 pulgadas se modificaron, quedando convertidos en bombas para los bombarderos "Kate" de vuelo a alta cota.

Hasta el 3 de noviembre de 1941, es decir 34 días antes de que fracasasen los intercambios diplomáticos que intentaban buscar otra solución antes de que estallase la guerra, no dio finalmente su aprobación al plan el Alto Estado Mayor naval.

Una semana más tarde las primeras unidades bajo el mando del Vicealmirante Chuichi Nagumo abandonaron su fondeadero para reunirse en la bahía de Tan-kan Bay, en las desiertas islas Kuriles.

Imagen

Vicealmirante Chuichi Nagumo


Al mismo tiempo, una fuerza de dieciséis submarinos, cinco de los cuales transportaban encima otros submarinos enanos biplazas, zarparon para coordinar su ataque con el de los portaviones.

_________________
Secretario Justicia del Foro.
Insignia en el crucero acorazado: Emperador Carlos V R. O. del 21 de febrero de 2015.
Nunc Mínerva, postea palas (Primero la sabiduría, después la guerra),
Lema del Arma de Ingenieros del ET Español


17 Nov 2010 19:29
Perfil Email
Capitán General
Capitán General
Avatar de Usuario

Registrado: 14 Nov 2009 17:42
Mensajes: 14122
Ubicación: Al Corso contra el Inglés, el gabacho, el yankee y el berberisco
Nuevo mensaje Re: Los Portaaviones IV
En Washington continuaban entre tanto las negociaciones laboriosamente, aunque ninguna de las partes esperaba alcanzar solución positiva alguna, cuando el 26 de noviembre de 1941 Nagumo condujo sus seis portaaviones de escuadra, Akagi (insignia), Kaga, Shokaku, Zuikaku, Hiryu y Soryu, a la mar con su fuerza de apoyo compuesta por dos acorazados, tres cruceros, varias flotillas de destructores y ocho petroleros con otros buques de suministros.

Imagen

Akagi, verano 1941


Imagen

Kaga


Imagen

Shokaku, verano 1941


Imagen

Zuikaku


Imagen

Hiryu


Imagen

Soryu


Siguiendo una ruta alejada de la navegación, debería alcanzar la prevista posición para el despegue de los aviones al amanecer del sábado 7 de diciembre, coincidiendo con el momento en que habría de tener lugar la ruptura final de negociaciones en Washington.

_________________
Secretario Justicia del Foro.
Insignia en el crucero acorazado: Emperador Carlos V R. O. del 21 de febrero de 2015.
Nunc Mínerva, postea palas (Primero la sabiduría, después la guerra),
Lema del Arma de Ingenieros del ET Español


17 Nov 2010 20:51
Perfil Email
Capitán General
Capitán General
Avatar de Usuario

Registrado: 14 Nov 2009 17:42
Mensajes: 14122
Ubicación: Al Corso contra el Inglés, el gabacho, el yankee y el berberisco
Nuevo mensaje Re: Los Portaaviones IV
La orden ejecutiva para el ataque la recibiría Nagumo durante el viaje.

El trágico mensaje le llegó el primero de diciembre.

Mientras su fuerza continuaba el largo viaje oceánico fueron mantenidas las negociaciones y aun cuando su falsía estaba bien clara para el gobierno de los Estados Unidos porque éste disponía además de la clave para los mensajes cifrados diplomáticos japoneses hábilmente lograda, no se dio ningún aviso claro de la situación a los comandantes navales y militares de Pearl Harbour, en tanto que desde una situación de unas 200 millas al Norte, la primera oleada de la fuerza de ataque japonesa se alineaba en las cubiertas de los portaaviones de Nagumo.

Imagen

Pearl Harbour


Esta comprendía 50 bombarderos "Kate" armados cada uno con una bomba perforante de 700 kilogramos, 40 "Kates" más que llevaban cada uno un torpedo, 51 bombarderos en picado "Val" con una bomba de 250 kilogramos cada uno y 43 cazas Cero para dar escolta y llevar a cabo ataques contra las instalaciones terrestres.

Imagen

Nakajima B5N2 Kate


Imagen

Kate despegando del Akagi para atacar Pearl Harbour


Imagen

Aichi D3A Val


Imagen

Mitsubishi A6M Cero


Imagen

“Ceros” a punto de despegar rumbo a Pearl Harbour desde el Akagi


La primera indicación de la actividad enemiga en la proximidad de Pearl Harbour fue la detección del periscopio de un submarino a las 03-42 horas por un dragaminas que patrullaba a la entrada del puerto.

A las 06-45 horas, otro submarino, uno de los submarinos enanos, fue atacado con cargas de profundidad y hundido.

Pero hasta las 07-25 horas sin embargo, no se dio la alarma en el cuartel general del almirante Kimmel y aún no se tenía la menor idea de la posibilidad de un ataque aéreo cuando el almirante se dirigía a su oficina en tierra, en la mañana brillante de un domingo, a las 07-50 horas, una bomba desde lo alto, vino a explotar en Ford Island, la base aeronaval situada en el centro del puerto.

Durante los treinta minutos siguientes Pearl Harbour, con su línea de acorazados inmaculados, siete superdreadnottghts fondeados y con sus toldos extendidos en fila de acorazados, el buque insignia de la flota en dique seco, cruceros, destructores y auxiliares en sus diversos atraques esparcidos por todos los rincones de las brillantes aguas azules, y la base aérea de Ford Island, en el centro, quedaron transformados en un escenario de horror envuelto en humo y rodeado de explosiones.

