Fecha actual 15 Dic 2019 20:18




Responder al tema  [ 18 mensajes ] 
 Pierre-Charles-Jean-Baptiste-François-Silvestre Villeneuve 
Autor Mensaje
Intendente General
Intendente General

Registrado: 26 Jul 2006 19:05
Mensajes: 29764
Ubicación: A la vista del Mar Mediterráneo. De guardia en el Alcázar y vigilando la escala Real.
Nuevo mensaje Pierre-Charles-Jean-Baptiste-François-Silvestre Villeneuve
'


Biografia de don Pierre-Charles-Jean-Baptiste-François-Silvestre de Villeneuve



Almirante de la Marina Republicana Francesa



Los grandes vencidos también tienen su historia personal, aunque parezca que la Historia se complace en olvidarlos. En Trafalgar, el gran vencido, en su tiempo y ante el tribunal de la Historia fue el vicealmirante Pierre-Charles-Jean- Baptiste-François-Silvestre de Villeneuve, nacido en Valensoles (Bajos Alpes), en 1763..



Guardiamarina a los quince años, fue capitán de navío en 1793.



No emigró al advenimiento de la Revolución.



En el año de 1796, fue ascendido a contralmirante, dándosele el mando de una expedición destinada contra Irlanda, pero que no pudo llegar, al ser dispersada por unos furiosos temporales.



Nombrado contralmirante en 1796, participó en la expedición a Egipto, mandando la retaguardia de la escuadra francesa en la batalla de Abukir, de cuyo desastre pudo salvar cuatro navíos, que condujo a Malta.



Uno de los pocos marinos reales que se incorporaron a la Revolución, aunque sin comulgar psicológica e ideológicamente con sus postulados. En 1801 Napoleón le nombra comandante de las fuerzas francesas en Martinica,
.

_________________
Si ignoras lo que pasó antes de que nacieras, siempre serás un niño. Marco Tulio Cicerón.

Sorpresa y Concentración.


Imagen


07 Ago 2006 09:54
Perfil Email WWW
Intendente General
Intendente General

Registrado: 26 Jul 2006 19:05
Mensajes: 29764
Ubicación: A la vista del Mar Mediterráneo. De guardia en el Alcázar y vigilando la escala Real.
Nuevo mensaje 
'


Fue ascendido a vicealmirante en el año de 1804 y encomendándole la dirección suprema de las fuerzas navales que debían hacer posible el desembarco francés en el Reino Unido.



En marzo del año de 1805, se hace a la vela desde Tolón, al mando de la escuadra francesa, que cruzando el estrecho de Gibraltar, se une a la española del general Gravina en el puerto de Cádiz.



Toma la decisión de atravesar el Atlántico, con destino a las Antillas, con la intención de atraer a la escuadra británica de Nelson y así separarla, para regresar rápidamente a Europa, recalando de improviso en el canal de la Mancha, donde había de reñirse una gran batalla naval, que dejare la invasión del Reino Unido, proyectada por el Emperador.



De paso en este viaje conquistaron el célebre peñón y fuerte del Diamante, en la Martínica; desembarco en el que en primer lugar <<llegaron a tierra las lanchas españolas bajo una lluvia de balas y de metralla>>, según nos cuenta el almirante y historiador Jurien de la Gravière; también se apresó a la vista de la Antigua, a un convoy británico con cargamento valorado en 38.000.000 de reales, por los papeles y los pasajeros se entero de que Nelson había llegado a la Barbada, lo que le decidió regresar a Europa rápidamente sin desembarcar los refuerzos de tropas que llevaba para la Martinica y Guadalupe.



Napoleón, comentándolo en carta con Decrès, su ministro de marina, llama a Villeneuve <<pobre hombre>> que ve las cosas dobles.



Villeneuve, se vió obligado a detenerse veintidós días en las inmediaciones de las islas Azores, teniendo que perder latitud y acercarse, todo lo que pudo a las costas de España.
.

_________________
Si ignoras lo que pasó antes de que nacieras, siempre serás un niño. Marco Tulio Cicerón.

Sorpresa y Concentración.


Imagen


07 Ago 2006 09:55
Perfil Email WWW
Intendente General
Intendente General

Registrado: 26 Jul 2006 19:05
Mensajes: 29764
Ubicación: A la vista del Mar Mediterráneo. De guardia en el Alcázar y vigilando la escala Real.
Nuevo mensaje 
'


Si Villeneuve al dejar el mar de las Antillas, hubiese escogido no la derrota de las Azores, sino una más al Norte, como unas cien leguas, que está demostrado ser mucho más conveniente para los vientos contrarios y hubiese alcanzado directamente El Ferrol, antes de que la escuadra de Calder, de tan sólo diez navíos, se hubiese visto reforzada por los del almirante Stirling, hasta entonces cruzando frente a Rochefort.



Ya frente a Finisterre se encontró con la escuadra británica del almirante Clader, con la que, en medio de una densa niebla, trabó combate que resultó indeciso, pese a la inferioridad de la escuadra británica.



