Fecha actual 11 Dic 2019 21:20




Responder al tema  [ 10 mensajes ] 
 Ulises siglo X a. C. 
Autor Mensaje
Intendente General
Intendente General

Registrado: 26 Jul 2006 19:05
Mensajes: 29748
Ubicación: A la vista del Mar Mediterráneo. De guardia en el Alcázar y vigilando la escala Real.
Nuevo mensaje Ulises siglo X a. C.
'

Biografía de Ulises siglo X a.C.


Su verdadero nombre en griego era Odiseo, pero le fue cambiado por el que se le conoce, al ser traducido al latín y sobre todo por la popularidad que alcanzo, al escribir su vida y aventuras Homero.


Era hijo de Alertes, rey de Ítaca, una isla separada por un estrecho, de la Cefalonia, por lo que era un mortal y no un Dios.


Siendo joven llegó a su tierra Eurito, un arquero famoso, que poseía el arco más poderoso de la tierra, que a su vez, era un regalo de Apolo, que según cuenta la leyenda, fue fundido al calor del Sol y fraguado en las aguas de los mares.


Al despedirse Eurito de Alertes, por la gran hospitalidad que se le había demostrado y no habiendo encontrado, a nadie que pudiera tensarlo, a excepción de Ulises, el cual poseía una extraordinaria fuerza, se lo regalo en agradecimiento por los parabienes recibidos a su persona.


Eligió como esposa a Penélope, con la que tuvo un hijo, Telémaco.


Habiéndose declarado al guerra contra Troya, fueron a buscarle por su gran fama de guerrero, pero el se negó alegando que estaba loco, por lo que continuó sembrando de sal sus campos, pero los griegos enviados a por él, no se dieron por convencidos, así que utilizaron la treta, de colocar a Telémaco en el surco del arado, por lo que Ulises, para evitar matar a su hijo retuvo a los animales que lo arrastraban, de esta forma se demostró, que no estaba con sus facultades mentales perturbadas y por ello tuvo que ir a la guerra declarada.


En esta guerra, no participó prácticamente como guerrero, sino que fue el genio lo que más utilizó, pues entre otras cosas, fue el que invento la estratagema de construir el famoso caballo, y con él el fin de la guerra con Troya, quedando la ciudad completamente destruida.


Al regresar a Ítaca, lo hizo embarcado con su escuadra de trirremes, que transportaban el rico botín obtenido con el saqueo de la ciudad derruida.


Pero antes de embarcar, el Dios de los vientos, Eolo, le hizo entrega de un odre de cuero, el cual encerraba a todos los vientos, que podrían desviar del rumbo a sus naves, por lo que solo quedaba libre un viento, que sería el que le transportaría a Ítaca.
.

_________________
Si ignoras lo que pasó antes de que nacieras, siempre serás un niño. Marco Tulio Cicerón.

Sorpresa y Concentración.


Imagen


17 Sep 2007 17:01
Perfil Email WWW
Intendente General
Intendente General

Registrado: 26 Jul 2006 19:05
Mensajes: 29748
Ubicación: A la vista del Mar Mediterráneo. De guardia en el Alcázar y vigilando la escala Real.
Nuevo mensaje Re: Ulises siglo X a. C.
'

Pero los compañeros, pensaron que el odre contenía vino, y por eso lo abrieron, al hacerlo los vientos se desataron y como venganza por haber sido encerrados, estos comenzaron a dar bandazos a sus naves, producidos por los constantes cambios de dirección, por lo que fueron transportándolos de un lugar a otro.


Fueron llevados por los vientos al país de los cíclopes, que eran unos enormes gigantes con un ojo solo, siendo un lugar en el que habían dos islas, en una de ellas estaban lo cíclopes y en la otra un gran rebaño de cabras mansas y carneros.


Al arribar con las doce trirremes, descubrieron las cabras y los carneros, que por no haber sufrido nunca a depredadores, no hicieron la menos intención de huir, por lo que fueron cazados casi con las manos, lo que les permitió el recuperar las fuerzas perdidas en tan dura navegación.