Imagen

Primeras explosiones

_________________
Secretario Justicia del Foro.
Insignia en el crucero acorazado: Emperador Carlos V R. O. del 21 de febrero de 2015.
Nunc Mínerva, postea palas (Primero la sabiduría, después la guerra),
Lema del Arma de Ingenieros del ET Español


17 Nov 2010 22:32
Perfil Email
Capitán General
Capitán General
Avatar de Usuario

Registrado: 14 Nov 2009 17:42
Mensajes: 14122
Ubicación: Al Corso contra el Inglés, el gabacho, el yankee y el berberisco
Nuevo mensaje Re: Los Portaaviones IV
Cinco de los acorazados habían sido torpedeados, así corrió los cruceros Raleigh y Helena y el buque blanco antiguo acorazado Utah cuando las bombas perforantes de los "Kates" de bombardero a alta cota empezaron a silbar para terminar hundiéndose en las entrañas de dos de los acorazados que habían escapado a la acción de los torpedos por estar amarrados en los atraques interiores y abarloados a otros dos buques.

Imagen

Vista de los acorazados abarloados tras el primer ataque


Imagen

USS Raleigh en el dique


Imagen

USS Helena en 1943


Para entonces, los bombarderos en picado habían atacado las bases aéreas del ejército y de la marina en donde los aviones al aire libre, plano contra plano, ofrecían un blanco perfecto para ser transformados en restos humeantes.

A continuación vinieron los Ceros que al no encontrar oponentes arriba, desviaron el fuego de sus cañones y ametralladoras contra los objetivos terrestres.

ara las 08-25 horas, la primera oleada había concluido su ataque y regresaba a casa. Hubo una buena calma antes de la llegada de la segunda oleada formada por bombarderos "Kate" armados con bombas de 250 kilogramos, 80 "Vals" y 36 Ceros de escolta.

Su principal ataque se concentró sobre el arsenal, donde el acorazado insignia de la flota, el Pennsylvania, fue alcanzado y averiado y varios destructores deshechos.

Cuando hubo pasado todo, aproximadamente a las 10-00 horas, habían muerto 2.403 norteamericanos y 1.176 más quedaban heridos; cuatro acorazados descansaban sobre el fondo del puerto, otro quedaba embarrancado y otros tres más habían sido gravemente averiados.

La escuadra de combate de la Flota del Pacífico había dejado de existir.

El precio para los japonses había sido solo de 9 Ceros, 15 Vals y 5 Kates torpederos, de un total de 354 aviones puestos en liza.

Nagumo quedó muy complacido con los informes de sus pilotos cuando regresaron éstos a los portaaviones.

En contra del consejo de los jefes de sus unidades aéreas que le pedían un nuevo inmediato ataque, él prefirió hacer dar vuelta a su flota para ponerla rumbo a un punto de encuentro para reabastecimiento antes de regresar definitivamente al Japón.

Había habido, no obstante, dos fallos vitales para que el éxito del ataque hubiera sido perfecto.

El gran arsenal y sus tanques de almacenamiento llenos de combustible, se habían librado de daños importantes; y además entre los buques atacados no había habido ni un solo portaviones.

De los tres que pertenecían a la Pacific Fleet, el Saratoga estaba en San Diego de California, pronto para zarpar rumbo al Oeste para unirse con la flota; el Lexington se encontraba en las proximidades de Midway para hacer entrega a aquella base de una escuadrilla aérea naval; mientras que el Enterprise, que regresaba de una misión parecida en la Isla de Walke, estaba a menos de 200 millas al Oeste de Oahu.

Una de las escuadrillas del Enterprise ciertamente, había llegado a la Isla Ford precisamente durante el ataque.

_________________
Secretario Justicia del Foro.
Insignia en el crucero acorazado: Emperador Carlos V R. O. del 21 de febrero de 2015.
Nunc Mínerva, postea palas (Primero la sabiduría, después la guerra),
Lema del Arma de Ingenieros del ET Español


18 Nov 2010 16:04
Perfil Email
Capitán General
Capitán General
Avatar de Usuario

Registrado: 14 Nov 2009 17:42
Mensajes: 14122
Ubicación: Al Corso contra el Inglés, el gabacho, el yankee y el berberisco
Nuevo mensaje Re: Los Portaaviones IV
En la guerra que había estallado de forma tan espectacular el resultado iba a depender no de los lentos, anticuados y monstruosos acorazados que habían sido el blanco de los torpedos y bombas de Nagumo, sino de los portaaviones aptos para combatir no ya a 20 ó 30.000 metros de distancia con grandes cañones, sino a 500 kilómetros o más con torpedos y bombas.

El ataque a Pearl Harbour, aunque logró el objetivo de Yamamoto, que era el evitar que la flota norteamericana pudiese interferir la expansión japonesa hacia el Sur, apuntada hacia las Indias Orientales y Filipinas, falló en lograr ventajas a largo plazo.

Ciertamente, por haber forzado a los norteamericanos a tener que confiar principalmente en sus portaaviones, bien puede decirse que urgieron la modernización de la Marina norteamericana y en definitiva el logro de su supremacía en aguas del Pacífico.

La eliminación de su escuadra de combate, obligó a la Flota norteamericana del Pacífico a mantenerse dentro de una línea defensiva.

Las conquistas japonesas de Malasia, Filipinas y las Indias holandesas que se sucedieron rápidamente, limitaron por entonces los objetivos norteamericanos a la protección de la cadena de islas que van de Hawai a Midway y a la de la línea de comunicaciones con Australia y Nueva Zelanda.

A tal efecto se formaron grupos navales en los que iba como buque central un gran portaaviones de los que quedaban disponibles.