Vuelve a vacilar, (en Abukir y en las Antillas, ya lo hizo) y pierde la ocasión de batir a la escuadra británica fraccionada, al enfrentarse con el almirante Calder a la altura de Finisterre, donde los españoles llevamos la peor parte, al perder tres de nuestros navíos, recuperando sólo uno.



Después de éste combate, la persona de Villeneuve cayó mucho en la opinión de las dotaciones, que mandaba, sobre todo de las españolas.



Por el contrario, todos exaltaban la valentía y decisión del general español don Federico Gravina, y eso, según dice Thiers, <<despedazaba el corazón del almirante francés>>.



En esta ocasión Napoleón hizo publicar una nota en el Moniteur, especie de periódico oficial del Imperio, que entre otras cosas decía: ”Si un hombre de carácter y valor, frío y audaz, se reencuentra un día, se verá de lo que son capaces los marinos franceses”, esta era una dura crítica contra el almirante, quien por su lentitud y sus indecisiones comprometía los planes del Emperador para desembarcar en Inglaterra.
.

_________________
Si ignoras lo que pasó antes de que nacieras, siempre serás un niño. Marco Tulio Cicerón.

Sorpresa y Concentración.


Imagen


07 Ago 2006 09:57
Perfil Email WWW
Intendente General
Intendente General

Registrado: 26 Jul 2006 19:05
Mensajes: 29764
Ubicación: A la vista del Mar Mediterráneo. De guardia en el Alcázar y vigilando la escala Real.
Nuevo mensaje 
'


El almirante, profundamente herido en su honor de marino y haciendo alusión a la nota del Moniteur, escribía al ministros francés de Marina: <<Si es verdad que no hace falta más que audacia y carácter, yo no dejaré de demostrarlos en la primera ocasión propicia>>.



Estas palabras no revelan solamente su irritación; traicionan también la turbación del almirante a la hora de medirse con un temible adversario como lo era Nelson; obcecado por su amor propio herido y sin carácter ni serenidad para subordinarlo todo a la realidad, de la superioridad británica en todos los sentidos.



Desde El Ferrol, en lugar de dirigirse a Brest como se le había ordenado, para allí unirse a las escuadra de Rochefort y de Brest, y presentarse frente a Boulogne con más de sesenta navíos para proteger el desembarco en las costas del Reino Unido, se dirigió a la bahía de Cádiz, siendo reforzada la escuadra combinada con algunos buques españoles y fuerzas de tierra que fueron embarcadas en ellos.



Desde la bahía de Cádiz debía reunirse Villeneuve, ya con el fracaso del desembarco y las iras del Emperador, con la escuadra española de Cartagena y dirigirse a Nápoles, para allí desembarcar un cuerpo de tropas, después atacar el convoy a Malta y retirarse a su base de partida, Tolón, para con ello fijar en el Mediterráneo, la mayor cantidad posible de buques británicos, que así quedarían alejados de las costas del Reino Unido.



En el consejo de guerra que precedió a la salida, Villeneuve, que más temía a la responsabilidad ante Napoleón que al combate en sí, irritado pronunció algunas expresiones poco medidas con respecto a los españoles, provocando la digna contestación del general Gravina, que le hizo ver <<que siempre que habían operado en escuadras combinadas habían sido los primeros en entrar en fuego, como recientemente se había probado en Finisterre>>.
.

_________________
Si ignoras lo que pasó antes de que nacieras, siempre serás un niño. Marco Tulio Cicerón.

Sorpresa y Concentración.


Imagen


07 Ago 2006 09:59
Perfil Email WWW
Intendente General
Intendente General

Registrado: 26 Jul 2006 19:05
Mensajes: 29764
Ubicación: A la vista del Mar Mediterráneo. De guardia en el Alcázar y vigilando la escala Real.
Nuevo mensaje 
'


La escuadra combinada tampoco iba en dispositivo adecuado, por no llevar una reserva organizada a barlovento como había sido propuesto por el general en jefe español, don Federico Gravina, lista para acudir al lugar donde más fuese menester.



Impulsado por las órdenes de Napoleón y con el acicate de ser relevado del mando por el almirante Rosily, ordenó la salida de Cádiz, lo cual era contrario al parecer de los marinos españoles, expuesto en el dramático consejo de guerra, haciéndolo en un momento muy poco favorable.



El día diecinueve de octubre del año de 1805, comenzó a salir la escuadra combinada y frente al cabo de Trafalgar se produjo el combate, el día veintiuno.



La escuadra franco-española, fue atacada por la británica, que dividida en dos columnas, una al mando del propio almirante Nelson y la de sotavento al mando de su segundo, el vicealmirante Collingwood, que lograron partir en tres a la combinada, lo que produjo, la consecuencia, ya prevista por el general español don Federico Gravina, que al no disponer de una reserva, prácticamente cada navío, tuvo que soportar el envite de dos, tres, cuatro o cinco enemigos, incluso a seis como el San Juan Nepomuceno, al mando el insigne brigadier don Cosme Damián Churruca, por lo que la victoria fue para los británicos, además que de la vanguardia, los navíos franceses al mando de Dumanoir, no acudieron al fuego.