Al siguiente día pasaron a la isla contigua, al ver a los cíclopes buscaron refugio y se introdujeron en una gran cueva, esta pertenecía a Polifemo, al entrar en ella con sus carneros, después de pasar el día pastoreándolos, se encontró con sus nuevos visitantes, por ello y para que no escaparan ni los extraños ni sus carneros, movió una gran piedra que servía para cerrar la entrada, que era tan enorme que ni cien hombres la hubieran podido mover, por lo que cansado del trabajo del día, eligió a dos de ellos y se los comió como cena, después de esto le entró un profundo sueño.


A la mañana siguiente, volvió a mover la gran piedra, tras lo cual sacó a sus carneros, una vez ya todos fuera, volvió a cerrarla para que no se le escapara la exquisita cena a su regreso; esto se repitió los dos días siguientes a su primera entrada.


Pero en la tercera y cuando ya seis de sus compañeros habían sido devorados, Ulises le ofreció un odre que contenía vino, por lo que Polifemo comenzó a beber, pero el odre no se vaciaba nunca, por lo que consiguió el que se durmiera muy profundamente, conseguido su primer objetivo, se pusieron manos a la obra todos, logrando encender un fuego y cogiendo una vara, le afilaron la punta, poniéndola al fuego para que se pusiera al rojo vivo, al estar ya en este punto, Ulises subió como pudo asta la cabeza de Polifemo y le introdujo la vara en su único ojo.


Al sentirse herido, se despertó y fue buscándolos por toda la cueva, pero todos ellos se le escurrían prácticamente de las manos, por lo que se dirigió a la gran piedra, la sacó de su sitio y se sentó en su lugar, para evitar el que pudieran escapar, pero Ulises pensó, que si se agarraban a las lanas de los grandes carneros, por la parte de abajo y les obligaban a salir, Polifemo no impediría el que lo hiciesen, así se hizo y lograron salir de la cueva.
.

_________________
Si ignoras lo que pasó antes de que nacieras, siempre serás un niño. Marco Tulio Cicerón.

Sorpresa y Concentración.


Imagen


17 Sep 2007 17:02
Perfil Email WWW
Intendente General
Intendente General

Registrado: 26 Jul 2006 19:05
Mensajes: 29748
Ubicación: A la vista del Mar Mediterráneo. De guardia en el Alcázar y vigilando la escala Real.
Nuevo mensaje Re: Ulises siglo X a. C.
'

Pues el cíclope, las iba tocando una a una, pero no logró descubrir el engaño, por lo que Ulises y sus compañeros consiguieron llegar a sus trirremes y hacerse a la mar.


Al descubrir el engaño, Polifemo se puso a dar alaridos, para que acudieran sus amigos, al llegar junto él, le preguntaron quién le había hecho aquello, a lo que contesto que Nadie, pues este era el nombre que le había dado Ulises, cuando el cíclope recibió de sus manos el odre de vino.


Pero Polifemo, sitiándose muy mal, imploró a su padre, el Dios Poseidón, que castigara a quién le había hecho tanto mal, esto propició, que a las furias de los vientos, ahora se juntaba la del Dios de las aguas.


Supo su nombre, por que el propio Ulises, cuando ya se hallaba a salvo en la distancia y a bordo de sus trirremes, le grito su verdadero nombre y esto fue parte de su perdición.


Los huracanados vientos le arrojaron a la ciudad de Ismaro perteneciente a los cicones, en la que tuvo que enfrentarse a ellos, consiguiendo en un principio el tomar la ciudad al asalto, pero los que pudieron de sus enemigos librarse de la muerte, se fueron a llamar a más habitantes, los cuales se reunieron para acabar con los griegos, por lo que Ulises se vió obligado a abandonar la ciudad, para no caer en sus manos.


Pero el Dios Eolo, no se había olvidado de ellos, así que cuando creían estar a salvo, les envió el viento de Bóreas, este viento es el más fuerte y con procedencia del norte, el cual volvió a zarandearlos como si nueces en la mar se trataran, aún así a sus grandes dotes lograron doblar el cabo de Yálea, que se sitúa al sur del Peloponeso, pero el viento estando furioso con ellos, les volvió a enviar su silbido consiguiendo el adentrarlos de nuevo en alta mar, después de nueve largos días de penalidades y sufrimientos, fueron a parar a la isla de los lotófagos.