El Saratoga fue torpedeado y averiado por un submarino japonés el 11 de enero de 1942 y regresó a los Estados Unidos para ser reparado y modernizado.

Imagen

USS Saratoga


El Yorktown, sin embargo, había llegado procedente del Atlántico para con él hacer llegar a tres el número de grupos operativos con los del Lexington y el Enterprise.

Imagen

USS Yorktown


Imagen

USS Lexington


Imagen

USS Enterprise.


En los intervalos entre las misiones de protección de convoyes al Pacífico Sur, llevaron a cabo estas formaciones raids aéreos contra las bases japonesas en las islas Marshall y en las Gilbert.

Estas operaciones, sin embargo, eran pequeñas escaramuzas inútiles comparadas con las que llevaban a cabo las poderosas fuerzas aeronavales de Nagumo, que desde una formación rápida y compacta de portaviones operaban en apoyo de la penetración hacia el Sur, machacando Rabul, en las Bismarck, y Amboina, en las Indias holandesas, antes de su rendición y desbaratando totalmente Puerto Darwin.

El 26 de marzo, Nagumo se dirigió al Oeste rumbo al Océano Indico para repetir en Colombo y Trincomalee con cinco de sus portaviones la misma operación mientras que el pequeño portaviones Ryujo, acompañado de una división de cruceros, hacía una incursión contra la navegación comercial en el Golfo de Bengala.

Imagen

IJN Ryujo

_________________
Secretario Justicia del Foro.
Insignia en el crucero acorazado: Emperador Carlos V R. O. del 21 de febrero de 2015.
Nunc Mínerva, postea palas (Primero la sabiduría, después la guerra),
Lema del Arma de Ingenieros del ET Español


18 Nov 2010 20:36
Perfil Email
Capitán General
Capitán General
Avatar de Usuario

Registrado: 14 Nov 2009 17:42
Mensajes: 14122
Ubicación: Al Corso contra el Inglés, el gabacho, el yankee y el berberisco
Nuevo mensaje Re: Los Portaaviones IV
Desde la pérdida de Malasia y la destrucción de la escuadra británica de Oriente, el acorazado Prince of Wales y el crucero de batalla Repulse en un masivo ataque de más de 80 aviones torpederos navales con base en tierra y bombarderos operando sin protección de caza, los ingleses habían conseguido ir formando una nueva escuadra con base en Ceilán.

Imagen

HMS Prince of Wales


Imagen

HMS Repulse


Para entonces se había reunido una flota cuyos buques principales eran el acorazado Warspite (insignia del almirante sir James Somerville) y otros cuatro más de la clase Revenge, todos veteranos de la Primera Guerra Mundial.

Imagen

HMS Warspite


Imagen

HMS Revenge


Eran buques que resultaban claramente inferiores a los acorazados japoneses.

En esta fuerza también se incluyeron los modernos portaaviones Formidable e Indomitable y el viejo Hermes pero este último resultaba pequeño, lento y con muy corto número de aviones a bordo.

Imagen

HMS Formidable


Imagen

HMS Indomitable


Imagen

HMS Hermes


Los dos portaaviones de escuadra eran no solamente capaces de hacer operar bastantes menos aviones que sus equivalentes de la flota japonesa, sino que también sus propios aviones eran casi todos Albacores y Fulmars que podían resultar triturados fácilmente si llegaban a intentar oponerse a los cazas Cero.

Sin embargo, esta escuadra de saldo había sido desplegada al Sur de Ceilán para hacer frente a los japoneses, cuya presencia había sido ya detectada.

Fue una suerte que por causa de una errónea estimación de la fecha en que se esperaba el ataque, se hubieran visto obligados los buques a regresar a su base en las islas Maldivas para repostar cuando el domingo de Pascua 5 de abril de 1943 la fuerza de ataque masiva de Nagumo se desplomó sobre Colombo.

_________________
Secretario Justicia del Foro.
Insignia en el crucero acorazado: Emperador Carlos V R. O. del 21 de febrero de 2015.
Nunc Mínerva, postea palas (Primero la sabiduría, después la guerra),
Lema del Arma de Ingenieros del ET Español


18 Nov 2010 23:13
Perfil Email
Capitán General
Capitán General
Avatar de Usuario

Registrado: 14 Nov 2009 17:42
Mensajes: 14122
Ubicación: Al Corso contra el Inglés, el gabacho, el yankee y el berberisco
Nuevo mensaje Re: Los Portaaviones IV
Dos de los cruceros de Somerville, el Cornwall y Dorsetshire, que se dirigían a su encuentro, fueron descubiertos por los aviones de reconocimiento de Nagumo; en dos horas se vieron rodeados de un enjambre de Vals que les machacaron con bombas echándolos a pique.

Imagen

Almirante James Somerville


Imagen

HMS Cornwall


Imagen

HMS Dorsetshire


Somerville lanzó rápidamente su flota a alta mar con la intención de compensar su debilidad aérea llevando a cabo ataques torpederos nocturnos contra el enemigo con sus Albacores.

Afortunadamente no fue localizada de nuevo la flota enemiga y Nagumo se esfumó para regresar el día 9 y repetir su ataque a la base naval de Trincomalee, al otro extremo de Ceilán.

El pequeño portaviones Hermes, que no tenía aviones a bordo, fue descubierto cuando navegaba y hundido por bombarderos en picado, junto con el destructor australiano Vampire, que le daba escolta.

Imagen

HMAS Vampire


Con estas dos demostraciones de fuerza, aunque en realidad, excepto la destrucción de los dos cruceros y del Hermes causaron pocos daños importantes, la fuerza de portaaviones de Nagumo había logrado el completo dominio del Océano Indico.