Esta decisión del almirante, costó a Francia y España la pérdida de dieciséis navíos, de los que sólo cuatro pudieron ser conservados por los vencedores; el resto se hundió frente al cabo Trafalgar, causando la pérdida de miles de vidas, muchos de ellos por lo daños sufridos en el combate, pero además por el terrorífico temporal que se desató al finalizar éste.



El propio comandante en jefe de la escuadra, Villeneuve, arrió su propia bandera, en señal de rendición de su navío insignia, el Bucentaure.
.

_________________
Si ignoras lo que pasó antes de que nacieras, siempre serás un niño. Marco Tulio Cicerón.

Sorpresa y Concentración.


Imagen


07 Ago 2006 10:01
Perfil Email WWW
Intendente General
Intendente General

Registrado: 26 Jul 2006 19:05
Mensajes: 29764
Ubicación: A la vista del Mar Mediterráneo. De guardia en el Alcázar y vigilando la escala Real.
Nuevo mensaje 
'


Napoleón , al recibir la noticia del desastre, juró no perdonar jamás a Villeneuve.



Este, habiendo sido puesto en libertad, por el sistema ya antiguo del canje, volvió a Francia en abril de 1806 con la esperanza de rehabilitarse.



Cuando estaba camino a París, se hizo preceder de una carta; pero la respuesta del ministro, le decía que en París se le imputaban graves cargos contra los que debía defenderse.



Además otra que recibió en ruta, que le dirigía el ministro de marina Decres ordenándole que no lo hiciese, ésta última hundió totalmente su moral, hasta el extremo de que se encerró en una habitación de un hotel de Rennes y se suicidio. (esto es lo que se cree, pero hay otras versiones, ¿por qué darse uno mismo siete puñaladas en el tórax a la altura del corazón?, en fin, una muerte más que no interesa como ocurrió.



Esto sucedía el día veintidós de abril del año de 1806.



Así murió el desgraciado almirante Villeneuve, que siempre fue un valiente oficial en el combate, pero nunca un buen comandante en jefe de una escuadra.





Citar:
Bibliografía:

Enciclopedia General del Mar. Garriga. 1957. por el contralmirante don Carlos Martínez-Valverde y Martínez.


Los (..) son míos.
.

_________________
Si ignoras lo que pasó antes de que nacieras, siempre serás un niño. Marco Tulio Cicerón.

Sorpresa y Concentración.


Imagen


07 Ago 2006 10:03
Perfil Email WWW
Capitán General Especialista
Capitán General Especialista

Registrado: 07 Ago 2006 14:16
Mensajes: 8264
Nuevo mensaje 
Villeneuve fue la cabeza de turco de Trafalgar.

Es más fácil acusar a Villeneuve de estulticia y hasta cobardía, que a Napoleón de iluso, ignorante, prepotente y desacertado en suma, que todas estas cosas manifestó en esa campaña. Pero Napoleón es un favorito de la historia.
Villeneuve estaba en el difícil trance (muy conocido de marinos de todas las épocas, tambien muchos españoles) de tener que cumplir a rajatabla órdenes incumplibles.

Es más fácil acusar a Villeneuve, que reconocer el profundo grado de abatimiento de la marina española del momento.

Mejor atacar a Villeneuve que intentar dar un sentido o buscar una coherencia en la política española del periodo.

Y podríamos seguir....


08 Ago 2006 15:12
Perfil
Vicealmirante
Vicealmirante
Avatar de Usuario

Registrado: 30 Jul 2006 21:54
Mensajes: 2575
Nuevo mensaje 
Napoleón ha pasado a la historia como un triunfador, pero muchos olvidan que fue el culpable de Trafalgar, campaña ideada por él y condenada al fracaso antes de empezar debido a inmumerables causas, la más importante para mí la falta de coordinación en los franceses y éstos con sus aliados españoles y la falta de preparación de sus Armadas.

En una campaña, el éxito o el fracaso no se debe a una sola causa o persona, eso es indudable. A toro pasado es muy facil juzgar lo ocurrido. Pero sí tengo cosas muy claras: Villeneuve no debió ser el comandante de la escuadra combinada, su caracter indeciso y complejo de inferioridad ante Nelson y los británicos así lo aconsejaban. También se ha criticado a Gravina por obedecer a Villeneuve sabiendo que el resultado de la batalla estaba decidido, pero obedecía órdenes de su gobierno. En cambio Villeneuve no las obedeció, tomó rumbo a Cádiz en vez de ir a Brest para unirse, si es que le dejaban, a Ganteaume.

Acaso sabía lo que le esperaba en el Canal y por eso no obedeció. A Napoleón le traían sin cuidado los navíos, hubiera sacrificado toda la escuadra para llevar a cabo el propósito de desembarcar en Gran Bretaña. Y eso hubiera ocurrido de entrar en el Canal después de la batalla contra Calder. Tal y como se desarrollaron los acontecimientos es fácil juzgar de inepto a Villeneuve, y quizás lo fuera. Pero no hubo un sólo cumpable, el principal Napoleón Bonaparte, que se ha ido de rositas en las páginas de historia. Por parte española, el principal culpable no fue Gravina, aunque tuviera el mando. Los males de la Armada venían de muy atrás y no se pueden ganar batallas si los políticos de turno miran para otro lado y abandonan a la Armada a su suerte. Los marinos españoles tuvieron que enfrentarse a muchos enemigos en el mar, pero su principal enemigo era el propio gobierno español y sus políticos.