Estos eran llamados de esta forma, por que su alimento consistía en solo comer lotos; fueron muy bien recibidos por los habitantes, tanto que se reunió la asamblea, estos le dijeron que el problema radicaba, en que si comían lotos jamás abandonarían la isla, por ello Ulises que su mayor preocupación era la de regresar a su patria, para gobernarla como se merecía, dio la orden a los suyos de volver a embarcar, en aquellas trirremes, que más parecían balsas que vasos de guerra, por las tremendas penalidades por las que se les había obligado a pasar, por lo que comenzó un nuevo derrotero.

.

_________________
Si ignoras lo que pasó antes de que nacieras, siempre serás un niño. Marco Tulio Cicerón.

Sorpresa y Concentración.


Imagen


17 Sep 2007 17:03
Perfil Email WWW
Intendente General
Intendente General

Registrado: 26 Jul 2006 19:05
Mensajes: 29748
Ubicación: A la vista del Mar Mediterráneo. De guardia en el Alcázar y vigilando la escala Real.
Nuevo mensaje Re: Ulises siglo X a. C.
'

Al estar de nuevo en alta mar, el Dios de los Vientos, Eolo los volvió a zarandear, pero está vez los llevó a su propia isla, que estaba situada en las cercanías de la isla de Sicilia de un terreno abrupto y rocoso, llamada Lipara, donde habitaba con su descendencia, que eran seis hijos y seis hijas, que se habían casado entre sí y que le alegraban la vida con su música y cánticos.


La isla a pesar de su apariencia flotaba en la mar y estaba rodeada de una gran muralla de bronce; Eolo los recibió debidamente y les contó como el Dios Zeus le había responsabilizado de dominar los vientos, para el mejor bienestar de los mortales, pero que a ellos por haber abierto el odre que los contenía, habían tenido que sufrir todo lo que hasta ese momento les estaba ocurriendo.


Permanecieron treinta días en esta isla, en la que aprovecharon para reparar algo sus naves, por lo que ya encontrándose recuperados, decidieron el hacerse a la mar y regresar definitivamente a Ítaca, por lo que Eolo, volvió a darles un odre que volvía a contener los vientos, colocándolo personalmente en la proa de la nave principal, para que el resto la siguiera y así ya no les ocurriría nada, así transcurrieron los días, pero estando ya a la vista de su patria, los compañeros de nuevo volvieron a pensar que en el odre, se hallaba una gran fortuna de oro y piedras preciosas, por lo que de nuevo la abrieron, los vientos volvieron salir enfurecidos, y la tormenta los separo de su tierra.


Tan fuertes fueron estos, que les devolvió a la isla de Lipara, morada del Dios Eolo, pero en esta ocasión, se les ordenó el hacerse a la mar, por haber desatado la furia de los dioses y que los vientos los llevarían de un lugar a otro sin remisión ni descanso, por lo que volvieron a hacerse a la mar, de nuevo zarandeados por los vientos, fueron a parar a la ciudad de Telepilo, que era la capital de los lestrigones.


Ulises envió a tres mensajeros para que les informaran de donde estaba, estos encontraron en la fuente de Artacia a la hija del Rey del lugar, llamada Antífale, que su altura era descomunal, solo se apercibieron de ella, cuando al ser guiados ante el palacio, pudieron comprobar que tenia la misma altura que una montaña.


Ya en presencia del Rey, éste ordenó que se llevaran a uno de los recién llegados, para que viera como eran los lestrigones, al verlo se asustó, pues todos eran del mismo tamaño que la hija del Rey y además comían carne humana para alimentarse, por lo que los dos que había quedado al ser alertados por el que los estaba viendo, salieron corriendo en dirección a las naves, para alertar a sus compañeros, pero los lestrigones le siguieron y comenzaron a tirar piedras, pero de tanto tamaño, que deshicieron las naves y solo una quedó en condiciones de navegar, en ella Ulises y unos pocos compañeros pudieron hacerse a la mar.
.

_________________
Si ignoras lo que pasó antes de que nacieras, siempre serás un niño. Marco Tulio Cicerón.

Sorpresa y Concentración.


