Fecha actual 16 Oct 2019 03:51




Responder al tema  [ 10 mensajes ] 
 Combates españoles de la infantería española S.XVI 
Autor Mensaje
Brigadier
Brigadier
Avatar de Usuario

Registrado: 09 Ago 2006 20:46
Mensajes: 1264
Ubicación: En la ciudad del Turia
Nuevo mensaje Combates españoles de la infantería española S.XVI
LOS GRANDES COMBATES NAVALES DE LA INFANTERÍA
ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVI. LEPANTO Y LA GRAN ARMADA

EL CONCEPTO DE INFANTE DE MARINA


Antes de suscitar cualquier tipo de controversia sobre antigüedades, continuidad o creación de unidades, se debe dejar claro cual es el concepto en que debemos basarnos para definir a un “hombre de armas”, en definitiva a un soldado, según su actividad específica.

Partiendo de la premisa por la cual una actividad es de un determinado tipo cuando concurre la voluntariedad del sujeto que la ejerce, deberíamos definir la aparición del Infante de Marina en el momento en el que, voluntariamente, mediante una convocatoria concreta, se ofrecen plazos para ejercer esa actividad. Este reclutamiento específico para la Armada no se produce sino hasta 1606 mediante la Matrícula de Mar.

Creemos que no se puede aplicar el criterio de que un soldado “terrestre” en el momento en que se embarca, deja de ser infante o jinete para pasar a ser infante de marina; y ello partiendo del principio de nacionalidad que debemos fijar en los años finales del Reinado de los Reyes Católicos y definitivamente en el del Emperador Carlos, una vez alcanzada la unidad peninsular, tanto territorial como política, cuando verdaderamente se desarrolla una acción de Estado a todos los niveles.

Si nos perdemos en disquisiciones medievales, sin que hubiera unidades estables de ningún tipo hasta la aparición de la Santa Hermandad, mediante la Ordenanza de 1476 aprobada en las Cortes de Madrigal, con reclutamiento de “quadrilleros” basado en el censo de Alonso de Quintanilla, podemos retrotraer la creación de la infantería de marina a las legiones romanas embarcadas para batallas navales.

Las sucesivas Ordenanzas de 1496, 1497 o 1503 refuerzan la opinión de que el ejército, para todas las operaciones, se compone de infantes y jinetes, evolucionando su orgánica desde las “quadrillas” a las “Compañías” y “Coronelías” desembocando en la definitiva Ordenanza de Génova, de 5 de diciembre de 1536, por la que se crean los Tercios.

EL TERCIO VIEJO DE NAPOLES

Si comprobamos, con anterioridad a esta fecha, la expedición de 1509 a cargo del Virrey Cardona conocida como Liga Santísima, encontramos el origen del Tercio de Nápoles en las Coronelías formadas en ese reino, siendo Coronel general de la Infantería el Coronel Zamudio, interviniendo desde entonces en Bastia, Bolonia, Rávena, Prato, Nápoles, Novara, Venecia, Vicencio, Bérgamo, Cremona, Milán, La Bicoca, Génova, Melzo, Pavía, etc.

Encontramos también nombres como los de D. Cristóbal Pérez de Alicante (Jefe del Tercio en Nápoles, 1513-1523?), D. Rodrigo de Ripalda (1523-1534) D. Cristóbal de Arce, D. Alvaro de Sande, etc; algunos de ellos ya nombrado como Capitán en expediciones marítimas, campañas de Orán, Bujía, Argel, Trípoli y los Gelves.

Este mismo Tercio, ya organizado según el modelo marcado por la citada Ordenanza de 1536, participa en las campañas del Piamonte, Flandes, Hungría, alternando esta actividad con la guarnición de Nápoles.

Con el mando del Maestre D. Alonso de Cáceres interviene en San Quintín y Gravelinas, pasando de guarnición otra vez a Nápoles con su nuevo Maestre de Campo D. Alonso de Ulloa.

Nuevamente en campaña, embarca el Tercio de Nápoles, en 1562 en las galeras de D. Luis de Requesens, junto a tropas de los Tercios de Lombardía y Piamonte, para combatir en el Mediterráneo a los bajeles de Berbería que auxiliaban la rebelión de los moriscos de Granada . En esta acción, el Tercio participa como infantería “terrestre” embarcada, de ningún modo puede decirse que estas tropas, ya de larga tradición, sean de infantería de marina.

Vuelve de campaña a Flandes desde 1567, participando en Thionville, Groninga, Mons, Maastrich, Bergen, Haarlem, Schowen, Amberes, etc.; regresando a Nápoles en 1579. De nuevo embarca el Tercio Viejo de Nápoles en la Gran Armada contra Inglaterra, cayendo prisioneros sus supervivientes , incluido su Maestre de Campo, entonces D. Alonso de Luzón.

Sería prolijo continuar nombrando las campañas del Viejo Tercio de Nápoles (Después llamado Departamental de Bravante, y definitivamente Rgto. de Infantería Soria nº 9) pero creemos que una cosa queda clara: es una unidad de infantería que, ocasionalmente, participa en combates navales.

TERCIO NUEVO DE NAPOLES

Creado por Real Cédula de Felipe II el 27 de febrero de 1566 (fecha propuesta en la O.M. de 22 de abril, nº 415/129/81 para conmemorar día y mes de la creación de la Infantería de Marina), se organiza en España, probablemente en Aragón, con destino al Reino de Nápoles (no a la Armada), con la misma orgánica de los Tercios en 1560, 15 compañías de 300 hombres cada una, dos de arcabuceros y los restantes de coseletes (piqueros), al mando de su Maestre de Campo D. Pedro de Padilla, para relevar en la guarnición de Nápoles al Tercio Viejo que, en 1567, está de operaciones en Flandes.

Se insiste en su carácter de infantería al observar que su misión no es marítima sino como Tercio ordinario, no participando en misión alguna embarcado hasta julio de 1571 (1200 hombres) en la escuadra del Marqués de Santa Cruz, volviendo en agosto del siguiente año a cubrir las necesidades de la guarnición de las plazas costeras, con un aumento de 636 plazas.

En 1577 se integran en el Tercio Nuevo (el 3 de mayo) seis Compañías del Tercio de la Armada, reduciéndose otra vez el 11 de septiembre de 1578, pasando su fuerza a territorio lombardo. No vuelve a embarcar hasta la Armada Invencible, con diez Compañías, en 1588. En la reorganización de 1597 se refunden en el Tercio Nuevo de Nápoles las Compañías de los Tercios de D. Rodrigo de Orozco y D. Hernando Girón, quedando con 20 Banderas o Compañías al mando del Maestre de Campo D. Gonzalo Alonso de Luna.

La Real Cédula de 4 de marzo de 1598 aprueba la citada reorganización, nombrando al Maestre de Campo y a sus Capitanes, y dice lo siguiente: “La infantería española que ahora sirve en las 39 banderas que han quedado en pie sirviendo en la Armada (no de la Armada, ) de los tres Tercios... se ha reducido a un solo Tercio y por Maestre de Campo el dicho Gonzalo de Luna con su compañía y otras 20 cuyos capitanes han de ser nombrados en la infranscrita lista... y ha de quedar en pie la compañía de Carlos Cart, que es de irlandeses.”

Siguiendo las intervenciones del Tercio Nuevo de Nápoles, cuatro de sus Compañías refuerzan al Tercio de Bracamonte en 1601, pasando a España dos Compañías en 1602 y las restantes en 1603 para combatir a los moriscos de Valencia.

En su actuación embarcado, todavía con la denominación de Tercio Nuevo de Nápoles, participa con las Compañías de mosqueteros y arcabuceros en la escuadra del Virrey de Nápoles contra los piratas del Mediterráneo (1610), con siete Compañías en la escuadra del Conde de Lemos (1613), un destacamento en la del Marqués de Santa Cruz (1617), en la de D. Francisco Rivera (2 de julio de 1616) con quinientos arcabuceros para el combate naval de Cabo Caledonia y en 1621 con un destacamento en la escuadra del Príncipe Filiberto de Saboya.