Saludos. BlasdeLezo


08 Ago 2006 17:56
Perfil
Capitán General Especialista
Capitán General Especialista

Registrado: 07 Ago 2006 14:16
Mensajes: 8264
Nuevo mensaje 
Soy en esencia y en casi todo conforme con esas razones, don Blas.

Napoleón, efectivamente, pasa de puntillas, cuando lo lió todo, empezando por hacer la guerra a toda Europa. Sesenta años después Pasteur le hizo la guerra a las bacterias. Esa es la principal diferencia a favor o en contra de la humanidad en general y de los franceses en particular.

Pero Napoleón también es culpable de Cádiz. Las órdenes dadas así lo establecían en determinadas circunstancias, y esas fueron las que cumplió Villeneuve. La frustración megalómana del emperador exigía un culpable del fracaso, para eso estaba Villeneuve también...

Gravina, sencillamente, no estuvo a la altura. Nelson desobedeció nada menos que a un Jervis, y no fue al único. Desobedecer (con pretextos irrefutables, claro) a un Godoy o a un almirante francés, hubiese sido también patriotismo....

Pero la cuestión, es que hubiese dado lo mismo. Como en la fábula del cordero o el lobo, Inglaterra buscaba una excusa. El cabo de la batalla era lo que faltaba designar, pero el poderío desplegado no dejaba otra salida. Una escuadra inmovilizada en puerto deja sentado a las claras quien manda. Todos los puertos europeos estaban bloqueados por la Navy.

La marina no estaba a la altura de la inglesa. Nos pese o nos duela, es así. La salida no pasaba por un Trafalgar, sino por haberse unido a los ingleses. Ello hubiera exigido unos cambios de reglas comerciales de un continente que se perdió poco después de Trafalgar. Allí si hubo miopía.

La muerte siempre acaba por parar el corazón, pero las causas vienen de lejos y de otros muchos males. Las causas de Trafalgar venían de muy antiguo y son muy, muy amplias. Todos podemos apuntar varias docenas. Las hay gordas y sutiles. A mi las que me preocupan son aquellas que o no se ven, o pasan incluso como virtudes. La historia de los desastres de España acoge un conjunto de defectos pasados como virtudes. Eso es un drama, porque sigue haciendo daño en el futuro. Pero aquí nos salimos de la historia.

Un saludo


08 Ago 2006 18:29
Perfil
Capitán General Especialista
Capitán General Especialista

Registrado: 07 Ago 2006 14:16
Mensajes: 8264
Nuevo mensaje 
Hojeando entre las direcciones he encontrado esta, facilitada por de la Rocha: https://www.histoire-empire.org/marine/l ... eneuve.htm

Es un buen artículo sobre el episodio de la muerte de Villeneuve. Recuerdo que hace algo más de un año, y en otro foro, Leviatán hizo un excelente análisis de Villeneuve, y barajamos allí la posibilidad del suicidio, concluyendo, que efectivamente lo era.

_________________
Secretario General del Foro.
Capitán de la Nao: Victoria por R.O. del 26 de octubre de 2007.
Primus Circumdedisteti me


"Me faltó valor para rendirme y decidí que se continuara la defensa"


07 Mar 2007 20:18
Perfil
Capitán de Navío
Capitán de Navío
Avatar de Usuario

Registrado: 15 Nov 2006 19:41
Mensajes: 157
Nuevo mensaje 
Aquí teneis otra versión, basada en las siguientes obras, como lo he hecho para las demás biografías:

- Auguste Thomazi, les marins de Napoléon, éditions Tallandier, 2004
- Auguste Thomazi, Trafalgar, éditions Payot, 1932
- Hubert Granier, histoire des marins français (1789-1815), marines éditions, 1998
- Sitio Internet: https://www.histoire-empire.org/correspo ... e-napoleon


Biografía

Nacido en Valensole (Alpes de Alta Provenza) el 31 de diciembre de 1763, Pierre de Villeneuve es guardia en 1778. Sirve como alférez de navío sobre el Marseillais en la escuadra de Grasse y toma parte en todas las operaciones de Tobago en las Saintes. Teniente de Navío en 1786, capitán de navío en 1793, se le destituye por noble y reintegrado en 1795. Mayor general en Tolón, es nombrado contralmirante en 1796 y lleva a Brest una división que llega demasiado tarde para participar a la expedición de Irlanda. Manda una división sobre el Guillaume tell en 1798 en Abukir, demostrando una total inercia al no apoyar a Brueys cercado. Es prisionero en Malte en 1800, manda la marina en Tarente en 1801 y la división de las Antillas en 1803. Vicealmirante en 1804, manda la escuadra de la isla de Aix, luego la escuadra de Tolón sobre el Bucentaure después de la muerte de Tatouche-Tréville. Para atraer a los ingleses a las Antillas y así facilitar el desembarque en Inglaterra, llega a la Martinica en mayo de 1805 con 18 navíos y 7 fragatas franco-españolas. Se le unen los dos navíos de Magon, hace tomar la roca del Diamante por Kosmao-Kerjulien, participa al combate de los Ochenta a lo largo del cabo Finisterre contra Calder, se refugia en Cádiz con 33 navíos franco-españoles, pierde 17 navíos y tiene 4000 muertos en Trafalgar contra Nelson en octubre de 1805. Liberado en 1806, se suicida en Rennes en abril de 1806.