Imagen


17 Sep 2007 17:04
Perfil Email WWW
Intendente General
Intendente General

Registrado: 26 Jul 2006 19:05
Mensajes: 29748
Ubicación: A la vista del Mar Mediterráneo. De guardia en el Alcázar y vigilando la escala Real.
Nuevo mensaje Re: Ulises siglo X a. C.
'

De nuevo los vientos les arrastraron a la morada de la hechicera Cirse, que según la mitología era hermana e Medea, por lo que de nuevo mandó emisarios, que vieron que el lugar estaba lleno de leones y demás fieras, pero que en ningún momento les hicieron el menor caso, por lo que se asombraron de ello, lo que les permitió el llegar al palacio, ante tanta bondad, les invitó a comer miel y queso, más otros manjares, pero todo fue un farsa, ya que lo primero que hizo al estar todos reunidos, fue el convertirlos en cerdos, pero Euripilo, que desde lejos había observado la maniobra de Crise, corrió a avisar a Ulises, que con su acostumbrado carácter de afrontar las durezas del retorno, quiso ir en ayuda de sus compañeros, pero Hermes le entregó un amuleto, el cual le protegería de los encantos de la hechicera.


Así ya protegido, se puso en camino del palacio, por lo que se presento ante Cirse, quién al verlo inmediatamente le coloco su vara en el hombro, diciéndole: <<Vete a la pocilga con tus compañeros>>, pero como estaba protegido por el amuleto, su encanto no surtió efecto, por lo que Ulises desenvainó su espada y le amenazo de que volviera a sus compañeros a su estado natural ó acabaría con ella, por lo que cambió su carácter y se convirtió en una amiga, que le prometió le ayudaría a conseguir sus objetivos, pero primero tendría que hacer un viaje.


De esta forma y ya transformados sus compañeros en humanos y mientras Ulises se pensaba lo del viaje, para saber con que se tenía que enfrentar, permanecieron un año en esta situación, al cavo de este tiempo, se decidió Ulises a seguir el consejo de Cirse.


Por ello se realizó el viaje al mundo interior, para que le preguntase a la sombra de Teiresias, lo que le quedaba por pasar, por ello se adentró en el mundo de Hades, por lo que consiguió el ver, escuchar y hablar, a sus compañeros de la guerra de Troya, ellos le dijeron todo lo que le esperaba y ya sabedor de ello, regresó al lado de Cirse, quién a su vez le dio muy buenos consejos, para que pudiera acabar con buen fin su viaje.


Así comenzaba otra singladura de Ulises y sus compañeros, con una derrota llena otra vez de peligros, pero que eran necesarios si quería volver a su querida Ítaca.


La creencia general de la época, considera que las Sirenas habitaban en las islas que están entre Sicilia y la península itálica, que por la dulzura de sus voces, éstas embrujaban a los marineros que se atrevían a pasar cerca de ellas, logrando conseguir que estos se acercaran a tierra y allí encontraban la muerte; que alrededor del lugar donde ellas estaban, se amontonaban los esqueletos de todos aquellos que habían sido inducidos por sus bellos cantos, que estaba acompañadas por la insuperable notas musicales de Orfeo.
.

_________________
Si ignoras lo que pasó antes de que nacieras, siempre serás un niño. Marco Tulio Cicerón.

Sorpresa y Concentración.


Imagen


17 Sep 2007 17:05
Perfil Email WWW
Intendente General
Intendente General

Registrado: 26 Jul 2006 19:05
Mensajes: 29748
Ubicación: A la vista del Mar Mediterráneo. De guardia en el Alcázar y vigilando la escala Real.
Nuevo mensaje Re: Ulises siglo X a. C.
'

Según la mitología, eran hijas del Dios del río Aquelaos, según otra versión lo eran de Forco, lo que si es seguro es que eran compañeras de juegos de Perséfone y que por no ser protegida, cuando Plutón se la llevó, como castigo fueron trasformadas por Deméter, en unos seres mitad mujer y mitad pájaro.


En los poemas de Homero no se da el número de ellas, pero estudios posteriores dicen que como mínimo era tres; Parténope, Ligeia y Leucosia.


Cuando era de esta forma, retaron a las Musas a una competición de canto, pero al ser vencidas, ellas les arrancaron las plumas para adornarse con estas, por lo que como castigo se les dotó a partir de su cintura, como si se tratara de un pez y así han pasado a la mitología.