La capacidad de los ingleses para combatir contra los aviones japoneses en aquel momento había sido eliminada debido casi exclusivamente a los aviones de que disponían sus portaviones, que eran desesperadamente anticuados.

La lección había sido dolorosamente aprendida y se dispuso embarcaran en ellos aviones norteamericanos navales modernos.

El Grumman Wildcat estaba por entonces para entrar en servicio, y antes de que los japoneses pudiesen volver a tener un nuevo encuentro con la aviación de la Flota británica, hubo que reemplazarlo con los Hellcat y los Vought Corsair.

Imagen

Gruman Hellcat


Imagen

Vought Corsair.


El avión torpedero Avenger se estaba ya fabricando, y aunque en este caso no iba a ser empleado como torpedero, por causa de los retrasos en la entrega de los pedidos no estaba disponible para el momento de la reentrada de la Marina inglesa en la guerra del Pacífico.

Entre tanto Somerville se vio obligado a retirarse cautelosamente a una base en la costa de África.

La operación japonesa se había proyectado tan sólo como una incursión a gran escala y Nagumo para entonces había sido llamado para regresar a su patria, en donde un grandioso plan para lograr una batalla decisiva contra la flota norteamericana del Pacífico en las condiciones más favorables para los japoneses, estaba siendo cuidadosamente elaborado.

_________________
Secretario Justicia del Foro.
Insignia en el crucero acorazado: Emperador Carlos V R. O. del 21 de febrero de 2015.
Nunc Mínerva, postea palas (Primero la sabiduría, después la guerra),
Lema del Arma de Ingenieros del ET Español


19 Nov 2010 23:31
Perfil Email
Capitán General
Capitán General
Avatar de Usuario

Registrado: 14 Nov 2009 17:42
Mensajes: 14122
Ubicación: Al Corso contra el Inglés, el gabacho, el yankee y el berberisco
Nuevo mensaje Re: Los Portaaviones IV
En el Pacífico la Flota norteamericana había sido relegada a un papel defensivo, no sólo por la eliminación de su escuadra de combate que era además demasiado lenta para llevar a cabo operaciones coordinadas con sus propios portaaviones tal y como podían hacerlo los acorazados japoneses, sino también por la inferioridad manifiesta de los propios portaaviones de los Estados Unidos.

Incluso después de la llegada del Hornet, en abril, el almirante jefe de la Flota del Pacífico, Nimitz, con sólo cuatro de estos buques tuvo que cubrir toda la inmensa cadena de comunicaciones entre las islas, desde Hawai hasta Australia.

Imagen

Almirante Chester Nimitz


Esta tarea sólo pudo llevarse a cabo felizmente gracias a que disponía de los códigos navales secretos del enemigo y con ello tuvo la ventaja de poder conocer en todo momento en donde pensaba aquél dar su próximo golpe.

A pesar de todo lo anterior, hubo una dramática acción ofensiva puesta en escena y que presagiaba la revancha que lo de Pearl Harbour exigía.

De la cubierta de hangares del Hornet se sacaron todos los aviones propios.

En la cubierta de vuelo dieciséis B-25 del Ejército norteamericano mandados por el teniente coronel J. H. Doolittle estaban estacionados.

Imagen

B-25 “Mitchel”


Imagen

Tte. Coronel J. H. Doolittle


Imagen

USS Hornet con los B-25 en cubierta


Imagen

Despegue del USS Hornet de un B-25 rumbo a Japón


Iban a volar más de 1.100 kilómetros hasta la costa japonesa y después descargarían sus bombas sobre Tokio, regresando a los aeródromos amigos en territorio chino.

El 18 de abril de 1942 los bombarderos fueron lanzados desde la cubierta del Hornet, que en medio de un temporal de cuarenta nudos cabeceaba horriblemente. Aunque el ataque que llevaron a cabo sólo causó daños moderados, su impacto moral sobre el pueblo japonés que hasta entonces había considerado inviolable su sagrado territorio, fue tremendo.

Pero la consecuencia más importante fue la impresión que recibiera el almirante Yamamoto, quien estudiaba entonces el apoyar un vasto y ambicioso plan para expandir el perímetro defensivo de la metrópoli hacia el Este, haciendo entrar en combate a la flota del Pacífico norteamericana.

El resultado fue la más decisiva batalla naval de toda la guerra.

Antes de que esto sucediera, y mientras la mayor parte de los portaaviones de Nagumo estaba descansando y reequipándose después de cuatro meses de actividad incesante, se puso en marcha una operación secundaria para alejar por el Sur el perímetro defensivo.

_________________
Secretario Justicia del Foro.
Insignia en el crucero acorazado: Emperador Carlos V R. O. del 21 de febrero de 2015.
Nunc Mínerva, postea palas (Primero la sabiduría, después la guerra),
Lema del Arma de Ingenieros del ET Español


20 Nov 2010 01:31
Perfil Email
Capitán General
Capitán General
Avatar de Usuario

Registrado: 14 Nov 2009 17:42
Mensajes: 14122
Ubicación: Al Corso contra el Inglés, el gabacho, el yankee y el berberisco
Nuevo mensaje Re: Los Portaaviones IV
Las Islas Salomón iban a ser ocupadas y Port Moresby, en la costa Sur de Papua, desde donde la costa de Australia quedaba a un paso.

Desde la base de Rabaul recientemente establecida, se enviaron dos fuerzas separadas para la nueva ocupación.