En 1626 se refuerza con soldados procedentes de Cerdeña y Mallorca y en 1631 pasa revista en el Milanesado con 2344 plazas y 208 oficiales en 27 Compañías, al refundírsele mucha gente procedente de Tercios disueltos. En 1632 toma el nombre de Tercio del Océano y por la reorganización de 28 de julio de 1633 la de Tercio de la Mar de Nápoles, debido al servicio que prestaba constantemente en las escuadras, conservando el carácter de FIJO DE NÁPOLES.

En 1663 está otra vez en servicio terrestre, encontrándose en 1696 encuadrado en el ejército del Duque de Saboya, ya con el nombre de Tercio Fijo de Nápoles en 1699, y con el sucesivo de Regimiento de la Mar de Nápoles (Ordenanza de 1704, Regimiento de Infantería). Por el Real Decreto de 28 de abril de 1717, su 2º Batallón es designado para servir de base orgánica a los batallones de Marina (también en la lista de las unidades de Infantería) junto a algunas Compañías del Tercio de Armada, Galeones y Marina de Sicilia, constituyéndose los Batallones de Marina, Armada, Bajeles y Océano y al frente de ellos el Mariscal de Campo D. José Vicario.

Por R.D. de 10 de febrero de 1718, el Regimiento de la Mar de Nápoles toma el nombre de Regimiento de Infantería La Corona nº 7, y posteriormente, hasta su disolución en 1965, Regimiento de Infantería Nápoles nº 24.

TERCIO DE FIGUEROA

Creado el 27 de febrero de 1566, para reemplazar en Italia a las fuerzas que habían ido a los Países Bajos y Flandes ( no para el servicio específico de la Armada, aún cuando con posterioridad sí lo hizo), con el nombre de Tercio de Figueroa por su Maestre de Campo D. Lope de Figueroa, con naturales de la provincia de Córdoba (de aquí su posterior nombre, de Tercio Provincial de Córdoba, en 1664, y Regimiento de Infantería Córdoba en 1718).

Ya de guarnición en el Reino de Nápoles, en 1567 toma la denominación de Tercio de la Armada del Mar Océano, dando cuatro de sus Compañías en 1571 para organizar el Tercio Viejo de la Armada del Mar Océano de Infantería Napolitana.

El Tercio de Figueroa contaba con las compañías distribuidas de la forma siguiente: 18 de guarnición en Túnez, 4 en Malta y 10 en la provincia napolitana de Pulla. Se reorganiza en 1571 al formarse la Liga contra el turco, embarcando con 10 Compañías y el nombre de Tercio de la Liga Católica, con su mismo Maestre de Campo D. Lope de Figueroa y con destino en la escuadra del Marqués de Santa Cruz para la ocasión de Lepanto.

El resto de sus Compañías pasaron a engrosar los Tercios, de infantería, de D. Pedro de Padilla, de D. Miguel de Moncada y de D. Diego Enríquez , embarcados también para Lepanto.

En 1573, sus Compañías de guarnición en Pulla pasan al Tercio de la Mar de Nápoles, reclutando nuevas fuerzas en España para un total de 3000 plazas, siendo conocido como Tercio Viejo de la Armada.

En 1583 queda reducido a las Compañías de guarnición en Túnez reorganizándose sobre esa base, alcanzando 28 Compañías (4 de arcabuceros) y 2908 plazas en 1588, embarcando en la Armada Invencible, con el nombre, desde 1586, de Tercio de las Terceras por los hechos de armas que realizó en aquéllas islas embarcado en la escuadra.

Repone sus pérdidas de 1588 en Portugal, pasando en 1603 a tomar el nombre de Tercio Viejo de la Armada Real del Mar Océano y el servicio en la escuadra del Atlántico. En 1624, nueve de sus Compañías intervienen en Méjico transportadas por la escuadra de Sandoval, en 1630 en las Islas de Barlovento y en 1631 pasa de guarnición a La Habana, regresando a Cádiz en 1632. En 1634 participa en la Campaña de Brasil, defendiendo Todos los Santos contra los holandeses en 1635, regresando en 1636. En 1639 interviene en la Guerra con Francia, en 1646 en Italia y en 1657 en la guerra con Portugal, reorganizándose en 1664 como Tercio Provincial de Córdoba, al mando del Maestre de Campo D. Juan Barbosa. En 1672 vuelve al servicio de la Armada como Tercio Viejo de la Armada Real del Mar Océano, embarcando en Gibraltar en la escuadra del Duque de Veragua.

En 1700 toma el nombre de Tercio de Armada y en 1707 el de Regimiento de Bajeles, siempre en la escala general de la infantería, continuando sus servicios en el Ejército de Tierra hasta terminada la guerra de Sucesión, tomando en la R.O. de 10 de febrero de 1718 el nombre de Regimiento de Infantería de Córdoba, y en 1741 el nº 10 de los de infantería de línea.

TERCIO DE BOBADILLA

Creado en la provincia de Zamora por naturales de la misma, y organizado como Tercio de doce Compañías para la Campaña de Portugal, destinado al ejército del Duque de Alba.

Embarca en la escuadra del Marqués de Santa Cruz en 1582 con destino a las Azores, quedando de guarnición en las islas con el nombre de Tercio de las Azores, regresando a Cádiz en 1583. En 1585 embarca en la escuadra de D. Martín de Padilla con destino a Italia, para la guarnición en Niza, pasando a continuación a Voltry como Tercio Departamental de Holanda, hasta que en 1702 toma el nombre de Tercio de Valois, en 1706 Regimiento de Valois y en 1717 Regimiento de Zamora, nombre que conserva hasta su disolución en 1985.

TERCIO DE SICILIA

Se crea esta unidad por Orden de 23 de octubre de 1535 dirigida por el Emperador Carlos V al Virrey de Nápoles, sirviendo de base las antiguas Compañías de infantería que daban guarnición a los Presidios de la isla, más las Compañías sueltas que regresan de la campaña en los Dardanelos y el Bósforo.

Queda así organizado el Tercio con doce Compañías de doscientas plazas, al mando del Maestre de Campo D. Gerónimo de Mendoza, confirmándose el nombramiento en la repetida Ordenanza de Génova de 1536 y aumentando a trescientas las plazas de cada Compañía.

En 1540 embarca para la expedición a Argel y en 1541 vuelve a Italia para la campaña, siendo destinado a los Estados de Flandes en 1542 con su nuevo Maestre de Campo D. Juan de Vargas, interviniendo en Duren, Luxemburgo, Muhlberg y Witenberg, regresando a sus guarniciones de Sicilia en 1547.

Con su Maestre de Campo D. Luis Osorio embarca, en 1549, en la escuadra de Andrea Doria para las expediciones del norte de Africa, regresando a Flandes en 1551 para intervenir en Bruselas y Hungría. Vuelve a embarcar, al mando de D. Juan de Barahona, en la escuadra del Duque de Medinaceli, participando en los asaltos de Trípoli y en los Gelves, reorganizándose en 1560 pasando a tener 15 Compañías, con su nuevo Maestre D. Melchor de Campos.

Parte de sus fuerzas intervienen en el Socorro de Malta en 1565, embarcados en la escuadra de D. García de Toledo, Virrey de Sicilia. Allí muere su Maestre de Campo, siendo nombrado para sucederle D. Julián Romero. Las tropas de Sicilia vuelven a Flandes, dejando cinco Compañías de guarnición en Malta y otras en su guarnición; en los Paises Bajos combaten en Groningen y Geminghen, mientras dos Compañías están a las órdenes de D. Juan de Austria en la Alpujarra granadina, en la campaña contra los moriscos.