De todos los que pasaron y lograron hacerlo sin caer en su trampa, los primeros fueron los argonautas y después Ulises, quién utilizo el medio dicho por Cirse, consistente en que; deberían de taparse con cera los oídos de todos y que Ulises, a pesar de ello fuera atado al palo mayor de la nave y que por mucho que oyeran, no se les ocurriese el acercarse a tierra.


Al conseguir pasar sin caer en la trampa, las sirenas por no haber cumplido con su misión, fueron a su vez castigadas, por lo que llegó su propio fin, pues se les ordenó a pesar de su desesperación el arrojarse al mar, donde al ir tocándolo con sus cuerpos se convirtieron en rocas.


Continuaron los vientos azotando a la embarcación, y los dirigió a Escila, una zona rocosa, con rompientes muy fuertes, provocadas por la furia de los vientos y las rocas, que convertían la mar en un constante y peligrosísimos lugar de tránsito, pues las rocas destrozaban a cualquier nave que se atreviera a pasar.


Según la mitología, Caribdis, era un abismo famoso que recibía el nombre de una mujer monstruo, que por tener su cueva a una gran profundidad en las aguas entre Sicilia y la península itálica, ésta engullía una gran cantidad de agua, para luego expulsarla consiguiendo con ello unos grandes remolinos, que las hacia innavegables, por lo que Ulises huyendo de estos tremendos efectos marinos, se vió envuelto en la zona de poder de Escila, pues estaban casi contiguas.


Según cuenta la mitología, Escila era una ninfa que se enamoró del pastor Gluco, pero que a su vez era amado por la hechicera Cirse, por lo que ésta la convirtió en un monstruo rodeado de perros que no paraban de aullar, por esto desesperada de esa vida escogió la muerte, lo cual hizo arrojándose al mar Tirreno, frente a los arrecifes de Caribdis, por eso la forma tan característica de la formación de esa zona.
.

_________________
Si ignoras lo que pasó antes de que nacieras, siempre serás un niño. Marco Tulio Cicerón.

Sorpresa y Concentración.


Imagen


17 Sep 2007 17:06
Perfil Email WWW
Intendente General
Intendente General

Registrado: 26 Jul 2006 19:05
Mensajes: 29748
Ubicación: A la vista del Mar Mediterráneo. De guardia en el Alcázar y vigilando la escala Real.
Nuevo mensaje Re: Ulises siglo X a. C.
'

Al llegar Ulises, y estar enterada Escila de lo bien que se había portado con él Cirse, quiso castigarlo, por lo que azotó las aguas con mayor intensidad, para que no pudiese pasar, por ello consiguió el que al menos se pudiera llevar con ella a seis de sus hombres, pero la maestría de Ulises evitó el desastre total, basándose en los buenos consejos que le había dado Cirse.


Desde aquí y habiendo pasado todos estos peligros, cometió un error, pues aunque tanto Teiresias como Circe, le advirtieron que no tocará tierra en la isla de Trinacria, llevados por las tragedias pasadas no se dieron cuenta o no se acordaron de lo dicho, y así pusieron su pie en la isla; ésta estaba solo habitada por unos rebaños sagrados del Dios Sol, que por no ser molestados por ningún mortal, se dejaron cazar fácilmente, por lo que los viajeros pudieron recuperar sus fuerzas, pero el gran Dios los castigo.


Al sentirse ya mejor volvieron a embarcar, pero nada más hacerlo y estar un poco alejados de la orilla, comenzó una terrible tormenta, que les condujo a la isla Ogigia donde habitaba la ninfa Calipso, un lugar sumamente esplendoroso y encantador.


Calipso le dio una gran bienvenida, que muy pronto se transformó en amor hacía Ulises, a pesar de ser un humilde mortal, pero él se mantuvo firme ante tanto agradecimiento, y a pesar de recibir de ella el favor de convertirlo en dios y así no moriría, pero él desolló todo esto, pues solo anhelaba el poder llegar junto a su esposa Penélope y a su patria, Ítaca.


Pero a pesar de emplear todas sus fuerzas en no caer en los brazos de la ninfa, ésta con sus alabanzas y grandes para bienes, lo mantuvo siete años junto a él.