Una pequeña que transportaba tropas para tomar Tulagi en la Isla de Florida, en las Salomón, el 3 de mayo de 1942 e instalar allí una base de hidros; otra mayor para ocupar Port Moresby y que sería protegida por una fuerza de cobertura de cuatro cruceros pesados y el recientemente terminado portaaviones ligero Shoho, construido con el casco de un buque petrolero rápido, que llevaba a bordo doce cazas Cero y nueve aviones torpederos.

Imagen

IJN Shoho


La fuerza principal para la cobertura de la completa operación iba a estar formada por la 5.a Escuadra de portaaviones, el Zuikaku y el Shokaku, mandada por el contralmirante Hará, y dos cruceros pesados.

Imagen

Contralmirante Hara


Imagen

IJN Zuikaku


Imagen

IJN Shokaku


Imagen

Vicealmirante Takagi


El conjunto lo mandaba el vicealmirante Takagi. Esta fuerza les parecía a los japoneses de sobra, porque creían que no había más que un solo portaaviones norteamericano en el Pacífico Sur.

Ignoraban que todos sus planes habían sido descifrados y puestos en conocimiento de Nimitz, quien, con tiempo suficiente, envía además el grupo del Lexington (Fuerza Operativa 11 bajo el mando del contralmirante Aubrey Fitch) para reunirse con el del Yorktown (Fuerza Operativa 17 bajo el mando del contralmirante Fletcher).


Imagen

Contralmirante Aubrey Fitch


Imagen

USS Lexington


Imagen

Contralmirante Fletcher


El encuentro se efectuó conforme a lo previsto el día 1 de mayo y seguidamente comenzaron las operaciones de reabastecimiento de petróleo.

Aún estaba la Fuerza Operativa 11 en esta faena cuando empezaron a llegar noticias de que empezaban a registrarse movimientos del enemigo.

_________________
Secretario Justicia del Foro.
Insignia en el crucero acorazado: Emperador Carlos V R. O. del 21 de febrero de 2015.
Nunc Mínerva, postea palas (Primero la sabiduría, después la guerra),
Lema del Arma de Ingenieros del ET Español


20 Nov 2010 16:00
Perfil Email
Capitán General
Capitán General
Avatar de Usuario

Registrado: 14 Nov 2009 17:42
Mensajes: 14122
Ubicación: Al Corso contra el Inglés, el gabacho, el yankee y el berberisco
Nuevo mensaje Re: Los Portaaviones IV
Imagen

Croquis de la Batalla del Mar de Coral


Dejando al grupo del Lexington que completara su abastecimiento, Fletcher puso proa al Norte.

En la tarde del día 3 se registraron movimientos de desembarcos japoneses en Tulagi y al amanecer del día siguiente, el Yorktown lanzó una fuerza de ataque de aviones torpederos y bombarderos en picado; a este ataque siguieron otros dos más, uno a eso del mediodía y otro a primera hora de la tarde.

Pocos objetivos se presentaron a los inexpertos pilotos, muchos de ellos en su bautismo de fuego, y el resultado, pues, fue escaso.

Fueron hundidos un destructor y algunas barcazas y cinco hidroaviones resultaron abatidos, frente a tres pérdidas propias.

Pero les esperaban tareas mucho más importantes. Anticipándose al esperado choque con los portaaviones enemigos, Fletcher regresó al Sur para reunirse con Fitch y con otra fuerza naval aliada compuesta de cruceros norteamericanos y australianos y varios destructores bajo el mando del contralmirante británico Crace.

Imagen

Contralmirante Crace.


Fletcher esperó recibir información concreta durante los días 5 y 6 de mayo, con objeto de poder actuar acertadamente dentro del confuso cuadro que presentaban las diferentes formaciones enemigas dispersas que se iban detectando por la información de los aviones de reconocimiento con base en tierra del Mando Supremo del general Mac Arthur, que vigilaba la zona de las Salomón y del mar del Coral.

El sector Norte de la fuerza de portaaviones fue explorado por sus propios aviones, los cuales llegaron a descubrir a la escuadra de Takagi durante el día 6, regresando inmediatamente.

Takagi, en efecto, había rodeado la parte Oriental de las Salomón durante el día 5 y gobernaba ahora hacia el Este en el Mar del Coral, para dirigirse luego al Sur, concentrándose sobre el único portaaviones norteamericano que esperaba encontrar.

En la tarde del 6 había vuelto hacia el Norte para repostar y quedó oculto bajo un cielo de nubes bajas extendido como una faja de Este a Oeste a través de todo el Mar del Coral.

Entre tanto algunos de los jeroglíficos entrecruzados del servicio de inteligencia que llegaba a Fletcher empezaban a concretarse en algo sustancial.

Tanto el Grupo de Invasión de Port Moresby como su fuerza de apoyo se habían localizado y sus futuros movimientos podían ya preverse.

A la fuerza del almirante Crace la envió a interceptar el Grupo de Invasión si éste se adelantaba a través de la cadena de islas por fuera del extremo Oriental de Papua.

El petrolero de aprovisionamiento Neosho y su escolta, el destructor Sims, fueron separados de la formación y él, durante la noche, navegó con sus portaaviones para poder alcanzar al enemigo con su fuerza aérea al amanecer.

Imagen

USS Neosho AO – 23


Imagen

El USS Neosho alcanzado envuelto en llamas


Imagen

USS Sims DD 409

_________________
Secretario Justicia del Foro.
Insignia en el crucero acorazado: Emperador Carlos V R. O. del 21 de febrero de 2015.
Nunc Mínerva, postea palas (Primero la sabiduría, después la guerra),
Lema del Arma de Ingenieros del ET Español


20 Nov 2010 22:35
Perfil Email
Capitán General
Capitán General
Avatar de Usuario

Registrado: 14 Nov 2009 17:42
Mensajes: 14122
Ubicación: Al Corso contra el Inglés, el gabacho, el yankee y el berberisco
Nuevo mensaje Re: Los Portaaviones IV
Al alba una formación de diez bombarderos de reconocimiento despegó y exploró sobre un ancho sector desde el Norte al Oeste.