Repartidas sus fuerzas entre Flandes e Italia, con D. Julián Romero como Maestre de Campo General de la infantería en el ejército del Duque de Alba, mil doscientos treinta y ocho hombres del Tercio de Sicilia, con su Maestre de Campo D. Diego de Enríquez, embarcan en la escuadra de la Liga Católica rumbo a Lepanto. El Maestre y quinientos hombres se sitúan en la galera capitana del Virrey Cardona; después del combate sobreviven cincuenta hombres ilesos, entre ellos D. Diego Enríquez, pereciendo todos los oficiales.


13 Dic 2006 22:43
Perfil Email
Brigadier
Brigadier
Avatar de Usuario

Registrado: 09 Ago 2006 20:46
Mensajes: 1264
Ubicación: En la ciudad del Turia
Nuevo mensaje 
Se organiza el Tercio con fuerzas procedentes del Tercio de Figueroa, según carta del Duque de Terranova a Marco Antonio Colonna en la que dice: “escribo al mismo Duque de Sessa que haciéndose así, os haga de dar la infantería del Tercio de D. Lope de Figueroa, la que fuere menester para rehenchir (rehacer) el Tercio de ese reino (Sicilia) al número de los tres mil soldados que en el día ha de haber”.

Entre esos soldados del Tercio de Figueroa, procedentes a su vez del reformado Tercio de D. Miguel de Moncada, está la Compañía de D. Diego de Urbina con el infante D. Miguel de Cervantes y Saavedra, convaleciente de sus heridas de Lepanto en los hospitales de Sicilia.

Entre 1572 y 1576 vuelve el Tercio Viejo de Sicilia a los Paises Bajos, con el ejército del Duque de Alba, participando en Briele, Dordreck, Mons, Saint-Guillen, Haarlem, Duveland y Zirick-zee, regresando a sus guarniciones de Sicilia y norte de Africa pasando después junto a parte del antiguo Tercio de Lombardía a los Estados de Milán.

Ya con D. Francisco de Valdés como Maestre de Campo, interviene en la campaña de Portugal en 1579, en la toma de Yelves, Olivenza y Setúbal y la batalla de Santarem, regresando en 1580 a su guarnición de Milán, hasta que en 1587 embarca en la Escuadra Invencible con su Maestre de Campo D. Diego Pimentel. Muchos de los supervivientes del Tercio llegan a Ostende y de allí a La Coruña, donde se reorganiza pasando al servicio de la escuadra del Marqués de Santa Cruz hasta 1594 en la que pasa de guarnición a Palermo. Aún cuando este servicio en la escuadra dura aproximadamente ocho años, no cabe duda de su carácter de infantería terrestre, no de marina, vista su historia desde el momento de su creación.

Con el nombre ya de Tercio Fijo de Sicilia (1598), tres de sus Compañías embarcan en la escuadra de Santa Cruz derrotando a los turcos en Ispili y Durazzo en 1603, mientras otras cuatro Compañías pasan a los Estados Pontificios (1606) en auxilio del Papa y el resto continúa en sus guarniciones, siendo su Maestre de Campo D. Manuel Ponce de León

En los siguientes años combate a los moriscos de Valencia (nueve Compañías en 1608, Maestre de Campo D. Manuel Carrillo), algunos destacamentos refuerzan el ejército de Lombardía y otros embarcan nuevamente para los combates de La Goleta, Kerkemi y Zonte (1612), así como quinientos hombres en la escuadra de D. Francisco Ribera en el combate de Caledonia (1615) y otros en la escuadra del Príncipe Filiberto de Saboya (1618).

El extenso historial de acciones de guerra del Tercio Fijo de Sicilia, siempre de guarnición en este territorio, está salpicado de acciones en el mar (Provenza en 1634, Mediterráneo Oriental en 1650, Mesina en 1672) pero siempre con el carácter de Tercio Fijo que caracterizó a esta unidad, convertida en Regimiento de Sicilia en 1707, y que regresa a España tras la evacuación de Sicilia en 1713.

Alternando el nombre anterior con el de Regimiento de Africa, actualmente es el Regimiento de Infantería Tercio Viejo de Sicilia nº 67.

TERCIO NUEVO DE LA ARMADA DEL MAR OCEANO

Creado el 13 de mayo de 1682, con naturales de la provincia de Jaén y al mando del Maestre de Campo D. Pedro Fernández Navarrete, según Real Cédula dirigida al Corregidor de Jaén D. Luis de Cea Angulo, con diecisiete Compañías y una fuerza de 1000 plazas.

Terminada su organización, fue destinado a la Marina Real por R.O. de 31 de octubre de 1682 contribuyendo a las defensas de Larache (1689) y Ceuta (1696-97). Tres de sus Compañías, al mando de su Maestre de Campo van como expedicionarias al Darién para combatir a los piratas, quedando de guarnición en aquéllas costas.

En la guerra de Sucesión pierde su carácter naval, combatiendo como infantería en Extremadura y Valencia, siendo reducido a pie de Regimiento en 1707 con el nombre de Regimiento del Marqués de Santa Cruz y posteriormente Regimiento de la Armada, hasta que en 1718 toma la denominación de Regimiento de Mallorca; siempre, con todas las denominaciones desde 1707, en la escala general del Arma de Infantería.

OTROS TERCIOS

De manera circunstancial, también algunos de los demás Tercios Viejos participa en alguna acción naval, como el de Lombardía (Tercio Ordinario de Infantería del Estado de Milán) o el de Saboya, pero no por ello se debe considerar a estas fuerzas infantería de marina. Frente al combate naval del Cabo de San Vicente, en 1780, en el que un Batallón de Saboya está embarcado en el navío San Julián, el extenso historial en Italia y Flandes del Viejo Tercio.

Frente a los destacamentos que embarcan de Lombardía, las campañas de Italia, Alemania, Francia o Flandes.

Encontramos estos hechos navales en todas aquéllas unidades surgidas sobre la base de los Tercios Viejos.

Es más, antes de la Ordenanza de Génova se puede ver también, en la Revista General del Ejército, “Relación de la gente de guerra de pie y de caballo que hay el presente en el ejército de S.M. (dada en Sevilla a 10 de julio de 1536) según la relación de las últimas muestras ...” y encontramos “Infantería española: dice ...las 11 compañías de españoles nuevos que vinieron en las galeras...” y “la infantería italiana que va con Andrea Doria...”

No se nombra para nada, en este ejército de S.M., ningún tipo de infantería específica para la Armada, y en ninguno de los documentos consultados se ha encontrado la fecha de 1537 como creación de ninguna unidad para la Armada, ni fija ni aún para dar servicio.

LA BATALLA NAVAL EN EL SIGLO XVI

Continuando con las reflexiones anteriores, no se puede dejar de lado la forma de combatir en la mar.
Evidentemente, la táctica o los movimientos de una escuadra con distintos navíos y diferentes cuerpos de maniobra, en gran masa, no se corresponde con los que se producen a partir del siglo XIX.

Los marinos conducen, pero el soldado asalta.

Podemos considerar a esos navíos como soporte móvil de un Batallón que, una vez afianzado el bajel enemigo por medio de garfios y rezones contra la borda propia, primero barre la cubierta enemiga con arcabuces y mosquetes y luego se lanza al asalto con picas y espadas siguiendo un modelo evidentemente terrestre. Esto es lo que sucede en Lepanto, no un abordaje, sino un asalto en el que los infantes de los Tercios españoles avanzan por los entablados de las cubiertas hasta conquistar el castillo de la galera enemiga; de igual forma, pasan de unas galeras a otras para rechazar ataques y reponer las bajas.