Pero Ulises, ya cansado de tanto agasajo, pero cautivo he imposibilitado de regresar a su país, se sentó un día en la orilla del mar, pensando en Penélope y en su casa; este pensamiento fue oído por lo dioses, por lo que la asamblea de ellos, decidieron que Ulises ya había sufrido suficiente y que debía salir de la isla de Ogigia, por lo que le trasmitieron la orden a Mercurio el mensajero olímpico, el cual se desplazó rápidamente, entró en la gruta de Calipso y le comunicó la decisión de la asamblea, por ello no tuvo mas remedio que dejarlo ir.


Al serle comunicado a Ulises la decisión de Calipso, de que ya podía salir de su isla, él se temió que fuera otra emboscada de las muchas que ya llevaba sufridas, por ello le arrancó unas palabras a Calipso, que le tranquilizaron, pues le juró por Estigia, que nada tenía que temer, a no ser el dolor de sufrir la dolorosa separación de sus cuerpos.
.

_________________
Si ignoras lo que pasó antes de que nacieras, siempre serás un niño. Marco Tulio Cicerón.

Sorpresa y Concentración.


Imagen


17 Sep 2007 17:07
Perfil Email WWW
Intendente General
Intendente General

Registrado: 26 Jul 2006 19:05
Mensajes: 29748
Ubicación: A la vista del Mar Mediterráneo. De guardia en el Alcázar y vigilando la escala Real.
Nuevo mensaje Re: Ulises siglo X a. C.
'

Por ello inmediatamente y entre todos se pusieron a construir una almadía de fuertes troncos, una vez terminad y asegurada, la abordaron, no sin antes recibir una serie de buenos consejos por parte de Calipso, así como una muy cariñosa y tierna despedida.


Pero el Dios de los mares Poseidón aún no se había olvidado del daño causado a su hijo Polifemo, por lo que nada más estar separado de la costa y sin posibilidad de retornar, comenzó una nueva y tremenda tempestad, la cual y en pocas horas consiguió el deshacer la almadía, consiguiendo que todos perecieron a excepción de Ulises, que aprovechando su extraordinaria fuerza, pudo asirse a uno de los grandes troncos, pero se encontraba tan cansado, que se dejó llevar por el sueño.


Desde lo alto la ninfa del mar Leucotea, se compadeció de él y le proporcionó todos los medios a su alcance, para que lograse llegar a tierra, allí en la playa, sin fuerzas y en desconocido país, se encontró con la ayuda de la única de todo el universo, que no le había abandonado nunca, que no era otra que una hija de Zeus, llamada Palas, Atenea, Minerva, Tritogenia ó Tritonia y Atena, según fuentes y épocas.


Ésta hizo que Nausicaa, que era la hija del rey de los Feacios, que no era otro el lugar a donde había sido llevado, salieran a su encuentro, Ulises al verlos llegar les imploró misericordia y protección, pero al mismo tiempo estaba en duda si era diosa o mortal, por su delicada belleza, él se extendió un mucho en pedir todo aquello, con elocuentes palabras, a lo que Nausicaa le contestó con una frase que ha pasado a la historia y que Homero se encargó de que no fuera olvidada: <<Extranjero, no pareces de raza vil ni necio>>.


Lo colocaron en unas parihuelas y lo llevaron al palacio, donde el rey Alcinoo lo recibió con todos lo honores, allí se recuperó, al estar ya en condiciones de poder hablar de sus vicisitudes, y en agradecimiento a todo lo que habían hecho por él, comenzó a relatarles todos los acontecimientos, penalidades y desgracias que le habían sucedido; al terminar de relatarlos el Rey consideró que era hora de que regresase a su país y junto a su amada Penélope y hijo Telémaco.


Por ello mandó a una de su mejores naves, que fuera equipada y tripulada por sus mejores hombres, la cual fue cargada con ricos regalos, se le ofreció el embarcar y con esta nave pudo llegar a su Ítaca.

.

_________________
Si ignoras lo que pasó antes de que nacieras, siempre serás un niño. Marco Tulio Cicerón.

Sorpresa y Concentración.