Los que lo hicieron por el Norte no vieron a los portaviones de Takagi porque el mal tiempo los ocultaba; pero desde el sector Noroeste llegó por fin, el ansiado aviso de localización de buques enemigos: cuatro cruceros pesados y dos portaaviones navegaban a una distancia de 225 millas.

Desde el Lexingion fue enviada a su encuentro una fuerza de ataque compuesta de 28 Dauntless de bombardeo en picado, 12 torpederos Devastator con 10 Wildcats como escolta, seguida media hora después por otros 25 Dauntless, 10 Devastator y 8 Wildcats procedentes todos del Yorktown.

Imagen

Douglas SBD A-24 Dauntless


Imagen

Douglas TBD Devastator, lanzando un torpedo


Imagen

Gruman F4F Wildcat

.
Fletcher había volcado en el ataque virtualmente el completo de su potencia ofensiva aérea y la mayor parte de su fuerza de cazas.

Por primera vez dos de los agresores de Pearl Harbour estaban probablemente al alcance de su venganza. Desgraciadamente, sin embargo, sus aviones de reconocimiento habían errado en la notificación del avistamiento y de hecho habían localizado tan sólo cruceros y destructores como pudo comprobar Fletcher cuando aquéllos tomaron tierra a bordo, de regreso.

Sin embargo, parecía verosímil que al menos un portaviones enemigo andaba por algún lado en el sector Noroeste; por eso no mandó que regresara la fuerza aérea de ataque que había desplegado.

Mientras la fuerza naval norteamericana quedaba en situación vulnerable, los aviones japoneses de los portaaviones de Takagi le estaban ya buscando.

Si lo hubiesen encontrado, el final pudo haber sido una auténtica catástrofe.

Pero un error de los japonses vino también a compensar el de Fletcher.

_________________
Secretario Justicia del Foro.
Insignia en el crucero acorazado: Emperador Carlos V R. O. del 21 de febrero de 2015.
Nunc Mínerva, postea palas (Primero la sabiduría, después la guerra),
Lema del Arma de Ingenieros del ET Español


20 Nov 2010 23:56
Perfil Email
Capitán General
Capitán General
Avatar de Usuario

Registrado: 14 Nov 2009 17:42
Mensajes: 14122
Ubicación: Al Corso contra el Inglés, el gabacho, el yankee y el berberisco
Nuevo mensaje Re: Los Portaaviones IV
Un avión Kate de reconocimiento vio al Neosho y al Sims y dio el avistamiento calificando al primero de estos buques como portaaviones.

Desde el Zuikako y el Shokaku se lanzó en tromba una oleada de 36 Vals y 24 Kates de bombardeo.

Imagen

Aichi Val


Imagen

Kate


Se arrojaron sobre los dos barcos y los hundieron, gastando sus bombas en el preciso momento en que el almirante japonés se enteraba de la posición exacta del grueso de Fletcher.

Hasta que no regresaron sus aviones, Takagi no pudo hacer nada.

Fletcher había tenido mejor suerte. Sus aviones habían descubierto al pequeño portaaviones Shoho y sobre él habían concentrado su ataque.

Aunque varios Ceros de su corta dotación intentaron defenderlo entrando en combate contra los Wildcat, éstos derribaron ocho de ellos y el Shoho intentando escabullirse no pudo escapar al ataque combinado de bombas y torpedos.

Trece bombas y siete torpedos lo echaron a pique rápidamente.

Imagen

El Shoho alcanzado


Tan sólo tres aviones norteamericanos no pudieron regresar a sus portaaviones como lo hicieron sus entusiasmados compañeros.

Para entonces ya estaba todo enredado y era demasiado tarde para que Fletcher pudiera montar un ataque contra la fuerza principal de portaaviones enemigos, si es que hubiera podido localizarlos y por ello decidió esperar hasta el día siguiente.

_________________
Secretario Justicia del Foro.
Insignia en el crucero acorazado: Emperador Carlos V R. O. del 21 de febrero de 2015.
Nunc Mínerva, postea palas (Primero la sabiduría, después la guerra),
Lema del Arma de Ingenieros del ET Español


21 Nov 2010 00:55
Perfil Email
Capitán General
Capitán General
Avatar de Usuario

Registrado: 14 Nov 2009 17:42
Mensajes: 14122
Ubicación: Al Corso contra el Inglés, el gabacho, el yankee y el berberisco
Nuevo mensaje Re: Los Portaaviones IV
Takagi, cuyos experimentados pilotos habían sido entrenados en operaciones nocturnas desde portaaviones, fue menos incauto.

Una oleada de doce bombarderos en picado y quince torpederos mandada por Kakuichi Takahashi, que había conducido los bombarderos en picado en Pearl Harbour, fue lanzada al aire para llevar a cabo un ataque al anochecer.

Imagen

Cap. de Corbeta Kakuichi Takahashi,


A causa del mal tiempo reinante no consiguieron ningún contacto y estando cortos ya de combustible tuvieron que arrojar sus bombas y torpedos a boleo y regresar a los buques.

Su rumbo, sin saberlo ellos mismos, los conducía directamente por encima de los portaviones norteamericanos.