LEPANTO

Dos años antes de la batalla, en 1569, los Tercios españoles se encuentran distribuidos entre Italia, Flandes y España, con el siguiente despliegue:
Tercio de Lombardía: Maestre de Campo D. Fernando de Silva. Incluido en el ejército del Marqués de Mondéjar en la guerra contra los moriscos.
Tercio de Sicilia: Maestre de Campo D. Diego Enríquez. En sus guarniciones, con dos Compañías en Granada, con el ejército del Marqués de Vélez.
Tercio Viejo de Nápoles: Maestre de Campo D. Alonso de Ulloa. En Flandes, con destacamentos en la armada de Requesens para combatir en el Mediterráneo la posible ayuda turca a los moriscos.
Tercio Nuevo de Nápoles: Maestre de Campo D. Pedro de Padilla. En Granada, con el ejército del Marqués de Vélez y de guarnición en Nápoles.
Tercio de D. Lope de Figueroa: En los Países Bajos, con destacamentos en Granada.
Tercio Departamental de Flandes: Maestre de Campo D. Sancho de Londoño.
Tercio de D. Miguel de Moncada: En Granada, con el ejército de D. Juan de Austria.

Para combatir el creciente poderío turco en el Mediterráneo, después de observar los asaltos a Malta y la conquista de Chipre, el 25 de mayo de 1571 se proclama en Roma, por el Papa Pío V, la Santa Liga, coalición de los Estados Pontificios, Venecia y España.

En el documento de capitulaciones ya se especifica el carácter de las tropas y que ya hemos indicado, quizá reiterativamente, en todo lo dicho con anterioridad. Dice el documento: “La Liga será perpetua, no sólo contra los turcos sino también contra Argel, Túnez y Trípoli. La fuerza de la liga se compondrá de 250 galeras, 100 bajeles de guerra, 50.000 infantes españoles, italianos y alemanes, 4.500 jinetes ligeros, artillería y servicios...”


Recuperados de sus bajas los Tercios que participan en la guerra contra los moriscos, las levas, que se hacen ya con la vista puesta en la Santa Liga, deben tener especial cuidado en “... que no se libre ni haga buena entre la dicha infantería ninguna plaza muerta ni de soldado que no esté asentado en lista...”

En los primeros meses de 1571, la fuerza disponible para Lepanto se nos indica de esta forma: “Relación de la infantería española que hay en los Tercios de Italia y la que se ha enviado, asi para rehinchirlos (completarlos) como los que en las galeras llevó el Señor D. Juan de Austria.”

Esta relación comprende 3.277 hombres del Tercio Nuevo de Nápoles, 2.152 del de Sicilia, 2.375 del de Lope de Figueroa y 4.645 con D. Juan de Austria, como infantería española y 13.000 de infantería italiana y alemana.

Con las tropas de D. Juan, embarcadas en Aragón, Valencia y Cataluña está el Tercio de D. Miguel de Moncada que son transportadas en los barcos de Gil de Andrade y de Requesens.

Del Tercio de Figueroa se sabe que “Aquí llegó, a los tres de este (agosto) el Conde de Priego... Trájole en las trece galeras de Nápoles don Alvaro de Bazán, general dellas, en las cuales iban once banderas de infantería española, de que es maestre de campo don Lope de Figueroa, y son de la gente que anduvo en lo de Granada....”


13 Dic 2006 22:44
Perfil Email
Brigadier
Brigadier
Avatar de Usuario

Registrado: 09 Ago 2006 20:46
Mensajes: 1264
Ubicación: En la ciudad del Turia
Nuevo mensaje 
En conjunto, las fuerzas de los Tercios, embarcadas para Lepanto, fueron las siguientes
Tercio de D. Lope de Figueroa: Con 14 Compañías
En galeras de España, las compañías de los capitanes:

D. Lope de Figueroa 172
D. Cristobal de Ezpeleta 106
D. Pedro Bazán 150
D. Luis de Palma 190
D. Manuel Ponce de León 80
D. Martín de Ayala 102
D. Pompeyo Especiano 200
D. Juan de Licea 132

En las galeras de Nápoles, las de los capitanes:

D. Juan Díez 104
D. Juan de Zúñiga 135
D. Juan Fernández de Córdoba 180
D. Antonio Carrión 134
D. Sancho de Reinoso 80
D. Juan de Córdoba Lemos 120
TOTAL 1885

Tercio de Nápoles: Con 12 Compañías
Maestre de Campo don Pedro de Padilla
En galeras de Nápoles , las de los Capitanes
D. Pedro de Padilla 200
D. Ruy Francisco de Buitrón 180
D. Gonzalo de Barahona 170
D. García de Toledo 170
D. Antonio de Barrientos 170
D. Luis de Bocanegra 100
Marques de Espejo 70
D. Juan de Velasco 146
D. Pedro Manuel 160
D. Hernando Enríquez 140
D. Juan de Montano 190
D. Luis Orejón 60
TOTAL 1756

Tercio de D. Miguel de Moncada: con 7 Compañías
En galeras de Nápoles, las de los capitanes:
D. Marcos de Isava 178
D. Melchor de Alveruela 190
D. Enrique Centellas 134
D. Gerónimo de la Cuadra 160
D. Rafael Puche 100

En galeras de Andrea Doria, las de los Capitanes:
D. Rodrigo de Mora 200
D. Diego de Urbina 200
TOTAL 1162

Tercio de Sicilia: con 10 Compañías
Maestre de Campo D. Diego Enríquez
En galeras de Sicilia, las de los capitanes:
D. Adriano Aguaviva 115
D. Diego de Vargas 120
D. Alvaro de Acosta 104
D. Martín de Benavides 104
D. Francisco de Ayala 200
D. Juan Contreras 155
D. Melchor de Morales 75
D. José de Peralta 55
D. Juan Silva 160
D. Juan de Angulo 210
TOTAL 1298

En las galeras de Andrea Doria embarcaron también las compañías de:
D. Diego de Melgarejo 311
D. Diego de Osorio 134
TOTAL 445
TOTAL 6.546

Embarcados en las galeras de Venecia 1614
Total de soldados españoles 8160
Soldados italianos a sueldo de España 5208
Soldados alemanes a sueldo de España 4987
Aventureros y personas particulares 1876
Total de infantería 20231

Abundan los testimonios de estas fuerzas en diversos documentos: así la carta de D. Juan de Austria a D. García de Toledo de fecha 25 de agosto de 1571, en la que dice “Las fuerzas que por parte del Rey Nuestro Señor se juntarán... veinte mil infantes... harto buena gente, más de dos mil aventureros y personas particulares....”

Del mismo modo, “.... y así me parto esta noche hacia Corfú.... Llevo doscientas ocho galeras, veintiséis mil infantes, seis galeazas y veinticuatro naves “ . Otro documento, de finales de 1571, alude a la infantería de sueldo de Lepanto :

“Conforme a las muestras que se tomaron a la dicha Infantería sirvieron veintisiete mil y ochocientos infantes españoles, italianos y tudescos, y aventureros que vinieron a servir a S.M., y se les dio razón. Y de los que de cada nación sirvieron, son en esta manera:
Nueve mil y setecientos españoles en cuatro Tercios, de Nápoles, Sicilia, don Miguel de Moncada y don Lope de Figueroa, y estos últimos vinieron con la Armada de España 9.700

Seis mil italianos en tres coronelías , una de Segismundo Gonzaga, otra de Paulo Sforza del Estado de Erbino, y el conde de Sarno del reyno de Nápoles:
6.000

Ochocientos del reyno de Nápoles en cuatro compañías del cargo de Tiberio Francacio 800

Mil del reyno de Sicilia en cinco compañías de capitanes particulares:
1.000

Siete mil y trescientos alemanes en dos coronelías del conde Alberico de Lodrón y el del conde de Vinciguerra 7.300