Retrato

Batalla de Aboukir:

En su informe oficial, Villeneuve no trata de justificar su inacción, sencillamente porque le parece natural: esperaba las órdenes de Brueys que nunca recibió. Por lo tanto, se contentó con intercambiar algunas balas inofensivas con unos navíos ingleses fuera de alcance de sus cañones.

De forma general, parece que la marina francesa no lo consideró mal ya que le siguió confiando mandos “coronados” con el de Trafalgar. Mejor aun, muchos oficiales consideran que ha tenido suerte, ya que logró poner a salvo dos navíos. ¡Hasta Ganteaume que se felicita por la “maniobra hábil” utilizada por Villeneuve para escapar a los ingleses!

Sin embargo, no todos piensan así ya que dos años más tarde, escribe Villeneuve en una carta personal a Duchayla: “No te escondo que supe con asombro que tu también fuiste entre los que pretendieron que, durante la noche fatal del combate de Abukir, hubiera podido zarpar con la retaguardia para socorrer a la vanguardia. Sólo la mala voluntad, la mala fe o la ignorancia las más pronunciadas han podido avanzar tal absurdidad. ¿Efectivamente, cómo es que unos navíos fondeados bajo el viento de la línea, teniendo a la mar dos enormes anclas, una pequeña, cuatro betas, hubiesen podido zarpar y bordear para llegar en lo más duro del combate antes que los navíos ya peleando hubiesen sido reducidos diez veces? Digo que la noche entera no hubiera sido suficiente… A bordo de los navíos de la retaguardia, la idea de zarpar y meterse en lo más fuerte del combate no le vino a nadie, porque era impracticable.”

La historia lo juzgó diferentemente. Todos los que, franceses o ingleses, analizaron esta batalla están de acuerdo para decir que la victoria de Nelson se debe, no sólo al valor de su maniobra, a la cohesión de su escuadra y al valor de sus tripulaciones, a la explosión del navío-almirante que abrió una gran brecha en la línea francesa, pero también, en una gran parte, a la inercia del jefe de nuestra retaguardia.

Desde su exilio en Santa Elena, escribirá Napoleón que en Abukir, Villeneuve fue un “espectador ocioso”. “La acción de Nelson fue una acción desesperada que no se podría poponer por modelo, pero donde desplegó, así como las tripulaciones inglesas, toda la habilidad y vigor posibles, mientras la mitad de la escuadra francesa monstró tanta inepcia como pusilanimidad.”

Decrès lo considera como a un mediocre del cual no hay nada que temer.

Antes de Trafalgar

El 27 de octubre de 1804 toma el mando de la escuadra de Tolón. Por un golpe de viento el 18 de enero de 1805, Nelson tiene que retirarse. Villeneuve aprovecha para salir, pero enseguida regresa: “la escuadra de Tolón parecía muy hermosa sobre la rada, las tripulaciones bien vestidas, haciendo bien el ejercicio; pero al llegar la tempestad, las cosas han cambiado; no estaban acostumbrados a las tempestades; los pocos marinos perdidos entre los soldados no se encontraban… estos navíos están fuera de emprender algo… El enemigo nos ganaría con fuerzas aun inferiores de un tercio.” Y le pide a Napeleón su relevo, lo que denota una gran falta de confianza en si mismo, el mayor defecto de Villeneuve quien escribe desesperado a Decrès: “Le ruego recordar que no deseé el mando de esta escuadra, cuando más aun, había ambicionado una carrera útil en vez de una carrera gloriosa… Vería con mucho placer que el emperador me diera un sucesor en este mando… No quisiera, cueste lo que cueste, volverme la fábula de Europa para la historia de nuestros desastres.” Aparentemente, Napoleón nunca recibió este correo; le hubiera escuchado. Por lo contrario, está furioso y reconoce que Villeneuve no sirve para un mando: “el gran mal de nuestra marina es que los hombres que la mandan están nuevos en los asuntos de mando”.

Villeneuve conocía sus límites. Se realizó su premonición. El capitán de navío Jean-Jacques Lucas, comandante del Redoutable, nunca llegó a contralmirante por apoyar a su almirante. Tal vez conocía el fondo de su corazón. Fue uno de los pocos que le supo comprender sin condenarlo como lo hizo Napoleón y la Historia.