El radar los detectó cuando se iban aproximando, y aprovechando las últimas luces se lanzaron al aire los Wildcats para interceptarlos.

Los aviones japoneses desconcertados se encontraron de repente en medio del ataque cuando veían precisamente el objetivo bajo sus planos.

Ocho de los Kates fueron precipitados al mar antes de que los restantes pudiesen escapar, cuando ya habían sido llamados para tomar cubierta los Wildcats antes de que se cerrase totalmente la noche.

Los hombres de Takahashi aún tuvieron que sufrir otra humillación. La falta de radar y de radiobalizas de recalada los ponía en dificultades para encontrar a sus propios portaaviones.

Once aviones con los depósitos rotamente vacíos se estrellaron en el mar y solamente siete, incluyendo el del propio Takahashi, consiguieron posarse a bordo.

Al fin del primer día de este encuentro entre fuerzas de portaaviones contendientes, el marcador estaba claramente a favor de los norteamericanos. Y eso que sólo había habido escaramuzas. Al día siguiente se iba a ver el choque de verdad.

Al amanecer los aviones de reconocimiento de ambos bandos despegaron, los norteamericanos en una zona de claro mar azul rizado por los vientos alisios; los japoneses desde otra en donde intermitentes chubascos la barrían sin cesar.

Las dos escuadras de portaaviones se localizaron entre sí casi simultáneamente.

Desde cada una se lanzó rápidamente el correspondiente ataque.

Treinta y tres Val, dieciocho Kates torpederos y dieciocho Ceros volaron hacia el Sur en una formación compacta conducida por Takahashi.

Los norteamericanos, que eran un total de 46 Dauntless, 21 aviones torpederos y 15 Wildcats, volaban en dos formaciones separadas; la del Lexingíon seguida a diez minutos de la del Yorktown.

Cuando la última formación alcanzó el objetivo, el Zuikaku desaparecía de la vista en medio de una tormenta de lluvia. Su buque gemelo aguantó, pues, el peso completo del ataque.

Este se llevó a cabo eficazmente, coordinando sus acciones los aviones torpederos con las de los bombarderos, mientras que los Wildcats entraban en combate con la patrulla defensiva de Ceros.

Sin embargo esta primera batalla de la aviación naval norteamericana reveló un importante defecto en los torpedos, algunos de éstos al ser lanzados corrían alocadamente, pero en general todos eran tan lentos que a pesar de ser lanzados bien fuera del círculo de alcance del blanco y por pilotos que experimentaban un fuego antiaéreo masivo por primera vez, resultaron fácilmente evitados.

_________________
Secretario Justicia del Foro.
Insignia en el crucero acorazado: Emperador Carlos V R. O. del 21 de febrero de 2015.
Nunc Mínerva, postea palas (Primero la sabiduría, después la guerra),
Lema del Arma de Ingenieros del ET Español


21 Nov 2010 01:25
Perfil Email
Capitán General
Capitán General
Avatar de Usuario

Registrado: 14 Nov 2009 17:42
Mensajes: 14122
Ubicación: Al Corso contra el Inglés, el gabacho, el yankee y el berberisco
Nuevo mensaje Re: Los Portaaviones IV
Dos de las bombas de 225 kilogramos lanzadas por los pesados Dauntless alcanzaron su objetivo dañando gravemente la cubierta de vuelo del Shokaku y prendiendo fuego en sus depósitos de combustible.

Imagen

El IJN Shokaku alcanzado


Mientras tanto, el grupo aéreo del Lexington se había dispersado en medio de las espesas nubes y muchos aviones al no encontrar al enemigo habían puesto rumbo a su buque.

Todos los Devastator menos uno consiguieron atacar, pero la escolta de Wildcat reducidos sólo a seis; cinco aviones torpederos y tres Wildcats fueron derribados y los torpedos no resultaron más eficaces que antes.

Fueron los Dauntless los que salvaron el día. Aunque atacaron solamente cuatro, y de ellos dos fueron derribados, consiguieron un impacto de bomba más sobre el Shokaku, causándole nuevos daños que le obligaron a retirarse del combate y elevaron el número de sus muertos hasta más de cien.

Unas 180 millas hacia la Sur la fuerza de choque japonesa encontraba a los portaaviones norteamericanos cada uno de ellos en el centro de su correspondiente formación circular de cruceros y destructores.

Aunque los norteamericanos disfrutaban de la ventaja del avistamiento por radar, el inmediato control de la caza aún no era eficaz, y por ello la oleada de Vals y Kates no fue molestada hasta que se lanzó el ataque.

Un acoso convergente de torpederos sobre el Lexington logró dos impactos mientras que dos bombas perforaban su cubierta de vuelo bloqueando los ascensores y haciendo estallar varios incendios.

Imagen

La cubierta del USS Lexington en plena batalla del Mar de Coral


Imagen

El USS Lexington alcanzado e incendiado.


Imagen

Abandono del USS Lexington


Imagen

Espectacular explosión en el USS Lexington


Imagen

El USS Lexington, escorado y hundiéndose


Imagen

Recogida de náufragos del Lexington por el USS Missouri

_________________
Secretario Justicia del Foro.
Insignia en el crucero acorazado: Emperador Carlos V R. O. del 21 de febrero de 2015.
Nunc Mínerva, postea palas (Primero la sabiduría, después la guerra),
Lema del Arma de Ingenieros del ET Español


21 Nov 2010 09:45
Perfil Email
Capitán General
Capitán General
Avatar de Usuario

Registrado: 14 Nov 2009 17:42
Mensajes: 14122
Ubicación: Al Corso contra el Inglés, el gabacho, el yankee y el berberisco
Nuevo mensaje Re: Los Portaaviones IV
El Yorktown, que era un barco más maniobrero que el gran “Lady Lex”, consiguió evitar los ocho torpedos que le lanzaron y escapar con un solo impacto de bomba que además no le había producido daños esenciales.