Tres mil caballeros y aventureros 3.000
27.800

Que son los dichos veinte y siete mil ochocientos infantes y aventureros”


Podíamos continuar con la numerosa cita de infantes, bien para la escuadra veneciana de Veniero como para la de Colonna y las otras naves, abundantemente especificadas en la amplia correspondencia entre D. Juan de Austria y D. García de Toledo, pero creemos que es suficiente con las transcritas. De igual forma, son claramente ilustrativos, sobre el carácter de infantería de las tropas de Lepanto, los documentos del año 1571 “Relación de los sucesos de la Armada de la Santa Liga. Por el P.Fr. Miguel Serviá, religioso franciscano, confesor de D. Juan de Austria , “La victoria naval; la memoria que el señor D. Juan prometió en su carta” y “Relación de lo que hizo la armada de la Liga cristiana desde el 30 de setiembre de 1571 años hasta 10 de octubre después de la victoria que hubo a los siete de este de la armada del Turco”

Para concluir y reforzando la tesis sobre la infantería de Lepanto, infantería no de Marina sino sirviendo ocasionalmente en ella, son suficientemente reveladores los siguientes documentos; el primero fechado el 1 de febrero de 1572 y que extractamos a continuación:
“Relación de lo que se queda debiendo a la gente de guerra y navíos que han servido en la Armada de S.M., el año pasado de 1571, y algunos de los que todavía sirven hasta fin de enero de este presente año de 1572:

Infantería española:
A las diez y seis compañías, de infantería española del Tercio de don Lope de Figueroa, se les queda debiendo desde que se embarcaron, en España, en la Armada para venir a Italia hasta dicho fin de enero.... A las diez compañías del cargo de don Miguel de Moncada, por el dicho tiempo...

A las diez compañías de infantería alemana de la Coronelía del Conde Alberico de Lodrón.... A las otras diez compañías del conde de Vinceguerra de Arcos... a las ocho compañías de infantería italiana... de Paulo Sforza.... a las cinco compañías del Tercio de Tiberio Brancaccio.... Naves: A las veinte y una naves de las veinte y tres que han servido en la dicha Armada, en la jornada del año pasado, mil quinientos setenta y uno, hasta los diez de noviembre del que fueron despedidas...”

Igual que parece, a la vista de este último párrafo, que la Armada no es fija sino organizada para acciones determinadas, parece quedar claro el carácter fijo de infantería tanto del Tercio de Figueroa como el de Moncada, al igual que los contingentes de infantería italiana y alemana.

El otro documento de 16 de julio de 1572, comprende la “Relación de los oficiales, gentilhombres, marineros, proeles, soldados de galeras, soldados de infantería del Tercio del Maestre de Campo D. Lope de Figueroa, que se hallan en las 16 compañías, digo galeras del cargo de D. Alvaro de Bazán a 16 de julio de 1572”, que en el total de fuerzas indica en el total de las naves “265 oficiales, 80 gentilhombres, 298 marineros, 94 proeles, 161 soldados de galeras, 664 soldados de infantería del Tercio de Nápoles y 2.259 soldados de infantería del Tercio de Don Lope”.



La desproporción evidente entre los llamados “soldados de galeras”, 161, y los “soldados de infantería” de ambos Tercios, 2963, en la misma escuadra, evita cualquier otro comentario.

CERVANTES MILITAR

Desde hace muchos años se discute sobre si la vida militar de Miguel de Cervantes Saavedra se desarrolla en la infantería terrestre o en la naval. Ya en 1905 encontramos la polémica entre Alcalá Galiano y Cesáreo Fernández Duro, en la que el primero señala que “Al ejército español cabe la suerte de que varón tan insigne militase en sus filas como soldado de sus valerosos Tercios; y a la Marina de nuestra Patria la no menor de que su nombre se halle asociado al combate más glorioso y trascendente de sus fastos navales” .

Sobre el alistamiento de Cervantes, una reciente publicación indica que se enroló, en 1569, en la compañía de don Diego de Urbina, del Tercio de don Miguel de Moncada. Creemos que el dato es inexacto, pues si bien es cierto que la vida como militar de Cervantes comienza en 1569, durante su estancia en Nápoles, no es menos cierto que en esta fecha el Tercio de Moncada se encuentra en las Alpujarras, en el ejército de D. Juan de Austria, combatiendo a los moriscos de Granada.

Si nos atenemos a esta situación, lo más probable es la inscripción de Cervantes en el Tercio Nuevo de Nápoles, de guarnición en ese reino, y que embarca también con ocasión de Lepanto, pudiendo sin embargo sentar plaza en otro Tercio con posterioridad.

Con anterioridad se ha señalado que el Tercio de Moncada asistió con diez compañías y el de Figueroa con dieciséis (Ver Nota 17, “Relación de lo que se queda debiendo a la gente... que ha servido en la Armada de S.M....”)

Sin embargo en la relación de embarcados que citamos en la nota 10 (“Relación del número de gente que va en esta armada de S.M.) encontramos que entre las galeras de España y las de Nápoles, el Tercio de Figueroa embarca catorce compañías, y en las de Nápoles y las de Andrea Doria embarcan siete compañías del Tercio de Moncada; la explicación puede hallarse donde dice “embarcados en las galeras de Venecia, 1614 (de infantería española)”.

Sí sabemos con seguridad que Cervantes combatió a bordo de la galera Marquesa, de la escuadra de Venecia, y podemos pensar que en el número de 1.614 infantes están las cinco compañías de diferencia entre ambos documentos citados, de hecho todos los testimonios apuntan a que el capitán de la galera, Sancto Pietro, era veneciano.

También otros testimonios, como el del alférez Mateo de Santiesteban confirman la adscripción de Cervantes al Tercio de Moncada, cuando dice “Que fue camarada de Cervantes en Italia, en la Compañía de D. Diego de Urbina; vio la acción heroica de Cervantes en la Batalla de Lepanto cuando le hirieron en el pecho y le mancaron”

Sin embargo, insistimos en que Cervantes debió sentar plaza en esa Compañía con posterioridad a su ingreso real como soldado en 1569. Tras Lepanto se reforma el Tercio de Moncada (sus compañías de reparten en otros Tercios) y el propio D. Miguel es nombrado Virrey de Mallorca y posteriormente de Cerdeña. La compañía de D. Diego de Urbina como otras del mismo Tercio de Moncada completan las fuerzas del Tercio de Figueroa y posteriormente las del Tercio de Sicilia.

Cuando este Tercio inicia su campaña en Flandes, en 1572, Cervantes toma plaza en la compañía de D. Manuel Ponce de León, del Tercio de don Lope de Figueroa, siguiendo las vicisitudes del mismo. Otra cosa es decir que este Tercio fue creado para la Armada; si recordamos que, en 1569, el Tercio de don Lope de Figueroa está repartido entre Flandes, sus guarniciones del reino de Nápoles y dos compañías en las Alpujarras, en la guerra contra los moriscos, creemos que está clara la creación de este Tercio como los demás de infantería, española, italiana o alemana, con servicios prestados donde eran necesarios.

Con relación a esa compañía de D. Manuel Ponce de León, no es lógico pensar que un Capitán de una posible infantería de marina sea, en 1603, Maestre de Campo del Tercio Fijo de Sicilia, de infantería terrestre. ¿Cuál puede ser la explicación? En mi opinión, en que no existe, específicamente, una infantería de marina, sino la infantería española cumpliendo todas aquéllas misiones que le son encomendadas, en tierra o en mar.