En marzo de 1805, la escuadra de Tolón aumenta gracias a los navíos españoles, o sea 18 navíos y 7 fragatas. Una fuerza insuficiente, dirigida por un jefe insuficiente. Además, Napoleón no quiere poner a Villeneuve al tanto de sus intenciones. Por lo tanto, este nunca sabrá la importancia de sus movimientos. Esta ignorancia será otro factor de la derrota.

Finalmente, sale de Tolón el 30 de marzo con once navíos, seis fragatas y dos corbetas, sin entusiasmo: “Me voy, mi querido general, escribe a Decrès; quiera Dios que la fortuna me de sus favores que las necesito, creo yo.”

Napoleón ya conoce su falta de confianza en si mismo y escribe al General Lauriston quien manda las tropas embarcadas: “Acompáñele para que siga su destino y no vacile en unas operaciones cuyos resultados son tan importantes para los destinos futuros de Francia. Nuestros almirantes necesitan osadía para no confundir fragatas con navíos de guerra y navíos de comercio con flotas. Es menester tener decisión en las deliberaciones, y al salir la escuadra, ir derecho al blanco y no recalar en los puertos o regresar”.

A mediados de agosto de 1805, Villeneuve tiene bajo sus órdenes 29 navíos (18 franceses y 11 españoles), seis fragatas, cuatro corbetas. Pero su moral no está a la altura del mando. Escribe al ministro al llegar a Vigo: “las desgracias se han acumulado sobre esta escuadra en un progreso siempre creciente…” Se piensa que la confianza que le tiene el Emperador dándole este mando va a estimular su energía. Pasa todo lo contrario. Escribe desde la Coruña: “No trataré, Señor, de retratarle mi estado, es horroroso… está todo en contra mío, hasta el cielo.” (un rayo ha caído sobre su navío almirante, sin ocasionar daños graves).

Y estas son cartas oficiales. En las particulares a Decrès se muestra aun más decaido: “se necesitaría mucho, que saliendo de aquí con veintinueve navíos, se me pueda considerar como para poder luchar contra un número igual de navíos. No temo decírselo a Ud., me molestaría encontrar a veinte de ellos…” Porque cuenta como nulo el valor del aporte español: “Estos navíos sólo están en absoluto aptos para comprometerlo todo, así como siempre lo han hecho. ¡Ellos son los que nos condujeron al último grado de las desgracias!”

Sin embargo sale para Brest. Divisa a lo lejos la división de Allemand que confunde con una escuadra inglesa. Luego, un barco mercante encontrado le avisa haber visto a veinticinco velas inglesas. Convencido de caer sobre fuerzas enemigas superiores, juzga que su deber es evitar el combate sobre cuyo final no tiene dudas. A pesar de las adjuraciones de Lauriston, pone el timón hacia Cádiz.

¿Por qué Cádiz? Porque se lo autorizó el Emperador en el caso de que se produjeran “acontecimientos que no se puedan calcular, y solamente en tal caso”. Lo ocurrido no justificaba tal decisión. Sólo se explica como una aberración completa, un temor mórbido de las responsabilidades, una falta de carácter que no existe en ningún otro ejemplo entre los hombres conferidos con tal alto mando.

Sigue...

_________________
ImagenImagenEstado Mayor


19 Jun 2007 18:39
Perfil
Capitán de Fragata
Capitán de Fragata

Registrado: 04 Ago 2006 17:43
Mensajes: 624
Ubicación: Al mando del acorazado Bismarck.
Nuevo mensaje 
Napoleón era, militarmente hablando, un genio. Pero de secano, muy de secano.

De haber conocido más la mar, y si hubiese tenido las habilidades de tierra para la mar, la marina francesa habría jugado otro papel durante su mandato.

_________________
Estado Mayor.
Comandante del acorazado: Bismarck R. O. del 20 de julio de 2008.

¡Quien dé menos debió alistarse en la aviación!
"El mar dará a cada hombre una nueva esperanza como el dormir le da sueños.."

GOTT MITT UNS!!


20 Jun 2007 01:20
Perfil
Guardia Marina 2º
Guardia Marina 2º

Registrado: 09 Mar 2007 21:46
Mensajes: 199
Ubicación: Valencia con su America's Cup
Nuevo mensaje 
Siento discrepar, pero creo que Villeneuve tiene una (gran) parte de culpa. El resto es del corso, por supuesto.

Es responsabilidad directa de Villeneuve:
- Sacar la flota cuando sabía que Rosily estaba de camino a Cádiz (intentando salvar su honor personal)
- Sacar la flota pese a que el barómetro señalaba tormentas y en contra del deseo español ("aquí lo que baja es el valor")
- No buscar unirse con Ganteaume en Brest

A nivel táctico
- Su escapada de Aboukir (maricón el último)
- La no-persecución de Calder en Finisterre
- No saber interpretar a tiempo las maniobras de Nelson ("la flota está perdida" decía Churruca)
- Su retraso en la orden de virar a Dumanoir

Nelson sabía "desobedecer" una orden cuando estaba en el mar ("no veo esa señal" decía mientras se ponía el catalejo en su ojo tuerto). Villeneuve, obviamente, no estaba hecho de la misma madera.