Imagen


17 Sep 2007 17:09
Perfil Email WWW
Intendente General
Intendente General

Registrado: 26 Jul 2006 19:05
Mensajes: 29748
Ubicación: A la vista del Mar Mediterráneo. De guardia en el Alcázar y vigilando la escala Real.
Nuevo mensaje Re: Ulises siglo X a. C.
'

A su llegada se fue informando antes de entrar en su casa de todo lo que había ocurrido en su ausencia, por eso supo, que su mujer le había sido fiel, esto le produjo un gran placer, por lo que prefirió esperar y saber más cosas.


Su hijo Telémaco, que al salir hacia la guerra de Troya era un niño, pero por el tiempo transcurrido era ya todo un hombre y fuerte como su padre, al regresar de uno de los muchos viajes que había realizado para buscarle, fue a preguntar a la casa de un pastor, en aquel mismo instante coincidió con la llegada de Ulises, después de los abrazos y besos entre padre y hijo, por la alegria de su regreso, éste le informó, de las vejaciones a las que estaba sometida su madre, que eran insostenibles, por la constante negativa de ella a seleccionar al sustituto de Ulises y que los pretendientes, como marcaba las leyes de la época, estaban siempre en su casa y acabando con su hacienda.


Por ello planificaron el hacer su entrada como si fueran pastores, de esta forma no levantarían sospechas y podrían entrar, ya que si Ulises conseguía el poder coger su arco, la sentencia estaba echada.


Así lo hicieron, el pastor les facilitó la ropa adecuada y se dirigieron a su casa y lograron entrar, demandando hablar con el Rey, al llegar cerca de donde pendía el arco y sus flechas; el cual ninguno de los presentes había podido tensarlo, que esta era la razón que argüía Penélope, para poder escoger nuevo rey y marido, Ulises demando el que se le dejara probar el poder tensarlo, ante la figura del andrajoso que lo demandaba, todos coincidieron en que se le podía dejar cogerlo, así todos tendrían un buen motivo para reírse y pasarlo bien.


Craso error cometieron, pues al tener el arco en las manos y las flechas sostenidas por su hijo, cogió la primera y en un abrir y cerrar de ojos, cayeron rodando tres de los presentes atravesados por la primera flecha, pero Ulises siguió tensando su arco, así en pocos minutos fueron cayendo todos los presentes, de donde no salió ni uno con vida.


Al terminar el combate, vino lo más deseado por él y fue el conmovedor reencuentro con su amada esposa Penélope, que duró toda la noche.


A la mañana siguiente, se encontró con una insurrección de los seguidores de los pretendientes, que había movilizado a media ciudad, pero acabó con ella en esa misma mañana, esgrimiendo su arco y retando a que, el que lo lograra tensar se quedaría y no le pasaría nada, de lo contrario, ó se iba de la ciudad ó le seria dada la muerte.


El resto de su vida, la pasó en el mayor de los sosiegos, reinando con justeza y muy pacíficamente, allí terminó sus días, como mortal que era, pero haciéndolo en su reino de Ítaca.



Citar:
Bibliografía:

Belmonte, Marisa y Burgueño, Margarita. Diccionario de la Mitología, Dioses, héroes, mitos y leyendas. Editorial Libsa. Madrid, 2007.

Enciclopedia General del Mar. Garriga, 1957. Sin iniciales del compilador. Y consultadas tres entradas.

Homero. La Odisea. Edimat Libros. Madrid 1998.

Murray, Alexander S. Quién es quién en la mitología. Edimat Libros. Madrid, 2000.

Compilada por Todoavante.

.

_________________
Si ignoras lo que pasó antes de que nacieras, siempre serás un niño. Marco Tulio Cicerón.

Sorpresa y Concentración.


Imagen


17 Sep 2007 17:10
Perfil Email WWW
Grumete
Grumete
Nuevo mensaje Re: Ulises siglo X a. C.
¿Y no escribió Homero que el perro de Odiseo, viejo y débil, lamió la mano del mendigo que todos despreciaban, reonociendo en él al amo de la casa que volvía al cabo de catorce años? ¡Ah la Odisea, qué maravilloso libro!


23 Sep 2007 17:18
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Responder al tema   [ 10 mensajes ] 

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 0 invitados


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Saltar a:  
cron
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group.
Designed by STSoftware for PTF.
Licencia de Creative Commons
foro.todoavante.es by Todoavante is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 3.0 Unported License.
Based on a work at foro.todoavante.es.
Permissions beyond the scope of this license may be available at creativecommons.org.

Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com