LA GRAN ARMADA

Al igual que para Lepanto, defendemos la opinión de que no existen unas tropas específicas de la Armada sino que se recurre a embarcar infantería de los Tercios. Los diversos testimonios en los preparativos de la empresa así lo señalan. En el proyecto de invasión de Inglaterra se ordena la formación de una Armada en Lisboa y al mismo tiempo que se “alistara la infantería y marinería precisa...” ; en el ataque a Drake a Lisboa (1587) “es defendida (Lisboa) por el Marqués de Santa Cruz con infantería embarcada en galeras...” insistiendo también en que “D. Alvaro de Bazán no podía hacerse a la mar (para la campaña de Inglaterra) por no disponer de la infantería suficiente”

El plan del Marqués de Santa Cruz incluía la infantería de los Tercios de Nápoles, Sicilia y Lombardía, más los de guarnición en Portugal y las Azores, encuadrados en Tercios.

A la muerte de Santa Cruz y ya al mando de la expedición el Duque de Medina Sidonia, las fuerzas disponibles fueron:

Tercio de Nápoles 10 compañías
Tercio de Sicilia 15 “
Tercios D. Agustín de Mexía 26 “
Tercio de D. Gabriel Niño 19 “
Tercio de D. Juan de Texeda .....................................................16 compañías
Compañías de Entre Duero y Miño 14 “
Compañías de los capitanes de Flandes 19 “
Compañías de Vizcaya 9


13 Dic 2006 22:46
Perfil Email
Brigadier
Brigadier
Avatar de Usuario

Registrado: 09 Ago 2006 20:46
Mensajes: 1264
Ubicación: En la ciudad del Turia
Nuevo mensaje 
Estas unidades se integraron posteriormente en los cinco Tercios nombrados, quedando cada uno de ellos con 25 o 26 Compañías.

La procedencia de estas tropas, es toda ella, de infantería. Para los Tercios Viejos, como Sicilia ó Nápoles, no hay ninguna duda, ya lo dejamos dicho en el apartado correspondiente a su historia.

Sicilia acude con su Maestre de Campo D. Diego Pimentel y una fuerza que oscila entre 1388 y 1417 hombres, según la fecha en que se toman las muestras.

Nápoles acude con su Maestre de Campo D. Alonso de Luzón y una fuerza de 1657 hombres.

El Tercio de D. Agustín de Mexía está integrado por soldados de nueva leva reclutados por las ciudades y señoríos de Andalucía; el nombre de los capitanes y la procedencia de sus efectivos lo encontramos en la obra ya citada de Gracia Rivas, encontrando que parte de sus fuerzas “se entregaron al Adelantado de Castilla para las galeras”.

El Tercio de D. Gabriel Niño es el Departamental de Portugal, de guarnición en Lisboa y los castillos de su ribera, propiamente infantería terrestre, con 1700 soldados, creado por Real Cédula de 6 de agosto de 1579 con motivo de la guerra con Portugal, agrupando las doce compañías sueltas creadas en Castilla para ese fin.

El Tercio de D. Juan de Texeda se forma en base a “la infantería embarcada en otras armadas” . Esta infantería es la que procede de los galeones de Indias de D. Alvaro Flores y de las galeras del Conde de Santa Gadea. La incorporación se ordena el 16 de noviembre de 1587, “a vuestro cargo está ya recoger la infantería de las galeras y galeones de Alvaro Flores, que os llevará Juan de Texeda “

Las compañías Entre Duero y Miño eran de infantería, que guarnecían Oporto y sus alrededores, alrededor de mil hombres, como se dice el 2 de noviembre de 1587 “... y dar orden donde se habrán de embarcar los 1000 infantes que han de salir de Entre Duero y Miño y Galicia”

Las Compañías de Flandes fueron llamadas así por la procedencia de sus capitanes, enviados a España por el duque de Parma para levantar sus propias compañías, “Los tenientes de caballos y alféreces que envío allá para levantar compañías... como personas beneméritas de valor...porque saben pelear y conocen la tierra y están hechos al trabajo .

Los nombrados fueron veintiocho, aunque la patente o conducta de capitanes, para levantar su compañía, le fue otorgada a veinticuatro de ellos. Incorporadas estas compañías a Lisboa, a partir de agosto de 1587, cuando se decide la organización de todas las tropas en cinco Tercios, con nuevos Maestres de Campo, se acuerda la transformación de la mayor parte de las Compañías de Flandes en compañías de arcabuceros y su integración en dichos Tercios.

Las Compañías de Vizcaya son las de infantería embarcada en la escuadra de Oquendo y procedentes sus efectivos de aquel Señorío. Eran nueve compañías, con un total de 1641 soldados que, por una fuerte epidemia desencadenada en la escuadra, quedaron reducidos a 884 en marzo de 1588.

El total de fuerza disponible se consideró escaso, por lo que a primeros de 1588 se produce una nueva leva en tierras de Castilla y Extremadura, así como incorporación de infantería portuguesa, refuerzos necesarios si además tenemos en cuenta que las guarniciones de Lisboa y sus castillos (principalmente San Julián) y otros lugares de la costa debían ser conservadas. Esta guarda quedó a cargo de parte del Tercio de D. Gabriel Niño, incluido el Maestre de Campo y su compañía.

Constituida definitivamente la expedición, la fuerza que sale de Lisboa y que, tras su arribada forzosa a La Coruña, emprende el camino de Inglaterra, está repartida en cinco Tercios, más diez compañías portuguesas a cargo de dos Cabos de Compañías de dicha nacionalidad y veintidós compañías sueltas; éstas y las portuguesas se acoplan en cada Tercio atendiendo a su distribución en las diversas naves de la escuadra.

Según la muestra tomada el 13 de julio de 1588, podemos resumir los efectivos de la infantería y su procedencia como sigue:

Tercio de Nápoles: Maestre de Campo, D. Alonso de Luzón, con 3.006 soldados.
Tercio de Sicilia: Maestre de Campo, D. Diego de Pimentel, con 2.769 soldados.
Tercio de D. Francisco de Toledo: Procedente en su mayor parte de las compañías de Entre Duero y Miño, con 2.646 soldados.
Tercio de D. Agustín de Mexía: con 2.770 soldados.
Tercio de D. Nicolás de Isla: Procedente en su mayor parte del antiguo Tercio de Texeda, con 2.109 soldados.
Compañías Portuguesas: 1.438 soldados.
Compañías sueltas: 2.345 soldados.
Soldados embarcados a los que no se ha tomado muestra por no estar los barcos en La Coruña, 1.191.

Para un total de 18.274 soldados.
La movilización había alcanzado aproximadamente a 21.000 soldados, siendo la diferencia entre éstos y la muestra las bajas habidas por muy diferentes causas que se produjeron, enfermedades, deserciones, etc.

La procedencia de estas tropas la establece Gracia Rivas, en su obra citada, como sigue:
Infantería Española en Italia: .............................................3.000
Infantería Española en Portugal: ...................................... 2.300
De los galeones de la Carrera de Indias: .......................... 1.500
De los galeones de Castilla: ................................................ 2.300
Infantería procedente de Vizcaya: .................................... 1.500
Infantería reclutada en Andalucía:.................................... 5.000
Infantería reclutada en Extremadura: .............................. 1.500
Infantería reclutada en Galicia: ......................................... 500
Infantería reclutada en Castilla: ........................................ 1.500
Infantería portuguesa: ......................................................... 1.800

Para un total de 20.900 hombres (previstos)

Hay que indicar que los señalados como “de galeones de la Carrera de Indias” son los del primitivo Tercio de Don Juan de Texeda y con posterioridad de Don Nicolás de Isla y los señalados como “ de las galeras de Castilla” proceden de la nueva leva alistada en Andalucía en los primeros meses de 1588 para las Indias, y de los que se dice “...camine la infantería que se ha de embarcar en los galeones y se junte la gente de mar...y que la una y la otra sea el mayor número que se pueda...”

Esta flota era la escuadra de Diego Flores de Valdés, que llega a Lisboa en abril de 1588 para incorporarse a la Gran Armada.