No sé si hacer el simil con Cervera cuando le ordenan salir de Santiago de Cuba, pese a saber que eso suponía su derrota. Quizás habría perdido el cargo, pero habría salvado la flota y las vidas de sus hombres.


20 Jun 2007 11:04
Perfil
Capitán de Navío
Capitán de Navío

Registrado: 18 Feb 2007 22:07
Mensajes: 471
Nuevo mensaje 
En mi opinión y por la poca historia que sé Napoleón fue un poco déspota, aunque como todos hizo cosas bien y otras no tanto.

_________________
Estado Mayor.
Comandante de la nao: Santa María R. O. del 30 de julio de 2007.


20 Jun 2007 13:31
Perfil WWW
Capitán de Navío
Capitán de Navío
Avatar de Usuario

Registrado: 15 Nov 2006 19:41
Mensajes: 157
Nuevo mensaje 
segunda parte

La víspera de Trafalgar

Por la lentitud de la escuadra combinada, Napoleón ya sabía, con fecha del 13 de agosto de 1805, que sus proyectos de invasión de Inglaterra habían fracasado. Pasara lo que pasara, de todas formas, hubiera fracasado por la superioridad en cantidad y calidad de los ingleses en la entrada de la Mancha. Napoleón no lo ignoraba por habérselo repetido su ministro de Marina en varias ocasiones.

Decrès hecha la culpa a los españoles: “me puse a los pies de su Majestad para suplicarle que no asociara en las operaciones de sus escuadras a los navíos españoles… Quiere que, con tal agregación, se emprenda una cosa muy difícil de por sí y se vuelve peor aun con los elementos que componen el ejército, con la inexperiencia de sus jefes, su falta de costumbre para el mando.”

Para Napoleón, alguien tendrá que pagar: Villeneuve, único culpable a sus ojos. Escribe, el 13 de agosto: “Pienso que Villeneuve no tiene el carácter necesario para mandar una fragata. Es un hombre sin resolución y sin bravura moral… quien no está acostumbrado a la guerra y no sabe hacerla.”

Al aprender el 1 de septiembre el regreso de las escuadras a Cádiz, revienta de la ira: “Villeneuve es un miserable que hay que sacar ignominiosamente. Sin entusiasmo, sin valor, sacrificaría todo con tal de salvar su piel.”
En vano Decrès defiende a su compañero, o más bien tiene para él circunstancias atenuantes: “no creo en la cobardía, pero en una cabeza perdida.” Desgraciadamente ha nacido la leyenda. Villeneuve, para sus contemporáneos y también muchos historiadores, no sólo será el vencido de Trafalgar, sino también el hombre que hizo perder la invasión de Inglaterra, hasta darse la muerte en abril de 1806, dejando una carta a su esposa:

“Ya está, he llegado al final cuando la vida es un oprobio y la muerte un deber. Solo aquí, me acusa de anatema el Emperador, rechazado por un ministro que fue mi amigo, encargado con una responsabilidad inmensa en un desastre que se me atribuye y adonde me llevó la fatalidad, debo ser objeto de horror para toda la gente, debo morir… ¡Ah! No había nacido para tal suerte, no la he buscado, fui arrastrado contra mi voluntad. !Adios! ¡Adios!”

_________________
ImagenImagenEstado Mayor


20 Jun 2007 20:28
Perfil
Intendente General
Intendente General

Registrado: 26 Jul 2006 19:05
Mensajes: 29764
Ubicación: A la vista del Mar Mediterráneo. De guardia en el Alcázar y vigilando la escala Real.
Nuevo mensaje 
sanpifer escribió:
No sé si hacer el simil con Cervera cuando le ordenan salir de Santiago de Cuba, pese a saber que eso suponía su derrota. Quizás habría perdido el cargo, pero habría salvado la flota y las vidas de sus hombres.



Estimado sanpifer


En primer lugar te contesto a ti, por ser el que hace la comparación, pero en ningún momento es un ataque personal. Esto ya lo he visto en otros foros, la comparación de Villeneuve y Cervera, y aunque esta fuera de época, por los años de diferencie entre el uno y el otro, pues lo contestaré aquí.


A mi corto entender no hay comparación posible, a Villeneuve, se le prohíbe que se haga a la mar hasta la llegada de su sustituto, pero él inducido por Decres, se lanza a la aventura, a pesar se saberse perdido; por lo tanto desobedeció la orden de Napoleón.


Por el contrario Cervera, recibió la orden expresa del general Blanco, que a su ves se la había ordenado el Gobierno de España y cumplió la orden, a pesar de saberse también perdido. Ya que él y por su libro de <Colección de documentos referentes a la escuadra de operaciones de las Antillas>, que fue el que le salvo de lo peor en el juicio posterior a la pérdida de la escuadra; desde el mismo momento de ser conocedor de nominación para el mando de ella, ya escribe al Gobierno, explicando todas las carencias de sus buques y haciendo hincapié en el poder de los posibles enemigos.


Así que no son comparables para nada, en mi humilde opinión; pero como esto es un foro y cada cual ve la película a su modo, pues así la cuenta y está en su derecho a decirlo.