Imagen

USS Yorktown en abril de 1942


Ambas fuerzas de portaaviones habían dado en el clavo.

El primer encuentro entre las dos armas aéreas embarcadas en portaaviones había pasado.

Fueron inevitables los exagerados triunfos que para sí reclamaron los aviadores de los dos bandos; cada uno de ellos se creía firmemente el vencedor.

En este punto la ventaja inmediata estaba a favor de los norteamericanos. Los daños del Shokaku y del Lexington eran aproximadamente iguales entre sí, ambos habían quedado fuera de combate, pero aparentemente no estaban en riesgo de hundimiento.

El Yorktown había sufrido algún daño, pero aún podía operar con sus aviones, mientras que el Zuikaku estaba indemne. Pero los japoneses habían perdido más de 40 aviones durante el día y muchos pilotos veteranos, entre ellos el propio Kakuichi Takahashi, mientras que los norteamericanos no habían perdido más de 33.

Además el Shoho y una porción más de aviones japoneses habían sido perdidos también el día anterior.

Pero la situación iba a sufrir un cambio dramático. A bordo del Lexington los incendios habían quedado controlados y su escora de siete grados había podido ser corregida trasegando el combustible; con los ascensores bloqueados en posición elevada habían podido recoger a los aviones que regresaban a bordo dejándolos aparcados en cubierta.

Pero entre las dos cubiertas había surgido un grave peligro por la presencia de los gases del combustible de los aviones al escapar éste de las tuberías y tanques y derramarse.

A las 12-47 horas una chispa de un generador eléctrico determinó una violenta explosión que estremeció a todo el buque.

Era la primera de una serie de ellas que fueron originando nuevos incendios y dejando inútiles a los elementos de combatir el fuego.

A última hora de la tarde el incendio estaba totalmente incontrolado y el barco podía volar en cualquier momento. Fue dada la orden de su abandono y a las 18,53 horas el buque fue enviado al fondo por los torpedos de un destructor de escolta.

La pérdida del Lexington cambió el resultado de la batalla naval del Coral, que pasó a convertirse en una victoria táctica de los japoneses.

_________________
Secretario Justicia del Foro.
Insignia en el crucero acorazado: Emperador Carlos V R. O. del 21 de febrero de 2015.
Nunc Mínerva, postea palas (Primero la sabiduría, después la guerra),
Lema del Arma de Ingenieros del ET Español


21 Nov 2010 14:09
Perfil Email
Capitán General
Capitán General
Avatar de Usuario

Registrado: 14 Nov 2009 17:42
Mensajes: 14122
Ubicación: Al Corso contra el Inglés, el gabacho, el yankee y el berberisco
Nuevo mensaje Re: Los Portaaviones IV
Aunque por entonces no era evidente que esta victoria iba a ser la pírrica, porque la pérdida de los diestros pilotos de los portaaviones japoneses era irreparable.

Esta pérdida y las averías del Shokaku fueron la causa de que los dos mejores y más modernos portaviones estuviesen fuera de servicio en el momento crucial de la Guerra en el Pacífico que ya se aproximaba.

Estratégicamente la batalla fue el primer revés para las apetencias japonesas, marcando el final de su expansión hacia el Sur y de su amenaza a las bases aliadas en Australia y en las islas.

La Batalla del Mar del Coral introdujo también una nueva visión de la guerra naval la cual en adelante se iba a ganar o perder en batallas sin que las escuadras enemigas estuviesen ni siquiera a la vista una de otra.

Las ideas de Eugene Ely, de Clement Ader, Samson, Longmore, Irving, Chambers, Moffett, Sims, y los primeros aviadores que llevaron los primitivos "cacharros" a las cubiertas de los primeros portaaviones habían cuajado en plena madurez



Fuentes: De Trafalgar a nuestros días Vol IV, Editorial Delta // Navíos & Veleros, Editorial Planeta –Agostini // Portaviones, editorial San Martin por Donald Macintyre // La flota de alta mar Japonesa, editorial San Martin, por Richard Humble.//Brithis Aircraf 1939/45 Osprey. Chris Henry, Battle of the Coral Sea, Ed. Naval Institute Press// La Guerra Naval en el Pacífico, Luis de la Sierra- Ed. Juventud

Imágenes: fuentes anteriores, Wikipedia, Imperial Japanese Aircraft Carriers 1921-45, Profile Wars Ships, US Navy Aircrft 1923-45, Encyklopedia Okretov, Royal Navy, RAF Museun, Naval History, aircraftinformation, 24 flotilla,La Bancarella Aeronautica, Bundersarchiv, Departament of history naval, Naval historical center, dixiewing.org, archivos personales


FIN de Portaaviones IV

_________________
Secretario Justicia del Foro.
Insignia en el crucero acorazado: Emperador Carlos V R. O. del 21 de febrero de 2015.
Nunc Mínerva, postea palas (Primero la sabiduría, después la guerra),
Lema del Arma de Ingenieros del ET Español


21 Nov 2010 14:47
Perfil Email
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Responder al tema   [ 16 mensajes ] 

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 4 invitados


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Saltar a:  
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group.
Designed by STSoftware for PTF.
Licencia de Creative Commons
foro.todoavante.es by Todoavante is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 3.0 Unported License.
Based on a work at foro.todoavante.es.
Permissions beyond the scope of this license may be available at creativecommons.org.

Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com