Para confirmar el carácter de infantería de todas estas tropas, además de los testimonios citados con anterioridad, podemos considerar dos documentos suficientemente aclaratorios sobre el tema.

En primer lugar, el nombramiento de los Capitanes, por medio de la “patente”, “conducta” o “nombramiento”, del que existe un modelo común, que en el caso de las tropas de la Gran Armada está firmado por el Duque de Medina Sidonia , y que, en extracto, viene a decir lo siguiente:
“D. Alonso Pérez de Guzmán el bueno, Duque de Medina Sidonia, Conde de Niebla,.... Por cuanto la compañía de infantería española con que servía en la armada el capitán .................. del tercio de ................. del que es Maestre de Campo D. .............................., y conviniendo al servicio de S. M. que se provea en persona de calidad ... hemos tenido por bien nombraros ... os nombramos, creamos y proveemos por capitán de infantería española de la dicha compañía, por tanto ordeno y mando a todos los maestres de campo, generales de escuadras, capitanes de infantería y de navíos ...... que sirven a S. M. en esta armada que os hayan y tengan por capitán de infantería española de S. M. ... y asimismo mandamos a los contadores de la armada... os asienten en sus libros, los cuarenta escudos ... que gozan los demás capitanes de infantería de S. M. ... según se libraren y pagaren a la demás infantería de esta armada...” .

Es importante la acotación anterior, de asentar en los libros de la armada a toda la infantería embarcada para la expedición para sus pagas, pues en algunas obras se hace la observación de que al ser pagada la tropa por la Armada, esa tropa pertenece a la Marina; ya vemos que no es así.

Igualmente, y en un segundo documento, tras el desastre de la expedición y entre las naves que desembarcan en La Coruña se encuentran “...el capitán D. Juan de Luna, de las (compañías) que vinieron de Sicilia a la jornada de Portugal. El capitán lo ha sido y soldado muchos años en Flandes y Portugal... Don Gómez de Carvajal y su compañía vino con las que trajo de Sicilia Don Diego de Pimentel. Hace seis años que es capitán y antes, en el mismo reino había sido alférez y soldado... La compañía de arcabuceros de que es capitán D. Diego de Bazán es del Tercio de Don Agustín de Mexía, de las que se levantaron en Extremadura el año de 1586. El es hijo del Marqués de Santa Cruz. Anduvo siempre con él y hace dos años y medio que es capitán... se puede creer hizo lo que debía, porque en la infantería está reputado como valiente soldado... La compañía de que es capitán Don Diego Camacho es del Tercio de D. Alonso de Luzón de las que vinieron de Nápoles a esta jornada. El capitán fue a Italia con el Duque de Osuna. Lo fue de su guardia y desde aquel tiempo lo es de infantería...”

CONCLUSIONES

De todo lo expuesto anteriormente, creemos que se puede deducir, sin temor a interpretaciones erróneas, que en todos los combates navales del siglo XVI, la fuerza que lleva el peso de esos combates, fuera de las maniobras propias y necesarias de las escuadras y sus barcos, son de la infantería organizada a partir de los Tercios, españoles o a sueldo de España, organizados por la Ordenanza de Génova de 1536 o las posteriores de 1560, que participan en todas las acciones que se desarrollan a lo largo del siglo sin importar el lugar, Flandes o Lepanto, Italia o el Océano Atlántico, Francia y Luxemburgo o Caledonia, España y Portugal o las Azores, Túnez y La Goleta.

No puede aplicarse más organización que las citadas ni aplicarlas a unas tropas , supuestamente de marina, que en nuestra opinión no existen como tales específicas de la Armada y del mismo modo, no puede aplicarse a ellas doctrina como la de Sancho de Londoño, Eguiluz, Marcos de Isaba o Valdés, escrita sobre los Tercios de Flandes o Italia y relativa a ellos. La primera Ordenanza para la Armada del Mar Océano corresponde a 1633 y los Batallones de Marina aparecen como tales en 1717 (con las reservas propias en este caso de figurar dichos Batallones en la lista general de la infantería), por tanto creemos que esas fechas son más adecuadas para una infantería o tropas de Marina específicamente creadas y levantadas para este servicio.

No se trata de minimizar o tergiversar hechos y datos, es simplemente la exposición de esos mismos hechos y datos según una documentación existente y testimonios de la época en que se desarrollan.


13 Dic 2006 22:47
Perfil Email
Grumete
Grumete
Nuevo mensaje Re: Combates españoles de la infantería española S.XVI
Magnifica exposicion compañero.

Pero creo que debo matizar algo: en el siglo XVI no existia division alguna entre el Ejercito de Tierra y la Armada, solo habia hombres que luchaban en uno u otro elemento.

Y con mucha frecuencia, los hombres pasaban de luchar en tierra a luchar en mar, sin demasiados problemas ni corporativismos.

Recuerde que incluso en el siglo XVIII, los uniformes de los "generales" españoles de Tierra y Mar eran indistinguibles, del mismo modo que habia Capitanes y Tenientes Generales de Mar y Tierra. Recuerde que no habia "almirantes", y que "general" era algo habitual en la Armada hasta comienzos del XX. Todos han oido hablar de los cañoneros "General Lezo" o "General Concha". ¿ Alguien cree todavia que eran generales de Tierra ?
Al mismo Cervera del 98 se le llama a menudo en su epoca "general".

De verdad creo que si a Cervantes o a Lope de Vega (que estuvo en la Invencible y en las Terceras) se les hubiera preguntado si eran soldados de la Armada o del Ejercito, no hubieran sabido que contestar o hubieran pensado que deciamos tonterias.

El famoso capitan Contreras ¿ que era ? ¿ del Ejercito o de la Armada ?
Porque don Alonso lo mismo mandaba una fragata de remos, que un galeon que un regimiento de coraceros a caballo, y sin ningun aspaviento.

Don Juan de Austria, ¿ que era: general o almirante ?


14 Sep 2008 02:57
Grumete
Grumete
Nuevo mensaje Re: Combates españoles de la infantería española S.XVI
Y en cuanto a los Tercios, y sin olvidar toda su magnifica y erudita exposicion:

En su mejor epoca, los tercios eran reclutados por un capitan, alferez, sargento, escribano y tambor por todos los reinos españoles, solicitando voluntarios.

A pie se iba recorriendo pueblo tras pueblo, y una vez completada la compañia, todos se dirigian a uno de los puertos de embarque: Valencia, Cartagena o Barcelona, donde la unidad se embarcaba en una galera y era transferida a Italia. Alli completaban su instruccion y luego eran enviados por "El Camino Español" a Flandes y Europa Central, o permanecian en el Mediterraneo, contra el frances, el turco, el berberisco y, en ocasiones, el veneciano.

Pero era en las galeras, al embarcar hacia Italia, cuando los voluntarios debian someterse de verdad a la disciplina militar, y mas en un espacio tan confinado y conflictivo como una galera, aprender a luchar y a defenderse y a tomar su puesto, pues la travesia suponia ya el evidente riesgo de toparse con el enemigo.

De modo que, en su epoca clasica, el soldado de los Tercios iniciaba su andadura como Infante de Marina, y luego servia en Mar o Tierra segun las circunstancias, como sus jefes.

Por ultimo, los que mandaban escuadras entonces no eran los "almirantes" ( que entonces significaba ser el segundo jefe) sino los Capitanes Generales, y digale a D. Juan de Austria o a D. Fadrique de Toledo y aa tantos otros, que no, que eran simplemente generales (de Tierra) o almirantes (de Mar)

Y como Cervantes y Lope, le hubieran contestado que si creia usted que la guerra admite tales apartados, clasificaciones y "capillitas corporativas".

Por algo los españoles de los siglos XVI y XVII eran lo que eran y conseguian lo que conseguian.

Un cordial saludo.