Por otra parte a tu apreciación de que se hubiera salvado la escuadra y hubieran habido menos victimas, esto es un imponderable, que se desvanece por los sucesos que ya estaban ocurriendo.


Si la escuadra se queda en puerto, hubiera caído en poder de los yanquis sin remisión, por lo tanto no se salvaba de ninguna de las formas. En cuanto a ahorrar victimas; hay que recordar que casi la mitad de los marineros de la escuadra, mientras ésta permaneció en puerto, estuvieron combatiendo contra los yanquis, de hecho el jefe de Banderas de la escuadra, el capitán de navío Bustamante, cayó herido en las lomas de San Juan y a consecuencia de las heridas falleció unos días más tarde. Al dar la orden de embarque, se tuvieron que dejar las trincheras, eso provocó que el enemigo avanzara mucho más rápido; aún así a la escuadra solo se volvió a incorporar el 50% de los desembarcados, por eso los buques salieron mermados de tripulantes. Pero si se hubieran quedado, podemos casi asegurar que las victimas hubieran sido, sino las mismas, más, porque se hubieran permanecido en las trincheras protegiendo a la población, puerto y escuadra.


Por todo ello, me permito dudar de esa opinión, de que ni no hubieran salido se habrían ahorrado victimas. A mi corto entender, hubieran caído igual o más, por lo ya explicado.


Y lo de que Cervera hubiera perdido el cargo, es algo increíble de pensar, que él pudiera pensar así (valga la redundancia). Él había sido el primer comandante del acorazado Pelayo y nadie mejor que él sabia el poder de esos buques, y nadie mejor que él sabia, que buques tenía para combatirlos, incluso que munición tenía, pues hubo cañón de 16 centímetros, que se recargó 17 veces para poder hacer un disparo; por todo ello en vez de protegerse en el puente acorazado de su buque, iba dando las órdenes desde el puente descubierto, sin ningún temor a ser llevado por uno del enemigo, ¿si tanto miedo tenía, porque no se refugió en el acorazado?.


Quizás en esto último si es comparable a Villeneuve, pues se puso a descubierto, para dar ejemplo a los suyos y sin buscar refugio, que fue lo que hizo Villeneuve, quien al acabar el combate comento <con la cantidad de muertos y proyectiles que se han disparado, ninguno me ha dado>, ese era su triste fin.


Bien, ésta es mi opinión al respecto y estos mis argumentos, estoy abierto a cualquier opinión.


Un cordial saludo a tod@s.
.

_________________
Si ignoras lo que pasó antes de que nacieras, siempre serás un niño. Marco Tulio Cicerón.

Sorpresa y Concentración.


Imagen


25 Jun 2007 16:55
Perfil Email WWW
Guardia Marina 2º
Guardia Marina 2º

Registrado: 09 Mar 2007 21:46
Mensajes: 199
Ubicación: Valencia con su America's Cup
Nuevo mensaje 
Saludos Ensenada

Tu razonamiento es impecable y correctísimo (de hecho, ahora estoy devorando un libro de Agustín Rodríguez sobre la campaña de 1898 que ratifica tus argumentos).

Por eso dudaba con lo de hacer un simil muy a grosso modo. Realmente Cervera estaba en una posición mucho más complicada que Villeneuve. La cuestión es que NO era el momento para sacar la flota, y si los marineros daban mejor rendimiento defendiendo posiciones terrestres, pues ahí deberían haberse quedado.

Pero como esto es salirse de este tema, lo dejaremos para otro hilo.

Un cordial saludo


29 Jun 2007 11:13
Perfil
Intendente General
Intendente General

Registrado: 26 Jul 2006 19:05
Mensajes: 29764
Ubicación: A la vista del Mar Mediterráneo. De guardia en el Alcázar y vigilando la escala Real.
Nuevo mensaje 
'

Estimado sanpifer


Gracias por ver las diferencias, pues ha veces se confunden los argumentos volcados.


Pero la cuestión real de Cervera, es que lo que no se tenía que haberse hecho es mandar la flota; no porque no fuera el momento de zarpar, pues se hiciera cuando se hiciera, la escuadra estaba perdida y de eso solo hay unos culpables, pero estaban en sus poltronas a 5.000 kilómetros de distancia y a buen seguro que ha ellos la sangre no les salpicaba. Esa es la cuestión.


Pues a parte del de Rodriguez González, si puedes hacerte con el mencionado por mi, aún lo verás más claro y además está escrito por el propio Cervera, pero solo con la aportación de los documentos y eso es irrefutable.


Un afectuoso saludo.
.

_________________
Si ignoras lo que pasó antes de que nacieras, siempre serás un niño. Marco Tulio Cicerón.

Sorpresa y Concentración.


Imagen


29 Jun 2007 11:35
Perfil Email WWW
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Responder al tema   [ 18 mensajes ] 

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 0 invitados


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Saltar a:  
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group.
Designed by STSoftware for PTF.
Licencia de Creative Commons
foro.todoavante.es by Todoavante is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 3.0 Unported License.
Based on a work at foro.todoavante.es.
Permissions beyond the scope of this license may be available at creativecommons.org.

Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com