14 Sep 2008 03:07
General de División R. C. I. M.
General de División R. C. I. M.
Avatar de Usuario

Registrado: 02 Sep 2008 16:27
Mensajes: 2774
Ubicación: Isla de Leon
Nuevo mensaje Re: Combates españoles de la infantería española S.XVI
Compañeros,no dejais de sorprenderme,me teneis enganchado con los temas,quiero añadir una cosita pero me vais a perdonar ahora,en breve me conecto y os la expongo. Un saludo

_________________
Jefe de la Fuerza Expedicionaria de Infantería de Marina en Filipinas.
...es el verbo de la historia militar de España,
porque allí donde se ha combatido en mar o en tierra,
siempre ha habido un soldado de Infantería de Marina...
Conde de Torre Vélez en el Parlamento en 1904.


14 Sep 2008 20:12
Perfil Email
Brigadier
Brigadier
Avatar de Usuario

Registrado: 09 Ago 2006 20:46
Mensajes: 1264
Ubicación: En la ciudad del Turia
Nuevo mensaje Re: Combates españoles de la infantería española S.XVI
Estimado don Agustinrodriguez,antes de contestarle , comentarle, que mi nombre es José Ramón y si usted no tiene ningun inconveniente , me puede usted tutear, la proxima vez.

Referente a su escrito, que es simple y llanamente perfecto y muy bueno. Anunque parezca una congruencia el decirlos así.
Pero el hecho del articulo anterior, que hace muchos años fue escrito. Va por las conservaciones que en su día, mi buen amigo el Marques de la Ensenada y yo tuvimos , referente a la creacion de la infanteria de Marina. (A ver si acabamos la faena y volvemos a nuestras discursiones de las sabados por la mañana , hecho de menos sus explicaciones mordaces). El Marques (q.D.G.m.a.) y yo, discrepabamos y discrepamos en la creación del cuerpo, y eso que para mi es un cuerpo que no solo a respeto,sino que me causa una gran admiración (fiel testigo de los que digo es el marques), pero eso no quita para creer que la creación del cuerpo es mucho mas tarde de lo que se dice (y a las pruebas me remito). De hay que detras de este articulo nuestro querido marques lo contesto con sus conclusiones.
La discusión era y posiblemente siga siendo, es que era soldados de infanteria , asignados a la Armada, para unas acciones concretas. Si.... eran soldados de los cuales muchos , ya estaban acostumbrados a servir en barcos y galeras.No eran la primera vez que servian en buques, pero no eran infantes de marina como hoy los conocemos.Eran soldados de infantería del ejercito de tierra asignados por una temporada a la Armada.
Y por lo tanto no podemos hablar de infantería de marina , ni de batallones de infantería de marina. Sino como he dicho antes a un grupo soldados de infanteria del ejercito asignados a la Armada.

Partiendo de la premisa por la cual una actividad es de un determinado tipo cuando concurre la voluntariedad del sujeto que la ejerce, deberíamos definir la aparición del Infante de Marina en el momento en el que, voluntariamente, mediante una convocatoria concreta, se ofrecen plazos para ejercer esa actividad. Este reclutamiento específico para la Armada no se produce sino hasta 1606 mediante la Matrícula de Mar.

"Creemos que no se puede aplicar el criterio de que un soldado “terrestre” en el momento en que se embarca, deja de ser infante o jinete para pasar a ser infante de marina; y ello partiendo del principio de nacionalidad que debemos fijar en los años finales del Reinado de los Reyes Católicos y definitivamente en el del Emperador Carlos, una vez alcanzada la unidad peninsular, tanto territorial como política, cuando verdaderamente se desarrolla una acción de Estado a todos los niveles"

Y por eso de este articulo

Un saludo

_________________
Comandante de la 31 Escuadrilla de Escoltas
España es un país formidable, con una historia maravillosa de creación, de innovación, de continuidad de proyecto... Es el país más inteligible de Europa, pero lo que pasa es que la gente se empeña en no entenderlo.
Julián Marías (nacido en 1914), filósofo.


14 Sep 2008 23:25
Perfil Email
General de División R. C. I. M.
General de División R. C. I. M.
Avatar de Usuario

Registrado: 02 Sep 2008 16:27
Mensajes: 2774
Ubicación: Isla de Leon
Nuevo mensaje Re: Combates españoles de la infantería española S.XVI
Compañero cocodrilo,he sido muchos años infante de marina y aun después de dejarlo,muy a mi pesar,sigo en contacto muy estrecho con ellos y sobre todo con gente del museo que se encuentra en la escuela de suboficiales y voy a enseñarles tu articulo,claro esta,siempre con tu permiso,para poder mantener esta discrepancia sobre la antigüedad de 1537,tan defendida como la mas antigua del mundo seguida muy de cerca por la holandesa que siempre nos ataca con que fueron ellos los primeros.

_________________
Jefe de la Fuerza Expedicionaria de Infantería de Marina en Filipinas.
...es el verbo de la historia militar de España,
porque allí donde se ha combatido en mar o en tierra,
siempre ha habido un soldado de Infantería de Marina...
Conde de Torre Vélez en el Parlamento en 1904.


14 Sep 2008 23:54
Perfil Email
Grumete
Grumete
Nuevo mensaje Re: Combates españoles de la infantería española S.XVI
Estimado amigo Jose Ramon: antes de nada gracias por los elogios, aunque creo no merecerlos.

Veo que es un viejo duelo, pero no estara de mas que, como neutral, interponga mis "buenos oficios" para evitar que la sangre llegue al rio.

Dos puntualizaciones: la "Matricula de Mar" se refiere a los marineros, no a los soldados embarcados, cuya recluta era muy diferente. En cuanto a la voluntareidad, la verdad es que cualquier soldado voluntario en la epoca de los Austrias sabia que su servicio iba a ser en ultramar (casi siempre y hasta el fatidico 1640) y a ese ultramar no habia otra forma que llegar mas que por mar, y muchas veces luchando en ese mar.

Por citarle otro caso, aparte de los señalados con respecto a los jefes, en otro foro ha salido citado D. Francisco de Melo, general portugues al servicio de España, que mandaba el ejercito en Rocroi. Bueno, pues este hombre escribio unos muy serios consejos para orientar la accion del Capitan General de Mar.

Malo era el jefe que en los siglos XVI y XVII no sabia mandar por tierra y mar, e insisto en que nadie hacia diferencias. Como a Don Fadrique de Toledo no se le ocurrio jamas que la "Recuperacion de Bahia" fuera una operacion anfibia, ni hubo mandos en ella ni en ninguna de su clase distintos para unas supuestas tropas de tierra y otras de mar.

Por ultimo, nunca se hablo en esa epoca de instituciones separadas y en ningun caso: no habia "Ejercito" ni "Armada".

Dice usted, probablemente con razon, que no se puede hablar por entonces de Infanteria de Marina propiamente, yo le digo que tampoco de Infanteria del Ejercito, pues eran "peones" no "infantes" y no existia tal "Ejercito".

Creo que unos y otros estamos proyectando hacia el pasado realidades actuales que son muy ajenas a ese pasado.

Y una suposicion: hay quien dice que la palabra Tercio viene de "Terçol" o soldado de galeras en catalan. Y es curioso que esa palabra solo surja cuando los soldados van a luchar al extranjero, cruzando el mar. No hubo "tercios" en la reconquista de Granada.

Pero bueno, no es mas que mi opinion, y gloria hay de sobra para repartirla entre todos.


15 Sep 2008 00:25
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Responder al tema   [ 10 mensajes ] 

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Saltar a:  
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group.
Designed by STSoftware for PTF.
Licencia de Creative Commons
foro.todoavante.es by Todoavante is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 3.0 Unported License.
Based on a work at foro.todoavante.es.
Permissions beyond the scope of this license may be available at creativecommons.org.

Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com